27 mayo 2016

Ruta por Barcelona en los 600 de Trip Troop

Recorrer Barcelona en un coche tan nuestro como el Seat 600 es extremadamente fácil con el equipo de Trip Troop. La empresa ofrece varias alternativas para aquellos que quieren conocer la ciudad en caravana (con otros 600) o hacer una ruta por Barcelona por su cuenta. Los Seat 600 están equipados con un GPS con la ruta elegida, así que aunque sea la primera vez que visitas Barcelona, la ruta no tiene pérdida.


El GPS es lo único “fuera de lugar” de estos coches clásicos que han sido recuperados, mimados y preparados para descubrir Barcelona como lo hubieran hecho nuestros padres o abuelos. El Seat 600 fue el utilitario de las masas en España, el coche económico que la clase media podía comprar. La primera unidad salió a la calle en 1957 y aunque costaba para muchos, una verdadera fortuna, para comprar el coche, habían largas listas de espera. No había tenido ocasión de conducir ninguno, ya que el Seat 600 se dejó de producir alrededor de 1973 y para entonces, yo sólo tenía 1 año, pero había visto y subido de paquete en varios de ellos. Su resistencia lo hacían perdurar varias generaciones y todo el mundo contaba verdaderas aventuras de los viajes familiares en su Seat 600.

Así que aunque tengo pavor a conducir un coche por el centro de Barcelona, el hacerlo en un clásico que no sobrepasa los 90 Km./hora y hacerlo protegida por una caravana de tres coches más, me daba la seguridad suficiente para vivir la experiencia.

Esta es la ruta por Barcelona que hicimos con Trip Troop:


Salimos desde la fabulosa Sagrada Familia; la Basílica de la Sagrada Familia es una de las visitas imprescindibles en la ciudad de Barcelona. Es la obra más ambiciosa y creativa del arquitecto Antoni Gaudí i Cornet que empezó a construirla en 1883, cuando tenía 30 años de edad, y que será su mayor obra póstuma. Sus dos fachadas; la Fachada del Nacimiento ubicada al este, presenta figuras esculpidas al natural, animales, plantas y nubes, mientras que la Fachada de la Pasión, ubicada al oeste, presenta las esculturas del artista Josep M. Subirachs. El proyecto original contempla la construcción de 18 torres (de entre 100 y 170 metros de altura) que corresponden a los 12 apóstoles, los 4 evangelistas, la Virgen María y la más alta de 170 metros (unos metros por debajo de la montaña de Montjuïc) representará a Jesucristo. Gaudí decía que la obra de Dios no podía ser superada por ningún hombre. 


Tras recorrer el Carrer Mallorca y el Carrer Provença guiados con el coche que encabeza nuestra expedición de 600 de Trip Troop, llegamos a la Casa Milà, más popularmente conocida como La Pedrera. El edificio de viviendas, de estilo modernista construido por el arquitecto Antoni Gaudí, envuelve dos patios interiores; uno circular y otro elíptico que le otorgan una magnífica luz a las viviendas. La fachada de piedra ondulada está trabajada como si fuera barro y cuando la contemplas tienes la sensación de estar viendo un mar de olas en movimiento. Destacan los balcones de hierro forjado que fueron diseñados con sinuosas formas vegetales. La magnífica azotea de La Pedrera es un mirador desnivelado que luce unas hermosas torres helicoidales cubiertas de mosaico blanco (con la técnica de trencadís tan característica de Gaudí) y presenta unas chimeneas que recuerdan a bravos guerreros con yelmo, similares a los guerreros de la Fachada de la Pasión de la Basílica de la Sagrada Familia.


Ponemos rumbo al Passeig de Gràcia y restamos miradas a la Casa Batlló, los turistas nos hacen fotografías y es que una comitiva de Seat 600 de color rojo, no pasa desapercibida. La gente nos saluda y nos mira con la boca abierta, sin quererlo nos hemos convertido en las estrellas vintage del momento. Qué os puedo contar de Casa Batlló que no os haya dicho ya, me declaro enamorada de esta obra de Gaudí que me hace sonreír siempre que la miro. Su fachada decorada con cerámica policromada de brillantes y sutiles colores es una explosión de optimismo. La profusión de formas y motivos que hacen referencia a leyendas, objetos y fantasía son un sueño hecho piedra. Los mosaicos se vuelven confeti, los balcones de hierro un antifaz de carnaval o unas temibles calaveras. El tejado de cerámica es un sombrero de arlequín o el lomo de un fantástico dragón, la torre circular con una cruz es una espada que atraviesa el dragón de la leyenda de Sant Jordi. 


