jueves, enero 16

El Museo de H. R. Giger: el creador de Alien

Musée H.R. Giger
Una de las creaciones más famosas de H. R. Giger fue Alien

Los fans de Hans Ruedi Giger, el creador del oscarizado Alien, y los seguidores de la saga de películas protagonizadas por la teniente Ripley (Sigourney Weaver) tienen una cita ineludible en Suiza. Aunque se podría pensar que el Sancta Sanctorum del arte de H. R. Giger caería en Estados Unidos, lo cierto es que es en Gruyères, donde se encuentra la mayor colección de obras de arte de H. R. Giger.

Musée H.R. Giger
En el Museo de H. R. Giger verás varias esculturas de Alien
Este artista suizo, arquitecto, diseñador, escultor y diestro en la difícil técnica de la aerografía entró en el mundo del cine a finales de los años 60. Trabajaría en los proyectos y en las películas de: Dune (1973-1977) dirigida por Alejandro Jodorowsky, Alien, el octavo pasajero (1979) dirigida por Ridley Scott y que le aportaría a H. R. Giger un Óscar a los mejores efectos visuales, Future-Kill (1985) dirigida por Ronald W. Moore, Poltergeist II (1986) dirigida por Brian Gibson, Alien 3 (1992) dirigida por David Fincher, Species (1995) dirigida por Roger Donaldson y en Prometheus (2012) dirigida por Ridley Scott.

Musée H.R. Giger

Musée H.R. Giger
El sexo, la violencia y el sufrimiento están muy presentes en la obra de H. R. Giger
En 1997 H. R. Giger compra el Castillo St. Germain y funda un año más tarde su propio museo en Gruyères. Un espacio surrealista, escalofriante, visceral y lleno de las creaciones únicas de este artista multidisciplinar que trabaja con distintos materiales para crear vida de otro planeta, inspirándose en la preocupante destrucción de nuestro planeta tierra.

Musée H.R. Giger
Grandes aerografías cubren las paredes del Museo H. R. Giger de Gruyères
Efectivamente, tras este mundo irreal de H. R. Giger se esconde la sobrepoblación, las guerras, las armas atómicas y lo absurdo de las atrocidades humanas. Temas que están presentes en la obra descarnada de H. R. Giger que pintaba directamente sobre sus lienzos, sin utilizar bocetos. Aunque utilizaba varias técnicas de pintura, donde H. R. Giger destacó fue en la aerografía. Su virtuosismo es perceptible viendo la simetría y el perfecto equilibrio que guardan las imágenes pintadas con aerógrafo.

Musée H.R. Giger
Sil es la protagonista creada por H. R. Giger para la película Species
En el Museo de H. R. Giger de Gruyères también verás colgadas en las paredes algunos cuadros pintados al óleo que siguen el estilo de ciencia ficción surrealista de sus primeras obras que pintaba con gotas de tinta china salpicadas sobre cartón y vaciadas con una cuchilla de afeitar para crear las formas. Sus temas principales siempre fueron la vida, la muerte y las máquinas. El resultado de esas inquietudes son criaturas llenas de sufrimiento, miedo y violencia. Son cuerpos y esqueletos vistos por dentro y por fuera; carne y órganos, huesos y sexo, pero también amputados y sofisticados por partes mecánicas. Los seres de H. R. Giger mezclan partes biológicas y mecánicas, son criaturas biomecánicas, creaciones grotescas.

The Spell
La serie The Spell está considerada una de las mejores obras de H. R. Giger
La mujer ocupa un lugar destacado en la obra de H. R. Giger que las inmortaliza llenas de belleza y sensualidad. Son diosas espirituales y divinas, son madres creadoras de vida y son objeto de deseo y tentación pecaminosa. En el universo de H. R. Giger el espacio reservado al hombre es mínimo, si aparece es de forma horrible, deforme y repulsivo. Son los protagonistas de un sueño que se vuelve pesadilla o la visión futurista de las fobias de un artista.

