12 julio 2013

Próxima parada: Venecia


He tenido la fortuna de pisar Venecia en ocho ocasiones, fortuna que yo misma he potenciado porque es una ciudad a la que me encanta volver. He recorrido las piedras de Venecia como lo hiciera John Ruskin descubriendo cada belleza arquitectónica del gótico. He descubierto el significado de cada lugar siguiendo la Venecia secreta de Corto Maltés que tan bien supo Hugo Pratt dibujar en cómic y he perseguido con la mirada centelleante y el corazón emocionado, todas las leyendas venecianas e historias de fantasmas de Alberto Toso Fei.

Para iniciar cualquier recorrido de este tipo, hay que alojarse directamente en una casa en Venecia. Ésto te hace sentir mercader de especias, Casanova, comerciante de pescado, marino o soldado del Arsenale. Es por eso que cuando los de Knok -la empresa de intercambio de casas-, me pidieron escribir de nuevo, sobre Un día perfecto en mi ciudad perfecta para su guía de 100 ciudades donde intercambiar antes de morir, no dudé que la protagonista debía ser Venecia.

Venezia, Venice, Venedig, una ciudad que transforma su nombre para calar hondo en la memoria de aquellos que la pisan. Nació de la codicia de los dux o dogos; los hombres, que durante más de diez siglos, gobernaron con mano firme los confines de los mares y la República Serenissima de Venecia. Pero la laguna de Venecia también ha forjado al explorador de más valor y curiosidad del Mediterráneo: Marco Polo. Todos estos personajes de la historia habitan en los bellos callejones laberínticos de la ciudad. En sus coquetos campos (plazas) revestidos de losas de piedra y con hermosos brocales de pozo que llevaban el agua de la vida, a la población y a sus más insignes artistas.

Esa es la Venecia que yo veo cuando me alejo de la turística Piazza San Marco, la de la ropa tendida en la Via Garibaldi, la de los mercados en la Pescheria y la del cappuccino en Antica Torrefazione di Caffé ubicada en Cannaregio. Sí, esa es la Venecia a la que os invito a conocer, la que se extiende por el Ghetto judío, la Isla de San Michele y hasta más allá, hasta alcanzar Murano y Burano unas islas que conservan el placer por el trabajo artesanal; la primera dedicada al cristal y la segunda al encaje. Materiales tan frágiles y delicados como la misma Venecia.

No hay comentarios:

Se ha dicho en Planeta Dunia

Páginas vistas en total