Seguimos nuestra ruta urbana por Barcelona y nos dirigimos a Les Rambles. Al ser domingo el tráfico es amable con nosotros y nos deja disfrutar de un magnífico recorrido. La ruta por Barcelona con los 600 de Trip Troop nos permite conocer algunos secretos y curiosidades de la Ciudad Condal. Una guía en el coche de cabeza va relatando la historia y los detalles de lo que vamos viendo, mientras su voz llega a través de nuestros altavoces. La famosa Rambla de Barcelona dirige nuestros pasos desde Plaça Catalunya al Port de Barcelona y al mar Mediterráneo. En poco más de 1 Km. su paseo central o las dos aceras laterales, muestran distintos edificios y monumentos de los que destacaría: la Font de Canaletes, los puestos de venta de flores, el Mercat de Sant Josep (La Boquería), la Casa Bruno Quadros o Casa dels Paraigües, el mosaico de Joan Miró, la Pastelería Escribà en la esquina del Carrer Petxina, los artistas callejeros situados al final de La Rambla y el Monumento a Colón.


Al llegar al Port de Barcelona llevamos nuestras carrozas vintage al Aparcamiento del Maremágnum, en el Moll d’Espanya. Aquí hacemos una pequeña pausa que algunos aprovechan para tomar un café, disfrutar de la brisa marina o de recorrer la Rambla de Mar; una agradable pasarela de madera con vistas al puerto. Es el momento de estirar las piernas, de comentar la experiencia y de cambiar de conductor. Trip Troop se hace cargo de pagar los tickets del Parking y salimos rumbo al Carrer de la Marina por la Avenida del Litoral. Pasamos junto a Gambrinus la olímpica gamba diseñada por Javier Mariscal que en realidad es una cigala. El Carrer de la Marina es el último trayecto antes de finalizar nuestra ruta por Barcelona en 600. Aquí nos espera un delicioso vermut en Casa Mariol y disfrutar compartiendo nuestra experiencia con el resto de conductores de la caravana vintage.

Esta experiencia ha sido posible gracias a Trip Troop Vintage Tours y a la asociación de bloggers de viaje Barcelona Travel Bloggers. El material subido a las redes sociales de todos los participantes puede consultarse a través del hashtag #bcnTB600.


Más información: Duración de esta ruta (Gaudí Tour): 2 horas. Precio del Tour en convoy: 59 € por persona. Web: Trip Troop Vintage Tours.

24 mayo 2016

La Alhambra de Granada, nuestra joya nazarí

La rendición de Granada

Muhammad I fundó en el año 1238 una nueva dinastía; la Dinastía Nazarí que construiría la ciudad más hermosa de la Península Ibérica. El último reino musulmán de Occidente en Europa duraría hasta el año 1492, dejando para la posteridad uno de los monumentos más bellos del mundo: la Alhambra de Granada. Es el legado musulmán más apreciado de la arquitectura islámica en Europa y una de las joyas más exquisitas del arte nazarí.

La Alhambra de Granada desde la Carrera del Darro

La Alhambra de Granada está situada sobre una colina llamada Sabika que ya desde época romana había sido habitada y de la que destacaba la riqueza de agua y una particular tierra arcillosa de color rojo. Dicen que la tonalidad de la tierra pudo dar nombre al conjunto: al-Qala al-Hamra que significa “Fortaleza Roja”, pero hay quien dice que el nombre le viene de las antorchas y fogatas encendidas por la noche, para seguir trabajando en su construcción. La generosidad de la tierra y la abundancia de agua aseguró cosechas, frutales, huertas y jardines. Y después de tantos siglos, así sigue Sabika, cubierta de castaños de Indias, plátanos, álamos, olmos y avellanos. Es cierto que desde esta colina se domina completamente el Valle del río Darro; un lugar ideal para edificar una ciudadela inexpugnable, pero de no haber sido por la abundancia de agua, la Alhambra seguramente no se hubiera construido aquí.

