miércoles, septiembre 19

De ruta por la Vía Domitia en 4 estaciones de los Vasos Apolinares


Ambrussum
Vía Domitia
La Vía Domitia fue la primera calzada romana construida en la Galia Narbonense, allá por el año 120 a.C. Esta calzada permitía el paso desde los Pirineos a los Alpes y junto a la Vía Augusta que atravesaba España, se llegaba hasta Gades (la actual ciudad de Cádiz) y siguiendo por la Vía Aurelia se atravesaba Italia por la costa, hasta llegar a la Bella Roma.
Vasos Apolinares y miliario
Vasos Apolinares y miliario en Ambrussum
Los Vasos Apolinares a los que hago referencia, son unos vasos en forma de miliario (las columnas cilíndricas que servían para señalar las distancias en las calzadas romanas). Estos Vasos Apolinares se utilizaban en las Villas Termales para beber las aguas medicinales y los historiadores creen que fueron hechos entre el 31 a.C. y el 14 d.C. Estos vasos cilíndricos fueron encontrados en el año 1852 en Vicarello (Italia) y son la única representación de este tipo de la ruta más antigua: la Vía Domitia descrita al detalle.
Ambrussum
Vía Domitia
En los Vasos Apolinares están grabados los nombres de cada una de las 104 estaciones o paradas intermedias (mansio) del “Itinerarium gaditanum”; la ruta que unía Gades y Roma. 33 de dichas etapas corresponden a las situadas en la Vía Domitia de las que hoy hacemos referencia a 4. Junto a los nombres de las etapas, aparecen las millas de distancia entre cada parada, que completan las 1.840 millas romanas (2.723'2 Km.) del recorrido total de la vía que unía España con Italia.

Esta es la ruta entre 4 estaciones de los Vasos Apolinares por la Vía Domitia:

Ensérune: la ciudad donde vivir
Yacimiento arqueológico
Museo y yacimiento arqueológico de Ensérune
Nuestra primera parada es el Oppidum d'Ensérune, situado a mitad de camino entre Narbonne y Béziers, es la mayor ciudad gala del Mediterráneo meridional. Los primeros habitantes de Ensérune de los que se tiene constancia, llegaron en el siglo VI a.C. La elevación del terreno permitía controlar los caminos y protegerse, pero extrañamente Ensérune sería abandonada durante el siglo I d.C. y no se volvería a descubrir hasta 1860.
Viviendas y poterna
Viviendas de la ladera norte siglo II a.C. y siglo I
Las excavaciones realizadas en época moderna descubrieron una necrópolis formada por 500 sepulturas de restos incinerados alrededor del 400 a.C., silos excavados en la roca por los primeros habitantes de Ensérune y que utilizarían para guardar cereales, así como varias cisternas para almacenar agua, restos de las casas construidas en varios periodos comprendidos entre el siglo V a.C. hasta el I d.C. y restos de talleres del siglo I a.C.
Dolia
Sala con 5 dolia de terracota para almacenar alimentos
La panorámica desde la colina de Ensérune abarca los Pirineos, la cadena montañosa de las Cévennes, el Estanque de Montady y las llanuras del Aude y Orbet. El lugar es ideal para disfrutar del aire libre y el paisaje mientras se recorre el sitio arqueológico.
Vasija
Museo del Oppidum d'Ensérune
En el Museo del Oppidum d'Ensérune, ubicado en una casa construida en 1914, se pueden encontrar vasijas ibéricas, griegas y romanas de los siglos VI, V y IV a.C., una colección de armas galas, lámparas de aceite, fíbulas, joyas, utensilios de labranza, piezas procedentes de Cartago (Túnez), monedas de Marsella y varios recipientes utilizados para almacenar vino o aceite (dolium y cráteras).

Más información: Musée et site archéologique d'Ensérune. Dirección: 34440 Nissan-lez-Ensérune. Horario: diariamente de mayo a agosto de 9:30 a 12:30 h. y de 14 a 18:30 h. De septiembre a abril de 9:30 a 12:30 h. y de 14 a 17:30 h. Entrada: 6 €. Gratuita para europeos menores de 26 años. Web: Oppidum d'Ensérune.

Loupian: la villa romana
museo
Museo de Villa Loupian
La segunda parada elegida en nuestra ruta por la Vía Domitia se encuentra a 60 Km. de la primera. Se trata del Musée Gallo-Romain de Villa Loupian, situado entre Béziers y Montpellier. La Villa de Loupian se levantó entre el siglo I a.C. y el III d.C. y es el lugar perfecto para conocer cómo era la vida y el trabajo en una explotación agrícola romana.
villa romana
Maqueta de la villa romana de Loupian
Es una ocasión única para aprender sobre la vida rural de la Galia romana gracias a esta villa que a modo de residencia rural y granja agrícola, disfrutaba de ciertos privilegios, como un sistema de calefacción para los meses de invierno. La versatilidad del propietario se hace patente en la combinación del uso de la villa; por una parte su actividad dominante está dedicada a explotación vinícola con bodegas propias, pero a la vez tiene recursos dedicados en otros campos, como el que le proporciona una serie de establos y un taller de alfarería.
mosaico romano
Suelo de mosaico romano en Villa Loupian
Las 14 estancias de la residencia estaban cubiertas por 400 m2 de bellos mosaicos policromados que se conservan “in situ”. En el año 1998 y gracias a una obra descomunal, se protegieron los mosaicos y se abrió al público un espacio de interpretación donde es posible observar desde todos los ángulos, los miles de dibujos y decoración realizados con pequeñas teselas.
mosaico romano
Suelo de mosaico romano en Villa Loupian
Destaca la rica paleta de colores de hasta una docena de tonalidades distintas y varios materiales como la cerámica o la pasta de vidrio. Los motivos vegetales son el principal motivo representado, hojas de la vid, árboles o cestas llenas de frutas, acompañan a los mosaicos representando las 4 estaciones.

