Ir al contenido principal

Hôtel Solvay: la mansión más prestigiosa de Victor Horta

El Hôtel Solvay es la obra más ambiciosa y espectacular de Victor Horta

El Hôtel Solvay es la mansión más grande y la más prestigiosa de época Art Nouveau de Victor Horta. El cliente era Ernest Solvay, el hijo del magnate industrial Armand Solvay, y su esposa Fanny Hunter, que le encargaron la vivienda familiar.

Lámparas en forma de flores inundan los espacios

La familia Solvay le dio “carta blanca” y presupuesto ilimitado, al arquitecto más caro de Bruselas, lo que le permitirá aplicar algunas técnicas innovadoras a esta casa y desarrollar al máximo su talento como interiorista.

Detalle de un radiador diseñado por Victor Horta

Horta trabajaría en el proyecto entre 1894 y 1903, diseñando todo el interior y el mobiliario, cuidando hasta el más mínimo detalle. Hoy en día la estructura interior y los muebles originales diseñados especialmente para el Hôtel Solvay, se conservan en su sitio y la casa puede visitarse.

Fachada

Las rejillas de ventilación de la fachada regulan el aire interior

Aunque es lo único que ha sido ligeramente modificado, la fachada en piedra, de 15 m de ancho, muestra dos miradores simétricos coronados por balcones de hierro forjado que sobresalen a lo largo de dos plantas. El efecto curvo de la fachada continúa en la puerta de entrada.

Entrada

La entrada dispone de un sistema de calefacción ideado por Victor Horta

La entrada es una puerta por donde accedían antiguamente los carruajes. Nos recibe una estatua de "La Science", realizada en mármol blanco por Pierre Braecke. Destacan las columnas y vigas de hierro que como el resto del armazón del Hôtel Solvay fue una revolución decorativa.

Recibidor de honor

El recibidor se encuentra a los pies de una gran escalera de mármol

Cuando los visitantes bajaban de sus carruajes eran recibidos en esta sala. Lo primero que veían era el lienzo puntillista de gran tamaño, titulado “Lectura en el parque, una tarde de otoño”, realizado en 1902 por el pintor belga Théo Van Rysselberghe.

Guardarropa

La mesa de caoba fue diseñada por Victor Horta para otro edificio

A la derecha encontramos tres salas: un guardarropa junto a un baño para las visitas y el despacho del propietario de la casa para recibir clientes. El perchero del guardarropa conserva 65 ganchos de bronce para colgar abrigos, lo que permite imaginar que el Hôtel Solvay sirvió de espacio para grandes recepciones. El suelo conserva un hermoso pavimento de decoración geométrica.

Baño de visitas

Madera oscura con diseños ondulados de Victor Horta

Una vidriera decorada con una flor de iris, da luz al mueble del lavabo, que es asimétrico y ayuda a separar un inodoro de 1889 de la firma inglesa Twyfords, del urinario situado frente al espejo. El Hôtel Solvay es un magnífico ejemplo de cómo vivía la alta burguesía bruselense de principios del siglo XX.

Despacho

Cerca de la ventana hay un teléfono de pared

Armand Solvay realizaba encuentros profesionales en este despacho del Hôtel Solvay. Esta oficina, que también hacía funciones de sala de visitas, también servía como sala de recepción. El despacho está presidido por un escritorio y una librería de madera de caoba, ambos diseñados por Victor Horta para otro edificio.

Cocina

El fregadero también fue diseñado por Victor Horta 

En el otro extremo del recibidor se encuentra la cocina que era utilizada además como comedor para el servicio. Destaca la luminosidad del espacio cuando en aquella época lo normal era que las cocinas estuvieran en los sótanos.

La mesa de la cocina es obra de Ado Chale para el Hôtel Solvay

La cocina del Hôtel Solvay tiene acceso directo al jardín, lo que mejoraba el bienestar del personal. A la izquierda de la cocina puede verse un pequeño armario en el radiador que servía para calentar los guantes. Cerca de la puerta hay un panel que servía para llamar desde cualquier habitación de la casa.