La Alhambra de Granada desde El Albaicín

La Alhambra es el monumento más visitado de España, una mezcla de ciudad palaciega y fortaleza. Tras sus austeros muros se esconden una Alcazaba, varios Palacios de las Mil y Una Noches, una Medina y los exuberantes Jardines del Generalife que con sus fuentes, saturan de frescor y sensualidad todos los sentidos. Si querían construir un edén en la tierra, este fue el lugar elegido para hacerlo posible. Si se llega hasta la Alhambra de Granada por la Cuesta de Gomérez, la primera puerta que encontramos es la Puerta de las Granadas obra de 1536 del arquitecto Pedro Machuca. Destacan sus tres arcos en cuyo frontón figuran tres granadas abiertas. En el tímpano se encuentra el escudo de Carlos V enmarcado por las figuras de la Paz y la Abundancia.

Ante nosotros tenemos varios caminos sombreados por una alameda, tomamos el que queda en el margen izquierdo que lleva hasta la Puerta de la Justicia. Fue construida en 1348 por orden de Yusuf I (1318-1354) y es la entrada más habitual de la Alhambra. Recibe su nombre porque bajo su gran arco de herradura, un tribunal juzgaba los asuntos de la población. En el centro puede verse el relieve grabado en mármol de una mano, que muestra los 5 preceptos del Corán: la creencia en un único Dios, cinco oraciones al día, la limosna, el ayuno y la peregrinación a La Meca al menos una vez en la vida. Sobre el segundo arco puede verse el relieve de una llave, sobre estos símbolos de la fe islámica los Reyes Católicos mandaron colocar una hornacina con la Virgen y el Niño. Una leyenda dice que el día que la llave del arco interior de la Puerta de la Justicia y la mano de su arco exterior se unan, es decir, si la puerta se destruye, será por que ha llegado el fin del mundo. ¡Cuidaoooo!

Barrio castrense en el interior de la Alcazaba

Tras pasar la Puerta de la Justicia encontramos la Puerta del Vino que servía de acceso a la Medina. Conserva dos arcos laboriosamente cincelados con decoración de azulejos y dos bancos donde se apostaba la guardia que controlaba el acceso a la Alhambra. Un arco de herradura conduce a la Alcazaba; la parte más antigua de la Alhambra. Lo mejor es la impresionante vista panorámica de Granada que se obtiene desde la Alcazaba. Aquí se alojaba la guarnición militar encargada de proteger al Emir y defender el conjunto palaciego de la Alhambra. Fue construida en el año 1238 por orden de Muhammad I con un triple cerco de murallas reforzadas originariamente por 24 torres.

Patio interior del Palacio de Carlos V

En dirección a los palacios de la Alhambra se encuentra el Palacio de Carlos V que fue construido en el año 1526 por el arquitecto Pedro Machuca en estilo renacentista. La fachada mide 63 metros de ancho por 17 metros de alto. El primer cuerpo es de estilo toscano con sillares almohadillados, el segundo posee elementos de decoración de estilo barroco. Destaca su patio cuadrado en el exterior y circular en su interior. Una doble galería con 32 columnas, dóricas en el primer piso y jónicas en el segundo, recorren sus 31 metros de diámetro. El piso superior luce un artesonado de madera de 1957. Vigila la hora que tienes asignada la entrada a los Palacios de la Alhambra y si vas justo de tiempo, deja la visita al Palacio de Carlos V y al Museo de la Alhambra para después.


Loreena Mckennitt hizo un espectacular concierto en el Palacio de Carlos V. Te dejo una muestra para ir abriendo boca. 

Qué no te debes perder en los Palacios Nazaríes de la Alhambra

Sala y Oratorio del Mexuar

Tras pasar el punto de control de entrada se llega a la Sala del Mexuar o Salón de Justicia; es la sala más antigua de la Alhambra y fue reedificada por Yusuf I. Era la sede del gran tribunal de justicia del reino, donde se trataban los asuntos de gobierno. Tenía una cámara elevada cerrada por celosías donde se sentaba el Sultán a escuchar sin ser visto. Destacan los capiteles de sus 4 finas columnas de mármol que sostienen una hermosa decoración cincelada. En las paredes pueden verse varios zócalos de cerámica con dibujos geométricos de vivos colores de época nazarí que conviven con un friso epigráfico de yesería que artesanos moriscos cincelaron con la frase: El reino es de Dios. La Grandeza es de Dios. La Gloria es de Dios.


