Ir al contenido principal

¿Por qué Planeta Dunia es una viajera empedernida?


Siete años de blog dan para muchas cosas, horas sin dormir, días sin comer, muchos cafés, docenas de retoques, repasos, programación y por supuesto ¡viajes!

Aunque como dije hace poco: “Si viajo no escribo, si escribo no atiendo las redes sociales, si estoy atendiendo las redes sociales no como y si no como, seguramente dejaré de viajar de golpe”. Aix.... no lo cambiaría por nada del mundo.


La primera vez que subí a un avión fue con mi abuela, no debía tener más de 7 años y recuerdo que mi madre me compró un vestido de tirantes blanco de topos para la ocasión. Pasé un frío tremendo en ese vuelo, y otra cosa que recuerdo, es una azafata guapísima con sombrero que no paraba de darme vasos de amargo zumo de naranja. A aquél primer vuelo, las casualidades de la vida, le han querido añadir 243 vuelos más, que suman un total de 10 vueltas alrededor del mundo.

Ni en mis mejores sueños pensé que viajaría tanto, de hecho, cuando reuní el suficiente dinero para hacer mi primer gran viaje, pensé que no volvería a viajar nunca más, creyendo que sería mucho más complicado de lo que en realidad ha sido. Mi lista de deseos fue creciendo a medida que lograba cumplir mis sueños viajeros. A un iniciático viaje a Brasil, le siguió un viaje a Tailandia y Egipto (el viaje con el que había soñado toda mi vida) después vino el descubrimiento de Turquía, Grecia, Siria, Jordania y Yemen junto a mi hermana, mi inseparable compañera de viaje.

Un paréntesis sentimental que incluyó noviazgo, boda y divorcio, me apartó de Oriente Medio y me brindó la oportunidad de conocer Sudamérica, así que, viajé a Perú (un destino al que le tenía muchas ganas) y añadí sin darme cuenta Costa Rica, Nicaragua, Honduras y Guatemala a mi currículum viajero. Tuve la suerte de volar con la volátil compañía AirMadrid y no perder mi dinero, eso casi me convierte en una leyenda, lo sé.

A esos grandes viajes del mes de agosto sumé, sin quererlo, continuas escapadas de dos o tres días por las principales capitales de Europa, ciudades de España y muchos lugares de la maravillosa Italia. Entre 2004 y 2006 llegué hacer más de 40 viajes a tan variados destinos como son: BélgicaGranada, Sevilla, MadridTarragona, Pisa, Lucca, Berlín, Dusseldorf, Ibiza, Alicante, Milán, Múnich, Alguero, Santiago de Compostela, y a París, Mallorca, Toledo, Bilbao, Roma, Venecia y Florencia más de una vez.

Asia se coló en la mochila de los viajes con un impresionante Malasia-Borneo y un muy recomendable y extraordinario Japón, que le hicieron sombra a un agotador viaje al Rajastán, ¡qué dura fue la India!. Los viajes siguieron creciendo y viajé a Dublín, León, Laponia Finlandesa y Zaragoza, junto a nuevos viajes a París, Venecia y Berlín, ciudades de las que no me canso y a las que no me importa volver.


El año que nació el blog de Planeta Dunia volví a pisar África, en aquella ocasión descubriría Burkina Faso y Mali, al igual que esa tierra maltratada, yerma y olvidada por los medios, nacía mi blog de viajes. Creo que nadie hubiera apostado que llegaría a escribir el post 325 hoy. Comenzar un blog de viajes es mucho más difícil que viajar y creo saber de qué hablo. El año en que toda mi vida se fue a la mierda (no sé si se puede decir mierda en un post, pero tampoco sé si se puede decir culo y creo que escribí un texto con esa palabra), realmente fue un año horrible (cierre de la empresa, el divorcio y el diagnóstico de que mi padre tenía un tumor cerebral) fue el año en que nació este peculiar blog, quizás sin quererlo se convirtió en una plataforma de salvamento, quién sabe.

No dejé de viajar, por muy vaticinado y asegurado pronóstico que tuvieron “a bien” hacerme. Las heridas se curaron con el tiempo y con los viajes. El ánimo empezó a brotar de nuevo y las ganas de escribir se multiplicaron. Volví entusiasmada a Estambul, Sevilla y Atenas. Recorrí muchos pueblos de Catalunya, Aragón, Extremadura, Andalucía y Francia, viajé a Lisboa, Sintra, Ámsterdam, Túnez, Malta, Praga, Moscú, San Petersburgo, Estocolmo, Islas Griegas, Dubrovnik y en 2013 empezaron todos esos viajes a multiplicarse con los blogtrips.

Concursos, Oficinas de Turismo, agencias de viaje, hoteles o restaurantes empezaron a ser parte de Planeta Dunia. Así que gracias a esas empresas viajé a Frankfurt, Laponia Sueca, Francia, Andorra, Turquía, Bilbao, Isla de La Palma, Oporto, Bruselas y Serbia.

