Mostrando entradas con la etiqueta Alemania. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Alemania. Mostrar todas las entradas

Qué ver en un día en Frankfurt

Rascacielos
Rascacielos de Frankfurt

Fráncfort del Meno o Frankfurt am Main, comúnmente llamada Fráncfort o Frankfurt, Vadum Francorum en latín: Vado (Furt) de los francos (Franken) es la Capital financiera de la Unión Europea (por ello recibe el sobrenombre de Bankfurt hay un total de 368 bancos), se la conoce por sus rascacielos (se cuentan casi un centenar) que se encuentran entre los más altos de Europa, y la llaman Mainhattan (en referencia al río Main o Meno y al barrio neoyorquino de Manhattan).

Tantos nombres que anuncian lo que te vas a encontrar en el centro financiero y geográfico de Alemania, no en vano Frankfurt es la quinta ciudad más grande del país (tras Berlín, Hamburgo, Múnich y Colonia). Pero también Frankfurt es, la metrópolis de la sidra (tiene un barrio dedicado) y es la ciudad natal de Goethe (su casa convertida en museo puede visitarse).

Kaiserdom: la Catedral de Frankfurt


Kaiserdom
Catedral de Frankfurt
Lo primero que hay que ver en Frankfurt es la “Colina de los Romanos”: Römerberg, el centro antiguo de Frankfurt, es de visita imprescindible y además peatonal. Aquí se encuentra la Kaiserdom; la Catedral Imperial, el templo fue consagrado a San Bartolomé en el año 1239. Desde el año 1356 se convirtió en el lugar de elección de los emperadores y entre 1562 y 1792 lugar de coronación de 10 de los reyes del Sacro Imperio Romano Germánico. Es la iglesia más importante de Frankfurt aunque el edificio actual es de 1880. Dirección: Domplatz 14. Transporte: Línea de Metro 4 y 5 parada Dom/Römer. Tranvía 11 y 12 parada Römer/Paulskirche.

Römerberg


Romer
Ayuntamiento de Frankfurt
Una vez cruzada la calle Braubachstraße nos encontramos a mano derecha con el Ayuntamiento de Frankfurt, conocido con el nombre de Römer (su visita es imprescindible). El edificio destaca por sus tres gabletes escalonados, es sede del Ayuntamiento de Frankfurt desde 1405. Dirección: Römerberg, 60311 Frankfurt am Main. Transporte: Línea de Metro 4 y 5 parada Dom/Römer. Tranvía 11 y 12 parada Römer/Paulskirche.

En el centro de la plaza adoquinada de Römerberg se alza una copia de la Fuente de la Justicia; una fuente con la estatua de Gerechtigkeitsbrunnen del siglo XVI.

Römerberg
Casas de entramado de madera en Römerberg
A su espalda se encuentra el corazón de Römerberg; un pequeño grupo de 6 elegantes casas con entramado de madera que quedaron completamente destruidas por los bombardeos de la aviación inglesa en la Segunda Guerra Mundial. Fueron reconstruidas en 1986 con todo detalle, sobre la base de la documentación existente. Son una muestra de lo que fue la ciudad antes de ser completamente destruida, al igual que otras muchas ciudades alemanas. La única casa original que sobrevivió a los bombardeos fue la Haus Wertheim que se encuentra en un lateral. Dirección: Römerberg, 60311 Frankfurt am Main. Transporte: Línea de Metro 4 y 5 parada Dom/Römer. Tranvía 11 y 12 parada Römer/Paulskirche.

Schirn Kunsthalle Frankfurt


Schirn Kunsthalle
Exposición de Yoko Ono en Schirn Kunsthalle Frankfurt
Continuamos hacia Schirn Kunsthalle Frankfurt; un edificio construido en 1986 que acoge interesantes exposiciones temporales, yo visité una de Yoko Ono titulada “Half-a-wind show”. Dirección: Römerberg, 60311 Frankfurt am Main. Teléfono: +49 (0) 69 299 882-0. Horario: martes y de viernes a domingo de 10 a 19 h. Miércoles y jueves de 10 a 22 h. Lunes cerrado. Entrada a Schirn Kunsthalle: 9 €. 50% con la Frankfurt Card. Transporte: Línea de Metro 4 y 5 parada Dom/Römer. Tranvía 11 y 12 parada Römer/Paulskirche. Web: Schirn Kunsthalle Frankfurt

Paulskirche: la Iglesia de San Pablo


Paulskirche
Paulskirche
A continuación, acércate hasta la Paulskirche, la Iglesia de San Pablo, está considerada el símbolo de la democracia alemana: su cuna. En 1848 se inauguró aquí el primer Parlamento alemán libremente elegido. Dirección: Paulsplatz. Transporte: Línea de Metro 4 y 5 parada Dom/Römer. Tranvía 11 y 12 parada Römer/Paulskirche.

Goethe Haus: la casa natal de Goethe


Goethe Haus
Casa natal de Goethe
Justo detrás se encuentra la Goethe Haus, la casa natal del escritor Johann Wolfgang von Goethe convertido en el Museo de Goethe. En los dos edificios adyacentes se puede conocer más sobre la vida de este poeta nacido el 28 de agosto de 1749 y de la casa donde escribió sus primeras obras. La casa tiene 4 plantas y unas 16 habitaciones donde se puede observar cómo era la vida diaria de una familia de la alta burguesía del siglo XVIII. En el museo se exponen obras de autores coetáneos del artista y que influyeron en su obra. Dirección: Großer Hirschgraben 23-25, 60311 Frankfurt am Main. Teléfono: +49 (0) 69 138 80 - 0. Entrada al Museo de Goethe (sirve para los dos edificios): 7 €. 50 % con la Frankfurt Card. Horario: de lunes a sábado de 10 a 18 h. Domingos y festivos de 10 a 17:30 h. Transporte: S-Bahn líneas 1-6, 8 y 9 y U-Bahn línea 1-3, 6 y 7 parada Hauptwache. U-Bahn línea 1, 3, 4, 5 y 8 parada Willy Brand Platz. En la taquilla donde se venden las entradas hay a la venta un pequeño libro titulado Descubrir a Goethe que consta de 20 páginas y cuesta unos 2 €, que explica cada estancia que se visita y los objetos más interesantes expuestos en el museo. Web: Goethe Haus

Sachsenhausen: el barrio de la sidra de Frankfurt


Sachsenhausen
Barrio de la sidra en Frankfurt
El tranvía nº 14 (de aire retro y cierto encanto) lleva hasta el barrio de Sachsenhausen; el barrio de la sidra que conserva sus casas típicas gracias a que apenas sufrió los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial. Es famoso por sus edificios con fachadas escalonadas, sus callejones estrechos, sus rosquillas saladas y la sidra de manzana (la bebida tradicional de Frankfurt) denominada Ebbelwei o Apfelwein y Stöffche por los francforteses. Acoge desde hace decenios a un centenar de restaurantes y sidrerías tradicionales de la cocina francfortesa. Las calles que no te debes perder son: Klappergasse, Neuer Wall y la Klritter Frankenstrasse.

