viernes, marzo 8

Girona medieval: Ciutat Tres Cops Immortal

Onyar
Catedral y Casas del Onyar

Girona es la capital de provincia con menos población de Catalunya, quizás por ello, aún es posible encontrar rincones solitarios y silenciosos anclados en la Edad Media. Conocida con el nombre de Ciutat Tres Cops Immortal (Ciudad tres veces inmortal) gracias a que sobrevivió a 3 asedios napoleónicos entre 1808 y 1809, su fundación, no obstante, es mucho más antigua. Es alrededor del año 77 a.C. cuando Pompeyo el Grande construye un oppidum sobre la Vía Augusta conocido como Gerunda.


Girona conserva un centro histórico con numeroso patrimonio
Pont de Ferro
Casas del Onyar y Pont de Ferro
Os propongo iniciar la ruta por el Pont de Pedra, el puente de piedra que cruza el río Onyar y desde el que divisaréis 4 puentes más: el Pont de Ferro o Pont de les Peixateries Velles fue construido por el taller de Gustave Eiffel en el siglo XIX, el Pont de Sant Agustí, el Pont d’en Gómez y el Pont de Sant Feliu (que se encuentra a los pies de la iglesia del mismo nombre). En esta vía fluvial se encuentra la imagen más emblemática de Girona: las Casas del Onyar pintadas en vivos colores. Las primeras viviendas se construyeron al final de la Edad Media adosadas a la muralla. En el lado oriental del río Onyar se localiza el centro histórico y los restos de la muralla carolingias del siglo IX y del bajo medioevo de los siglos XIV y XV.

Ajuntament
Plaça del Vi
Siguiendo hasta la Plaça del Vi, una plaza porticada con arcos de medio punto y plagada de edificios nobles, encontraréis el edificio del Ajuntament de Girona, reconstruido durante varios siglos y que hoy luce una fachada del siglo XX con un balcón labrado. Bajo los porches encontraréis cafeterías, bares y comercios, algunos de época modernista. En la imagen de la izquierda sobre la arcada central encontraréis un relieve de "Els quatre Sants Màrtirs" del siglo XV.

medieval
Tramo de muralla que se puede recorrer por el Camí de Ronda
Si os acercáis hasta el Passeig fora Muralla encontraréis el acceso que os permite subir y recorrer un tramo de la muralla medieval de Girona. Al final del camino de ronda, tras los jardines del Passeig Arqueòlogic, a la derecha, se encuentra la Església de Sant Feliu; la más querida por los habitantes de Girona. Construida en tiempos del románico y transformada en el siglo XIV en estilo gótico, luce una fachada barroca con escalinata neoclásica y campanario gótico con 8 pináculos. En el interior de la nave románica acoge el sepulcro gótico de Sant Narcís (patrón de Girona) del siglo XIV del Maestro Joan de Tournai y 8 sarcófagos de época romana y paleocristiana (siglos III y IV).

románico
Monestir de Sant Pere de Galligants y Església de Sant Nicolau
Los Baños Árabes están ubicados en un edificio románico construido en 1194 al estilo de los baños árabes, sin serlo. Estuvieron en funcionamiento como baños públicos hasta el siglo XV. Constaban de vestidor (apodyterium), sala fría (frigidarium), sala templada (tepidarium) y sala caliente (caldarium), al final de la cual se encuentra el horno y la caldera. También destaca el Monestir de Sant Pere de Galligants; un monasterio benedictino románico de estilo lombardo del siglo XII y frente a éste la Església de Sant Nicolau; un templo románico también del siglo XII con interesante campanario octogonal.

Medieval
Pia Almoina
Al otro extremo de la muralla, tras cruzar el Portal de Sobreportes de época romana por donde pasaba la Vía Augusta, encontraréis la televisiva Plaça de la Catedral que formó parte del escenario de los episodios de Juego de Tronos. Aquí se encuentra la Casa Pastors del siglo XVIII, la Pia Almoina un impresionante edificio gótico del siglo XIV, el Museo de Historia y la Catedral de Girona con su escalera monumental barroca del siglo XVII, constituida con 3 tramos de escalera con 30 escalones cada uno y 3 rellanos con balaustrada de granito, convirtiéndola en la escalera barroca más grande de Europa.

