26 marzo 2016

Las mejores capitales de Europa para visitar

Europa está formada por 53 países de los que he podido visitar 19 capitales europeas. Aquí van mis motivos del porqué se deben visitar estas capitales y la razón de que sean únicas y diferentes (aunque compartan un mismo continente). Además incluyo 19 pistas viajeras que no debes olvidar si te vas de viaje a:

Ámsterdam

La capital de los Países Bajos brilla con luz propia gracias a sus canales y al patrimonio arquitectónico conservado del siglo XVII que perdura intacto. Ámsterdam es la mejor ciudad para recorrer sin mapa, varios anillos de canales te llevan de un lugar a otro sin pérdida y con la mayor de las sorpresas. No olvides comprar bulbos de tulipanes para tu jardín.

Andorra la Vella


La capital de Andorra destaca por encima de las demás ciudades por el paisaje montañoso que la rodea. Es la capital europea de todas las que aquí describo con más gancho para iniciarte en el senderismo y en el ski. No olvides recorrer el Valle del Madriu declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 2004.

Atenas


La capital de Grecia es una ciudad indispensable si te gusta la historia. Su legado arquitectónico, aunque bastante ruinoso, es imprescindible para conocer el ADN europeo. La Acrópolis de Atenas es uno de esos lugares que deben verse una vez en la vida. Aunque los templos están en estado ruinoso, la “ruina” que más me gusta es el Erecteión con sus 6 hermosas cariátides. No olvides presenciar el Cambio de Guardia en el Parlamento de Atenas.

Belgrado


La capital de Serbia es quizás la ciudad menos turística de las capitales de Europa de esta lista. Si tuviera que recomendarte un sólo lugar, sería el Templo de San Sava; la Catedral ortodoxa de Belgrado. Su interior se está decorando con unos magníficos mosaicos de millones de teselas de colores que pronto resplandecerán y que llenarán las portadas de las mejores revistas de viajes. No olvides cenar en el Restaurante Lorenzo & Kakalamba; estoy segura que no has comido nunca en ningún restaurante tan original.

Berlín


La capital de Alemania puede destacar por muchos motivos, pero yo me quedo con sus magníficos museos. En ninguna otra capital encontrarás tal variedad y cantidad de arte, tan sólo en la Museuminsel, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO se encuentran restos de todas las civilizaciones antiguas. Berlín es la ciudad de los museos. No olvides disfrutar de la East Side Gallery; el único vestigio auténtico del muro de Berlín.

Bruselas


La capital de Bélgica es la que más adversarios e interrogantes puede suscitar en esta lista de capitales de Europa. Para mí es suficiente su legado Art Nouveau y la Grand Place; la plaza más bonita de todas las que se pueden ver de este repertorio de capitales europeas. Si te gusta la moda vintage, en Bruselas podrás “renovar” tu armario y darle un toque reto y 100% auténtico. No olvides probar el chocolate y la cerveza belga.

Budapest


La capital de Hungría sorprende por su arquitectura Art Nouveau, por sus Baños de aguas termales y en mi humilde opinión, por tener la densidad demográfica más alta de hombres guapos de toda Europa (creo que es debido a su pasado otomano). No olvides entrar en alguna de las excelentes cafeterías de Budapest y en la espectacular Iglesia de Matías que está bellamente decorada.

Dublín


La capital de Irlanda, la misteriosa Eire, destaca por la cultura celta y por sus tabernas irlandesas. Ninguna otra capital de esta lista tiene esos motivos para hacer una escapada a una ciudad única donde duendes y druidas se mezclan con una apasionante historia de batallas y luchas de clanes. No olvides visitar St. Patrick’s Cathedral; la Catedral de San Patricio de Dublín y comprar semillas para plantar un trébol de la buena suerte.

Ereván
 


La capital de Armenia es la menos europea de las capitales del Viejo Continente. Ni el ambiente, ni las iglesias, ni la comida, ni los mercados, ni siquiera la vista panorámica de Ereván se parece a otras que vayas a ver. El Cascade Complex sirve de pretexto para contemplar la inmensa ciudad que se extiende en el horizonte y con un poco de suerte, si la bruma lo permite, podrás ver ante ti el Monte Ararat. No olvides ir al Malatia Food Market; el mercado menos europeo que habrás visto nunca.

Estocolmo


La capital de Suecia es una de las ciudades que tiene el mar más cerca para deleite de sus habitantes; 17 islas sobre el lago Mälaren y el mar Báltico. En Estocolmo los espacios al aire libre son de gran tamaño y es quizás la capital europea donde mejor se respira. El Museo Vasa bien merece una escapada hasta Estocolmo y no me importa decir que también un fin de semana de compras para renovar el vestuario. No olvides de disfrutar del famoso momento fika sueco, una pausa para deleitarse con un café y un trozo de deliciosa tarta casera.

