Ir al contenido principal

El Monasterio de Poblet

Unesco

El Real Monasterio de Santa María de Poblet se encuentra rodeado de viñedos, al pie de la Sierra de Prades (Conca de Barberà, Tarragona). En la actualidad es un centro de vida monástica en activo, donde la espiritualidad y la cultura se dan la mano. Este importante conjunto gótico fue fundado en 1151 gracias a la donación de estas tierras por parte de Ramón Berenguer IV, conde de Barcelona, a los monjes cistercienses de la abadía francesa de Fontfroide. Su aspecto exterior, mezcla de fortaleza y monasterio, ¡impone! y su aspecto interior te sorprenderá.

Visita al Monestir de Poblet

Iglesia Mayor de Santa María
Iglesia Mayor de Santa María
Tras pasar la Puerta Dorada que luce matacanes y almenas, se entra a un patio empedrado que da la bienvenida a los peregrinos que visitan el Monasterio de Poblet; uno de los cenobios cistercienses más grandes de Europa. Conocido como la Abadía de Piedra, el monasterio presenta una doble muralla que te encantará. La primera mide 1650 metros de largo por 5 metros de altura y la segunda cierra el espacio de clausura con una muralla de 608 metros de largo por 11’3 metros de altura y 2 metros de espesor. A mano derecha de la Plaza Mayor se encuentra el acceso a la iglesia del monasterio cuya puerta de entrada presenta una hermosa ornamentación del siglo XVIII.

Puerta Real
Cruz del abad Guimerà y Puerta Real
Por la izquierda, se accede a la visita del Monasterio de Santa María de Poblet a través de la Puerta Real construida en el siglo XIV. La puerta está flanqueada por dos sólidas torres que dan paso a las dependencias de la antigua clausura. En este monasterio-fortaleza fundado por 12 monjes y su abad Gerardo, se dedicaron al rezo, al estudio y al trabajo hasta 1835, cuando fue abandonado. El edificio monástico fue ampliándose durante esos años, así que en muchas estancias es posible ver una mezcla de estilos arquitectónicos. El Monasterio de Poblet fue resucitado en 1940 por 4 monjes de la Congregación de San Bernardo que lo repoblaron y cuyos miembros siguen hoy perpetuando su legado.

Claustro Mayor

Claustro

Tras visitar el vestíbulo, no hay que perderse el magnífico claustro románico de la abadía cisterciense. Construido entre el siglo XII y XIII, con bóvedas de crucería, en sus paredes se pueden ver varias tumbas de nobles catalanes, En el patio del Claustro Mayor se conserva un pequeño pabellón con una fuente románica. Se trata del lavatorio donde los monjes hacían sus abluciones antes de entrar al refectorio o comedor. Las columnas románicas del claustro tienen una amplia variedad de diseños en sus capitales, pero ninguno es zoomórfico.

Refectorio
Refectorio del Monasterio de Poblet
Alrededor del claustro del Monasterio de Poblet se distribuyen varias estancias monacales que merecen una visita, como: la cocina del siglo XIII, el calefactorio donde se calentaban los monjes en los peores días de invierno, la biblioteca que inicialmente era el espacio destinado a Scriptorium. A continuación de la escalera que accede al dormitorio de los monjes se encuentra la Sala Capitular decorada con capiteles románicos con diseños florales. En el suelo pueden verse las laudas sepulcrales de varios abades perpetuos. El refectorio del Monasterio de Santa María de Poblet fue construido en el siglo XII y es un espacio aún en uso. El comedor de los monjes mide 33’5 metros de largo por 8’25 metros de ancho y puede verse a través de un cristal.

Iglesia Mayor de Santa María

Panteón Real de la Corona de Aragón
Panteón Real de la Corona de Aragón
Bajo el crucero de la gran nave de 85 metros de longitud y 21 metros de anchura de la Iglesia Mayor de Santa María, se encuentra el espectacular Panteón Real de la Corona de Aragón. Dos arcos de piedra y mármol acogen los magníficos sepulcros de los antiguos reyes de Cataluña y Aragón. Las tumbas pertenecen a: Pedro IV de Aragón, también conocido como Pere el Cerimoniós, y sus 3 esposas: Doña María de Navarra, infanta Leonor de Portugal y la reina Leonor de Sicilia. También recibieron sepultura en el Monasterio de Santa María de Poblet: Ramón Berenguer IV, Jaime I el Conquistador y Alfonso V el Magnánimo. Algunas de las tumbas fueron restauradas por el escultor Federico Marés y su contemplación no deja indiferente. Otra de las obras destacadas del Monasterio de Poblet es el retablo de alabastro situado en el Altar Mayor, obra de Damián Forment; escultor del Retablo Mayor de la Basílica del Pilar de Zaragoza.