Escalera de mármol al segundo piso

En el Hôtel Solvay cada puerta, ventana o techo es una obra de arte. En la casa hay contabilizados 17 tipos de madera y 23 tipos de mármol. La extravagancia visual se acentúa con la amplia gama de rojos anaranjados de la decoración que aumentan la idea de lujo y comodidad.

Escalera al primer piso

Los bancos junto a la escalera camuflan un sistema de ventilación

El interior del Hôtel Solvay es una muestra de los elementos más recurrentes de Victor Horta como, por ejemplo: los muros curvos, la combinación de hierro y piedra, los motivos vegetales y la luz natural que, en el caso del Hôtel Solvay, entra a raudales por una magnífica vidriera en forma de alas de mariposa.

Una impresionante claraboya preside la escalera del primer piso

Una gran escalera doble de mármol con barandilla de hierro dorado y madera de caoba, invita a subir al primer piso. Nos paramos en un gran espacio diáfano donde se distribuye el comedor, la sala de billar, un salón y la sala de música.

El interior del Hôtel Solvay está excepcionalmente bien conservado

Todas estas salas se convierten en un único espacio o en espacios separados, simplemente abriendo o cerrando las puertas acristaladas, creando así el lugar ideal para la celebración de recepciones y banquetes. El techo del rellano está decorado con un excepcional mosaico.

Comedor

La chimenea es de mármol amarillo de Numidia y mármol rojo Griotte

El comedor del Hôtel Solvay tiene acceso a una terraza que da al jardín. Los motivos vegetales están también muy presentes en la decoración de este espacio; en la carpintería que recorre las paredes y en las grandes vitrinas y consolas.

Las sillas están tapizadas con piel de vaca y estampado de cocodrilo

Sobre la alfombra hecha a mano se encuentra la mesa del comedor realizada en caoba. Luce unas patas con ruedas y hermosa decoración de motivos vegetales. El comedor está decorado en tonos rojos, naranjas y amarillos que hacen brillar, aún más, los adornos dorados del techo.

Sala de billar

Victor Horta quiso que los espejos reflejaran la luz de las lámparas

Desde el mobiliario y las butacas hasta la mesa de billar, la carpintería y la iluminación fueron diseñados por Victor Horta. El Hôtel Solvay fue la primera casa en Bélgica con iluminación eléctrica y los transeúntes se paraban frente a la casa para verla iluminada con cientos de bombillas.

Salón central

Mesa de madera y mármol y asientos tapizados con terciopelo

El salón central era utilizado como sala de fumadores y da al balcón principal. Cuando se ofrecían recepciones, las vitrinas podían recogerse como un acordeón y ampliar el espacio. En la mesita puede verse una fotografía del propietario; el nieto de los diseñadores Louis y Berthe Wittamer-De Camps que adquirieron el Hôtel Solvay en 1958. 

Sala de música

Una espectacular chimenea de bronce preside la sala de música

La sala de música está presidida por una magnífica chimenea de bronce diseñada por Victor Horta como los sillones en madera y terciopelo que fueron diseñados especialmente para este espacio. Debajo de los espejos puede verse unos cubrerradiadores en forma de repisa.

Escalera al segundo piso

El Hôtel Solvay está decorado con motivos que recuerdan a la naturaleza

Subimos al segundo piso por una escalera decorada con luces cuyos apliques vegetales son de caoba y donde vemos un lienzo pintado en 1913 por Théo Van Rysselberghe de los Jardines del Generalife de la Alhambra de Granada. A la derecha se encuentra un aseo para invitados.

Jardín de invierno

Una segunda claraboya ilumina el segundo piso

El rellano del segundo piso tiene unos sofás para descansar y una vidriera curva que proporcionaba luz a las plantas colocadas en el estante de mármol y que servía como jardín de invierno. Al otro lado, otra vidriera floral cierra un pasillo con acceso al vestidor.