Más información: Villa Loupian – Musée de site gallo-romain. Dirección: Route Départementale 158 E4, 34140 Loupian. Entrada: 5 €. Web: Musée Villa Loupian.

Ambrussum: la fortaleza con posada
Ambrussum
Vía Domitia
La tercera parada que escogimos junto a la Vía Domitia fue Ambrussum, situada entre Montpellier y Nîmes. Aquí se ha conservado una porción de 200 metros de largo, del camino romano más antiguo: la Vía Domitia, donde aún puedes caminar y ver las rodadas de los carros. Justo en el punto donde se alza la Puerta Este de su recinto amurallado, los caminantes debían elegir entre 2 rutas posibles. Difícil elección porque “todos los caminos llevan a Roma”, bueno uno llevaba a España.
Muralla
Recinto amurallado de Ambrussum
El recinto amurallado de Ambrussum fue construido en el siglo IV a.C. por los Volcas arecómicos (los mismos que fundarían Nîmes) y a lo largo de sus 650 m. de longitud se levantaron 25 torres semicilíndricas. En su interior de la fortaleza se han encontrado restos construidos en el 30 a.C. cuando los romanos ya habían conquistado estas tierras y que hacen pensar que Ambrussum servía de parada en el camino para los viajeros.
casas
Restos de las edificaciones de Ambrussum
En los más de 2 Km. de recorrido de su interior se conservan restos de una posada, patios, casas, una granja, termas y una forja. Los caminos habilitados ayudan a recorrer todo el recinto disfrutando del aire libre y del paisaje.
Pont Ambroix
Pont Ambroix o Puente de Ambrussum
No hay que abandonar Ambrussum sin antes contemplar los restos del puente que cruza las aguas de Vidourle: el Pont Ambroix y que permitían llegar hasta Gallargues-le-Montueux. El Pont Ambroix o Puente de Ambrussum fue construido el 30 a.C. en tiempos del Emperador Augusto, con 11 arcadas que recorrían unos 180 m. de longitud.
Anne Rulman
El Puente de Ambrussum dibujado por Anne Rulman en 1620
En la actualidad sólo se conserva el arco número 5 con 7 metros de altura y 10 de apertura y los pilones que sostenían el arco número 4, desaparecido en una inundación en 1933. El arco número 6 aún existía a mediados del siglo XVII como lo demuestra un dibujo de Anne Rulman de 1620. Siglos más tarde, en 1857, Gustave Courbet lo pintaría ya con sólo dos arcos.

Más información: Site archéologique et Musée d'Ambrussum. Dirección: Chemin d'Ambrussum, 34400 Villetelle. Horario: De martes a domingo, de junio y septiembre de 10 a 12:30 h. y de 14 a 17:30 h. Julio y agosto de 10 a 12:30 h. y de 14:30 a 19 h. De octubre a mayo de 14 a 17:30 h. Cerrado en enero. Entrada: gratuita. Visita guiada 6'5 €. Web: Ambrussum.

La cuarta parada de nuestra ruta por la Vía Domitia queda a VIII (octavos) a 8 millas de Nîmes. Aquí podéis encontrar la ruta por Nîmes y su extraordinario patrimonio romano.