Catedral
Catedral de Girona y claustro
La Catedral de Santa María fue construida como iglesia en el siglo XIV sobre un edificio románico de 1038 del que se ha conservado la Torre de Carlemany de estilo normando y el claustro. Con 23 metros, su nave gótica es la más ancha de Europa y acoge un total de 30 capillas decoradas con imágenes y retablos. En su interior destaca una silla episcopal románica conocida con el nombre de Carlomagno y un bello claustro románico del siglo XII de planta trapezoidal. El claustro de la Catedral de Girona presenta 4 galerías de arcos de medio punto sostenidos por dobles columnas y pilares bellamente decorados con capiteles y frisos esculpidos. En el Museo catedralicio merece la atención un Beatus un manuscrito del año 975 pintado por Ende una de las primeras mujeres artistas europeas y el Tapís de la Creació; una tela románica bordada en el siglo XI y que está considerada la pieza textil románica mejor conservada del mundo.

Tapiz de la Creación
Tapís de la Creació
La Bruja de la Catedral de Girona
Si buscas entre las gárgolas de la catedral, en uno de los lados podrás ver la imagen de una mujer con un largo vestido. Cuenta una leyenda que la única figura humana que se encuentra entre las gárgolas de la catedral pertenece a una bruja que tenía la costumbre de lanzar piedras contra los símbolos religiosos. Desde entonces una canción popular, dice: “Piedras tiras, piedras tirarás y en piedra te convertirás”.

El Call de Girona

Call
Carrer de Manuel Cúndaro y Carrer de Sant Llorenç
El Barrio judío de Girona es conocido con el nombre de Call (judería en catalán) y está considerado el tercer arrabal más importante detrás del de Toledo y Córdoba y el mejor conservado. En el año 890 se instalan 25 familias judías del Condado de Besalú, en el siglo XII el callis judaicus se extiende por la Calle Mayor del Call Judío: actual Carrer de la Força, Carrer de les Ballesteries, Carrer de la Claveria y Carrer Dr. Oliva i Prat. En el siglo XIII el Call de Girona disfruta de su época de mayor esplendor. Se contabilizan hasta 300 habitantes judíos y 2 sinagogas. La comunidad judía en Girona se desarrolla hasta su expulsión por parte de los Reyes Católicos en 1492, abandonando lo que es hoy el Carrer de Manuel Cúndaro y Carrer de Sant Llorenç. El Centre Bonastruc ça Porta, autor del primer poema cabalístico de la Península Ibérica, es el Museo de Historia de los Judíos donde se encuentra todo el legado sefardí de Girona.

Pujada de Sant Doménec
Torrre Vescomtal, Palau dels Agullana y Església Sant Martí Sacosta
Siguiendo por el Carrer Escola Pia nos encontraremos con un lienzo de la muralla romana y una torre románica conocida como la Torrre Vescomtal y que formará parte del Castell de Recasens en el siglo XIII. Al final de la calle llegaremos a la Pujada de Sant Doménec, donde en uno de sus extremos se encuentra la Església Sant Martí Sacosta construida sobre un templo anterior románico del siglo XI y que luce en su fachada el escudo de los Austrias. Bajando la escalera de piedra de la Escalinata de Sant Martí se alzan varios palacios góticos entre los que destaca el arco de 1631 que une los dos edificios del Palau dels Agullana y al final de la Pujada de Sant Doménec, cerca de la Plaça de l’Oli, veremos el Palau Caramany de los siglos XVI-XVIII y reformado en el siglo XX.

miércoles, marzo 6

Besalú: ciudad judía y medieval

Església de Sant Pere
Església de Sant Pere

Catalunya está plagada de rincones medievales increíbles, uno de ellos es Besalú, en la comarca de La Garrotxa (Girona). Situada en la encrucijada de dos vías importantes desde época romana, como la Vía del Capsacosta, conocida por los romanos como Vía Annia (un ramal secundario de la Vía Augusta) que comunicaba L’Empordà, La Garrotxa, El Ripollés y El Vallespir. Bisuldunum “Fortaleza entre dos ríos” ha sabido ganar años, sin perder ni un ápice de belleza.