Artesonado del Cuarto Dorado

Las ventanas laterales permiten ver el Patio de Machuca, al que no se puede acceder en la visita. Destaca una alberca situada en el centro con los bordes lobulados. Al fondo de la Sala del Mexuar se encuentra el Oratorio del Mexuar; una pequeña estancia convertida en la actualidad en un mirador con maravillosas vistas al Albaicín y al río Darro. Continuamos nuestra visita y salimos al hermoso Patio del Mexuar o Patio del Cuarto Dorado, un pequeño patio presidido por una fuente en el centro y una sala a la izquierda que recibe el nombre del Cuarto Dorado ¡un rincón maravilloso! que conserva el artesonado original realizado en madera de cedro con decoración de piñas y conchas en estilo mudéjar, exquisitamente tallado.

Fachada del Palacio de Comares y Patio de los Arrayanes

La Fachada de Comares está presidida por dos portadas rectangulares bordeadas de una cenefa cerámica, es la entrada al Palacio de Comares. El Palacio de Comares se construyó en el siglo XIV por orden de Yusuf I y por su hijo Muhammad V (1362-1391). Destaca la increíble belleza del Patio de los Arrayanes y el Salón de Embajadores ubicado en el interior de la Torre de Comares. Cuando llegues al Patio de los Arrayanes, cierra los ojos y nota la cálida luz en tu piel, el sonido del agua y el aroma perfumado del aire.

Salón de Embajadores

El Salón de Embajadores es el antiguo Salón del Trono que contiene una espectacular decoración de yeserías en sus paredes, con dibujos geométricos y vegetales que son extraordinariamente hermosos y un zócalo de cerámica vidriada. Destaca el artesonado del techo y la magnífica cúpula tallada en madera, que está considerada una obra cumbre de la carpintería nazarí. Dicen que reflejadas en sus 8.500 piezas de madera de cedro están los 7 paraísos musulmanes, adornados con estrellas y lunas pintadas de blanco. Su visita es imprescindible.

Patio y Fuente de los Leones

El Patio de los Leones es otro de los lugares más destacados de la Alhambra de Granada. Fue construido en 1377 por orden de Muhammad V. Es de planta rectangular y se utilizaba como zona de encuentro y de paso entre los diferentes aposentos y dependencias del Palacio de los Leones. El patio queda rodeado por una hermosa galería arqueada sostenida por 124 columnas de mármol blanco. Alrededor se encuentran las alcobas y dependencias privadas del Sultán y sus esposas. De cada sala fluye un arroyo que va al centro donde se encuentra la fuente de “Los cuatro ríos del paraíso”. Los dos pabellones cubiertos a modo de templetes de los lados rinden homenaje a las tiendas de campaña de los beduinos. Los pabellones están bellamente decorados con arcos de mocárabes y hermosas cúpulasde madera. ¡No te olvides de mirar hacia arriba! La Fuente de los Leones, situada en el centro, es del siglo XI de época zirí. Presenta 12 leones de mármol blanco dispuestos en rueda y que sostienen la fuente central. Se cree que representan a las 12 tribus de Israel. Dos de ellos tienen un triángulo en la frente que indicaría las 2 tribus elegidas: Judá y Leví.

Cúpula de mocárabes en la Sala de los Abencerrajes

La Sala de los Abencerrajes es otra de las estancias imprescindibles que se deben visitar en la Alhambra. Cuenta una leyenda que la familia noble llamada Abencerrajes tenía como rival político a la familia Zegríes, los cuales decidieron acabar con sus oponentes mediante una conspiración. Así que se inventaron una relación amorosa entre la sultana y un Abencerrajes. El Sultán Muhammad IX cegado por los celos y la ira organizó una fiesta en esta sala e hizo decapitar uno a uno a los 36 miembros de la tribu de los Abencerrajes. Se dice que el color rojizo que aún hoy día se puede contemplar en el suelo se debe a las manchas de sangre de los caballeros asesinados. Leyendas aparte, las paredes de la Sala de los Abencerrajes están ricamente decoradas en estuco de yesería policromada. Luce un hermoso zócalo de azulejos del siglo XVI procedentes de Sevilla. La impresionante cúpula está decorada con bellísimos mocárabes sobre un tambor estrellado que relucen gracias a la luz procedente del exterior.


La Sala de los Reyes ocupa todo el lado oriental del patio y es la sala más larga del Harén. Su decoración es espectacular, está dividida en tres estancias iguales cubiertas con techos de madera y cúpulas de mocárabes. En la bóveda central están representados los 10 primeros sultanes de la dinastía nazarí de Granada y en las bóvedas laterales están representados caballeros y damas de la corte del Reino cristiano.

