Ir al contenido principal

Un día de compras en Kapalıçarşı o de venta en el Gran Bazar de Estambul

Gran Bazar

En agosto del año 2001 mi hermana Roser y yo habíamos elegido Turquía como destino para las vacaciones de agosto. Los últimos días estaban dedicados a la ciudad de Estambul y la visita al Kapaliçarsi o Gran Bazar fue la última cita del viaje. Al día siguiente volvíamos a casa y teníamos pensado pasar la tarde recorriendo parte de este enorme bazar de 60 calles, algo más pausadamente de lo que suele ser costumbre.

El Gran Bazar
Interior del Gran Bazar, Estambul
La ausencia de prisa nos dio la oportunidad de conocer a Dôgan, un inmigrante esloveno de mi edad, que tenía doble nacionalidad y hablaba un montón de idiomas incluido el español. Hay algo intangible en los viajes que hace que por una casualidad, un vendedor y un cliente acaben sentados en una tienda hablando del mundo, de la vida, bebiendo té y sin hacer ningún tipo de transacción económica. Con Dôgan sucedió ésto, la tarde del 20 de agosto la pasamos dentro de su pequeña tienda de pashminas y cojines del Gran Bazar filosofando.

Gran Bazar
En el Gran Bazar encontrarás todo tipo de recuerdos para llevarte a casa
Recuerdo que de tanto en tanto, Dôgan levantaba la mano o silbaba y un niño pequeño traía una tetera humeante y unas vasos de cristal con borde dorado. Dejaba la bandeja y se llevaba la anterior a toda prisa. Nos servíamos té para tres y seguíamos “arreglando” el mundo. Así que cuando, 4 meses después, volvimos a Estambul para pasar las Navidades de ese año y nos presentamos de nuevo en la tienda Galeri Tunç de Dôgan, nos hizo pasar como si fuéramos clientes de toda la vida y nos invitó de nuevo a la ceremonia del té turco.

Gran Bazar
Por unas pocas liras turcas puedes encontrar bonitos recuerdos de Estambul
Reprendimos la escena donde la habíamos dejado, como si nos hubiéramos visto ayer y no hubiera transcurrido el tiempo. Roser y yo pasamos la mañana del 24 de diciembre de aquel año con Dôgan, y entre risas y bromas, le ayudamos a vender algunos cojines a los grupos de turistas españoles que por allí pasaban. Supongo que en agradecimiento o por hospitalidad nos invitó a comer en uno de los restaurantes que se encuentran en el interior del Gran Bazar. Como ya era habitual, éramos las únicas mujeres sentadas en los locales que frecuentan normalmente los turcos. Son lugares cómodos, sin lujos, pero donde es posible comer bien, a un módico precio y con toda la autenticidad que el lugar dispone.

Gran Bazar
En el Gran Bazar están preparados para embalarte cualquier cachivache que quieras llevarte a casa 
Aquella mañana había amanecido lluviosa y cuando mi hermana se quejó de que tenía los pies mojados, Dôgan le hizo sacarse las botas en mitad de la tienda y le hizo unas plantillas con cartón. Teniendo en cuenta que la tienda carece de puerta y aparador, el espectáculo desde fuera debía ser de Reality Show. Debió caer en la cuenta de que era responsable de nuestro bienestar porque acto seguido nos miró de arriba abajo y le pidió a Roser que le diera su bufanda mojada y se la cambió por una de sus pashminas turcas a la venta. El mejor recuerdo de un viaje a Estambul es compartir momentos con sus habitantes.

Gran Bazar
En el interior del Gran Bazar encontrarás varias mezquitas y fuentes de abluciones
Así fue como la Nochebuena del 2001 mi hermana y yo cerramos el Gran Bazar de Estambul, el bazar cubierto más grande del mundo. Disfrutamos de un lugar mágico sin turistas, pero también fuimos testigo de la amistad y compañerismo de los “habitantes” de las casi 4.000 tiendas que hay aquí. Un lugar donde es posible encontrar mezquitas, fuentes, pinturas y cerámica, entre aparadores abarrotados de género, brillos resplandecientes cubriendo techos y paredes con los objetos soñados en las Mil y una Noches. Un mundo de comercio y negocio con una antigua y exquisita esencia escondida que no se ha perdido y que sobrevive en minúsculas proporciones desde que el año 1461 el Sultán Mehmet II construyera el primer edificio en madera. Esa esencia emana de las personas que por el placer de descubrir, el anhelo del pasado o la curiosidad de lo ajeno, se impregna en el alma del viajero.