Dónde comer en Frankfurt


Sapo Rey Froschkönig
Bandeja Paisa en Sapo Rey Froschkönig

Comer en Sachsenhausen es ideal, pero el horario alemán no tiene nada que ver con el español y muchos locales están cerrados pasadas las dos. La opción a un restaurante de comida alemana fue un restaurante colombiano llamado Sapo Rey Froschkönig. Tienen apetecibles platos, generosas raciones y precios asequibles. Incluso nos dejaron utilizar su red Wi-Fi. Comimos una deliciosa Bandeja Paisa (12’9 €) que llevaba ensalada, patacones, arroz, frijoles, salchicha, huevo frito, tocino crujiente, carne picada y empanada de patata. Dirección: Klappergasse 25, Frankfurt. Teléfono: +49 (0) 69 63 198 954. Horario: de lunes a domingo de 12 a 5 h. (también es Salsa Bar hasta las 5 de la mañana). Transporte: S-Bahn línea 3, 4, 5 y 6 parada Haltestelle Lokalbahnhof. U-Bahn línea 1, 2 y 3 parada Haltestelle Südbahnhof. Strassenbahn línea 14, 15 y 16 parada Haltestelle Lokalbahnhof. Autobús nº 30, 34 y autobús nocturno nº 7 parada Haltestelle Elisabethenstrasse. Web: Restaurante Sapo Rey Froschkönig.

Klaane Sachsehäuser
Klaane Sachsehäuser es un buen lugar donde beber sidra en Frankfurt
Por la tarde es el mejor momento de probar un Apfelwein, aunque a ciertas horas las tabernas están atiborradas y cuesta encontrar sitio, ya que muchos alemanes aprovechan para cenar. En Frankfurt se consumen 40 millones de litros de sidra al año. Probad suerte en Klaane Sachsehäuser, tiene capacidad para 100 personas dentro del local y 220 en la terraza. Un vaso de la famosa sidra de Frankfurt cuesta unos 1’7 € y el ambiente que se vive es impagable. Las jarras tradicionales de cerámica gris azulado para beber sidra se llaman Bembel y los vasos Gerippten. Dirección: Neuer Wall 11, 60594 Frankfurt. Teléfono +49 (0) 69 615 983. Horario: de lunes a sábado de 16 a 24 h. Web: Klaane Sachsehäuser

Si dispones de dos días en Frankfurt puedes descubrir otros rincones como:

Palmengarten


Palmengarten
Orquídeas en Palmengarten
Palmengarten o Jardín de palmeras, es un jardín botánico con 9.000 m2 de invernaderos donde crecen 13.000 especies de plantas de gran importancia internacional y donde están representadas la mayoría de zonas climáticas del planeta. El Bosque de bambú, cactario, invernadero de palmeras, rosaledas, etc… Dirección: Palmengartenstraße 61, Siesmayerstraße 66-70. Teléfono: +49 (0) 69 21 23 66 89. Entrada Palmengarten: 5 €. 50% con la Frankfurt Card. Horario: de febrero a octubre de 9 a 18 h. De noviembre a enero de 9 a 16 h. Transporte: Metro U4, U6, U7 parada Westend. Autobús 32, 50 o 75 Station Bockenheimer Warte. Tranvía 16. Web: Palmengarten.

Con el U-Bahn en Westend en dirección a Schweizer Platz se llega a la Orilla de los Museos, la siguiente parada.

Museumsufer; la Orilla de los Museos, es una zona que tiene museos en ambas orillas del río Meno, situados como ellos dicen: “como las perlas de un collar se sucede un museo tras otro”. Entre el puente Eiserne Steg y el Friedensbrücke encontrarás un total de 13 museos, es una de las ciudades alemanas con más cantidad. A destacar: el Museo Städel, el Museo del Cine, el Museo de Arquitectura, el Museo de Artes Aplicadas y el Museo de las Artes Decorativas. Transporte: Línea de Metro 1-3 parada Schweizer Platz.

El Muelle Schaumainkai merece por sí solo un viaje a Frankfurt. Los sábados de 9 a 14 h. se instala un mercadillo de chamarileros llamado Flohmarkt. Nos dirigimos al Museo Städel cuando una pareja alemana nos regala un pase de fin de semana para visitar museos valorado en 14 €.

Städel Museum


Städel Museum
Städel Museum

En el Städel Museum se exhiben las obras maestras del arte europeo desde el siglo XIV hasta la actualidad de: Botticelli, Dürer, van Eyck, Cranach, Holbein, Rembrandt, Rubens, Vermeer, Monet, Renoir, Degas, Rodin, Van Gogh, Cézanne, Beckmann, Kirchner, Richter, Picasso, Matisse, Bacon, Klee y Dix. Es uno de los museos más importantes de Alemania, donde destacan 3.000 pinturas, 600 esculturas, 100.000 dibujos, 500 fotografías y la colección de arte gráfico más importante de toda Alemania de la Baja Edad Media hasta nuestro tiempo. Dirección: Schaumainkai 63, 60596 Frankfurt am Main. Teléfono: +49 (0) 69 605 098-0. Horario: jueves y viernes de 10 a 21 h. Martes, miércoles, sábados, domingos de 10 a 18 h. Lunes cerrado. Entrada: 14 €. 50% con la Frankfurt Card. Transporte: U-Bahn (Metro) línea 1-3 parada Schweizer Platz, línea 8 parada Museumsufer. Autobús 46 parada Städel. Tranvía 15 parada Straßenbahn y tranvía 16 parada Otto-Hahn-Platz. Web: Städel Museum.