Pont du Gard: la obra de ingeniería romana “Grand Site de France”
Acueducto romano
Pont du Gard
Por último, y estando recorriendo la gran construcción romana de la Vía Domitia, es recomendable acercarse hasta el Pont du Gard; un acueducto construido hacia el año 50 para abastecer de agua con el manantial de la Fuente d'Eure en Uzès, la ciudad antigua de Nemausus (Nîmes). Si vas por tus propios medios te interesará saber que el Centro de Interpretación y puerta de entrada al Pont du Gard está situado en la orilla izquierda del río. Las indicaciones en la carretera a seguir son: Pont du Gard Rive Gauche.
Acueducto romano
Interior del Pont du Gard
Nos encontramos a 23 Km. de la ciudad de Nîmes y ante el puente-acueducto más alto del Imperio Romano ¡y del mundo!. Con 360 m. de longitud y 50 metros de altura, conserva tres líneas de arcadas superpuestas, con 6 en la base, 11 en el centro y 35 arcadas en la parte superior. Gracias a las visitas guiadas es posible subir hasta la arcadas superiores, por donde transcurría el agua, y recorrer el mismo camino que seguía, ¡caminando por el interior del acueducto!. En su piedra caliza se conservan 300 inscripciones con valor histórico, de toda clase de aventureros y épocas. Pero lo que más impresiona es ver los sedimentos del agua que se han pegado a la piedra y que gracias a ellos ha permitido que se conservara el monumento.
UNESCO
Pont du Gard
Nîmes, la pequeña Roma, tenía un manantial de agua, pero sus 7 colinas impedía que el agua llegara cómodamente a las casas situadas en lo alto ¡maldita gravedad, viva la vida cómoda!. Nace así el proyecto de construir un acueducto capaz de llevar 35.000 m3 desde el manantial de Uzès, situado a 20 Km. en línea recta y a 50 Km. de Nîmes sorteando el relieve natural. Aunque hay que salvar toda clase de accidentes geográficos, los romanos lo construyen en 5 años.
Unesco
Pont du Gard
El acueducto construido se utilizaría durante 500 años para abastecer de agua la ciudad de Nîmes, después se utilizaría como puente y algo más tarde como cantera de piedra. En el siglo XIX se decide “salvarlo” y se construye en 1865, al lado y bien pegado, un verdadero puente con materiales y técnicas similares a las utilizadas en el Pont du Gard. Fíjate bien porque lo que ves es el acueducto más un puente. El Pont du Gard fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1985.
Museo
Museo del Pont du Gard
El Museo del Pont du Gard es el Centro de Interpretación perfecto para profundizar en las construcciones romanas, las herramientas, los métodos y avances constructivos de forma amena y entretenida en un espacio multimedia de 2.400 m2. El agua como elemento de poder y el poder del agua. Los romanos disponían de conocimiento del agua; sabían por ejemplo la importancia de separar el agua corriente, del agua limpia, del agua sucia.
Centro de Interpretación
Museo del Pont du Gard
Aunque desconocían que las tuberías de plomo, que en la actualidad dan una esperanza de vida a los humanos de 50 años, en época romana se reducían a 35 años. Aquí podrás encontrar una maqueta completa de cómo es el recorrido completo del Pont du Gard. Cómo llegaron a construir semejante edificación teniendo en cuenta los desniveles del terreno y teniendo en cuenta que el agua no podía encontrar ninguna barrera en todo su recorrido. Así como la explicación y puesta en escena de una cantera antigua y del trabajo de la piedra ¡cuidado no se suelte la cuerda que sujeta el bloque de piedra!.
Pont du Gard
Restos del acueducto
Las 165 hectáreas de espacio natural alrededor del Pont du Gard están protegidas, hay varios olivos centenarios junto al acueducto-puente que son una maravilla. Un recorrido pedagógico, “Mémoires de Garrigue”, de una hora y media de duración, te invita a adentrarte en la garriga, a disfrutar del aire libre y del paisaje mediterráneo con aroma a tomillo y romero.
Garriga
Olivos centenarios en Pont du Gard
En días de más aglomeración, el recorrido permanece sin gente y silencioso, así que si te agobias, podrás refugiarte entre encinas, robles y pistacheros. Si dispones de tiempo te invito además, a contemplar el Pont du Gard desde la orilla derecha y desde la orilla izquierda del río Gardon. Por los dos lados, la imagen del acueducto es diferente. Ya me dirás cuál te parece más bonita.

Más información: Musée de la Civilisation romaine. Pont du Gard. Dirección: La Bégude. 400 Route du Pont du Gard, 30210 Vers-Pont-du-Gard. Horario: diariamente de noviembre a febrero de 9 a 18 h. Marzo, abril y octubre de 9 a 20 h. Mayo de 9 a 21 h. Junio y septiembre de 9 a 22 h. Julio y agosto de 9 a 23 h. Entrada: 8'5 €. Entrada y visita guiada: 15'5 €. Aparcamiento de pago. Web: Pont du Gard. Aplicación móvil Pont du Gard Tour en Google Play y en App Store.

Descuentos:
Si se quiere visitar varios sitios arqueológicos de esta lista o que se encuentren en Languedoc, se puede solicitar de forma gratuita la Carte Privilège al comprar la primera entrada. Editada por Sites d'exception en Languedoc permite beneficiarse de un descuento de 1'5 € por persona en cada uno de los 17 sitios turísticos, entre los que se encuentra: el Musée et site archéologique d'Ensérune y Musée et site archéologique d'Ambrussum.

Toda la información generada en redes sociales sobre mi viaje por la Vía Domitia puede consultarse a través del hashtag #PDViaDomitia

lunes, mayo 7

Nîmes y su extraordinario patrimonio romano

Nîmes
Jardines de La Fontaine, Nîmes
La Colonia de Nemausus se convirtió en Nîmes y al igual que Roma, la ciudad se extiende por siete colinas. Nemausus se levantó en el siglo VI a.C. alrededor de un manantial de agua sagrada venerada por los Volcas arecómicos (longostaletas); una tribu celta que ocupaba la Galia Narbonense. La fuente de agua de lluvia filtrada a través de un monte al norte de la ciudad, dio inicio al establecimiento de los primeros habitantes de Nîmes. El lugar sagrado estaba dedicado al Dios Nemausus y los romanos cuando llegaron alrededor del 120 a.C. lo incorporaron a su propio Augusteum; al que añadieron un recinto con dos escaleras de piedra semicirculares y un pequeño templo. Siglos más tarde, en 1745, se construirían los Jardines de La Fontaine; uno de los primeros jardines públicos de Europa.