Sin duda la mejor Navidad que he pasado nunca.

Más información: Dirección Galeri Tunç: Divrikli Sokak 22, Kapalıçarşı 34440 Istanbul. Horario: de 9 a 19 h. Domingos cerrado. Web: Kapalıçarşı

Si vais a viajar a Estambul o queréis seguir leyendo sobre esta ciudad a medio camino entre Asia y Europa os invito a leer sobre Hagia Sophia; una catedral distinta.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Roca Foradada de Cantonigròs

Quizás para muchos la Comarca de Osona les suene bastante lejana y desconocida a pesar de que se encuentra en la provincia de Barcelona. Seguramente no es la región más visitada de Catalunya, pero esconde poblaciones encantadoras y lugares que parecen sacados de un cuento medieval. Nos encontramos en el interior, a 15 kilómetros de Vic (ciudad que recomiendo visitar) y a 80 kilómetros de la ciudad de Barcelona, pero os va a parecer otro mundo. 
Hoy toca calzarse las botas de montaña y colgarse la mochila bien aprovisionada de agua, tentempiés y espíritu de caminante. Atentos, ahora viene lo más difícil, situar en un mapa los nombres de Santa María de Corcó, L'Esquirol y Cantonigròs con la única intención de visitar La Roca Foradada. Seguramente hay que estar loco, para hacer una escapada sólo para ver un agujero en una pared de piedra, sí, aunque en defensa de mi cordura diré que no es un agujero cualquiera.
Junto al Campo de Fútbol de Cantonigròs encontraremos un sendero en baja…

La Alhambra de Granada: nuestra joya nazarí

MuhammadI fundó en el año 1238 una nueva dinastía; la DinastíaNazarí que construiría la ciudad más hermosa de la Península Ibérica. El últimoreinomusulmán de Occidente en Europa duraría hasta el año 1492, dejando para la posteridad uno de los monumentos más bellos del mundo: la AlhambradeGranada. Es el legado musulmán más apreciado de la arquitectura islámica en Europa y una de las joyas más exquisitas del arte nazarí.

La Alhambra de Granada está situada sobre una colina llamada Sabika que ya desde época romana había sido habitada y de la que destacaba la riquezadeagua y una particular tierra arcillosa de colorrojo. Dicen que la tonalidad de la tierra pudo dar nombre al conjunto: al-Qalaal-Hamra que significa “Fortaleza Roja”, pero hay quien dice que el nombre le viene de las antorchasyfogatasencendidas por la noche, para seguir trabajando en su construcción. La generosidad de la tierra y la abundancia de agua aseguró cosechas, frutales, huertas y jardines. Y después de tantos siglo…

El recinto modernista de Sant Pau: un hospital Patrimonio de la Humanidad

Las obras de construcción del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau se iniciaron en 1902 y fueron toda una revolución para la arquitectura hospitalaria. El proyecto puso una atención especial a los espacios abiertos, la luz solar y el aire fresco, para ofrecer a los enfermos un confort y un cuidado hasta ese momento nunca vistos. Su función como hospital, iniciada en 1930, finalizó en 2009 y muchas guías en papel anteriores al 2010 ni siquiera lo mencionan. Desde entonces, el recinto modernista de Sant Pau se ha ido rehabilitando y distintos espacios se han abierto al público. Las exposiciones con información y fotografías ofrecen un recorrido por la historia del edificio con artículos publicados en su época, información de cómo era el antiguo Hospital de la Santa Creu i Sant Pau y cómo ha evolucionado la medicina gracias a la exposición de instrumental médico de principios del siglo XX.Pabellón de Administración Lo primero que ve el visitante que llega al recinto modernista de Sant Pau…