Sin olvidarme de mis propios viajes que me llevaban de nuevo a Tailandia acompañado de un fantástico Laos-Camboya (milagrosamente salvé mi vista de un desafortunado desprendimiento de retina). Un día estaba en los Templos de Angkor y al día siguiente entraba de urgencias al quirófano, yo soy así, toda diversión. Un año más tarde viajaría a Corea del Sur y después a Menorca con mi hermana, con la que repetiría visita a Euskadi y a Roma fuera de temporada. Y a la ya particular manera de viajar de mi hermana y mía, se añadirían este año a Armenia, mi hermano mayor y mi cuñada. Si ésto no es ser "influencer", ya me diréis qué es.

A estas incansables ganas por conocer mundo se añade desde hace tres años, las reuniones de bloggers. Una excusa perfecta para viajar (aunque a veces cara) y de conocer lugares a los que seguramente en un principio no iría, pero que me ha llevado hasta la fecha a Tarragona, Gijón y Plasencia, y a ponerle rostro a muchos de los compañeros que también tienen un blog de viajes. A esta enfermedad viajera, se van añadiendo factores que me invitan a viajar aún más. Mi compañera de trabajo Esther, con la que ya me he escapado a Budapest y Londres, sabe como tentarme con un: ¿nos vamos a?


Viajar y escribir es la combinación perfecta para cumplir otro año. A todos los que me leéis agradeceros la compañía, los “me gusta”, los RT y los comentarios que me dejáis en el blog. Compartir mi pasión a través de vuestras redes sociales contribuye a que Planeta Dunia llegue a más hogares.

Gracias a todos los que formáis parte de mi planeta.

Comentarios

xipo ha dicho que…
Enhorabuena!! 7 años son palabras mayores eh!!

PD. Yo de vino (y si, lo se, ahora dejo un comentario en otro post) XD

Abrazos, nos vemos pronto!
Esther ha dicho que…
Impresionada he quedado de toda tu experiencia viajera y honrada de haber podido disfrutar de un pedacito de esa experiencia a tu lado, en los dos viajes que hemos compartido, ¡gracias!.
Planeta Dunia ha dicho que…
Ha sido un placer contagiarte de ganas de viajar Esther, espero que hayan más escapadas. Un abrazo

Entradas populares de este blog

La Roca Foradada de Cantonigròs

Quizás para muchos la Comarca de Osona les suene bastante lejana y desconocida a pesar de que se encuentra en la provincia de Barcelona. Seguramente no es la región más visitada de Catalunya, pero esconde poblaciones encantadoras y lugares que parecen sacados de un cuento medieval. Nos encontramos en el interior, a 15 kilómetros de Vic (ciudad que recomiendo visitar) y a 80 kilómetros de la ciudad de Barcelona, pero os va a parecer otro mundo. 
Hoy toca calzarse las botas de montaña y colgarse la mochila bien aprovisionada de agua, tentempiés y espíritu de caminante. Atentos, ahora viene lo más difícil, situar en un mapa los nombres de Santa María de Corcó, L'Esquirol y Cantonigròs con la única intención de visitar La Roca Foradada. Seguramente hay que estar loco, para hacer una escapada sólo para ver un agujero en una pared de piedra, sí, aunque en defensa de mi cordura diré que no es un agujero cualquiera.
Junto al Campo de Fútbol de Cantonigròs encontraremos un sendero en baja…

La Alhambra de Granada: nuestra joya nazarí

MuhammadI fundó en el año 1238 una nueva dinastía; la DinastíaNazarí que construiría la ciudad más hermosa de la Península Ibérica. El últimoreinomusulmán de Occidente en Europa duraría hasta el año 1492, dejando para la posteridad uno de los monumentos más bellos del mundo: la AlhambradeGranada. Es el legado musulmán más apreciado de la arquitectura islámica en Europa y una de las joyas más exquisitas del arte nazarí.

La Alhambra de Granada está situada sobre una colina llamada Sabika que ya desde época romana había sido habitada y de la que destacaba la riquezadeagua y una particular tierra arcillosa de colorrojo. Dicen que la tonalidad de la tierra pudo dar nombre al conjunto: al-Qalaal-Hamra que significa “Fortaleza Roja”, pero hay quien dice que el nombre le viene de las antorchasyfogatasencendidas por la noche, para seguir trabajando en su construcción. La generosidad de la tierra y la abundancia de agua aseguró cosechas, frutales, huertas y jardines. Y después de tantos siglo…

Villa Quijano: El Capricho de Gaudí (Comillas, Cantabria)

Una de las primeras obras del arquitecto Antoni Gaudí, que se conservan en la actualidad, es la casa que diseñó para Máximo Díaz de Quijano. Un soltero acaudalado, concuñado de Antonio López López primer Marqués de Comillas, que necesitaba una villa de veraneo en Cantabria.
Corría el año 1883 (diez años antes de que se declarara el modernismo de Víctor Hortacomo estilo arquitectónico en Bruselas), en San Petersburgo se iniciaban las obras de la Iglesia de la Resurrección de Cristo, y dirigiendo la construcción que comenzaba en Comillas, se encontraba un compañero de promoción de Gaudí de la Escuela de Arquitectura de Barcelona: el arquitecto Cristóbal Cascante Colom. Con las órdenes que recibía de Gaudí desde Barcelona (el arquitecto se encontraba levantando la Casa Vicens y no podía desplazarse hasta Comillas) y con una minuciosa maqueta y multitud de planos detallados se creó El Capricho de Gaudí que se terminaría en 1885. La casa destaca por su llamativo color y esa reminiscenci…