Qué ver en Besalú

Carrer Pont Vell
Carrer Pont Vell
La mayoría de los edificios más destacados de Besalú pertenecen al siglo XIV cuando la población era la capital del Condado de Besalú y era el centro de poder político y religioso de la Catalunya Vella. La única manera de visitar todos estos lugares es accediendo a las visitas guiadas que organiza la Oficina de Turismo situada en la Plaça de la Llibertat 1.

Puente románico fortificado

Puente románico fortificado
Puente románico fortificado
El puente de Besalú es uno de los más bonitos de Catalunya y el único con 8 arcadas de piedra. Fue construido en el siglo XI durante la existencia del Condado de Besalú y sus 105 metros de largo cruzan el río Fluvià de manera majestuosa. En la Torre fortificada, de planta hexagonal con dos arcos de medio punto, se debía pagar el pagus condal; un peaje para poder cruzarlo, tanto si ibas a caballo (1 denier de plata) como si cruzabas a pie (1/2 denier de plata).

Barrio de la judería

Call Jueu
Espacio para la Mezuzá
Uno de los atractivos de Besalú es su legado judío al que llegarás por el Carrer Pont Vell, Carrer de l’Abat Oliba y Carrer d’Abraham des Catlar. El Call judío de Besalú gozó de ciertos privilegios otorgados por el Rey Jaume I, por ejemplo, se sabe de la existencia de una sinagoga, de la que se ha encontrado un muro. Los judíos se establecieron en Besalú desde el siglo IX hasta el año 1436. En el Carrer Pont Vell nº 9 y en el Carrer del Portalet (desde la Plaça del Prat de Sant Pere, la 4ª vivienda) encontrarás un pequeño agujero a la derecha de la puerta de entrada. Se trata del lugar donde se colocaba una caja cilíndrica con la Mezuzá; un pergamino que contiene 2 versículos de la Torá y que se recitaban antes de entrar en la vivienda.

Mikve
Mikve
En 1964 se descubrió un baño ritual o Mikve que data del año 1264, del que dicen es el tercer baño más importante de Europa, de los 10 baños rituales que se conservan. El Mikve de Besalú se compone de una sala subterránea de estilo románico con una ventana de aspillera, vuelta de cañón y el baño ritual que se llenaba de forma natural con el agua del río Fluvià y servía para realizar la purificación del alma a través de la inmersión de todo el cuerpo. Las mujeres judías estaban obligadas a realizar este ritual después de cada menstruación, parto y antes de casarse. Los hombres se purificaban todos los viernes antes de la puesta de sol que es cuando comienza el Shabat y también después de estar en contacto con un difunto.

Si te gusta el patrimonio hebreo puedes descubrir la Sinagoga del Agua de Úbeda (Jaén). 

Plaça de la Llibertat

Plaça de la Llibertat
Plaça de la Llibertat
Al final del Carrer Pont Vell se encuentra la Plaça de la Llibertat es una plaza porticada que era donde se instalaba el mercado en época medieval, la actual construcción data del siglo XVI. Aquí se encuentra el Ayuntamiento ubicado en un edificio del siglo XVII y la Curia Real, sede de la Veguería y Palacio de Justicia del siglo XIV, donde se ha conservado una Sala Gótica.

Església de Sant Julià

Església de Sant Julià
Església de Sant Julià
Del templo original del siglo XII sólo se ha conservado la fachada con una bella portada de 6 arcos en degradación decorada con columnas y capiteles decorados. La iglesia formaba parte del Hospital de Sant Julià, construido para atender a las personas que venían en peregrinación y a los pobres que eran atendidos por los monjes benedictinos del Monasterio de Sant Pere.

Plaça del Prat de Sant Pere

Església de Sant Pere
Església de Sant Pere
El centro de la plaza está presidido por la Església de Sant Pere único vestigio de un antiguo monasterio benedictino fundado en el año 970 por orden del Conde Bonfill Miró III de Cerdaña, II de Besalú. El templo románico de 3 naves y planta basilical fue consagrado en el año 1003 por Bernat Tallaferro, Conde de Ripoll. Luce grandes ventanales enmarcados por leones de la Escuela del Rossellón que bajo sus patas tienen esculpidos un mono y una serpiente, símbolos de las creencias paganas y del mal. En su interior destaca un deambulatorio reconstruido en el año 1160 en estilo italiano, separado del Altar Mayor por 8 columnas con capiteles bellamente esculpidos con escenas de la Biblia.