Dónde dormir en Frankfurt


Hotel
Best Western Premier IB Hotel Friedberger Warte
Mi alojamiento en Frankfurt es en Best Western Premier IB Hotel Friedberger Warte**** con media pensión. Cena en el Restaurante Fresh Line del hotel, la primera noche hay trabajando un cocinero español y otro alemán. El menú de la cena consta de Tagessuppe (Sopa del día) que en este caso es una Parmesansuppe; una deliciosa y cremosa sopa de queso parmesano con rúcula y dados de pan tostado, un plato de pasta: Panzerotti mit Spargelfullung (Panzerotti con salsa de espárragos) y Mousse de yogurt con fresas y bayas. El desayuno es buffet libre con diversidad de productos para elegir (embutidos del país, quesos, huevos revueltos, bacon, salchichas, yogur, cereales, mermeladas, zumos, fruta del tiempo, macedonia, diferentes clases de panes y pastas, infusiones, etc.). 

Best Western Premier IB Hotel Friedberger Warte
Restaurante Fresh Line
La segunda noche la cena consistió en Tomatensuppe (Sopa de tomate) y dos crêpes rellenas de salmón (no nos ofrecieron postre). Dirección: Homburger Landstraße 4, 60389 Frankfurt am Main. Teléfono: +49 (0) 69 768 064-0. Transporte: U-Bahn línea 5 (curiosamente su recorrido se realiza en parte al aire libre no bajo tierra) parada Gießener Straße o tranvía 18 parada Friedberger Landstraße. Acceso a Internet gratuito en todo el hotel, en recepción te proporcionaran una hoja con el Username (nombre de usuario) y un Password (contraseña) que podrás utilizar en un único dispositivo, puedes acceder a través de Internet Explorer cada vez que te haga falta. Web: Hotel Friedberger Warte

Frankfurt Card

La Frankfurt Card es una interesante tarjeta de descuentos que permite viajar ilimitadamente en todo el sistema de transporte público de la ciudad incluyendo el transporte desde y hasta el Aeropuerto. Ofrece reducciones del 50% en 26 museos, en el Palmengarten y en el zoológico, así como descuentos en varios tours, comercios y restaurantes. Tarifas: Frankfurt Card de 1 día (10’5 €) y otra de 2 días (15’5 €).

Cómo moverte en Frankfurt

Una forma divertida de recorrer Frankfurt puede ser en el Ebbelwei-Express; un tranvía histórico que recorre durante una hora las atracciones turísticas de Frankfurt, acompañado de música y una botella de sidra, de zumo de manzana o de agua mineral junto con una bolsa de pretzels. Zoo - Museo de Arte Moderno - Catedral - Römer - Iglesia de San Pablo - Willy-Brandt-Platz - Hauptbahnhof - Festhalle/Messe - Friedensbrücke - Museumsufer - Alt Sachsenhausen - Portikus. Precio recorrido: 7 €.

Estación Central de Frankfurt

La Estación Central de Frankfurt, Frankfurt am Main Hauptbahnhof transporta a 130 millones de viajeros cada año, es una de las estaciones de ferrocarril más grandes de Alemania, así como de Europa. Desde aquí puedes desplazarte por Alemania sin dificultad. Además, en la estación hay un supermercado Rossmann Mein Drogeriemarkt donde aprovisionarse de comida, bebida, productos de perfumería, etc. Desde Frankfurt am Main Hauptbahnhof viajé hasta Rüdesheim (vía 23 dirección Neuwied) que se encuentra a una hora de Frankfurt y es totalmente distinta a la gran ciudad. Precio del billete: 11 €. Las máquinas de billetes no aceptan tarjetas de crédito con chip ya que no se puede teclear el número secreto.

Cómo llegar desde el aeropuerto a Frankfurt:

En la salida de la Terminal 2 hay un servicio gratuito de autobuses hasta la línea de trenes de cercanías (Terminal Shuttle). El cercanías S-Bahn 8 va en dirección al centro de Frankfurt (precio del billete: unos 5 €, vía 1 dirección Hanau). Como vamos al hotel a dejar maletas nos bajamos en la parada Konstabler Wache (todos los jueves y sábados se celebra un mercadillo de campesinos). Cambiamos al tranvía línea 18 (dirección “Preungesheim”) hasta la parada Friedberger Warte. El hotel está cerca de la parada. Duración del trayecto: 54 minutos aproximadamente. Web: Transporte en Frankfurt.

De ruta por Rüdesheim: desde el Parque Niederwald hasta el Castillo de Rheinstein


Si tienes pensado recorrer algunas poblaciones de la orilla del Rin y has puesto tus ojos en Rüdesheim am Rhein te gustará saber qué excursiones puedes hacer en un día. Te recomiendo hacer esta ruta senderista desde el Parque Niederwald hasta el Castillo de Rheinstein. 

Landschaftspark Niederwald



Landschaftspark Niederwald es un enorme parque ubicado entre magníficos bosques que resigue el hermoso curso del río Rin. En el Parque Niederwald se encuentran diseminados varios miradores con preciosas vistas y varios edificios pintorescos. Uno de los que llaman más la atención es la Zauberhöhle (Caverna Mágica o Cueva Encantada). Se trata de una cueva que gracias a las incrustaciones de vidrio de sus paredes interiores, sorprendía a los visitantes con sus efectos de luz reflejados en la piedra. Fue construida alrededor del año 1790 por orden de Johann Friedrich Karl Maximilian, Conde de Ostein, mide unos 60 metros de longitud y durante mucho tiempo hizo las delicias de los invitados del conde que hasta allí se acercaban.

Binger Mäuseturm



A 20 minutos caminando desde el Monumento de Niederwalddenkmal se encuentran las Ruinas de Rossel; una construcción “artificial” realizada en piedra en el año 1774 también por orden del Conde de Ostein que le gustaba ofrecer a sus invitados toda clase de divertimento en sus tierras. Desde las ruinas, un pequeño mirador permite ver la Binger Mäuseturm (Torre Ratón). Esta antigua torre de vigía del Castillo de Ehrenfels fue construida en la primera mitad del siglo XIV. Binger Mäuseturm fue destruida en 1689 durante la Guerra de los Cien Años y el rey Frederick William IV la mandó reconstruir en el año 1856. 


Binger Mäuseturm está situada en un idílico paisaje del valle del Rin; sobre una pequeña isla. Los navegantes la utilizaban como señal para sortear el Binger Loch; un paso de gran dificultad para las naves que cruzaban el Rin. Al otro lado, en la orilla opuesta, se pueden ver las ruinas del Burg Ehrenfels; un castillo construido en el año 1220 por el Arzobispo de Maguncia, que fue utilizado como parada aduanera para cobrar impuestos para pasar por el Rin. Sitiado por su importante ubicación en la Guerra de los Treinta Años, fue destruido finalmente por un incendio en el año 1689.