Cúpula de mocárabes en la Sala de las Dos Hermanas

La Sala de las Dos Hermanas hace referencia a las dos losas de mármol blanco de estuco policromado que hay en el suelo, a ambos lados de la fuente central. Destaca la maravillosa cúpula de mocárabes, los delicados azulejos y las ricas yeserías que por doquier inundan esta sala.

El Baño Real o el Hamman es la joya de una casa árabe; una obligación religiosa de todo musulmán. En la Alhambra hubieron varios baños, pero el más importante es el que se construyó durante el sultanato de Yusuf I. La distribución es una copia de las termas romanas, pero en estilo árabe. Hay 3 salas principales: la primera es la Sala de las Camas o apoditerium; utilizada para cambiarse de ropa y descansar. La de la Alhambra destaca por sus delicadas yeserías e inscripciones de versos del poeta Ibn al-Yayyab. En la galería alta había músicos y cantores que amenizaban la espera del Sultán y sus invitados. La segunda sala era la Cámara de Vapor, una sala más pequeña con conductos subterráneos que calentaban el mármol y el ambiente. Las bóvedas están abiertas con tragaluces en forma de estrella que en su día estaban cubiertos parcialmente con cristales de colores, de manera que pudiese salir el vapor y entrar aire fresco. La tercera sala era la Sala de los Baños donde se situaban dos bañeras de distinto tamaño; una con agua fría y la otra con agua caliente.

Palacio del Partal

Los Jardines del Partal son los jardines más antiguos de la Alhambra y discurren paralelos a la muralla y descienden en terrazas. Los espacios ajardinados del Partal rodean una gran alberca en la que se refleja la galería porticada del Palacio del Partal que destaca por su magnífico pórtico artesonado y la Torre de las Damas de principios del siglo XIV.

Palacio y Jardines del Generalife

Por último hay que encaminar los pasos al Palacio del Generalife, situado al noroeste de la Alhambra, a más de un kilómetro. El Palacio del Generalife fue construido por orden del segundo Sultán de la dinastía nazarí; Muhammad II (1273-1302) y reformado en tiempos de Ismail I en el año 1319, como residencia veraniega para los sultanes y su familia. Esta villa de recreo era un lugar paradisíaco donde escapar de las preocupaciones palaciegas y donde se buscaba tranquilidad y disfrutar de la exuberancia de sus jardines. El edificio principal está formado por dos pabellones unidos por una galería sostenida por columnas con ricos capiteles.

Los Jardines del Generalifegenna al-arif” o Jardín del Arquitecto era un vergel de huertas. Una sucesión de diferentes patios con estanques, pabellones y parterres de rosales, setos de arrayanes, plantas ornamentales como el laurel, la hiedra o jazmines, así como naranjos y granados nutren hoy de aroma y color el ambiente. En su día fue un hermoso jardín persa que invitaba a la meditación y que hacía referencia al Jardín del Paraíso.

Panorámica de la Alhambra de Granada desde El Generalife

Destaca un pórtico nazarí de 5 arcos que da acceso al Salón Regio que conserva una maravillosa decoración en yesería que no hay que perderse. Conserva una magnífica cubierta de madera, sustentada por un friso de mocárabes que rodea todo el perímetro. En el Patio del Ciprés de la Sultana hay un jardín y una alberca en forma de U. Sus más de 30 surtidores tienen un papel fundamental en los jardines ya que envuelven en el susurro del agua, la fragancia de las flores. Al Jardín Alto del Generalife se accede por la caprichosa Escalera del Agua, está repleto de setos de arrayanes, estanques, fuentes y viejos cipreses que ofrecen una agradable sombra en verano. Posee una de las panorámicas más destacadas del conjunto de la Alhambra.

La Alhambra de Granada y los Jardines del Generalife fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1984.


Más información: Dirección: Calle Real de la Alhambra s/n, 18009 Granada. Teléfono: 958 027 971. Horarios de visita a la Alhambra: del 15 de octubre al 14 de marzo, diariamente de 8:30 a 18 h. Del 15 de marzo al 14 de octubre, diariamente de 8:30 a 20 h. Visita nocturna Palacios Nazaríes: Del 15 de octubre al 14 de marzo, viernes y sábados de 20 a 21:30 h. Del 15 de marzo al 14 de octubre, de martes a sábado de 22 a 23:30 h. Tipos de entrada: general diurna que incluye Palacios Nazaríes, Generalife y Alcazaba: 14 € (más 1 € compra anticipada). Entrada nocturna Palacios Nazaríes: 8 €. Entrada a los Jardines del Generalife y Alcazaba: 7 €. Se recomienda comprar la entrada con antelación (disponibles entre un año y un día antes de la visita). Transporte público: los microbuses C-3, C-4 y C-7 llevan hasta la Alhambra. Web: La Alhambra y El Generalife. Desde la Puerta de las Granadas hasta la entrada a los Palacios Nazaríes hay unos 15 minutos de paseo. Duración de la visita: 3 horas aproximadamente.