Giger Bar: el bar donde iría Alien

Giger Bar
Interior del Giger Bar
Todo ese universo se hace patente en el Giger Bar, un bar situado frente al Museo de H. R. Giger de Gruyères. Entra y formarás parte de una nave tripulada, de las entrañas de un alienígena, de una catedral de huesos, de un edificio pulmonar capaz de respirar. Desde el techo hasta el suelo, desde las paredes al mobiliario encontrarás los diseños y creatividad de H. R. Giger. La atmósfera peculiar, extraña y alucinante de este bar suizo no lo encontrarás en ningún lugar del mundo. Estoy segura que, si ves aparecer un camarero viscoso con una copa humeante, no te dará tiempo a disparar la cámara.

H. R. Giger falleció el 12 de mayo de 2014 y fue enterrado en el cementerio de Gruyères. ¿Conoces los encantos de esta población suiza medieval? Te invito a descubrirla en mi artículo de viaje: Escapada DETOX en Friburgo: La llamada de la Naturaleza Suiza

Más información: Château St. Germain. Dirección: Rue du Château 2, 1663 Gruyères. Teléfono: +41 (0) 26 921 22 00. Horario: de abril a octubre diariamente de 10 a 18 h. De noviembre a marzo, de martes a viernes de 13 a 17 h. Sábados y domingos de 10 a 18 h. Entrada: 12’5 CHF (12 € aproximadamente). Web: HR Giger Museum.

Toda la información generada en redes sociales durante este viaje puede consultarse a través del hashtag #ENAMORADOSdeSUIZA y #FribourgRegion.

lunes, enero 13

Arles: la pequeña Roma de la Galia

Arelate
Mapa de la antigua Arelate. Hoy sus monumentos romanos son Patrimonio de la Humanidad
El centro histórico de Arles concentra un maravilloso conjunto de monumentos romanos incluidos en 1981 en la lista de Patrimonio Mundial de la Humanidad de la UNESCO. La antigua Colonia Julia Paterna Arelate "colonia fundada por mi padre" se constituyó bajo el imperio de Julio César en el 46 a.C., sobre los cimientos de la ciudad griega de Theline. Se calcula que la ciudad de Arelate llegó a albergar alrededor de 50.000 habitantes en época romana. El legado Romano de Arles está formado por:

El Museo de Arles Antique

Musée départemental Arles antique
Sarcófago de los esposos (siglo IV)
Junto al Ródano, sobre los restos de un circo romano del año 150 con capacidad para 20.000 espectadores que venían a ver carreras de carros, se abrió en 1995 el Museo de Arles Antique. El museo exhibe valiosas piezas de época romana como, por ejemplo: el único busto conocido del Emperador Julio César esculpido en vida o una estatua colosal de Augusto. Destaca la colección de mosaicos, sarcófagos romanos y cristianos y una espectacular barcaza galorromana de 3 m. de ancho x 31 m. de largo que fue hallada con parte de su carga y enseres a bordo.

El anfiteatro o Arènes d’Arles

Arènes d’Arles
Anfiteatro de Arles
El anfiteatro de Arles es una inmensa elipse de 136 m. de largo x 107 m. de ancho x 21 m. de alto (el vigésimo mayor del mundo). Fue construido en el año 80 d.C. con dos alturas, 60 arcadas y capacidad para 20.000 espectadores. En la actualidad, la cávea de 34 gradas acoge aproximadamente unos 12.000 espectadores que asisten a los diferentes espectáculos que se celebran cada año. Las tres torres visibles fueron construidas en época medieval cuando el anfiteatro pasó a convertirse en una fortaleza que albergaba numerosas viviendas.

El teatro romano

Teatro
Teatro romano de Arles
El teatro romano de Arles se construyó a finales del siglo I a.C. y tenía una rica decoración en mármol. Tenía capacidad para 10.000 espectadores y el espacio actual continúa cumpliendo la función para el que fue creado en época romana. Presidido por dos columnas de mármol frente al hemiciclo con capacidad para 3.000 espectadores, se siguen ofreciendo diferentes espectáculos musicales y proyecciones de cine al aire libre en verano.