Assmannshausen



Seguimos caminando hasta Jagdschloss Niederwald un antiguo palacio de 1764 del ya mencionado conde Johann Friedrich Karl Maximilian von Ostein donde se redactó la primera constitución de Alemania después de la Segunda Guerra Mundial. Dejando atrás el Palacio Niederwald se llega a Sesselbahn; un divertido telesilla con alturas de vértigo y que atraviesa el bosque de Niederwald. Se obtienen inmejorables vistas panorámicas de los viñedos, el Rin y de Assmannshausen: nuestra siguiente parada. La romántica población de Assmannshausen, situada a orillas del Rin, concentra aproximadamente a 2.000 habitantes, es el lugar ideal para parar a comer. La ruta senderista por el Parque Niederwald abre el apetito a cualquiera. 

Burg Rheinstein



Una vez visitada esta pintoresca población alemana te recomiendo subir a un barco para llegar hasta el encantador Burg Rheinstein; un castillo construido en el primer cuarto del siglo XIV y que fue reconstruido en el siglo XIX por la familia Hecher (el padre del actual propietario) que lo compró por 320.000 marcos. El castillo fue uno de los primeros en reconstruirse en el Valle Alto del Rin Medio durante la época Romántica. Algunas piedras originales conservan el encanto del musgo y la vegetación salvaje. 


Las pinturas que decoran el Salón de los Caballeros son originales del 1830, en plena etapa del romanticismo alemán, aunque han sido restauradas. El dueño nos da la bienvenida y nos invita a que le preguntemos cualquier duda o curiosidad que tengamos. Al despedirnos nos regala un interesante libro en español sobre la historia de su castillo. Fue muy, pero que muy amable. El Castillo de Rheinstein posee una tienda de recuerdos con libros sobre el castillo en varios idiomas, un restaurante y apartamentos en alquiler para alojarse. Hay que tener en cuenta que el último barco hacia Rüdesheim am Rhein sale los fines de semana a las 17:50 h.

Callejeando por Rüdesheim am Rhein



Finalmente llegamos a Rüdesheim am Rhein después de un completo día de visitas y excursiones. Te recomiendo perderte por Drosselgasse; la calle más importante de Rüdesheim y que late en el corazón del casco antiguo. Dicen que fue la primera calle construida en la ciudad, mide 144 metros de largo por 3 metros de ancho y es visitada cada año por 3 millones de personas. Drosselgasse está plagada de restaurantes y tabernas tradicionales que lucen una bonita decoración y que ofrecen música en directo y jardines con terrazas

Dónde comer en Rüdesheim am Rhein



Rüdesheim tiene una animada vida nocturna que se descubre cuando entras en los diferentes locales ubicados en esta calle. Aquí los habitantes de Rüdesheim se relajan, disfrutan de la charla con amigos o de las especialidades culinarias que ofrece cada taberna o “Biergarten”. Conocidas con el nombre de “Jardín de la Cerveza”, las Biergarten son las típicas terrazas alemanas donde se sirve cerveza como bebida principal. En algunos locales se baila, se canta, se anima al equipo de fútbol desde las pantallas de televisión o se juega a los dardos, pero lo mejor es que todo ese universo de animación y “vida nocturna” queda dentro del local y no se molesta a nadie ajeno a la fiesta.

Dónde dormir en Rüdesheim am Rhein: Central Hotel



Rüdesheim am Rhein tiene una relación tan estrecha con el vino que en muchos lugares es posible encontrar referencias al mundo vinícola. En la Oficina de Turismo, por ejemplo, como parte de la decoración, tienen una gran vasija transparente llena de tapones de corcho y en las mesas del comedor del Central Hotel, el salero y la pimienta son pequeñas botellas de vino. Además por toda la población encontrarás muchas señales y letreros de restaurantes, hoteles, casas, con dibujos de racimos de uvas, así que además de cerveza en Rüdesheim podrás disfrutar de la Fiesta del Vino.

Esta ruta por los alrededores de Rüdesheim empieza con los consejos que ya os di en la Tercera idea: Ensueño del post Rüdesheim en tres ideas: vino, paisaje y ensueño, donde explico cómo hacerla.

Berlín: la ciudad de los museos

¡El planeta entero está en Berlín!. La Antigua Grecia, la Antigua Roma, Persia, Siria, Bizancio, Egipto, hasta las más remotas Islas de Oceanía o el Pacífico. No te hablo de restos de piedras, estatuaria, orfebrería o simples piezas, te hablo de templos enteros, casas indígenas, embarcaciones, puertas de entrada a un mundo desaparecido, muros que levantan el conocimiento humano y tejidos que forman la historia de la humanidad. Rostros de reyes y princesas que una vez gobernaron imperios, amaron y fueron aniquilados por el tiempo. Desde cuencos de madera del País Dogón hasta bronces de Benín, de las colecciones de Amarna a las de Persépolis. Nunca un viajero con alma de arqueólogo pudo encontrarse más cerca del paraíso.

Berlín
Berlín: la ciudad de los museos

Museumsinsel

Berlín es absolutamente maravillosa en cuestión de museos, no puedes decir que no te gustan, hasta que no has visto los de Berlín. Por tener, tienen hasta una isla, ¡una Isla de los Museos!

La Museumsinsel, conocida como la Atenas del Spree, fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1999, sufre un proceso de renovación constante. Salas cerradas, piezas trasladadas, nunca se sabe donde se va a encontrar una pieza o una colección, pero no importa, hay tanto que ver en los museos de Berlín que te va a faltar tiempo. En la Isla de los Museos se encuentran cinco edificios que acogen 6.000 años de antigüedad: el Neues Museum (Museo Nuevo), el Altes Museum (Museo Antiguo), la Alte Nationalgalerie (Antigua Galería Nacional), el Bode-Museum (Museo Bode) y el Pergamonmuseum (Museo de Pérgamo). No es fácil saber con exactitud donde se encuentran las piezas y colecciones, los museos de Berlín comparten espacios, ceden obras, cambian, mejoran y con el paso del tiempo, el arte venido de todos los rincones del planeta, sigue en completo movimiento. Intentaré atinar lo máximo con las últimas reformas llevadas a cabo, aunque algunas están en marcha.

Berlín
Piezas expuestas en el Museo de Egipto de Berlín

En el Museo Nuevo se encuentra desde el 2009 el Museo de Egipto de Berlín o Ägyptisches Museum und Papyrussammlung. La colección de arte egipcio fue fundada en 1828 gracias a Alexander von Humboldt y las sucesivas incursiones prusianas a Egipto, fueron agrandando la colección año tras año. Sus mejores piezas son las que abarcan las expediciones a Amarna realizadas entre 1911 y 1914, las de los faraones del Tercer Milenio a. C. (Zoser, Keops, Kefrén y Micerino), la colección de papiros del Libro de los muertos, el busto de Pericles del 430 a. C., la Puerta Monumental de Kalabasha, el relieve policromado de Tutankamón acompañado por una de las hijas de Akhenatón y la joya de la colección: el busto de la Reina Nefertiti del 1340 a. C. Sólo por mirarle a la cara fui hasta Berlín y volví.

