Ir al contenido principal

Atapuerca: tierra del Homo Antecessor

Centro de Arqueología Experimental (CAREX)
Centro de Arqueología Experimental (CAREX)
La especie humana más antigua de Europa es el Homo Antecessor que vivió hace aproximadamente 850.000 años. Atapuerca se ha convertido en un referente mundial para el estudio de estos primeros hombres que habitaron las tierras de la Sierra de la Demanda. En Atapuerca además se han encontrado numerosos restos del Homo Heidelbergensis que vivió hace 400.000 años, así como restos de animales (hipopótamos, bisontes, panteras, caballos, osos, salmones o tortugas) y fósiles que complementan el estudio de un total de 6 especies de homininos diferentes (los primeros primates que caminaron erguidos) y que ayuda a esclarecer cómo eran y cómo vivían nuestros ancestros hace casi un millón de años.

Centro de Arqueología Experimental (CAREX)

Centro de Arqueología Experimental (CAREX)
Centro de Arqueología Experimental (CAREX)
El Parque Arqueológico de Atapuerca abrió sus puertas en 2001 y hoy es conocido con el nombre de Centro de Arqueología Experimental (CAREX). El CAREX está orientado a la divulgación de las claves de la evolución humana a través de una nueva disciplina llamada arqueología experimental y que pone en práctica, las hipótesis que se generan en los yacimientos, para después recrear los procesos que se creen se utilizaban en el pasado. El CAREX permite profundizar en el periodo paleolítico de forma amena y didáctica, gracias a un recorrido guiado que abarca desde el Pleistoceno Medio o Ioniense (de entre 781.000 a 126.000 años de antigüedad) hasta la Edad de los Metales (entre el 5.000 y el 3.000 a.C.).

Centro de Arqueología Experimental (CAREX)
Centro de Arqueología Experimental (CAREX)
La arqueología experimental en Atapuerca permite descubrir cómo se hacían las herramientas de piedra, por qué y cómo se pintaban las cuevas, cómo se cazaba con arcos y flechas, cómo eran las cabañas, cómo se hacían y para qué se utilizaban los tejidos y la cerámica y por supuesto cómo hacían fuego nuestros antepasados prehistóricos con apenas un palo, una tablilla y paja seca. El CAREX está dividido en dos espacios, el que se encuentra en el interior, muestra la primera exposición española sobre Arqueología Experimental que te permite descubrir de forma interactiva (dejándote tocar) muchas réplicas de utensilios y materiales que se usaban hace un millón y medio de años.

Centro de Arqueología Experimental (CAREX)
Centro de Arqueología Experimental (CAREX)
Mientras que, en el exterior, disfrutarás de un parque prehistórico con toda clase de escenas, desde enterramientos hasta viviendas, como si se tratara de una aldea troglodita. Paso a paso descubrirás como se hacían las tallas líticas con la piedra de sílex y que se utilizaban como punta de flechas, cuchillo o raspador. Para ello no hay nada mejor que ponerse manos al asunto y agarrar con fuerza las piedras y empezar a picar para conseguir tu propia bifaz. El Homo Antecessor era carroñero, pero también cazador de ciervos y de potros, así que tras afilar bien el sílex y atar la punta de flecha a un buen palo con una tripa seca de cordero, tocaba ir a cazar por la sierra burgalesa bien provisto de lanzas. En la visita guiada podrás poner en práctica tus habilidades para la caza.

Centro de Arqueología Experimental (CAREX)
Centro de Arqueología Experimental (CAREX)
La cestería es una especialidad tan antigua y útil que parece que los primeros humanos nacieron con una cesta bajo el brazo. Las cestas facilitaban la recolección de bayas y raíces para completar la dieta básica del Homo Antecessor, aunque se sabe que estos primeros habitantes de la península ibérica practicaban el canibalismo. En el CAREX también te mostrarán cómo se hacían las piezas de cerámica con arcilla (las piezas de cerámica más antiguas encontradas en Atapuerca corresponden al Neolítico inicial que abarca entre el 6.000 y el 3.500 a.C.). También aprenderás a tejer con un telar rudimentario y a pintar como lo hacían en el Neolítico, las pinturas rupestres a base de calcita, mica y cuarzo no necesitan de pinceles, ni brochas, se utilizaba una hierba hueca o dos pequeños huesos de animal huecos para soplar los pigmentos en la pared de la cueva ¡un aerógrafo prehistórico!