El obelisco

Place de la Republique
Obelisco de la Place de la Republique
La Place de la Republique está presidida por una fuente con un obelisco de granito rojo del año 150 procedente de Asia Menor. La aguja de unos 20 m. de altura está enmarcada por 4 leones de bronce. Se erigió en tiempos del emperador romano Constantino II en la espina del Circo romano. Fue trasladado aquí desde su ubicación original en el año 1676 en honor al rey Luis XIV. Junto al obelisco egipcio de la Place de la Concorde de París, son los únicos obeliscos de Francia.

La cripta del foro o criptopórticos

Criptopórticos
Los Criptopórticos de Arles están declarados Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO
Una de las visitas que no te debes perder en Arles, son las impresionantes galerías subterráneas abovedadas del Foro. Todas las ciudades romanas disponían de este espacio público que en Arles fue construido en tiempos del Emperador Augusto, entre el año 25 al 10 a.C. que recorren el subsuelo desde el Ayuntamiento hasta la Place du Forum. Estas galerías soportaban el peso del gran pórtico de columnas que reseguía la plaza central del foro romano de unos 3.400 m2. Se accede por el interior del Ayuntamiento, la primera puerta a la izquierda.

Plaza del Foro

Place du Forum
Place du Forum
En la animada plaza de la Place du Forum de Arles se han conservado 2 columnas y un fragmento del frontón de un templo construido en el siglo II d.C. que se encontraba en el Foro. Son el único vestigio conservado en la superficie, del principal centro administrativo, económico y religioso de Arelate.

Las termas de Constantino

Termas de Constantino

El emperador Constantino I el Grande hizo construir en Arles su palacio alrededor del año 313 d.C. Fue una época próspera, con un desarrollo económico y cultural importante que convirtió a Arelate en capital de la Galia. Junto al palacio fueron descubiertas en el siglo XIX, las termas de Constantino; una de las termas mejor conservadas del mundo. De los 3.750 m2 originales se han conservado 1.100 m2 donde es visible restos de la sala caliente (caldarium) y de la sala tibia (tepidarium).

Murallas

Tour des Mourgues
Tour des Mourgues
La ciudad de Arles ha estado rodeada de murallas desde la época romana. Algunos de sus muros sobreviven a lo largo del Boulevard des Lices y el Boulevard Emile Combes. En la confluencia de estas dos grandes avenidas se alza la Tour des Mourgues. La torre de forma cilíndrica fue construida a final del siglo I a.C. con 6 m. de altura. Las piedras más regulares corresponderían a los refuerzos de la Edad Media.

Les Alyscamps

Alyscamps
Desde los Alyscamps partían los peregrinos del Camino de Compostela
La famosa avenida de sarcófagos de la necrópolis cristiana de Alyscamps fue inmortalizada por el pintor Vincent Van Gogh en 1888. La necrópolis fue utilizada también en época medieval y los centenares de sarcófagos en piedra calcárea salieron a la superficie en el siglo XVIII. En esta “Ciudad de los Muertos” se conservan los restos de dos iglesias la primera corresponde a la Église Saint-Césaire-le-Vieux que pertenecía a un convento de monjas del siglo VI y la segunda perteneció a la Abadía de San Honorato del siglo XII.

Toda la información generada durante mi escapada a Arles puede consultarse a través del hashtag #PDArles

jueves, enero 9

Villefranche-du-Périgord y Monpazier: puerta de entrada a Dordoña

La histórica provincia del Périgord fue el corazón de un territorio estratégico en la segunda mitad del siglo XII, en disputa entre el Rey de Francia y el Rey de Inglaterra. Para asegurar sus posesiones cada monarca mandó construir diferentes bastidas (nombre que recibían las nuevas ciudades construidas en la Edad Media). Se calcula que entre los años 1229 y 1316 se crearon 25 bastidas; una de las primeras en levantarse fue la de Villefranche-du-Périgord.

Villefranche-du-Périgord: la bastida más antigua

Place de la Halle
Place de la Halle
Fundada en 1261 por Alphonse de Poitiers hermano de Rey Luis IX, que unos años antes fundaría Montréal-du-Gers (puedes leer mi artículo de viaje y descubrir la bastida de Montréal-du-Gers en Escapada a la "Toscana Francesa"). Villefranche-du-Périgord es una de las bastidas francesas más antiguas del sudoeste de Francia.