Más información: Dirección: Neues Museum (Museo Nuevo). Isla de los Museos. Bodestrasse 1-3, 10178 Berlín. La entrada principal al museo se encuentra bajo una columnata. Horario: de viernes a miércoles de 10 a 18 h. Jueves de 10 a 20 h. Entrada: 12 € (incluye guía en español). Entrada gratuita con la Berlin WelcomeCard. Se permite hacer fotos sin flash.

Berlín
La antigüedad clásica es el punto guerte del Museo Antiguo de Berlín

El Museo Antiguo fue el primer museo público de Berlín y desde su última reestructuración en 2011, alberga la colección de arte de la Antigüedad Clásica en el Antikensammlung. Aquí te esperan esculturas, ánforas, vasijas, lápidas, sarcófagos, bronces, mosaicos y joyas de la Antigua Roma y Grecia. Destaca su estado de conservación, para los que han visitado los museos de Grecia, ya saben a qué me refiero. Guerreros y armaduras que recuerdan la Guerra de Troya, magníficos kouros, héroes y diosas, pero también se encuentran los propileos del Santuario de Atenea, una importante colección etrusca, joyas escitas o el busto de César junto a la bella Cleopatra. La joya de la colección es “Praying Boy” una estatua de bronce de un chico rezando del 300 a. C. encontrada en Rodas.

Más información: Dirección: Altes Museum (Museo Antiguo). Isla de los Museos. Entrada por Am Lustgarten, 10178 Berlín. Horario: Jueves de 10 a 20 h. resto de días de 10 a 18 h. Lunes cerrado. Entrada: 10 €. Entrada gratuita con la Berlin WelcomeCard.

Berlín
El arte del siglo XIX y XX es el plato fuerte de la Antigua Galería Nacional

La Antigua Galería Nacional se mantiene reabierta desde el año 2001, tras una profunda restauración. Alberga algunas de las obras maestras de la pintura y escultura europea del siglo XIX y principios del XX. Un total de 1.800 pinturas de Adolf Menzel, Paul Cézanne, Auguste Renoir, Edouard Manet, Claude Monet, Edgar Degas y 1.500 esculturas de Karl Friedrich Schinkel, Auguste Rodin, Antonio Canova, entre muchos otros artistas del romanticismo y el impresionismo.

Más información: Dirección: Alte Nationalgalerie (Antigua Galería Nacional). Isla de los Museos. Entrada por Bodestrasse 1-3, 10178 Berlín. La entrada principal al museo se encuentra bajo la columnata. Horario: Jueves de 10 a 20 h. resto de días de 10 a 18 h. Lunes cerrado. Entrada: 10 €. Entrada gratuita con la Berlin WelcomeCard.

Berlín
El Museo Bode es ideal para amantes de la escultura

El Museo Bode acoge desde su ultima reapertura en el 2006 una de las colecciones de escultura antigua más grandes del mundo con obras de Donatello, Antonio Canova o Giovanni Lorenzo Bernini. Aunque lo que destacaría es la colección de arte bizantino, el mosaico bizantino del ábside de la Iglesia de San Michele de Africisco (Rávena), así como impresionantes sarcófagos, mosaicos, capiteles y esculturas que abarcan desde el siglo III hasta el siglo XV. También se puede visitar una colección numismática.

Más información: Dirección: Bode-Museum (Museo Bode). Isla de los Museos. Entrada por Monbijoubrücke, 10117 Berlín. Horario: Jueves de 10 a 20 h. resto de días de 10 a 18 h. Lunes cerrado. Entrada: 12 €. Entrada gratuita con la Berlin WelcomeCard.

Berlín
El Museo de Pérgamo es uno de mis museos favoritos en Berlín

El Museo de Pérgamo estará en parte cerrado por obras hasta el año 2025, dividido en tres complejos que acogen el Antikensammlung, Vorderasiatisches Museum, y el Museum of Islamic Art es el mayor edificio de la Isla de los Museos. Aquí se encuentra la obra cumbre del helenismo: el Altar de Pérgamo del 170 a. C., el más largo relieve del mundo helénico. En el ala sur, que no está afectada por las obras, se pueden ver la impresionante Puerta del Mercado de Mileto del 120 d. C., piezas sumerias, asirías y también babilónicas, como la Vía Procesional y la Puerta de Ishtar del siglo VI a. C.; una de las 8 puertas por las que se accedía al interior de la Antigua Babilonia. En el Museo Islámico se conserva el techo original de la torre de las damas de la Alhambra de Granada, el mihrab de la Mezquita Meydan de Kashan (Irán) o una habitación de la antigua Aleppo fechada en el año 1600. Es otro de los museos que bien merece un vuelo hasta Berlín.

Más información: Dirección: Pergamonmuseum (Museo de Pérgamo). Isla de los Museos. Entrada por Am Kupfergraben 5, 10178 Berlín. Horario: de viernes a miércoles de 10 a 18 h. Jueves de 10 a 20 h. Entrada: 12 €. Entrada gratuita con la Berlin WelcomeCard.

Más información sobre la Isla de los Museos: Entrada conjunta Museum pass Berlin: 19 €. Transporte: Como llegar hasta Museumsinsel; en Tren S-Bahn Línea S5, S7 y S75 parada Hackescher Markt. Línea S1, S2, S25 parada Friedrichstraße. Metro U-Bahn: Línea U6 parada Friedrichstraße. Autobús nº 100 y 200 parada Am Lustgarten. Mapa de líneas de metro y tren de Berlín. Web: Museos Nacionales de Berlín (Staatliche Museen zu Berlin).

Dahlem


Berlín
Dahlem proporciona un viaje etnográfico a otras civilizaciones y culturas

Aunque está alejado de la Isla de los Museos, la colección de museos de Dahlem, bien merece otro viaje hasta Berlín, en serio. Un Museo de Arte Indígena, uno de Arte Asiático y un impresionante Museo Etnológico. ¡Una verdadera locura! para los amantes de las tribus, etnias, culturas y poblaciones de África, Asia, América, Australia y el Pacífico. Medio millón de objetos que abarcan los más recónditos rincones, desde Tahití a la Polinesia, de los Akha a los olmecas. Faldas tejidas en Samoa, barcas procesionales japonesas, amuletos del Congo, joyas beduinas o cientos de fotografías, películas, sonidos y documentación relacionados con la herencia cultural del planeta. Yo estuve cinco horas dando saltos de alegría y grititos de auténtica demente. La advertencia más importante que debo hacer sobre este museo es ¡saldrás pensando en un viaje a las “quimbambas”! Avisado quedas.