La Valeta


La capital de Malta es la ciudad más tranquila de esta lista; la mayoría de sus calles son peatonales y dan directas al mar. A la tranquilidad, hay que añadirle un legado imposible de encontrar en las otras capitales de Europa: el de los Caballeros de la Orden de Malta. Además La Valeta tiene los mejores atardeceres de este lado del Mediterráneo. No olvides visitar la Concatedral de San Juan Bautista, te deslumbrará con sus encantos.

Lisboa


La capital de Portugal destaca por su estilo arquitectónico Manuelino; único y exquisito arte portugués de finales del periodo gótico y principios del Renacimiento. El Monasterio de los Jerónimos y los Barrios de Alfama y Chiado bien vale un vuelo hasta aquí. No olvides recorrer Lisboa subido en un tranvía; el número 15 es ideal para recorrer el Barrio de Belém y el número 28 para perderse por Chiado.

Londres


La capital del Reino Unido es una máquina del tiempo capaz de llevarte hasta la sangrienta Edad Media gracias a la visita a la Torre de Londres o la Abadía de Westminster o hasta la ciudad más contaminada de la Revolución Industrial contemplando el recuperado Támesis. Es la ciudad más cinematográfica de esta lista de capitales europeas y la habrás visto en un millón de películas desde James Bond hasta Harry Potter. No olvides que la mayoría de los museos en Londres tienen entrada gratuita.

Madrid


La capital de España puede presumir de avenidas y grandes espacios, pero yo me decanto por hacer una ruta de tapeo por la Plaza de Santa Ana. Nadie me negará que como en casa no se come en ningún otro lugar, así que para mí es la capital de Europa donde se come mejor: tapas, bocadillos de calamares, tortilla de patatas, croquetas o un buen cocido, son los platos que todo el mundo que viaja a Madrid debe probar. No olvides desayunar chocolate con churros.

Moscú


La capital de Rusia te dejará helado por varios motivos. Es la ciudad con las estaciones de metro más bonitas que habrás visto nunca; un auténtico Museo Subterráneo que esconde mosaicos, esculturas, vidrieras o lámparas. La Plaza Roja de Moscú, el Kremlin y la Catedral de San Basilio sirven para olvidarse de la arrogancia rusa, aunque sea sólo por un rato. No olvides huir de la muchedumbre visitando el Monasterio de Novodevichy vinculado desde el siglo XVI a las mujeres de la familia del Zar.

París


La capital de Francia es la más bohemia y glamurosa de todas las capitales europeas. Es la única que puede mezclar las dos caras de una moneda tan antagonista y salir airosa. Arte y sofisticación se dan cita en los palacios y en las calles de París. La Tour Eiffel y el Barrio de Montmarte son suficientes para caer rendido a sus pies. No olvides recorrer El Sena en un Bateaux Mouches.

Praga


La capital de la República Checa es la que conserva mayor legado judío de toda esta lista. La Sinagoga Española es la sinagoga más bonita que he visto en mi vida y el Cementerio Judío de Praga es uno de los cementerios más bellos de estas 19 capitales que te recomiendo visitar. No olvides descubrir la Praga nocturna, los principales monumentos lucen iluminados para trasladarte a una ciudad de cuento de la que no querrás escapar.

Roma


La capital de Italia puede presumir de legado histórico. Es la mejor ciudad para recorrer sin prisa, ya que en cada esquina puede aparecer un resto arqueológico, una plaza con encanto o una calle envejecida por la patina del tiempo. Roma es una de las ciudades más interesantes de Europa. No olvides contemplar el Mausoleo de Julio II de la Chiesa di San Pietro in Vincoli, donde se encuentra el Moisés de Miguel Ángel.

Ciudad del Vaticano


La capital de la Santa Sede es la que posee el templo más impresionante de toda esta lista, los tesoros que alberga la Basílica de San Pedro y los Museos Vaticanos son incalculables. Tan sólo el descubrimiento de la Capilla Sixtina, con los magníficos frescos de Miguel Ángel, merece por si solo un viaje hasta aquí. No olvides disfrutar de la imagen de La Pietà de Miguel Ángel; la única pieza firmada por el artista, esculpida a la edad de 25 años.

1 comentario:

Bo dijo...

Varias del listado como Amsterdam, Paris, Estocolmo, pero sin duda Londres, sus calles, encuentro comida casi auténtica (por las muchas nacionalidades que ahi encuentras) su oferta cultural con museos muchos de llos gratuitos, etc. Por algo deber ser una de mis ciudades favoritas a la que vuelvo muchas veces al año.

Se ha dicho en Planeta Dunia

Páginas vistas en total