Mercado
Mercado de Villefranche-du-Périgord
Las viejas piedras de color amarillo del Périgord Noir esconden restos de su pasado medieval como ciudad fortaleza. En la actualidad, esta población francesa es la capital del boletus y de la castaña y se realizan varios festivales en otoño para su promoción y degustación.

Medidas de grano
Medidas de grano
Uno de los lugares más bonitos de Villefranche-du-Périgord es la Place de la Halle, donde se encuentra el mercado cubierto del siglo XIV, reconstruido en 1818. Varias columnas toscanas con base de piedra sujetan un armazón de madera de castaño que protege unas interesantes medidas de grano de varios tamaños de época medieval.

Église Notre-Dame-de-l'Assomption
Iglesia Notre-Dame-de-l'Assomption
En uno de los extremos se alza la Iglesia Notre-Dame-de-l'Assomption construida en 1864 por el mismo arquitecto que construyó la Iglesia del Sagrado Corazón de Montmartre (París), Paul Abadie. Destaca por su fachada poco habitual.

Casas de los siglos XIII y XIV
Casas con soportales de los siglos XIII y XIV en Villefranche-du-Périgord 
Frente al mercado verás un conjunto de casas construidas sobre arcadas de los siglos XIII y XIV. Bajo los soportales se guarecían los vendedores del mercado cubierto en caso de inclemencias atmosféricas.

Tour des Consuls
A la izquierda la Tour des Consuls y a la derecha una casa del siglo XVI
No son las únicas casas originales, además de varias casas con entramado de madera, busca la Rue Saint-Georges donde se alza una casa con una torre redonda en una esquina. Se trata de la Tour des Consuls que perteneció a una casa fortificada del siglo XVI llamada Casa de los Cónsules y que perteneció a un cónsul de Villefranche-du-Périgord. En la misma calle se alza una casa también del siglo XVI que conserva un curioso saledizo en forma de matacán y un balcón de madera.

Fuente de agua
El agua de la fuente de Touron tienen fama de tener propiedades curativas
El plano geométrico de la bastida de Villefranche-du-Périgord permite encontrar sus puntos destacados rápidamente en calles paralelas o perpendiculares. La más pequeña de las callejuelas o carreyrous de Villefranche-du-Périgord esconden restos del pasado medieval. No dejes de alzar la vista en busca de unos estrechos balcones suspendidos entre dos edificios y que servían a modo de cortafuegos y para recoger agua de lluvia. Localmente conocidos como andrones. Por último, antes de irte de Villefranche-du-Périgord, busca donde se encuentra el lavadero público y una fuente del siglo XIX, por ella brotan las aguas de un manantial con propiedades curativas.

Monpazier: la bastida mejor conservada

Place du Foirrail Nord
Recinto amurallado de Monpazier
A 20 Km de Villefranche-du-Périgord se encuentra Monpazier; la bastida mejor conservada del sudoeste de Francia. Forma parte de la asociación Les Plus Beaux Villages de France (Los pueblos más bellos de Francia) que engloba a las poblaciones rurales con atractivo turístico. La bastida de Monpazier fue fundada el 7 de enero de 1284 por el Rey Eduardo I de Inglaterra. Esta joya arquitectónica, situada entre la hermosa ciudad de Sarlat y Bergerac, aún conserva intacto su aspecto medieval de trama simétrica que sirvió de modelo para la construcción de unas 300 bastidas en el sudoeste de Francia.

Rue Notre Dame
En la Rue Notre Dame encontramos una de las puertas de entrada y la Iglesia de Monpazier
El recinto amurallado de Monpazier tenía 6 puertas fortificadas de las que se han conservado 3 puertas situadas en la Rue St Jacques y en la Rue Notre Dame; cruzando por ésta se llega hasta la Église Saint-Dominique. Fue la primera iglesia construida en Monpazier y curiosamente está situada fuera de la plaza principal que quedaba reservada para Plaza para el Mercado. La iglesia de una sola nave y coro poligonal presenta una decoración sobria en piedra que sólo se rompe en los follajes esculpidos del coro. Los matacanes, almenas y aspilleras del templo indican que sirvió de lugar de refugio en tiempos difíciles para la población.