21 mayo 2016

Tarde entre Cócteles del Mundo o cómo recorrer el planeta en 4 cócteles

Taller de Cócteles del Mundo en Cocktail Shop

Un auténtico viajero utiliza todos los sentidos para impregnarse de su destino vacacional o de su sueño viajero. A través de la gastronomía de un lugar podemos rememorar en nuestro cerebro, anécdotas, imágenes y deliciosos recuerdos. Por otro lado hay cocinas del mundo que te transportan a la historia de un país, su cultura ancestral o su revolucionario pasado. Así que cuando entré en Cocktail Shop para participar en su Taller de Cócteles del Mundo, supe que además de pasármelo muy bien, iba a recorrer el planeta a través de 4 deliciosos cócteles.

En el Taller de Cócteles del Mundo aprendes a elaborar los cócteles y te puedes beber los cuatro que hayas preparado, así que mi recomendación es: hazlos bien y toma nota de lo que diga el barman que guía el taller y no lleves el estómago vacío o saldrás con un buen viaje. Abróchate el cinturón que comenzamos.

Cocktail Shop y Spritz

Nos vamos a la hermosa Venecia con un Spritz
Dicen que el Spritz lo llevaron los soldados austriacos a Venecia y que para bajar su grado alcohólico lo mezclaban con agua con gas. Spritzen significa chapoteo, así que no sé yo si muchos soldados acabaron metidos en un canal veneciano tras la ingesta alcohólica. Se puso de moda gracias a una campaña publicitaria en el 2008 de la marca Aperol. Es ideal como aperitivo y puedes recordar su preparación con un fácil: 3, 2, 1 (cava, aperol, agua con gas).

Cocktail Shop nos recomienda utilizar un vaso rocks (27 cl. Altura 8,9 cm. y Ø 8,2 cm) o tumbler bajo (vaso de whisky) lleno de hielo.

Ingredientes:
3 medidas de cava
2 medidas de Aperol (sabor a naranja amarga)
1 medida de agua con gas o soda
1 rodaja de naranja (garnish o adorno)

Listo para vivir La Dolce Vita.

Cocktail Shop y Cosmopolitan

A Estados Unidos con un Cosmopolitan
El Cosmopolitan se popularizó gracias al personaje de Carrie Bradshaw de la serie Sex and the City (Sexo en Nueva York) que habitualmente los toma. Aunque en Cocktail Shop afirman que no es un cóctel de chicas, precisamente. Se recomienda servir en una Copa Martini o copa de cóctel (15-20 cl. Altura entre 14,6 y 19,1 cm. y Ø entre 10,8 y 11,8 cm).

Ingredientes:
1-1/2 medida de vodka de 40º
3/4 medidas de Triple Seco (Cointreau, Grand Marnier o Curaçao) hay quien le pone media onza
1/2 medida de zumo de lima
1 medida de zumo de arándanos
1 Twist de lima para adornar

Con este cóctel te parecerás a Madonna.

Cocktail Shop y Japanese Sliper

Viaje a las Antípodas con el Japanese Sliper
El Japanese Sliper se creó en Melbourne (Australia) alrededor de 1984 por el famoso bartender Jean Paul Bourguignon. Tiene un bajo grado alcohólico y dicen que es buen digestivo, curiosamente se sirve sin hielo en una Copa Martini o Copa Pompadur (la de champan baja y ancha).

Cocktail Shop nos avisa que es importante repetir la medida con exactitud de los 3 ingredientes y mezclarlos en una coctelera con hielo.

Ingredientes:
1 medida de licor de melón
1 medida de Triple Seco (Cointreau, Grand Marnier o Curaçao)
1 medida de zumo de limón
1 Twist de limón y 1 cereza roja de cóctel para adornar la copa

Utensilios y Cócteles del Mundo


Y por último la guinda de todos los cócteles del Mundo: el Mojito cubano
La historia del mojito se entremezcla entre corsarios de la armada inglesa que bebían aguardiente y las necesidades de los marinos para combatir el escorbuto con limas. Dicen que el mismísimo Sir Francis Drake lo bebía mientras contaba los tesoros robados a la Corona Española y los cubanos bautizaron el cóctel con el nombre de “Draquecito”. Don Facundo Bacardí lo rebautizó en 1862 con el nombre de mojito cambiando el aguardiente por ron de calidad. Pero quien le dio fama mundial fue el escritor Ernest Hemingway que lo tomaba diariamente en La Bodeguita del Medio en La Habana.