Nîmes
Tour Magne, Nîmes
Nuestra “Pequeña Roma” creció hasta convertirse en Colonia en el 50 a.C. de esa primera época es la Tour Magne (Torre Magna); de forma octogonal, es el único resto que queda en pie de las 80 torres que formaban el recinto amurallado de Nemausus. Se conservan dos de los tres niveles originales, suficiente como para permitirte la entrada y una ascensión a 32 metros de altura que te brinda una completa vista panorámica de Nîmes. La Muralla romana de Nîmes fue construida entre el 16 y el 15 a.C., por el Emperador Augusto, tenía una longitud de 7 km. por 2 metros de ancho y 9 metros de altura y fue una de las murallas más largas de la Galia. Presentaba diez puertas de las que se han conservado dos: la Porte Auguste y la Porte de France.

Nîmes
Porte Auguste, Nîmes
La Porte Auguste (Puerta de Augusto) o Puerta de Arles está ubicada en el Boulevard Courbet, era una de las entradas principales a la ciudad antigua, por aquí cruzaba la primera calzada romana construida en la Galia: la Vía Domitia, de la que se conservan varios tramos escampados por la geografía vial y que originariamente conectaba la ciudad francesa de Beaucaire con Hispania. La Puerta de Augusto estaba flanqueada por dos torres y permitía el paso de carros por los dos arcos centrales y el paso de peatones por las dos arcadas más pequeñas. Se conserva alguna decoración, pilastras corintias, nichos y torsos de toros.

Nîmes
Porte de France, Nîmes
La Porte de France, conocida como la Puerta de España, cerca de la Rue de la Republique, es otra de las dos únicas puertas romanas que se conservan en Nîmes. Construida en el año 16 a.C. tiene un único arco de medio punto coronado por una galería ciega decorada con pilastras de la Toscana. En la antigüedad, también estaba flanqueada por dos torres circulares defensivas.


Nemausus
Símbolo de Nîmes que puede verse por toda la ciudad
La Nemausus hija del Emperador Augusto, vencedor de Cleopatra y Marco Antonio, acuñó monedas con un cocodrilo encadenado a una palmera coronada con laureles y que simbolizaba la sumisión de Egipto a Roma. Hoy, esa imagen forma parte del escudo de la ciudad y recuerda la victoria de los romanos en la batalla naval de Actium en el año 31 a.C. La inscripción: “COL NEM” se refiere a Colonia de Nemausus y la verás en varios puntos de la ciudad, al igual que el cocodrilo.

NÎmes
Castellum Divisorium, Nîmes
El Castellum Divisorium es una especie de distribuidor de agua de mediados del siglo I tallado en la roca que permitía el abastecimiento de agua en la ciudad, aprovechando la procedente del acueducto de Nîmes de 50 km. de longitud. El acueducto construido por Agripa entre el año 40 y 60 se conoce hoy con el nombre de Pont du Gard y se abastecía con el agua del Manantial de Eure situada en Uzès. El Castellum medía 5'90 m. de diámetro, poseía 10 orificios circulares y estaba excavado a 1'40 m. de profundidad. De este tipo de vestigio arquitectónico sólo se ha conservado uno más en buen estado, y se encuentra en Pompeya, por tanto estamos delante de una auténtica rareza. Las tuberías de plomo llevaban agua hasta las fuentes públicas, monumentos y a los diferentes barrios de la ciudad ubicados por encima de donde brotaba el manantial primigenio. En Nîmes el agua corriente era símbolo de poder y estatus, el acueducto brindaba un extra de comodidad a los romanos que no tenían que bajar de las colinas en busca de agua.

Nîmes
Temple de Diane, Nîmes
El Temple de Diane (Templo de Diana) se cree que podía haber estado vinculado al Santuario Imperial, hoy se encuentra dentro de los Jardines de La Fontaine, sin que se conozca su función exacta. Conserva restos decorativos y varios espacios en forma de salas. Se cree que en la antigüedad los pasillos laterales permitían el acceso a una planta superior, hoy desaparecida. Las distintas bóvedas y los nichos de la sala principal no son elementos constructivos típicos de los templos grecorromanos, enigma que se suma al halo de misterio de este edificio. En 1570, el arquitecto veneciano Palladio pudo hacer un croquis de un edificio mejor conservado del que diría: “Todo este edificio está hecho de piedra erecta y está cubierto con azulejos, de modo que el agua de lluvia no puede encontrar el paso. Tuve un cuidado muy especial en dibujar este templo, que me pareció considerable. Está claro que se hicieron en un momento en que el uso de la buena arquitectura era casi universal en todo el mundo.

Nîmes
Maison Carrée, Nîmes
La Maison Carrée es uno de los templos romanos mejor conservados en su totalidad ¡del mundo!. Allá por el siglo I, formaba parte del foro; centro de la vida pública romana, y estaba dedicado al culto imperial de Augusto y tras su muerte, al culto de sus herederos: Cayo y Lucio César. Una inscripción conservada en su frontón reza: "príncipes de la juventud" haciendo alusión a los nietos de Augusto. La Maison Carrée mide 26 m. de largo, por 15 m. de ancho y 17 m. de alto y se alza sobre un zócalo presidido por una gran escalera. Once columnas en cada lado se suman a las cuatro centrales de la fachada con capiteles corintios con hojas de acanto. En el espacio exterior pueden verse algunas bases de las columnas que formaban el pórtico. En la actualidad, en el interior de la Maison Carrée se proyecta el documentalNemausus, la Naissance de Nîmes” que os recomiendo ver y donde se explica la fundación de la ciudad a través de una familia que vivió en el Oppidum celta en el 55 a.C. hasta el año 90. El nombre carrée “cuadrado” designa en Francia a todo rectángulo con 4 ángulos rectos.