Despacho de Armand Solvay

La biblioteca, chimenea y lámparas son diseños de Victor Horta

En uno de los extremos se encuentra el despacho decorado con revestimientos y muebles de roble. En la chimenea puede verse el busto en mármol de Armand Solvay. La ventana de guillotina está adornada con una vidriera con la decoración de un árbol.

Despacho de la Señora Solvay

El despacho y la mesa son diseños Art Nouveau de Victor Horta

Esta sala utilizada también como tocador, muestra un diván y un espectacular escritorio de madera de arce y metal diseñado por Victor Horta. En una de las esquinas puede verse una pequeña estantería de madera para libros.

Dormitorio

El dormitorio tiene varios armarios empotrados

Sobre la chimenea puede verse la fotografía de la cama del dormitorio, hoy desaparecida. El dormitorio también contaba con un rincón de desayuno donde la pareja podía desayunar de manera informal. Destacan las grandes esculturas de mármol de “La Fuerza” y “La Juventud” ambas de Victor Rousseau.

Sin visitar

Pasillo acristalado con acceso al vestidor bajo el tercer piso

Al otro lado del Jardín de invierno se encuentran varias habitaciones que no se visitan como son: un baño decorado con ladrillos esmaltados y mármol de Carrara, la sala de estudio y la sala de juegos de los tres hijos de la pareja. Tampoco son visitables las habitaciones del tercer piso donde se encuentran los dormitorios de los niños y el dormitorio de la institutriz

Diseño floral en la barandilla de acero y caoba del tercer piso

El cuarto piso estaba reservado al personal de servicio que contaba con cinco habitaciones. El Hôtel Solvay fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 2000 y es de visita obligada si viajas a Bruselas y te apasiona el Art Nouveau.

Más información: Hôtel Solvay. Dirección: Avenue Louise 224, 1050 Bruselas. Entrada: 16 €. Visita: 40 minutos. No dejan hacer fotografías. Nosotros teníamos un permiso especial gestionado por Visit Brussels. Web: Hôtel Solvay

Hemos visitado otros edificios diseñados por Victor Horta en Bruselas como la tienda Wolfers y su casa-taller.

Toda la información generada durante mi viaje a Bruselas puede consultarse a través de los hashtags #visitbrussels y #PDBruselas


Comentarios

Los viajes más populares

Qué ver en Ereván: la capital de Armenia

Iglesias Katoghike y Santa Ana La historia de Yerevan o Ereván se remonta al año 782 a. C. (unos años antes que la fundación de la ciudad de Roma fechada alrededor del 753 a. C.). Estamos en la capital de un país que se remonta a la época de los asirios y aunque las guerras con medos, Darío I , Alejandro Magno , Aníbal Barca , romanos y persas, han dejado poco lugares intactos, su visita no te va a dejar indiferente. Si no vas a recorrer todos los museos de la capital, un par de días son suficientes para ver los monumentos más importantes. Aunque ten en cuenta que la capital del país sirve de campamento base para visitar muchos lugares imprescindibles de Armenia . Nosotros de un circuito de 15 días por el país, pasamos 9 días durmiendo en Ereván. Lleva escrito en armenio y ruso los lugares más importantes que quieras visitar Lo primero que vas a notar es que el inglés te va a ser poco útil, espera al momento que tengas que encontrar tu autobús en la estación y te dar