Se sirve en vasos altos tipo Tumbler o Collins.

Ingredientes por orden de colocación en el vaso:
2 cucharadas de azúcar moreno o 1/2 medida de azúcar líquido
Zumo de 1/2 lima
7 hojas de menta
2 medidas de soda o agua con gas
Remover y chafar las hojas de menta sin romperlas. Añadir 1-1/2 medidas de ron y mucho hielo picado.
Adornar con 1/4 de lima y 1 rama de menta

Cuando acabé de beberme todos los cócteles, me sentía la reina de las fiestas. Así que si buscas una actividad para hacer entre amig@s en Barcelona es una excelente y económica opción festiva. Beber todo esto en una discoteca sale más caro y no conoces a tanta gente ;-)


Más información: Dirección: Carrer Roger de Llúria 46, 08009 Barcelona. Teléfono: 931 65 16 53. Horario del Taller de Cócteles del Mundo: viernes y sábado a las 19 h. Precio: 25 €. Correo: eventos@cocktailshop.es. Web: Cocktail Shop.

19 mayo 2016

Dinant, la ciudad bañada por el Mosa en la bella región de Valonia


El río Mosa (La Meuse) cruza varios países y regiones, pero es en Valonia que se muestra al visitante salpicado de verdes colinas y ciudades tranquilas como la bella Dinant; la hija del Mosa. Dinant se encuentra a 100 Km. de Bruselas y el trayecto en tren o en coche, se realiza a través de un paisaje natural de campos de cultivo que tiñen de amarillo y verde el terreno. 


El Patrimonio Rural de Valonia está presente en granjas, casas de huéspedes e incluso en hoteles que se pierden en mágicos bosques. Los alojamientos campestres aseguran el contacto directo con la naturaleza e invitan a bajar el ritmo de sus huéspedes. Caballos moteados, terneras de color chocolate, simpáticas familias de patos o bellas ovejas Dorper Mogro (que se asemejan a un peluche) pacen, como si hubieran salido de una ducha matinal y se hubieran secado el pelo con un difusor.


Las extensiones de tierra quedan salpicadas por abetos y edificios de piedra gris que ha sido extraída de las canteras de la región durante siglos. En la ciudad de Dinant se encuentra un buen número de edificios con encanto y de rincones que invitan a la contemplación. Aquí un tejado de lajas negras, allá una ventana ribeteada de blanco... Dinant está pensada para descubrir esos pequeños jardines, íntimos y coquetos, para contar las chimeneas y buscar los balcones de distintas formas que intentan escapar de la monotonía arquitectónica y hacerte exclamar un: “¡Qué bonitoooo!”, interminable.


Uno de los grandes personajes de la historia nacido en Dinant fue Adolphe Sax, el inventor del saxofón. Su ciudad le dedicó un museo ubicado en su casa natal situada en la calle Rue Adolphe Sax 37. Además se pueden encontrar repartidos por las calles y plazas de Dinant, una gran cantidad de saxofones, con diferentes diseños, materiales y colores. Sólo en el Puente Charles de Gaulle se alzan 28 saxofones distintos, de 3 metros de altura, que a menudo viajan a otras ciudades para la promoción de Festivales de Jazz o de música.


El instrumento que más me gustó de todos los que encontré en Dinant fue un saxofón de cristal que se encuentra frente al Hôtel de Ville, el ayuntamiento de la ciudad situado en la Rue Grande 112. Un faldón de tubos de cristal permite que en los días de viento, surja un tintineo sin partitura. El edificio del Ayuntamiento de Dinant es una reconstrucción de 1924 del Palacio de los Príncipes Obispos de Lieja que quedó destruido durante los ataques de la Primera Guerra Mundial. No te pierdas la parte posterior del edificio que da al río.

Qué ver en Dinant; visitas imprescindibles


Si hay dos edificios que destaquen por encima de todos en Dinant, son su Ciudadela y la Colegiata de Notre Dame. La Ciudadela de Dinant se levantó en el año 1040 para defender el único puente que había en la ciudad (el más próximo se encontraba a 30 Km.). La visita guiada es conducida por un viejo profesor que derrocha simpatía y sabiduría a partes iguales. Atentos a las explicaciones porque os harán preguntas y en la fortaleza aún tienen unos cuantos calabozos :-P.