Más información: Dirección: Museen Dahlem. Lansstraße 8. Entrada por Arnimallee 25, 14195 Berlín-Dahlem. Horario: de martes a viernes de 10 a 17 h. Fines de semana de 11 a 18 h. Lunes cerrado. Entrada: 8 €. Transporte: Metro U-Bahn: Línea U3 parada Dahlem-Dorf. Autobús nº 110 y 183 parada Dahlem-Dorf. Web: Ethnologisches Museum.


Tarjetas descuento: Según las visitas que vayas hacer durante tu viaje a Berlín puede que te interese adquirir alguna de las diferentes tarjetas de descuento que ofrece la Oficina de turismo de Berlín (tienen página en español). La Berlin WelcomeCard da derecho a viajar en transporte público, ofrece descuentos en más de 200 lugares de la ciudad y una guía de papel. La Berlin WelcomeCard Museum Island está disponible sólo en las oficinas turísticas, da derecho a entrar a los museos de la Isla durante 72 horas y por último existe la Museum pass Berlin que da derecho a entrar a 30 museos y a sus exposiciones durante 72 horas. Como todo hay que leerse la letra pequeña y asegurarse de qué museos entran y cuales no, su validez y contrastar el precio de la tarjeta con las visitas que se quieran hacer.

Rüdesheim en tres ideas: vino, paisaje y ensueño


Rüdesheim está situada a 65 kilómetros de Frankfurt, es la puerta de entrada al Valle de Loreley y al Valle del curso medio del AltoRin, declarado en el año 2002 Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Primera idea: Vino

Rüdesheim es conocida por sus viñedos y sus excelentes vinos. En el siglo X llegaron los primeros monjes franceses que venían a evangelizar con unas cuantas cepas de Pinot Noir y así empezó la tradición vinícola del lugar. Un peculiar giro en el Rin en forma de recodo, (en el kilómetro 526'4 se encuentra Rüdesheim) tiene la culpa de que en este punto de la geografía -la región de Rheingau- se produzcan los mejores vinos del país. El río queda situado de este a oeste y las laderas asomadas al Rin reciben toda la luz del sol y durante más horas al día. Esta peculiaridad junto a que las aguas son también caldeadas por el sol y reflejadas en la tierra, proporcionan a los viñedos un microclima capaz de madurar la uva por mucho más tiempo.

Los vinos de la región de Rheingau más apreciados son el Riesling (un vino blanco casi transparente que puede costar unos 12 € la botella, 3 € la copa) y Spätburgunder (el Pinot Noir más conocido). Llenar una copa de este vino es como tener un enorme rubí entre las manos, tiene una luminosidad especial. El sabor es dulce, afrutado, suave en el paladar, con un punto chispeante de juventud y con fuerza en el sabor que perdura en la boca ¡como un buen beso!.

Segunda idea: Paisaje

El Rin es un río evocador envuelto en un halo de misterio y fantasía. A través de él y partiendo de los diferentes amarres que se encuentran en la orilla de Rüdesheim es posible llegar en barco hasta Coblenza, Bonn y Colonia; situadas al norte, o hasta Maguncia; situada al sur. Rüdesheim invita a disfrutar de las vistas panorámicas que ofrece el río, de la misma manera que se puede disfrutar de una buena copa de vino, mientras se contempla el ir y venir de todo tipo de embarcaciones que circulan por el caudal del Rin. Existen establecimientos que ofrecen unas vistas sensacionales desde el tejado o desde alguna terraza cubierta con pérgolas llenas de flores. En mi tercera idea sobre Rüdesheim también hay mucho más sobre paisaje.

Tercera idea: Ensueño

Después de haberlo probado es imposible no recomendar el Romantik Tour. Una muy buena opción si se quiere visitar el Castillo de Rheinstein y subir al Monumento Niederwalddenkmal, ya que incluye todos los transportes (teleférico, telesilla y barco) así como las entradas, por tan sólo 16 €.

En Oberstrasse 37 se encuentra la Rüdesheim Seilbahn Talstation; la Estación del teleférico; aquí comienza el Romantik Tour. Unas diminutas cabinas, que pasan sobre los viñedos y campos de Rüdesheim am Rhein, van subiendo apaciblemente. A medida que la cabina del teleférico se eleva (hasta alcanzar los 203 metros de altura), se va obteniendo una vista panorámica del entorno y Rüdesheim va quedando atrás, pequeñita como si fuera una imagen irreal para dar mayor protagonismo a las aguas del Rin que emergen en un lado; esplendorosas.

Una vez bajas del teleférico comienza una pequeña caminata hasta el Tempel Rebenhaus, construido en 1788 por el Conde de Ostein y frecuentado durante el siglo XIX por los turistas románticos de la época. Dicen que sirvió de inspiración a muchos intelectuales, incluyendo al poeta Clemens Maria Brentano, Beethoven y Goethe.

Desde aquí parten numerosas rutas de senderismo que recorren la región de Rheingau; región vinícola que se extiende desde Rüdesheim a Wiesbaden. También se pueden recorrer los 320 kilómetros de distancia que hay entre Bonn y Wiesbaden a través del Valle Alto del Rin Medio.

Un camino entre los árboles lleva hasta el monumento a Germania; conocido con el nombre de Niederwalddenkmal. Fue construido en bronce por orden de Guillermo I entre 1871 y 1883, mide 38 metros de altura y pesa 32 toneladas. Representa la unión de todos los alemanes en la re-unificación del Imperio Germánico de 1870-1871. La figura principal simboliza a Germania y su restauración finalizó en febrero del 2013, con un coste aproximado de 15 millones de euros. Germania es una imponente “Madonna Prusiana” de 13 metros de alto que vigila que los franceses no se acerquen. Su corona de bronce mide 1 metro de ancho y la espada boca abajo y la corona de laurel indican que está “en son de paz”. A los lados hay dos enormes ángeles, Gabriel con una trompeta y el otro es el ángel de la paz. En el centro un panel con 180 figuras masculinas en un solo relieve queda presidido por la figura de Guillermo I. También puede verse el Dios Rin y a la Diosa Mosela que le entrega el cuerno de la seguridad. Unos paneles explicativos en la base del monumento explican la simbología y las curiosidades del monumento pero sólo está disponible en alemán.