Nîmes
Arènes de Nîmes
El anfiteatro mejor conservado del mundo romano y que sigue aún en activo, es a la vez el más grande de la Galia Romana: las Arènes de Nîmes. El anfiteatro fue construido a finales del siglo I, tiene forma ovalada y originariamente capacidad para 24.000 personas, mide 133 m. de largo, por 101 m. de ancho y 21 m. de altura. Dos niveles con 60 arcadas en cada una de las alturas, varias escaleras de acceso y un sistema de galerías abovedadas permiten el acceso rápido al vomitorium. Las localidades se llenan cada año en la celebración de los Grandes Juegos Romanos, corridas de toros o conciertos que presentan una visibilidad perfecta de toda la pista o arena, gracias al diseño de sus gradas, desde cualquier ubicación. Una cornisa en la parte superior con piedras perforadas permitía colgar un vélum (una gran lona) para proteger a los espectadores del sol y el mal tiempo, los anclajes pétreos aún son visibles. En el exterior se han conservado varios bajorrelieves, como el de los hermanos gemelos Rómulo y Remo con la loba Capitolina y varias cabezas de toros.


Más información: Existe un pase que te da la posibilidad de visitar la Maison Carrée, las Arènes de Nîmes y la Tour Magne durante 3 días y cuesta 13 €. El resto de monumentos romanos aquí descritos son de entrada gratuita. Oficina de turismo de Nîmes. Dirección: 6 Rue Auguste, 30020 Nîmes. Teléfono: +33 (0) 466 583 800. Horario: de 1 de octubre hasta 31 de marzo de lunes a sábado de 9:30 a 17:30 h. Domingos y festivos de 10 a 17 h. Del 1 de abril al 30 de septiembre de lunes a sábado de 9 a 19 h. Domingos y festivos de 10 a 18 h. Web: Oficina de turismo de Nîmes.


Toda la información generada en redes sociales sobre mi viaje a Nîmes puede consultarse a través del hashtag #PDViaDomitia y #GrandsJeuxRomains

lunes, abril 23

Escapada a Arles-sur-Tech: la "Ciudad de los Santos Cuerpos"

Arles-sur-Tech
Claustro de la Abadía de Santa María de Arles

Cerca de la mítica montaña del Canigó, se encuentra la Abbaye Sainte Marie d’Arles Sur Tech (Abadía Santa María de Arles); la abadía carolingia más antigua de Catalunya. El Imperio carolingio del que fue Emperador Carlomagno, se extendía desde la Marca Hispánica hasta Sajonia (Alemania), Croacia y el Reino Lombardo (Italia). En el año 820, Sunifredo II de Urgell, hermano de Guifré el Pilós (Wifredo el Velloso), funda la abadía benedictina de Santa María de Arles sobre los restos de unos antiguos baños romanos

Abadía de Santa María de Arles
Detalle de la puerta de forja de entrada al claustro
En el siglo X las incursiones sarracenas y normandas sobre el cenobio y sus tierras en el Vizcondado de Vallespir (Condado del Rosellón), obliga a los Condados de Besalú y de Cerdaña tomar la abadía bajo su protección en un intento por salvarla de la destrucción. No será la única vez que se reúnan fuerzas para salvar el monasterio. La Abadía acabó anexionándose al Monasterio de Moissac que dependía de la Abadía de Cluny y fue ganando notoriedad y prestigio (ya se sabe, júntate con uno más grande y serás grande). 

Arles-sur-Tech
Claustro de la Abadía de Santa María de Arles
Hasta aquí llegan las reliquias de San Senén y de San Abdón que se convierten en los patronos de la ciudad (son también los protectores de los agricultores catalanes ya que evitan el granizo y la tempestad y en las Iglesias de Sant Pere de Terrassa se conserva un retablo de los santos) y que le valdrían a Arles-sur-Tech el apodo de "Ciudad de los Santos Cuerpos". En el siglo XIII el Abad Ramon Desbac (Abad de Ripoll) construye una enfermería, el Palacio Abacial y el claustro de la Abadía de Santa María de Arles con mármol de Céret y piedra de Girona. La Abadía de Santa María de Arles se convierte en parada de los peregrinos que realizan el Camino a Santiago de Compostela.

Detalles que no debes perderte en la Abadía Santa María de Arles

Arles-sur-Tech
Entrada a la Iglesia de Santa María de Arles
El pantocrátor de la puerta de entrada a la iglesia está situado bajo un arco de granito decorado con hojas. Dos fantásticos monstruos en los extremos devoran unos cuerpos humanos y vigilan la figura del Cristo en Gloria, del siglo XI, esculpida en relieve en el centro del tímpano sobre una cruz griega. En cada una de las puntas de la cruz hay unos medallones donde están representados los símbolos de los cuatro evangelistas (el hombre o ángel corresponde a San Mateo, el león es San Marcos, el águila es San Juan y el buey es San Lucas). Debajo del pantocrátor se conservan los símbolos de Alpha y Omega que hacen referencia al nombre de Dios.