Maison du Chapitre
Maison du Chapitre
Uno de los lugares destacados para visitar en Monpazier es el Centro de Interpretación de Bastideum. Ubicado en el interior del antiguo Convento de Recoletos fundado en 1644, las reconstrucciones 3D, documentos o una guía interactiva sirven para explicar la historia de esta ciudad medieval desde los inicios de su construcción hasta su conservación actual.

Place des Cornières
Place des Cornières
La guinda de Monpazier se encuentra en su plaza principal, lugar de comercio y donde impartir justicia. La Place des Cornières, de planta cuadrada, está bordeada por 23 casas de piedra construidas entre los siglos XIII y XVII que permanecen unidas por el primer piso y con soportales en la planta baja. Las arcadas que sirven para que los comerciantes se protejan de las inclemencias del tiempo presentan distintos elementos decorativos.

lunes, diciembre 23

Narbonne: la primera hija de Roma

Canal de la Robine
Canal de la Robine
Narbonne (Narbona) fue la capital de la colonia romana Narbo Martius (la primera colonia fundada por los romanos fuera de Italia). Levantada en el año 118 a.C. no tardó en convertirse en uno de los mayores puertos del Mediterráneo y capital de la provincia Narbonensis. Vino, aceitunas, miel de romero, ostras y sal fueron algunos de los productos estrella de su comercio en época romana, cuando los veteranos de la X legión de César se instalaron en Narbo Martius en el año 45 a.C. En el siglo XI, las especias, incienso, lino de Alejandría, cuero y frutas exóticas hacen compañía a la miel, el aceite y a las sardinas. Son las dos épocas de mayor esplendor comercial para la primera hija de Roma.

El pasado romano de Narbonne

Donjon Gilles Aycelin
En los muros del Torreón Gilles Aycelin se pueden ver relieves de la antigua Narbo Martius
Hay varios lugares imprescindibles que conservan el pasado romano de Narbonne: el Museo Arqueológico situado en el Palacio de los Arzobispos o el Museo Lapidario situado en el interior de la Iglesia de Nuestra Señora de Lamourguier y que exhibe una importante colección de 1300 lápidas de los habitantes de Narbo Martius. Está considerada la segunda colección lapidaria más grande del mundo después de la de Roma; formada además por frisos, bajorrelieves, capiteles y columnas también de época romana. Ambos permanecen cerrados a la espera de que sus objetos sean trasladados al nuevo museo de la romanidad que abrirá sus puertas en otoño de 2020. Por último, vale la pena visitar el Horreum; un almacén de mercancías subterráneo a 5 m. bajo tierra, construido en época galorromana (siglo I a.C) único en Europa. Al que se accede por el nº 7 de la Rue Rouget de Lisle.

La Vía Domitia

Vía Domitia
Detalle de la Vía Domitia
Dicen que la Vía Domitia fue la primera ruta comercial que unió Italia con España en el siglo II a.C. En la Plaza del Ayuntamiento de Narbonne fue descubierto el 7 de febrero de 1997 un tramo de esta singular calzada que hemos recorrido en coche desde Ensérune hasta Pont du Gard. Aquí tienes la información sobre la Ruta por la Vía Domitia. La antigua calzada romana atravesaba Narbonne de norte a sur por el Fórum (actual Rue Droite) y seguía por el Pont des Marchands.

Narbonne: capital medieval

Palais des Archevêques
Cour d’Honneur
El Palais des Archevêques o Palacio de los Arzobispos es un verdadero barrio en el corazón de la ciudad. Callejones, patios interiores, claustros, jardines y palacios, forman el segundo conjunto monumental arzobispal de Francia, después del de Avignon. A través del Cour d’Honneur se accede al interior del Palacio Viejo (lado derecho) de estilo románico donde se encuentra el Museo Arqueológico que acoge una extraordinaria colección galorromana de pinturas murales (la más grande fuera de Italia), mosaicos, mobiliario, bajorrelieves, estatuas, sarcófagos y ánforas.