Casa Cornellà

Casa Cornellà
Casa Cornellà
La Casa Cornellà también conocida como Casa Llaudes es una vivienda medieval de finales del siglo XII que estuvo en manos de la familia Cornellà hasta el siglo XV y que después pasó a manos de la familia Llaudes. Está considerada el mejor ejemplo de arquitectura civil románica de Catalunya. Destaca un patio románico que servía de distribuidor para el establo y la vivienda que utilizaba el servicio y una galería con arcos de medio punto situada en el primer piso donde se encontraba la vivienda noble.

Església de Sant Vicenç

Església de Sant Vicenç
Església de Sant Vicenç
La Iglesia románica de Besalú es un templo de 3 naves con planta basilical construida entre el siglo XII y XIII sobre restos de un edificio más antiguo fechado alrededor del año 977. Está decorada con elementos góticos como el portal de entrada, donde destaca un gran rosetón y un ventanal en la fachada. En su interior destacan varios sepulcros de alabastro del siglo XV, como la tumba gótica de Pere de Rovira que trajo a Besalú las reliquias de San Vicente y varios capiteles decorados con motivos orientales.

Carrer Comte Tallaferro

Carrer Rocafort y Carrer de l’Abat Oliba
Esquina Carrer Rocafort y Carrer de l’Abat Oliba
Si continúas por el Carrer Comte Tallaferro hasta la intersección del Carrer Rocafort con el Carrer de l’Abat Oliba, encontrarás un hermoso rincón con un brocal de pozo. Si tomas la calle de la izquierda por donde venías llegarás hasta el Portal de la Força; una de las puertas del recinto amurallado de Besalú. Si sigues hacia la derecha te encontrarás con un laberinto de callejuelas del Call judío y si eliges la del medio, te encontrarás sillas colgadas en la pared, tranquil@ es arte moderno.

Arte Moderno en Besalú

Arte Moderno
Arte Moderno
Los artistas de Besalú hicieron un intercambio con artistas italianos de una población llamada Morolo y por las calles encontraréis obras de arte moderno. En el Carrer d’Abraham des Catlar una silla de patas inmensamente alargadas simboliza la dificultad que todos tenemos de conseguir nuestros objetivos. En el Carrer Rocafort encontraréis sillas colgando de la pared.

lunes, marzo 4

El conjunto románico del Monasterio de Sant Pere de Rodes junto al Mar Mediterráneo

Sant Pere de Rodes es un monasterio situado en la Serra de Rodes, sobre un acantilado del Parque Natural del Cap de Creus, a 520 metros sobre el Mar Mediterráneo. Hasta aquí peregrinaban creyentes de todo el occidente europeo y que teológicamente hablando equivalía a la visita de la tumba de San Pedro y San Pablo en Roma.

Girona

Las leyendas de cómo y cuándo se construyó Sant Pere de Rodes remontan esa cuestión al siglo VII, cuando 3 religiosos huyen de la Santa Sede protegiendo unas reliquias de los asaltos persas y las esconden en una cueva donde después se levantaría este monasterio. Los primeros monjes benedictinos parece que se instalaron en el año 878 en una celda, procedentes de la Abadía de Sant Esteve de Banyoles.

La Iglesia de Sant Pere de Rodes
La Iglesia románica de Sant Pere de Rodes fue construida entre los siglos X y XI y fue consagrada en 1022. Es un templo de gran originalidad arquitectónica, única en el mundo medieval, con planta basilical de 3 naves, con una bóveda de cañón de 16 metros de altura en la nave central sostenida por pilares y columnas con capiteles corintios decorados.

Girona
Interior de la Iglesia de Sant Pere de Rodes
En la cabecera de la iglesia podemos ver 3 ábsides de planta semicircular dedicados a San Pablo, San Pedro (central) y a San Andrés. Bajo el ábside central se abre una cripta donde se ha conservado una columna adosada con forma de palmera del templo anterior y que sostiene el peso de las estructuras superiores. La girola alrededor del ábside principal era utilizada por los peregrinos para rendir culto a las reliquias del monasterio que según cuenta pertenecían a San Pedro y otros santos. En ella se ha conservado en el techo, una pequeña pintura mural.