La Sainte Tombe
Estatua de Guillem Gaucelm y La Santa Tumba
Al fondo del patio que sirve de atrio de entrada a la Iglesia de Santa María, se encuentra un sarcófago paleocristiano de mármol azul de Céret donde hay tallada una X rodeada por un círculo que significa Iesous Chrestos (Jesucristo). El sarcófago, de alrededor del siglo V que probablemente perteneció a una iglesia anterior, es conocido con el nombre de la “La Sainte Tombe” (Santa Tumba o Santo Sepulcro). Según una leyenda, el sarcófago guardó durante algún tiempo los cuerpos de San Senén y de San Abdón (Ahora las reliquias se encuentran en el retablo barroco de Llàtzer Tramulles construido en 1647 y ubicado en el altar de la iglesia). Un buen día comenzó a brotar agua clara y cristalina de debajo de la tumba y los feligreses le atribuyeron propiedades milagrosas, aunque este poder curativo sólo se manifiesta después de nueve días de uso. Los más escépticos conceden a esta agua procedencia celestial, sí, pero no divina, la lluvia se filtra por el mármol de la tapa que es poroso y brota gota a gota, pero nadie ha podido explicar porque la Santa Tumba cesó de emanar agua durante las dos Guerras Mundiales (chan, chan chaaaan).

Junto al sarcófago y empotrada en el muro, se encuentra la estatua yacente del caballero Guillem Gaucelm de Tellet fallecido en 1211 y que dio un donativo a la abadía de Santa María para ser enterrado aquí. La escultura fue esculpida en mármol blanco por Ramón de Bianya con los brazos cruzados sobre el pecho y cubierto por un tejido con pliegues muy característico de la época.

Arles-sur-Tech
Pinturas murales de época románica
El interior de la iglesia es de planta basilical con tres naves y tres ábsides, curiosamente no posee transepto y la cabecera está orientada al oeste (cuando debería hacerlo mirando hacia Jerusalén), se conservan varias pinturas murales de época románica. Las últimas aparecieron por casualidad cuando restauraron el órgano Schmidt del siglo XVIII de la iglesia. La población de Arles ha sido bautizada y casada en este templo desde tiempos inmemoriales, gracias a los habitantes de Arles-sur-Tech la abadía se salvó de la destrucción durante la Revolución Francesa.

Claustro gótico
Claustro de la Abadía de Santa María de Arles
Pasear por el claustro gótico del siglo XIII es leer sobre la piedra lo que canteros y artistas quisieron legar a golpe de martillo a las generaciones futuras. Es el primer claustro gótico que se construyó en el Rosellón y un ejemplo único del arte gótico del Languedoc. En el siglo XIV la Abadía de Santa María de Arles es ampliada con dos naves más. La abadía fue fortificándose y llegó a contar con un total de cuatro torres de defensa (una torre cayó sobre el dormitorio de los monjes y lo destruyó) aunque aún se conservan dos torres.

Francia
Place del Convent, Arles-sur-Tech
En la Place del Convent de Arles-sur-Tech vivían los monjes después de quedarse sin dormitorio, un rincón con encanto que te invito a descubrir mientras callejeas por esta pequeña población francesa. En la plaza verás un busto de Josep Anselm Clavé fundador de las corales musicales, no es el único vínculo que Arles tiene con Catalunya en Rue de la Place, por ejemplo, durante la celebración de su Fiesta Mayor se bailan sardanas y muchas de sus calles tienen nombres catalanes.

Le Moulin: creaciones catalanas

tejidos
Le Moulin des Arts, Arles-sur-Tech
Le Moulin des Arts et de l’Artisanat de Arles-sur-Tech es un espacio recuperado del pasado industrial de la ciudad convertido en taller de artesanos y venta de artesanías. En Le Moulin es posible escuchar los telares tejiendo tejidos a rallas, encontrar artesanos del vidrio (entra en el Atelier Bulle de Verre de Jérôme Poussier y Karine Saint-Maur tienen unos trabajos fantásticos), manos trabajando la forja, la cerámica o incluso verás cómo se hacen cuchillos. 

Arles-sur-Tech
Atelier Bulle de Verre en Le Moulin des Arts
Una quincena de creadores, 100% del Sur del Canigó, exponen sus creaciones en el espacio de 250 m2 de la tienda donde es posible comprar desde joyas, lámparas y los cuchillos de Morian Theuns y Aurélie Marquès hasta cerámicas, prendas de punto de mohair del Vallespir tejidas por Marianne Voiry o espardenyas catalanas elaboradas por Céline. Dirección: Rue du 14 Juillet, 66150 Arles-sur-Tech. Teléfono: +33 (0) 783 075 598. Horario: de abril a mayo de 14 a 18 h. De junio a octubre de 10 a 19 h.

Dónde dormir en Arles-sur-Tech

Les Glycines
Hôtel Les Glycines, Arles-sur-Tech
Hôtel Bar Restaurant Les Glycines. En este hotel tienen habitaciones dobles, sencillas (desde 58 €/noche) y dormitorios para grupos de excursionistas con literas y baño compartido (24 €/noche). En el bar podrás degustar desde tapas hasta helados artesanales y el restaurante tiene una muy recomendable terraza donde puedes comer de menú o a la carta. Dirección: Rue du Jeu de Paume 7, 66150 Arles-sur-Tech. Teléfono: +33 (0) 468 391 009. Web: Hôtel Les Glycines.

