15 enero 2014

¿Qué se esconde detrás del dinero en Egipto? El Gran Templo de Abu Simbel


En Planeta Dunia detrás de cualquier moneda o billete se esconde un viaje. Pero si profundizamos en cada uno de esos retazos de un país visitado que guardo y atesoro, se descubren cientos de lugares maravillosos. En los pounds egipcios hay toda una colección de lugares emblemáticos que no hay que perderse si se visita el país, hoy os hablaré del Templo de Ramsés II de Abu Simbel; el Templo de la Montaña Pura.

Esta maravilla declarada en 1979 Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, se encuentra situada en Nubia, al sur de Egipto, a 1264 kilómetros de El Cairo y a 300 aproximadamente de Asuán. Fue construido aproximadamente en el año 1240 a.C. aprovechando las dimensiones de una colina de piedra arenisca que fue tallada minuciosamente. Las obras de esta obra magna finalizarían tan sólo 20 años después con la construcción de dos templos; el Templo de Ramsés II y el Templo de la Reina Nefertari. El primero con unas dimensiones de 38 metros de largo por 35 metros de alto es del que quiero escribir hoy.

En la fachada principal del Gran Templo de Abu Simbel, cuatro colosales imágenes talladas en la roca de 21 metros de altura, presiden la entrada del templo, se trata de la imagen de Ramsés II que tiene junto a sus rodillas las imágenes de su esposa, hijas, hijos y familiares directos.

La primera sala que aparece tras la entrada está sostenida por ocho estatuas de Osiris, cuatro a cada lado, se trata de la Gran Sala Hipóstila que da paso a otra sala de menores dimensiones que precede al santuario donde se encuentran las tres grandes divinidades del Antiguo Egipto: Amón “El oculto”, Ra “el Gran Dios” y Ptah “Señor de la Magia”junto a la imagen del propio Ramsés, que de alguna manera viene a representar el cuarto Dios de Egipto. Un laberinto de salas interiores decoradas con bellas escenas de Ramsés y Nefertari, su esposa favorita, y representaciones de la Diosa Hathor completan la visita.

Las paredes exteriores están decoradas con imágenes de la Batalla de Qadesh donde salen representados como vencedores los egipcios, aunque el rey hitita también se representaría victorioso en sus propias imágenes esculpidas en los templos asiáticos, parece ser que hubo “empate técnico” y un tratado de paz que puso fin a la ofensiva.

La cornisa con 24 estatuas esculpidas de babuinos representan las horas del día pero lo que realmente impresiona de este templo son las dos citas anuales que marcan el nacimiento de Ramsés II y el día que lo coronaron faraón. Un rayo de sol entra únicamente en esas dos fechas hasta el santuario donde se encuentran las cuatro estatuas sedentes, pero sólo ilumina tres de ellas y deja en la penumbra al Dios Ptah; señor del inframundo.

Entre 1964 y 1968 el conjunto de templos de Abu Simbel hubieron de ser reubicados con motivo de la construcción de la Gran Presa de Asuán y el peligro de inundaciones que de esa obra acaecerían. Para ello se tallaron los templos en bloque de no más de 30 toneladas que fueron desmontados y montados alejados del peligro de las aguas. La obra doblemente faraónica llevada a cabo salvó a los templos pero dejaron un error de orientación que afecta al milagro del rayo de sol que en la actualidad se produce con un día de diferencia.

¿Qué se esconde detrás del dinero en Egipto? En mi billete de 1 pound se esconde el Gran Templo de Abu Simbel :-D.

No hay comentarios:

Se ha dicho en Planeta Dunia

Páginas vistas en total