Desde la gran explanada central se accede al mirador de la Ciudadela, desde donde se obtiene una completa panorámica de Dinant y el curso del Mosa en esta ciudad. En el margen izquierdo destaca una formación rocosa de 33 metros de altura conocida con el nombre de Roca Bayard y a los pies de la fortaleza se encuentra la bonita Colegiata de Notre Dame que luce un espectacular campanario de color negro y con forma de bulbo. La visita a la ciudadela continúa por 4 salas (taller de forja, panadería, cocina y dormitorio) donde se explica la vida diaria de los soldados que vivían en el fuerte. Las escenas se representan con ayuda de maniquís y objetos reproducidos. 


Pero la parte más sorprendente de la visita a la Ciudadela de Dinant se encuentra al final del recorrido, cuando te introduces en la reconstrucción de una trinchera de la Primera Guerra Mundial. Durante el pequeño recorrido suenan alarmas, tiroteos, la luz disminuye, mientras un laberinto de sacos amontonados protegen a los soldados que defienden la posición. La atmósfera se recrudece cuando te internas en un refugio derribado por un obús. En el primer escalón ya notarás tu falta de equilibrio y en los primeros pasos del pasillo, te invadirá un mareo importante, parecido al que se sufre en alta mar. La ausencia de líneas verticales hace que el cerebro flipe bastante y se crea cosas que no son.

Más información: Ciudadela de Dinant. Dirección: Place Reine Astrid 3-5, 5500 Dinant. Teléfono: +(32) (0) 82 223 670. Horario: de abril a septiembre diariamente de 10 a 18 h. De octubre a mediados de noviembre diariamente de 10 a 17:30 h. De mediados de noviembre a marzo de sábado a jueves de 10 a 16:30 h. Enero sólo fines de semana de 10 a 16:30 h. Entrada: adultos 8.5 € y niños 6 € (incluye teleférico). Parking gratuito en lo alto de la Ciudadela. Web: Ciudadela de Dinant.


Existen dos maneras para llegar hasta el centro histórico de Dinant desde la Ciudadela: la primera bajando una escalera de piedra con 408 peldaños, bastante empinada, por cierto. La otra es utilizando un simpático teleférico que en 2 minutos te deja en la Plaza Mayor; cerca de la iglesia de Notre Dame, nuestra segunda visita imprescindible que hacer en Dinant. 


La Colegiata de Notre Dame fue construida en el siglo XIII, en estilo gótico con la peculiar piedra de caliza gris autóctona. Varias veces destruida y reconstruida, el mismísimo escritor Victor Hugo le dedicó unas palabras de elogio, y es que pocas veces se ven iglesias de estas características. Del templo destacaría su campanario en forma de cebolla, de color negro y 100 metros de altura. En el interior de la iglesia se pueden admirar las hermosas vidrieras que cuentan la historia de Dinant y que están consideradas una de las más grandes de Europa. El edificio parece tener un mayor tamaño debido al farallón rocoso que se extiende a sus espaldas, pero en realidad mide 50 metros de largo por 30 metros de ancho y 22 metros de alto. Sus dimensiones se engrandecen con la visión, desde el otro lado del puente Charles de Gaulle, donde te invito a cruzar para contemplarla.


En la otra orilla del Mosa se encuentra la estatua del general Charles de Gaulle; herido en Dinant durante la Primera Guerra Mundial. Desde aquí se obtiene una bella panorámica de la orilla donde se encuentra la Ciudadela de Dinant encaramada sobre un farallón rocoso y la Colegiata de Notre Dame. La bella Dinant y Valonia te esperan y te invito a conocerlas y a descubrirlas, estoy segura que te gustarán. En el próximo post te hablaré de qué actividades se pueden hacer en Dinant, dónde dormir y dónde se puede disfrutar de la rica gastronomía belga.


Gracias a Central de Receptivos, Oficina de Turismo de Bélgica y Valonia, Visit Brussels y Brussels Airlines por invitarme a conocer durante 4 días, la oferta turística de Bruselas y Dinant. El material generado en Redes Sociales pueden consultarse a través de los hashtags #BélgicaCDR y #FamBélgicaCDR.

Se ha dicho en Planeta Dunia

Páginas vistas en total