Nuestra pequeña caminata no ha hecho más que empezar y continuamos atravesando el Landschaftspark Niederwald; un enorme parque ubicado entre bosques que siguen el curso del Rin y donde se encuentran diseminados varios miradores y edificios pintorescos. Pero esto os lo contaré otro día con un buen Riesling en las manos.

Puedes seguir esta excursión de un día en la Ruta senderista por Rüdesheim.


Más información: Transporte: Desde la estación de trenes de Frankfurt Hauptbahnhof salen cada día trenes hacía Rüdesheim (vía 23 dirección Neuwied) el trayecto dura poco menos de una hora. Precio del billete: 11 €. Las máquinas de billetes no aceptan tarjetas de crédito con chip ya que no se puede teclear el número secreto, llevar suficiente dinero en metálico.

Berlin Street Art Experience


Ayer a las 13 h. pude asistir a la presentación de "Berlin Street Art Experience" que VisitBerlin, Alemania Destino Turistico y Vueling ofrecieron en AILAIC; un nuevo espacio ubicado en Barcelona, muy cerca de Sagrada Familia.

Nuestros anfitriones alemanes entre los que se encontraba Frank Bausback, Christian Tänzler y el artista berlinés Hendrik Heidt, nos transportaron al Berlín del arte y de la luz. Del arte de la mano de la divertida presentación donde periodistas, blogueros y responsables de empresas dedicadas al turismo, pudimos garabatear sobre la fotografía del Muro de Berlín ¡al estilo del mejor grafitero!. Nuestra obra de arte preside una bolsa conmemorativa del 25 aniversario de la caída del muro (sí, el año que viene hará veinticinco años de aquél histórico acontecimiento).

Todos disfrutamos de esta experiencia artística y de la simpatía del grupo de asistentes que nos congregamos bajo una atmósfera familiar y una luz especial. Luz gracias al local elegido para la presentación, como sus responsables dicen: “AILAIC es un espacio vivo” y yo añadiría que lleno de una magnífica claridad que se cuela a través de las claraboyas del techo y que convierte en primavera al más crudo invierno.

La lista de agradecimientos no estaría completa sin mencionar a Azulius Catering que nos sorprendió con su excelente cóctel de bienvenida; un Gin Fizz -con una textura caliente y cremosa en la superficie y un dulce y fresco sabor en su interior-. El recorrido gastronómico fue suculento, desde unas cónicas patatas bravas hasta unos pinchos de queso mozzarella y aceitunas de Kalamata.

Berlín es un destino que deja buen sabor de boca, pero si además es presentado con tanto esmero, entonces Berlín, queda en el recuerdo y en el deseo.

Más información: Ailaic. Dirección: Passatge Utset 14, 08013 Barcelona. Teléfono: 93 237 31 86. Web: Ailaic.

Frankfurt: metrópolis de la sidra


Frankfurt es la ciudad natal de Goethe, es el centro financiero y geográfico de Alemania pero también es la gran metrópolis de la sidra. Sí, sí, Frankfurt es la metrópolis de la sidra y no de la cerveza ¿curioso verdad?. La sidra de manzana es la bebida tradicional de Frankfurt, denominada Ebbelwei, Apfelwein o Stöffche por los francforteses. La ciudad acoge desde hace decenios a un centenar de restaurantes de cocina regional y sidrerías antiguas en el barrio de Sachsenhausen; el barrio de la sidra.

Sachsenhausen; el barrio de la sidra


Sachsenhausen
Tabernas en Sachsenhausen, Frankfurt
Sachsenhausen es un barrio típico famoso por sus edificios con fachadas escalonadas, callejones estrechos y multitud de tabernas donde se sirve sidra de manzana. Sachsenhausen apenas sufrió los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial y es por eso que se han conservado bonitas casas de madera. Os recomiendo recorrer las calles de Klappergasse, Neuer Wall y Klritter Frankenstrasse, aquí encontraréis todo el ambiente que el mundo de la sidra os puede ofrecer. Hay centenares de sidrerías tradicionales que a las 6 de la tarde ya están abarrotadas de gente.

Apfelwein Klaane Sachsehäuser
Mi sidra en Apfelwein Klaane Sachsehäuser
Algunas son tascas rústicas, otras tienen un encanto pintoresco. La clientela es de lo más variada: parejas, grupos de amigos, familias más o menos numerosas, pero el ambiente que se respira es siempre animado, se respira relax y actividad; sobretodo detrás de la barra donde no cesan de llenar jarras de sidra y de preparar platos de comida. Un vaso de la famosa sidra de Frankfurt cuesta aproximadamente 1'7 €, un placer económico si se tiene en cuenta que se puede disfrutar del ambiente auténtico de una sidrería alemana.

Cómo llegar

El tranvía nº 14 (de aire retro y cierto encanto) nos lleva al barrio de Sachsenhausen pero si lo que queréis es pasar un buen rato, el Ebbelwei-Express es una manera divertida de conocer más sobre esta bebida. Subidos en un tranvía histórico, se recorre durante una hora los puntos turísticos más destacados de Frankfurt, acompañado de música y una botella de sidra, de zumo de manzana o de agua mineral que junto con una bolsa de pretzels regala la empresa de transporte. El precio del trayecto ronda los 7 €.

Goethe Haus: la casa natal de Johann Wolfgang von Goethe (Frankfurt)


Johann Wolfgang von Goethe nació en Frankfurt el 28 de agosto de 1749 dentro de una familia burguesa. La casa natal bautizada con el nombre A las tres liras se convirtió desde el año 1863 en la viva imagen de la vida acomodada del siglo XVIII. El padre de Goethe era abogado y Consejero Imperial, pertenecía a la alta sociedad y dio a su hijo la mejor educación privada de la época.

En las 4 plantas del edificio se puede disfrutar de los muebles, cuadros, objetos, y de la decoración, de un total de 16 habitaciones con diferentes usos y donde Goethe vivió sus primeros años de juventud. La casa fue destruida durante un ataque aéreo en 1944 pero por fortuna el mobiliario estaba guardado en otro lugar y pudo ser salvado.

Entre 1944 y 1951 la casa, de estilo barroco tardío, es reconstruida fielmente y reabierta al público tres años más tarde. Goethe sintió especial predilección por esta casa que fue la protagonista de su novela Poesía y verdad.