Girona
Acceso al claustro superior
El 3 de mayo en la antigüedad, se veneraba el descubrimiento de la Cruz donde fue crucificado Jesucristo, los años en que la Cruz de Mayo caía en viernes, a Sant Pere de Rodes le era concedido un jubileo por el Vaticano que duraba 8 días y que daba comienzo con la apertura de la puerta principal de la Iglesia de Sant Pere de Rodes construida en mármol por el Maestro de Cabestany y expoliada a principios del siglo XIX.

Girona
Agnus Dei tallado por el Maestro Cabestany, único vestigio de la portada de la Iglesia
El jubileo de Sant Pere de Rodes no era el único privilegio de este monasterio junto al mar, centro de poder espiritual, político y económico de la época. A los monjes se les concedieron tierras, derecho a pescar, extraer coral y cazar jabalíes y durante mucho tiempo disfrutaron de la protección de la casa condal Empúries-Peralada i Rosselló, desde el año 931 con el Conde Gausfred I.

Girona
Edificio utilizado como bodega
La época de mayor esplendor del Monasterio de Sant Pere de Rodes se sitúa entre los siglos XII y XIII, mientras que su decadencia se inicia en el siglo XIV a causa de varios conflictos bélicos, ataques de piratas, bandoleros y epidemias. Con la recuperación económica en Catalunya gracias a la vid, Sant Pere de Rodes recupera un nuevo uso entre los siglos XVII y XVIII, del que puede verse una bodega de 3 plantas. Se cree que en los 2 primeros se situaban los almacenes y las viviendas de los jornaleros y la planta baja servía de despensa y la bodega. Los monjes benedictinos abandonan el Monasterio de Sant Pere de Rodes en 1798, con su posterior expolio y decadencia.

Girona
Detalle capiteles del claustro
Sant Pere de Rodes está considerado uno de los cenobios benedictinos del siglo X más interesantes de la Cuenca Mediterránea. Su arquitectura palatina se adaptó al abrupto terreno donde está construido y se distribuyó en terrazas con las estancias típicas de un monasterio situadas alrededor de un claustro. Aunque en el Monasterio de Sant Pere de Rodes podrás ver dos claustros; el primero fue construido en el siglo XI con 4 galerías porticadas alrededor de un claustro trapezoidal de la que se ha conservado la bóveda de cañón de la galería de levante con restos de pinturas murales. En el siglo XII se construyó un claustro mayor sepultando el anterior, pero totalmente reconstruido en el siglo XX, sin que pueda verse nada del original.

Girona
Torres de defensa
En el lado sur del claustro se encontraba el refectorio o comedor de los monjes que luce una bóveda apuntada y una fuente. La sala que viene a continuación servía de despensa y ha conservado una fresquera y una cisterna de agua, subterráneas. El Monasterio de Sant Pere de Rodes conserva 2 torres; la Torre del Homenaje y la Torre de San Miguel donde se construyó un campanario en el siglo XII. Las torres utilizadas para la defensa no tenían puertas de acceso a nivel del suelo, se accedía desde el primer piso y eran utilizadas como refugio por los monjes en caso de asalto.

Más información: Sant Pere de Rodes. Dirección: Camí del Monestir s/n, 17489 Port de la Selva (Alt Empordà). Teléfono: 972 387 559. Horario: del 1 de octubre al 31 de mayo de martes a domingo de 10 a 17:30 h. Del 1 de junio al 30 de septiembre de martes a domingo de 10 a 19:30 h. Entrada: 5’5 €.

viernes, marzo 1

Ruta por la Tarragona modernista


Tarragona es conocida por su pasado y vestigios romanos, pero entre sus sillares y sus Patrimonios de la Humanidad se esconden vestigios de arquitectura modernista. El modernismo se desarrolló en Tarragona por poco tiempo, desde finales del siglo XIX hasta las tres primeras décadas del siglo XX, pero dejó un legado de hasta 55 obras modernistas de, entre otros: Josep Maria Jujol, Antoni Gaudí, Lluís Domènech i Montaner, Enric Sagnier y del arquitecto municipal Josep Maria Pujol de Barberà del que se ha conservado mayor cantidad de edificios.