Dónde comer en Arles-sur-Tech

Cuina Catalana
Restaurante Els Simiots, Arles-sur-Tech
Restaurante Els Simiots. Restaurante de cocina catalana y productos locales ubicado en el centro de Arles, a los pies de la iglesia. Podrás degustar desde una escalibada o una paella hasta hamburguesas y platos gourmands del chef Joseph Busquets. Ambiente familiar y precios para todos los bolsillos con menú diario desde 10 € y vinos blancos bio. Dirección: Rue de la Place 2, 66150 Arles-sur-Tech. Teléfono: +33 (0) 468 364 524.

A 3 Km. de la Abadía de Santa María de Arles se encuentran Les Gorges de la Fou no dejes de visitarlas. Las montañas del Haut Vallespir son ideales para practicar senderismo.

Más información: Web: Oficinade turismo de Arles-sur-Tech.

Toda la información generada en redes sociales sobre mi viaje a los Pirineos Orientales puede consultarse a través de los hashtags #PirineusOrientals #CatalunyaNord #PyrénéesOrientales #enmodevisitpo

viernes, abril 20

De ruta balnearia por los Pirineos

Francia
Aquensis, la catedral del bienestar 
Los Pirineos están bien provistos de zonas de bienestar donde descansar, cuidarse y cargar pilas, por ello Hautes-Pyrénées (Altos Pirineos) se han convertido en el primer destino francés de balneoterapia. Los centros termo lúdicos franceses de la zona de los Pirineos pueden presumir de bellos paisajes montañosos, valles de dulce calma y cielos plagados de estrellas. Los efectos beneficiosos de las aguas termales se conocen desde época romana, lo saben bien los ejércitos de Julio César que eran enviados a las fuentes termales de Barèges para que sanaran de sus heridas.

A continuación, os recomiendo tres de los ocho balnearios que encontrarás en Altos Pirineos, donde además de las ventajas del agua termal y sus indicaciones terapéuticas, encontrarás unas instalaciones elegantes, un entorno paisajístico de excepción y algunos extraordinarios métodos curativos, dignos de la Reina de Saba.

Si lo tuyo son los baños de fragancias, las burbujas de los jacuzzis, el vapor de los hammam, el erotismo de las saunas y las duchas tropicales… tu sitio está aquí. Preparado porque vas a experimentar un intenso placer practicando el turismo de salud.

Balnéa (Génos-Loudenvielle)
Aire Libre
Baños Japoneses de Balnéa. Fotografía: Balnéa
Empezamos nuestra selección por el increíble Balneario de Balnéa donde dicen que se encuentran todos los baños del mundo y está considerado el centro de balneoterapia de montaña más grande de Francia. Lo cierto es que es un lugar espectacular, situado junto al Lago de Génos-Loudenvielle, la luz, el espacio y el lugar te dejará atónito. Si además planificas tu visita en época de nieves, la sensación de estar sumergido en la piscina de agua caliente mientras todo a tu alrededor permanece nevado debe ser inolvidable. Si como yo, te encuentras que no hay ni un copo de nieve, no decaigas, el paisaje montañoso que lo rodea con picos que se elevan a 3.000 metros de altitud es también maravilloso en cualquier época del año. De todas formas no me he resistido a robarles una foto para que veas qué bonito es Balnéa nevado.


Piscina termal familiar
Baños Amerindios de Balnéa
Los espacios de Balnéa son como un viaje iniciático al termalismo del mundo, en primer lugar, encontrarás los Baños Amerindios; ideal para disfrutar de un poco de acción rodeado de grandes columnas de madera de pino y tótems de madera maciza que te trasladan a Norteamérica. Es el espacio indicado para las familias, aquí podrás hacer bastante el indio (nunca mejor dicho). En este espacio hay una gran piscina con agua a 33 grados, camas de burbujas, géiseres, duchas de hidromasaje, jacuzzis, cascadas y también podrás nadar contracorriente (cuidado con los niños que están por todas partes).


Balneario
Baños Romanos de Balnéa
Otro de los espacios en Balnéa son los Baños Romanos donde impera la calma, la serenidad y la curación, para ello se impide la entrada a niños menores de 12 años (yo lo elevaría a los 25). Una cúpula de cristal con luz natural, azulejos árabes y un recinto de inspiración grecorromana donde impera la piedra, cobijan una piscina con agua a 33°C. Chorros de hidromasaje, bancos calientes, cuellos de cisne… Bajo el agua del baño musical suena una melodía y el ambiente huele a jazmín, si consigues vencer el sopor embriagador, vete de cabeza a otros placeres secretos: el caldarium a 36°C que debes alternar con el frigidarium a 14°C (no hay huevos) y el tepidarium donde te esperan miles de burbujas.


Balneario
Espacio Onsen de Balnéa
En Balnéa también te espera un Baño Japonés, para entrar al Espacio Onsen tendrás que cruzar un pasillo con chorros de agua a 33°C y una cama de guijarros que te masajearán la planta del pie (más o menos como si fueras un faquir y según tu grado de tolerancia). Los jets de agua te masajearán desde los tobillos hasta los muslos, no sufras, tu periplo te llevará hasta las tres piscinas exteriores con vistas panorámicas que componen el Baño Japonés de Balnéa (a 33°C, 37°C y 40°C). No te pierdas las dos saunas de vidrio con vistas panorámicas al valle y las montañas y la sala de crioterapia (he tenido que mirarlo en Internet porque me ha dado miedo, pero básicamente es un shock térmico de 3 minutos con instantes a -160°C). El jardín japonés de Balnéa nevado es una mariconada al lado de esto.

