Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como Zaragoza

Fin de semana en Zaragoza: ciudad Mudéjar

La UNESCO declaró en 2001 Patrimonio Mundial de la Humanidad el arte mudéjar de Aragón , atraída por ese legado musulmán fui a Zaragoza a pasar un fin de semana entre yeserías, maderas policromadas y paredes de ladrillo ricamente decoradas. Los árabes llegaron a Zaragoza en el año 714 y la convirtieron en una importante ciudad musulmana llamada Madinat Saraqusta (la ciudad blanca). Los Banu Qasi , una familia muladí procedente del Valle del Ebro, la convirtieron en capital de su reino taifa. Basílica de Nuestra Señora del Pilar La joya de la ciudad de Zaragoza y del arte barroco de Aragón es sin duda, la magnífica Basílica de Nuestra Señora del Pilar . Está dedicada a la Virgen del Pilar , patrona de España, y fue el primer templo mariano construido en toda la cristiandad. Dicen que fue la Virgen María en el año 40 quien vino hasta aquí para encontrarse con el Apóstol Santiago . El templo que vemos hoy es la obra construida en 1681 con los planos del arquitecto Francisco de

Palacio de la Aljafería: el Palacio de la Alegría (Zaragoza)

Los árabes llegaron a Zaragoza alrededor del año 714 y testigo mudo de aquella “visita” legaron a la ciudad una maravillosa colección de piezas arquitectónicas de arte mudéjar ; una muestra espléndida de la arquitectura árabe en España. El Palacio de la Aljafería fue levantado por Abu Yafar Ahmad Al-Muqtadir , durante su reinado entre los años 1046 y 1082, con el nombre de Qasr al-Surûr “Palacio de la Alegría”. Desde entonces albergó la residencia de los reyes de taifas hasta la conquista de Alfonso I ; cien años más tarde. Los Reyes Católicos supieron reconocer la belleza y el valor de esta joya hispanomusulmana y conservaron varias dependencias del palacio original. Entre las que se encuentra una Mezquita interior construida en alabastro, la Torre del Trovador decorada con pinturas geométricas y un bello pórtico engalanado con arcos de yeserías, situada en el Patio de Santa Isabel , que junto a las albercas y la vegetación te trasladan al misterioso mundo árabe.