Nuestra Ruta modernista por Tarragona se inicia en el Balcó del Mediterrani; una barandilla que recorre el Passeig de les Palmeres y sirve de fantástico mirador frente al mar. La barandilla de 300 m. de longitud es obra de Ramon Salas i Ricomà realizada entre 1889 y 1891. Los habitantes de Tarragona se acercan hasta aquí para "tocar ferro" (tocar hierro) ya que trae suerte a quien la toca. Hoy su diseño es utilizado como símbolo de la ciudad.


Varias viviendas situadas en la Rambla Nova son obra de Josep Maria Pujol de Barberà como: las Casas Josep Mas, Bofarull, Boxó y la del Doctor Aleu. La primera vivienda que nos encontramos a mano izquierda, en el nº 2, es la Casa Rossell que fue construida por Francesc de Paula Morera en 1930. Destaca su fachada de piedra con delicados balcones en hierro forjado y el principal realizado en piedra y una torre a modo de mirador situada en el chaflán.


A continuación, en el nº 25, la Casa Salas Ricomà fue la vivienda familiar del arquitecto Ramon Salas Ricomà construida por él mismo en 1907 mezclando elementos modernistas con los de estilo medieval. Destaca el balcón-mirador a modo de tribuna y la decoración de molduras de la fachada que rematan las ventanas y la cornisa. En la misma acera, en el nº 31 se encuentra la Casa Josep Mas obra de Josep Maria Pujol de Barberà de 1906, junto a la Casa Bofarull en el nº 37 construida en 1921 por el mismo arquitecto en estilo modernista centro-europeo, donde destaca la tribuna central, las molduras y los balcones de hierro forjado con motivos vegetales. A continuación, una vivienda más del mismo arquitecto, la Casa Boxó situada en el nº 41 y construida en 1923.


Enfrente, en la Rambla Nova 46 se encuentra el ejemplo modernista más importante de los que se encuentran en Tarragona: el Teatre Metropol, construido por Josep Maria Jujol Gibert en 1908. De momento sólo puede visitarse concertando el acceso al teléfono 34 977 244 795 y por lo que he visto en fotos, el interior es espectacular, siento que mi fotografía no le haga justicia.

Es un buen momento para dejar un instante la Rambla Nova y desviarse hasta la calle Méndez y Nuñez 14 donde se encuentra el Santuari de Nostra Senyora del Sagrat Cor donde en su interior puede verse un altar y manifestador obra de Antoni Gaudí realizadas entre 1880 y 1884. Por desgracia sólo está abierta al culto los martes, miércoles, jueves y sábados a las 19 h. y domingos a las 12:30, así que es difícil encontrarla abierta.


Tres manzanas más abajo, en la intersección de Rambla Nova con Carrer d’Asalt, se encuentra el Col-legi de Les Teresianes construido por Bernardí Martorell Puig, discípulo de Gaudí, en 1922, pero antes de deleitarnos con los detalles de sus arcos parabólicos en ladrillo, merece la pena desviarse hasta la Església dels Pares Carmelites Descalços, situada en el Carrer d’Asalt 11, construida en 1897 por Pau Monguió Segura en estilo neogótico y que conserva un camarín dedicado a la Virgen del Carmen obra de Josep Maria Jujol Gibert de 1918. Tampoco estuve de suerte y encontré la iglesia cerrada.


Volviendo a la Rambla Nova en el nº 97-99 se encuentra la Casa Doctor Aleu construida por Josep Maria Pujol de Barberà en 1927 y donde destaca la decoración de molduras blancas y la decoración de los balcones en hierro a modo de red de pescadores (que unos carteles de publicidad ocultan, porque no había otro lugar donde ponerlos). Frente a ella, en el nº 90, se encuentra la Casa Rabadà construida por Alfons Barba Miracle en 1914 y donde destaca la decoración de columnas adosadas con capiteles jónicos y la decoración geométrica de los balcones de hierro forjado.