Más información: Balnéa. Dirección: Génos, 65510 Loudenvielle. Teléfono: 05 62 491 919. Entrada: 19 €. Web: Balneario de Balnéa.

Aquensis Spa Thermal (Bagnères-de-Bigorre)
Bagnères-de-Bigorre
Aquensis
A los pies del Pic du Midi se encuentra este balneario que parece una catedral del bienestar (y nunca mejor dicho). Llegar hasta Aquensis es hacerlo a un palacete señorial de fachada de color azul con un interior sorprendente. El edificio que alberga este espacio termal es una joya arquitectónica de 3.000 m2 que os seguirá sorprendiendo una vez dentro. Aquí os espera un espacio de grandes dimensiones con una impresionante estructura de madera de alerce a la que sólo le falta follaje para parecer un inmenso bosque o un recubrimiento de mosaico para parecer la Sagrada Familia.

Hammam de Aquensis. Fotografía: Aquensis, Spa thermal®
Hay que descubrir los salones del siglo XIX del primer piso, así como el enorme hammam lleno de estancias de mármol y salas abovedadas que te transporta a Oriente Medio de un solo plumazo (He tenido que robar otra foto para que lo vieras, ya que el vapor me impidió hacer mis propias fotografías). En el hammam de Aquensis disponen de té gratuito y zonas de descanso donde disfrutar de la bebida y de la decoración.

Bagnères-de-Bigorre
Terraza de Aquensis. Fotografía: Aquensis, Spa thermal®
El agua caliente natural es beneficiosa, pero si además es agua sulfurada, se convierte en alivio y bienestar para el cuerpo y la mente. Las aguas brotan en Bagnères-de-Bigorre desde antiguas fuentes naturales situadas a unos 200 metros de profundidad a una temperatura de 50°C. Son aguas naturalmente ricas en oligoelementos, calcio, sulfato y magnesio que poseen propiedades calmantes y antiespasmódicas. En la piscina principal de Aquensis podrás nadar contracorriente, zambullirte en un hidromasaje o disfrutar de las cascadas y chorros de agua termal. Mientras que en la piscina lateral disfrutarás de hidromasajes y música bajo el agua. En la azotea de Aquensis encontrarás jacuzzis al aire libre y saunas finlandesas. En el Espacio Bienestar se realizan tratamientos de belleza como baños con leche de burra o tratamientos con aceites esenciales bio.

Más información: Aquensis, Spa thermal®. Dirección: Rue du Pont d’Arras, 65200 Bagnères-de-Bigorre. Teléfono: 05 62 958 690. Entrada: 17’5 €. Web: Aquensis Spa Thermal.

Luzéa (Luz Saint Sauveur)
Balneario
Luzéa
Cerca del magnífico Cirque de Gavarnie se encuentra el Balneario de Luzéa. Dicen que en uno de sus salones se relajaba la esposa de Napoleón III; la Emperatriz Eugenia de Montijo, quien puso de moda las estancias en los balnearios y las curas termales. Acudía con tanta frecuencia a Luzéa, su balneario favorito, que Napoleón construyó específicamente una “carretera termal” que permitía hacer una parada por etapa en cada uno de los balnearios de los Pirineos. Las aguas termales de Luzéa son ricas en azufre y sales minerales que afloran a 33°C. El sulfato, el sodio y la riqueza en gases raros favorecen la curación de afecciones ginecológicas, insuficiencias venosas, linfáticas e infecciones de las vías respiratorias.


Balneario
Luzéa 
El Balneario de Luzéa se compone de varios espacios de estilo neoclásico donde predomina el mármol y el cristal. En Luzéa encontrarás piscinas con chorros de masaje, jacuzzis suspendidos, un hammam oriental, saunas, baños y sala de mármol climatizada con bancos calientes. Además, en Luzéa se realizan masajes y tratamientos personalizados. Si puedes pídete un masaje de piedras calientes; una técnica masajista de origen amerindio que calienta las piedras de basalto o de mármol a 50°C. Sus beneficios son múltiples desde acción desintoxicante, activador de la circulación sanguínea, hasta para combatir las tensiones musculares. También hacen masajes gourmets de chocolate o masaje de caramelo con mantequilla, así como distintos tratamientos de varias semanas de duración.

Más información: Luzéa Les Thermes de Luz Saint Sauveur. Dirección: Avenue Impératrice Eugénie 31, 65120 Luz Saint Sauveur. Teléfono: 05 62 928 158. Entrada: 18 €. Web: Balneario de Luzéa.

La Boutique de los Altos Pirineos ofrece una Ruta de los Spas de 7 noches de duración, con media pensión y entrada a 7 Spas (Aquensis, Balnéa, Cieléo, Le Jardin des Bains, Les Bains du Rocher, Luzéa y Sensoria) a partir de 568 €.

Se ha dicho en Planeta Dunia

Páginas vistas en total