Gijón romano: Villa Romana de Veranes

La parte noble quedaba separada del área de servicios por un patio A 12 km de Gijón se encuentran los restos de la Villa Romana de Veranes construida en el siglo IV d. C. como resultado de una ampliación y mejora de una construcción anterior del siglo I d. C. La villa está muy cerca de la vía romana de la Vía de la Plata que conducía a la capital del territorio: Asturica Augusta (Astorga). Vista aérea de la Villa Romana de Veranes en 2003 De aquella gran villa se ha conservado una parte de la pars urbana que correspondería a la zona residencial de una finca de gran tamaño. Las villas romanas eran explotaciones rurales agropecuarias con espacios dedicados a la explotación de grandes extensiones de tierra. La pars rustica que corresponderían a la parte de la explotación del fundus o zona rural, es una de las zonas más antiguas. Mapa de la Villa romana de Veranes En el museo de la Villa Romana de Veranes se encuentra una sala con la exposición permanente que exhibe los objetos encont

Ruta a pie por el barrio más antiguo de Bayonne

Imprescindible descubrir las casas en el Quai Augustin Chaho Bayonne , Bayona o Baiona (que significa “ buen río” en euskera), 3 nombres que recuerdan la esencia francesa, española y vasca de la que está considerada la Puerta al País Vasco Francés y la ciudad más monumental de la región . Permíteme utilizar indistintamente los 3 nombres de Bayonne, Bayona o Baiona a lo largo de esta ruta por el barrio más antiguo de Bayonne. Esta joya del País Vasco francés, capital administrativa, cultural y económica del País Vasco Francés, se encuentra situada a ½ hora en coche de España y a 10 minutos de Biarritz y de la costa. Fachadas del Quai Galuperie reflejadas en las aguas del Nive Asentada a 6 km del Océano Atlántico, en la confluencia del río Adour (gascón) y el afluente Nive (vasco), Bayonne tiene una belleza especial que se refleja en sus aguas. Un conjunto de bellas mansiones se extiende en sus riveras y en el interior de la ciudad fortificada. El agua y una serie de puentes que facili

Villa Quijano: El Capricho de Gaudí (Comillas, Cantabria)

Una de las primeras obras del arquitecto Antoni Gaudí , que se conservan en la actualidad, es la casa que diseñó para Máximo Díaz de Quijano . Un soltero acaudalado, concuñado d e Antonio López López primer Marqués de Comillas , que necesitaba una villa de veraneo en Cantabria. Corría el año 1883 (diez años antes de que se declarara el modernismo de Víctor Horta como estilo arquitectónico en Bruselas), en San Petersburgo se iniciaban las obras de la Iglesia de la Resurrección de Cristo , y dirigiendo la construcción que comenzaba en Comillas, se encontraba un compañero de promoción de Gaudí de la Escuela de Arquitectura de Barcelona: el arquitecto Cristóbal Cascante Colom . Con las órdenes que recibía de Gaudí desde Barcelona (el arquitecto se encontraba levantando la Casa Vicens y no podía desplazarse hasta Comillas) y con una minuciosa maqueta y multitud de planos detallados se creó El Capricho de Gaudí que se terminaría en 1885. La casa destaca por su llamativo color

Capbreton: entre leyendas marineras y playas de surf

L’Estacade es el monumento más característico de Capbreton Cuenta una leyenda que los habitantes de Capbreton descubrieron América 100 años antes que Cristóbal Colón. Los pescadores de Capbreton habían aprendido la técnica de cazar ballenas de los vikingos y fue en una de esas salidas capitaneadas por un tal Cabarus que llegarían a la costa canadiense y darían nombre a la Isla del Cabo Bretón . Las playas de Capbreton Las playas de Capbreton tienen fama de estar casi desiertas Leyendas marineras aparte, lo cierto es que las playas de Capbreton tienen fama de estar casi desiertas la mayor parte del año. La costa sur de las Landes (de la que os dejo aquí una ruta para hacer en coche o en bicicleta) es más tranquila que la del norte, lo que aprecian algunos surfistas, familias y gente mayor. Un largo paseo marítimo une cada una de las playas de Capbreton, desde la más occidental hasta la más oriental. Grafitis para revindicar la protección de los océanos La Plage du Santocha es conoc