Especialmente interesante es la cocina ubicada en la planta baja y que conserva una bomba de agua, algo extraordinario para ese momento, y que permitía extraer agua de un pozo que había en el sótano. Otro de los objetos interesantes que pueden verse en esta planta es una caja anti-incendios, estaba situada en el pasillo y permitía sacar velozmente los objetos de valor en caso de fuego.

Se accede a la primera planta a través de una amplia escalera, de la que sólo los primeros cuatro escalones son originales, pero que luce una bonita barandilla color negro de hierro forjado. De entre todas las habitaciones de esta planta, la más vistosa es la llamada Pekín debido a la decoración de sus paredes.

En la segunda planta se encuentra la habitación donde nació Goethe y la biblioteca, entre todos los objetos expuestos destaca un reloj astronómico de 1746 que predomina expuesto en la antesala. Están representadas las fases lunares, los signos del zodiaco y la figura de un oso que cuando se tumba indica que hay que darle cuerda al reloj.

En la última planta hay una prensa que servía para planchar sábanas, un teatro de títeres de juguete y la habitación de paredes verdes donde Goethe escribió la primera versión de Fausto.

Museo Goethe
El edificio adyacente a Goethe Haus corresponde al Museo Goethe; una galería donde se exponen pinturas, grabados y manuscritos de autores coetáneos del artista y que posiblemente influyeron en su obra. Hay imágenes del Frankfurt que vivió en su tiempo Goethe y de la corriente artística llamada Romanticismo Alemán. Es una manera amena de conocer más sobre la vida de este poeta nacido en Frankfurt y que amaba el arte por encima de todo.


Más información: Dirección: Großer Hirschgraben 23-25, 60311 Frankfurt am Main. Teléfono: +49 (0) 69/ 138 80 – 0. Entrada (sirve para los dos museos): 7 €. 50% con la Frankfurt Card. Horario: de lunes a sábado de 10 a 18 h. Domingos y festivos de 10 a 17:30 h. Transporte: S-Bahn líneas 1-6, 8 y 9 y U-Bahn línea 1-3, 6 y 7 parada Hauptwache. U-Bahn línea 1, 3, 4, 5 y 8 parada Willy Brand Platz. En la taquilla donde se venden las entradas, hay a la venta un pequeño libro titulado “Descubrir a Goethe” que consta de 20 páginas y cuesta 1.5 €. Está disponible en varios idiomas, entre ellos el español, donde explica cada estancia que se visita y los objetos más interesantes expuestos en el museo; os lo recomiendo. Web: Goethe Haus.

La historia de un Blogtrip a Alemania


Todo empezó con una interesante propuesta de TravelBloggers Meeting a principios de marzo. Como ya va siendo habitual cada año, el equipo de TBM organiza un encuentro de blogueros de viaje para poner sobre la mesa: iniciativas, información y mucha dosis de entusiasmo, para los viajeros y viajeras que creemos en la necesidad de estar presentes en la web. El encuentro que proponían se iba a celebrar, la tercera semana de mayo, en Tarragona y decidida a salir del anonimato y de detrás del ordenador, me animé a participar.

Aceptada mi solicitud y un mes más tarde, TBM anunciaba la posibilidad de ser ponente en el #TBMCatSur para descubrir a los 150 viajeros que asistirán a Tarragona, una zona poco conocida de Alemania, se trata de Frankfurt am Main y la pequeña población situada a 65 kilómetros Rüdesheim am Rhein. Gracias a la Oficina de Turismo de Alemania y a la compañía aérea Vueling, quienes patrocinan este blogtrip exclusivo, pudimos participar diez de los blogueros asistentes al #TBMCatSur, entre los que se encontraba finalmente la ganadora del blogtrip: Judith Rivero responsable del blog Travellingdijuca.com.

El cómo y porqué Judith acabó invitándome a ser su acompañante, es una historia que tendremos que contar junto a una botella de Apfelwein (vino de manzana) típico de la zona ;) .

Anécdotas de algunos de mis vuelos


Alguna vez os habéis preguntado: ¿cuántas veces habré subido a un avión?

Hay quien no soporta volar y otros, disfrutamos como niños con la sensación del despegue. Cada uno de los 186 vuelos que he realizado, ha sido diferente. Aquí os cuento algunas de las anécdotas vividas en mis primeros vuelos:

Compañeros de asiento peculiares
En mi segundo vuelo intercontinental, de São Paulo (Brasil) a Barcelona, tuve de compañero a un hombre de larga melena pelirroja que viajaba con indumentaria típica escocesa. Llevaba un vistoso kilt de cuadros color verde, unos calcetines negros con pompones e incluso un sporran (una especie de bolsa-monedero colgada al cinturón) de cuero negro. Después de 19 años viajando, no he coincidido con nadie tan peculiar como aquel escocés.

Mi primera metralleta y el Duty Free más exclusivo
Aterrizar en el Aeropuerto de Bahrain (Golfo Pérsico), en muchos sentidos es ¡toda una experiencia!. El vuelo Barcelona a Bangkok hacía escala allí por la noche, y eso me permitió ver a través de las ventanilla a Durrat Al Bahrain; una isla artificial en forma de media luna que iluminada por la noche y desde el aire, se asemeja a un espejismo en el desierto. Cuando llegas al Duty Free de Bahrein te das cuenta de que vives en otro mundo, jeques árabes, soldados con metralletas y todo el lujo que puedas imaginar, inalcanzable para la mayoría.

Sobrevolando una tormenta de arena
El vuelo desde Aswan hasta Abu Simbel en Egipto fue corto; igual que la visibilidad del piloto. Durante los escasos 45 minutos que duró el trayecto, el cielo se volvió de color vainilla y me acordé mucho de las palabras del guía, cuando estando en tierra nos dijo: "En Abu Simbel hay una tormenta de arena y nos retrasan el vuelo, voy a ver si puedo cambiar los billetes con otra compañía que no tenga unas normas de seguridad tan estrictas". Afortunadamente sigo aquí ;)

Servicio exclusivo
Algunas compañías aéreas se toman la puntualidad muy seriamente, tanto es así que en un vuelo Barcelona-Ankara, Lufthansa vino a recogernos con un coche a pie de pista, en el Aeropuerto de Múnich donde hacíamos escala, para llevarnos al avión que continuaba hacia Turquía. La carrera y las luces de emergencia debieron extrañar a los pasajeros que esperaban sentados contemplando la escena. Finalmente llegamos a nuestro destino a la hora prevista.

Mi última anécdota viajera en un vuelo, fue con Canaryfly, el comandante nos saludó por megafonía.

Los viajes más populares