Refectorio de conversos
El Refectorio de conversos fue construido en el siglo XIII y se transformó en bodega en el siglo XV
La visita continúa por las dependencias del Palacio del Rey Martín levantado entre 1397 y 1406 y que en la actualidad acoge la colección de arte del monasterio. Tras acceder a la Sala del abad Copons de estilo gótico se llega al dormitorio de los monjes jubilados ambas destacan por sus arcos ojivales y sus bóvedas de crucería. Una vez en el exterior podemos entrar por la puerta principal a la Iglesia Mayor de Poblet o descubrir la Capilla de San Jorge o la Capilla de Santa Catalina situadas fuera del recinto monacal.

El Monestir de Poblet fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1991.

Más información: Monestir de Poblet. Dirección: A 4 kilómetros de Vimbodí, 43448 Abadía de Poblet (Conca de Barberà). Teléfono: 977 870 089. Horario: del 13 de octubre al 15 de marzo laborables de 10 a 12:30 h. y de 15 a 17:25 h. Del 16 de marzo al 12 de octubre de 10 a 12:30 h. y de 15 a 17:50 h. Domingos y festivos, todo el año de 10:30 a 12:25 h. y de 15 a 17:25 h. La visita es guiada y tiene una duración aproximada de 1 hora. Entrada: 12 €. Existe una entrada conjunta para visitar los 3 monasterios de La Ruta del Cister que cuesta 15 € y tienes un año de plazo para utilizarla. Web: Monestir de Poblet. (Datos actualizados en 2020).

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Roca Foradada de Cantonigròs

Quizás para muchos la Comarca de Osona les suene bastante lejana y desconocida a pesar de que se encuentra en la provincia de Barcelona. Seguramente no es la región más visitada de Catalunya, pero esconde poblaciones encantadoras y lugares que parecen sacados de un cuento medieval. Nos encontramos en el interior, a 15 kilómetros de Vic (ciudad que recomiendo visitar) y a 80 kilómetros de la ciudad de Barcelona, pero os va a parecer otro mundo. 
Hoy toca calzarse las botas de montaña y colgarse la mochila bien aprovisionada de agua, tentempiés y espíritu de caminante. Atentos, ahora viene lo más difícil, situar en un mapa los nombres de Santa María de Corcó, L'Esquirol y Cantonigròs con la única intención de visitar La Roca Foradada. Seguramente hay que estar loco, para hacer una escapada sólo para ver un agujero en una pared de piedra, sí, aunque en defensa de mi cordura diré que no es un agujero cualquiera.
Junto al Campo de Fútbol de Cantonigròs encontraremos un sendero en baja…

La Alhambra de Granada: nuestra joya nazarí

MuhammadI fundó en el año 1238 una nueva dinastía; la DinastíaNazarí que construiría la ciudad más hermosa de la Península Ibérica. El últimoreinomusulmán de Occidente en Europa duraría hasta el año 1492, dejando para la posteridad uno de los monumentos más bellos del mundo: la AlhambradeGranada. Es el legado musulmán más apreciado de la arquitectura islámica en Europa y una de las joyas más exquisitas del arte nazarí.

La Alhambra de Granada está situada sobre una colina llamada Sabika que ya desde época romana había sido habitada y de la que destacaba la riquezadeagua y una particular tierra arcillosa de colorrojo. Dicen que la tonalidad de la tierra pudo dar nombre al conjunto: al-Qalaal-Hamra que significa “Fortaleza Roja”, pero hay quien dice que el nombre le viene de las antorchasyfogatasencendidas por la noche, para seguir trabajando en su construcción. La generosidad de la tierra y la abundancia de agua aseguró cosechas, frutales, huertas y jardines. Y después de tantos siglo…

Villa Quijano: El Capricho de Gaudí (Comillas, Cantabria)

Una de las primeras obras del arquitecto Antoni Gaudí, que se conservan en la actualidad, es la casa que diseñó para Máximo Díaz de Quijano. Un soltero acaudalado, concuñado de Antonio López López primer Marqués de Comillas, que necesitaba una villa de veraneo en Cantabria.
Corría el año 1883 (diez años antes de que se declarara el modernismo de Víctor Hortacomo estilo arquitectónico en Bruselas), en San Petersburgo se iniciaban las obras de la Iglesia de la Resurrección de Cristo, y dirigiendo la construcción que comenzaba en Comillas, se encontraba un compañero de promoción de Gaudí de la Escuela de Arquitectura de Barcelona: el arquitecto Cristóbal Cascante Colom. Con las órdenes que recibía de Gaudí desde Barcelona (el arquitecto se encontraba levantando la Casa Vicens y no podía desplazarse hasta Comillas) y con una minuciosa maqueta y multitud de planos detallados se creó El Capricho de Gaudí que se terminaría en 1885. La casa destaca por su llamativo color y esa reminiscenci…