Palacio de los Arzobispos
Torreón Gilles Aycelin del Palacio de los Arzobispos
En el lado izquierdo del Palacio de los Arzobispos se encuentra el Palacio Nuevo de estilo gótico donde se ubicaban los antiguos aposentos de los arzobispos. En el interior se ha instalado el Museo de Arte e Historia que exhibe una excepcional colección de pinturas orientalistas, única en Francia. También destacan las esculturas y pinturas de la Escuela Europea de los siglos XVI, XVII y XVIII. Entre 1290 y 1311 se levantó el Torreón Gilles Aycelin que formaba parte de la muralla que rodeaba la ciudad y era la torre más grande del Palacio de los Arzobispos. Vale la pena subir los 162 escalones de su escalera de caracol hasta la terraza, desde donde se obtiene una magnífica panorámica a 42 metros de altura.

Cathédrale Saint-Just-et-Saint-Pasteur
Catedral de Narbonne
La Cathédrale Saint-Just-et-Saint-Pasteur es la Catedral de Narbonne; un impresionante templo gótico que se encuentra junto al Palacio de los Arzobispos. El edificio actual se empezó a construir en 1272 y nunca fue terminado, de haberlo conseguido, la nave de la catedral hubiera tenido 120 metros de largo. En el interior, destaca el coro gótico construido entre 1272 y 1332 y las bóvedas (con sus 41 m. de altura es la 4ª iglesia más alta de Francia). 

Catedral de Narbonne
Claustro de la Catedral de Narbonne
Te recomiendo que visites el tesoro de la catedral (considerado uno de los más ricos de Francia) donde destacan preciosas piezas de orfebrería y tapices flamencos del siglo XVI. Asómbrate con el gran retablo gótico del siglo XIV de 26 m2 esculpido en la Chapelle Notre-Dame-de-Bethléem y que permaneció oculto hasta 1981. Por último, contempla las extravagantes gárgolas que adornan los arcos del claustro construido en el siglo XIV.

Basílica de San Pablo
Basílica de San Pablo
La Basílica de San Pablo es una de las iglesias góticas más antiguas del Sur de Francia. Fue construida sobre los restos de un antiguo cementerio paleocristiano del siglo III. Conserva una nave románica y vueltas y coro góticos. No te pierdas la pila de agua bendita con una rana en su interior.

Maison des Trois Nourrices
Detalle del ventanal de Casa de las Tres Nodrizas del que recibe su nombre
En la Rue de l’Hotel-Dieu se encuentra la Maison des Trois Nourrices o Casa de las Tres Nodrizas; una de las casas más importantes del renacimiento construida en Narbonne en 1558. Destaca un ventanal que luce 3 cariátides de piedra bien rollizas (de ahí su nombre).

Canal de la Robine

Pont des Marchands
Puente de los Comerciantes
El Barrio del Bourg (el barrio medieval) está separado del centro histórico de Narbonne por el Canal de la Robine; un afluente del Canal du Midi (Patrimonio Mundial de la Humanidad de la UNESCO desde 1996). Desde las diferentes pasarelas que cruzan el canal se obtiene una preciosa vista del Pont des Marchands o Puente de los Comerciantes (uno de los dos únicos puentes habitados de Francia) que conserva casas medievales. Con sus barcazas ancladas, es uno de los rincones más fotogénicos de Narbonne.

Mercado Central
Mercado Central de Narbonne
Les Halles o Mercado Central de Narbonne abrió sus puertas el 1 de enero de 1901 y está considerado uno de los mercados cubiertos más bonitos de Francia. Fue construido en estilo Baltard, es decir con una estructura metálica, pilares y puertas de piedra y decoración cerámica. En su interior te esperan diariamente (desde las 7 de la mañana y hasta las 13 h.) cerca de un centenar de comercios tradicionales que venden un gran surtido de productos locales (verduras, fruta, quesos, embutidos, carnes y pescados). También hay algunos bares y restaurantes donde comérselos. Frente al mercado, en el Cours Mirabeau, se instala un mercadillo los jueves y domingos por la mañana.

Si vas de viaje a Narbonne te aconsejo la experiencia de comer en los Grands Buffets

Se ha dicho en Planeta Dunia

Páginas vistas en total