En la intersección de la Rambla Nova con la Avinguda Pau Casals 17 se encuentra la Cambra Oficial de Comerç, Industria i Navegació obra de Antoni Pujol Sevil de 1928. Nos encontramos a buena altura para acercarnos hasta el Mercat Central ubicado en la Plaça Corsini, el mercado que sigue en pleno funcionamiento ha heredado la actividad frenética del antiguo Foro Local romano que se encuentra muy cerca. El Mercat Central de Tarragona fue construido entre 1911 y 1915 por Josep Maria Pujol de Barberà con cuatro fachadas decoradas con pilastras adosadas con capiteles jónicos y un interior con estructura de forja modernista y bóvedas de ladrillo.


Algo más alejada, en el Parc de Rafael Puig i Valls, se encuentra la Quinta de Sant Rafael una preciosa vivienda obra de Juli Maria Fossas de 1913, cuyo jardín particular de estilo inglés, se convirtió en parque público. En la casa destaca una bella torre poligonal en un lado de la fachada principal y otra torre que remata la buhardilla decorada con cúpula de cerámicas blancas y azules. Hoy el edificio está abandonado sin otro uso que el de vivienda para gatos, palomas e indigentes. ¡Una pena!


Ahora sólo queda rodear las antiguas murallas romanas de Tarragona en el sentido de las agujas del reloj e ir en busca del impresionante Mausoleu de Jaume I ubicado en el patio interior del Ayuntamiento de Tarragona, situado en la Plaça de la Font 1. La obra escultórica en forma de barco fue realizada por Lluís Domènech i Montaner entre 1906 y hasta 1923, año de su muerte y la continuó su hijo Pere Domènech i Roura hasta acabarla en 1924. Debía albergar los restos del monarca de la Corona de Aragón que se encontraban en la Catedral de Tarragona, pero al final en 1952 fueron llevados al Monestir de Poblet y el mausoleo se instaló vació en el ayuntamiento en 1992.

Casa Ximenis
Casa Ximenis
Subiendo por la Via de l’Imperi Romà en el nº 17 se encuentra la Casa Ximenis obra construida por Josep Maria Jujol Gibert en 1914 por encargo del canónigo Pau Ximenis. La fachada de la casa luce esgrafiados vegetales blancos, típicos de Jujol que decoran las ventanas y puertas de entrada, así como el nombre “Ave Maria” sobre el dintel de la puerta principal y el monograma de Jesucristo “JHS” en hierro forjado en la barandilla superior. Para los balcones se utilizó hierro forjado anudado que diseñó con asientos en los extremos como ya hiciera Gaudí en “Villa Quijano” de Comillas (Cantabria). Puedes verlos en el enlace.

Por el interior del Centro histórico de Tarragona accedemos a la Plaça de la Pagesia donde se encuentra la Església de Sant Llorenç del Gremi de Pagesos que conserva varias esculturas y ornamentos diseñados por Josep Maria Jujol Gibert entre 1926 y 1947. El acceso es bajo reserva al teléfono 34 628 670 489 o escribiendo a gremidepagesost@tinet.cat de ahí que tampoco tengamos ninguna fotografía.


Muy cerca, en el Carrer de l’Escorxador, se encuentra el Rectorat de la Universitat Rovira i Virgili construido por Josep Maria Pujol de Barberà entre 1898 y 1902 como matadero municipal, función que fue realizada hasta los años setenta del siglo XX. Destaca la fachada de piedra con elementos en hierro y su decoración de cenefas en ladrillo. 


Por último, sólo nos resta bajar por el Passeig de Sant Antoni donde en el nº 17 nos espera la Casa Ripoll, obra de Josep Maria Pujol de Barberà de 1910. Aunque la parte más espectacular es la fachada oculta que se muestra hacia el mar, de nuevo fracaso en el intento de mostrar el patrimonio modernista de Tarragona. Espero que muy pronto los responsables lo pongan en valor y faciliten el acceso a estas joyas arquitectónicas. 

Puedes leer más sobre los restos romanos de Tarragona y su festival Tarraco Viva en mi otro artículo de viaje: Tarraco Viva: un viaje a la Tarragona romana.

Se ha dicho en Planeta Dunia

Páginas vistas en total