Centro de Arqueología Experimental (CAREX)
Centro de Arqueología Experimental (CAREX)
En el yacimiento arqueológico de Atapuerca algunos de sus habitantes tienen nombre propio, como Miguelón cuyo cráneo ha desvelado que sufrió una grave infección producida por un diente roto, lo que demuestra que el Homo Heidelbergensis cuidaba de sus enfermos, ya que solo no hubiera podido sobrevivir. En 2014 se obtuvo la primera secuencia de ADN de un ser humano de más de 100.000 años, sacando a la luz que aquel Homo Heidelbergensis de 400.000 años de antigüedad estaba vinculado con los denisovanos de Eurasia. La mayor concentración de restos del Homo Heidelbergensis se encuentran en la Sima de los huesos de Atapuerca donde se han encontrado alrededor de 5.000 fósiles pertenecientes a 30 individuos que vivieron hace 420.000 años. Se cree que pudo ser un lugar de enterramiento, de ser así se trataría del primer ritual funerario de la historia de la humanidad.

Más información: Centro de Arqueología Experimental (CAREX). Dirección: 09199 Atapuerca, Burgos. Coordenadas GPS: Latitud 42º 20' 23". Longitud 03º 41' 45". Teléfono: +34 947 421 000. Entrada: 5 €. Es necesario reservar con anterioridad. Email: reservas@museoevolucionhumana.com. 

Todo el material publicado en Redes Sociales durante mi viaje a La Bureba puede consultarse a través del hashtag #DestinoBurgos

El yacimiento de Atapuerca fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 2000.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Roca Foradada de Cantonigròs

Quizás para muchos la Comarca de Osona les suene bastante lejana y desconocida a pesar de que se encuentra en la provincia de Barcelona. Seguramente no es la región más visitada de Catalunya, pero esconde poblaciones encantadoras y lugares que parecen sacados de un cuento medieval. Nos encontramos en el interior, a 15 kilómetros de Vic (ciudad que recomiendo visitar) y a 80 kilómetros de la ciudad de Barcelona, pero os va a parecer otro mundo. 
Hoy toca calzarse las botas de montaña y colgarse la mochila bien aprovisionada de agua, tentempiés y espíritu de caminante. Atentos, ahora viene lo más difícil, situar en un mapa los nombres de Santa María de Corcó, L'Esquirol y Cantonigròs con la única intención de visitar La Roca Foradada. Seguramente hay que estar loco, para hacer una escapada sólo para ver un agujero en una pared de piedra, sí, aunque en defensa de mi cordura diré que no es un agujero cualquiera.
Junto al Campo de Fútbol de Cantonigròs encontraremos un sendero en baja…

La Alhambra de Granada: nuestra joya nazarí

MuhammadI fundó en el año 1238 una nueva dinastía; la DinastíaNazarí que construiría la ciudad más hermosa de la Península Ibérica. El últimoreinomusulmán de Occidente en Europa duraría hasta el año 1492, dejando para la posteridad uno de los monumentos más bellos del mundo: la AlhambradeGranada. Es el legado musulmán más apreciado de la arquitectura islámica en Europa y una de las joyas más exquisitas del arte nazarí.

La Alhambra de Granada está situada sobre una colina llamada Sabika que ya desde época romana había sido habitada y de la que destacaba la riquezadeagua y una particular tierra arcillosa de colorrojo. Dicen que la tonalidad de la tierra pudo dar nombre al conjunto: al-Qalaal-Hamra que significa “Fortaleza Roja”, pero hay quien dice que el nombre le viene de las antorchasyfogatasencendidas por la noche, para seguir trabajando en su construcción. La generosidad de la tierra y la abundancia de agua aseguró cosechas, frutales, huertas y jardines. Y después de tantos siglo…

Villa Quijano: El Capricho de Gaudí (Comillas, Cantabria)

Una de las primeras obras del arquitecto Antoni Gaudí, que se conservan en la actualidad, es la casa que diseñó para Máximo Díaz de Quijano. Un soltero acaudalado, concuñado de Antonio López López primer Marqués de Comillas, que necesitaba una villa de veraneo en Cantabria.
Corría el año 1883 (diez años antes de que se declarara el modernismo de Víctor Hortacomo estilo arquitectónico en Bruselas), en San Petersburgo se iniciaban las obras de la Iglesia de la Resurrección de Cristo, y dirigiendo la construcción que comenzaba en Comillas, se encontraba un compañero de promoción de Gaudí de la Escuela de Arquitectura de Barcelona: el arquitecto Cristóbal Cascante Colom. Con las órdenes que recibía de Gaudí desde Barcelona (el arquitecto se encontraba levantando la Casa Vicens y no podía desplazarse hasta Comillas) y con una minuciosa maqueta y multitud de planos detallados se creó El Capricho de Gaudí que se terminaría en 1885. La casa destaca por su llamativo color y esa reminiscenci…