Ir al contenido principal

Saint-Étienne-de-Baïgorry: entre caseríos vascos y joyas románicas

Saint-Étienne-de-Baïgorry
El paisaje de Saint-Étienne-de-Baïgorry entre viñedos y montañas

Saint-Étienne-de-Baïgorry aparece mencionada por primera vez como señorío del Reino de Navarra en el año 1033, cuando es fortificada por orden de Sancho Garcés III de Navarra, durante las Guerras de Religión. En aquella época estaba formada por 11 aldeas: Donostei (Saint-Étienne), Leizparze (Leispars), Urdoze (Urdos), Okoze (Occos), Otikorene (Oticoren), Germieta (Guermiette), Irulegi (Irouléguy), Sorhoeta (Sorhouette), Lasa (Lasse), Anhauze (Anhaux) y Azkarate (Ascarat). Las 6 primeras villas formarían después de la Revolución Francesa de 1789 la comuna de Saint-Étienne-de-Baïgorry que sus habitantes llamarán simplemente “Baigorri”.

Saint-Étienne-de-Baïgorry
En la calle Gaineko Karrika encontrarás hermosas casas vascas

Cada barrio de Saint-Étienne-de-Baïgorry ha conservado sus propias particularidades, desde la capilla de Okoze que luce un retablo del siglo XVIII y estatuas de madera tallada que datan de los siglos XVII y XVIII, hasta el frontón y lavadero de 1789 de Germieta, pasando por los caseríos o “etxe” de los siglos XVII y XVIII de Donostei, que verás que han conservado sobre el dintel de la puerta, la fecha de su construcción tallado en la madera o la piedra.

Qué ver en Saint-Étienne-de-Baïgorry

Saint-Étienne-de-Baïgorry
Edificio de Correos de Saint-Étienne-de-Baïgorry

Sólo por entrar en la iglesia de Saint-Étienne-de-Baïgorry y dormir en el encantador Hôtel Arcé ya vale la pena recorrer los 55 Km. que separan esta pequeña población, de Bayonne, a la que dedicamos el artículo anterior y donde recomiendo hacer una ruta a pie por el barrio más antiguo de la ciudad, conocido con el nombre de Grand Bayonne y que es el corazón de la ciudad medieval. Un buen momento para visitar Saint-Étienne-de-Baïgorry es el primer sábado de mes, cuando celebran por la mañana su mercado de productos locales.

Behereko Plaza

Saint-Étienne-de-Baïgorry
En el Ayuntamiento encontrarás la Oficina de Turismo de Saint-Étienne-de-Baïgorry

La Oficina de Turismo de Saint-Étienne-de-Baïgorry y el Ayuntamiento se encuentran en la Behereko Plaza. Desde aquí parte la Ballade découverte du bourg; un bonito paseo para descubrir este pueblo encantador del País Vasco Francés y que recorre las calles de Donostei. Otro de los lugares que no te debes perder es la mesa de orientación situada cerca de Oronozalde, en dirección a Okoze Germieta, donde se pueden descubrir los viñedos de Irouléguy. Las viñas se encuentran distribuidas en terrazas que cubren las faldas montañosas que protegen a la vid de los fríos vientos del norte.

Saint-Étienne-de-Baïgorry
Pont Romain de Saint-Étienne-de-Baïgorry

Lo primero que llama nuestra atención es un puente que llaman “romano”, pero que fue construido en 1661. Durante mucho tiempo el Pont Romain de Saint-Étienne-de-Baïgorry fue la principal vía de paso que cruzaba el Nive (¿te acuerdas del afluente vasco que vimos en Bayonne?). Al verlo, comprenderás porque lo llaman romano, sus piedras, su singular arco de medio punto y las marcas de las ruedas de las carretas que durante siglos surcaron su pavimento, son una muestra de su larga historia.

Église Saint-Étienne

Saint-Étienne-de-Baïgorry
Diferentes estructuras de diferentes épocas conviven en la Iglesia de Saint-Étienne

La Iglesia de Saint-Étienne aparece mencionada por primera vez en 1236, formando parte del Monasterio de Roncesvalles en Navarra. Aunque su construcción, en estilo románico-bizantino, se calcula alrededor del siglo XI. En su interior descubrirás 3 pisos de galerías, típicas de las iglesias vascas, que fueron construidas entre el siglo XVI y XVIII y que la convierten en una de las iglesias más bonitas que he visto en mi viaje al País Vasco Francés.

Saint-Étienne-de-Baïgorry
Retablo Mayor de la Iglesia de Saint-Étienne-de-Baïgorry

Varias piezas destacan en su patrimonio arquitectónico como unas columnas románicas del siglo XII (a la altura de la segunda capilla), el campanario levantado entre 1790 y 1793 y restos que recuerdan que también fue una iglesia fortificada como su torre con tejado cónico. No te pierdas la capilla gótica de los vizcondes de Baigorri con sus capiteles tallados (es la segunda capilla que se encuentra entrando a la izquierda).

Saint-Étienne-de-Baïgorry
Las galerías de madera son típicas de las iglesias vascas

El retablo barroco de Saint-Étienne fue realizado entre 1707 y 1710 y puede verse en la imagen central, representado el martirio de San Esteban. A la derecha puede verse a San José con el Niño Jesús que sostiene unos lirios y a la izquierda se encuentra la Virgen María y el Niño Jesús sosteniendo un rosario. Otra de las joyas destacadas de la Iglesia de Saint-Étienne es su órgano, fabricado en 1999 por Rémy Malher inspirándose en los órganos barrocos del siglo XVIII de Alsacia. Está realizado con madera de abeto y decorado con policromía y profusión de dorados, además es el protagonista en el mes de agosto del Festival Musical de Basse-Navarre.

Château d’Etxauz

Saint-Étienne-de-Baïgorry
El Castillo d’Etxauz fue la residencia de los vizcondes de Baigorri. Fotografía de Ángel Bigorra 

El Castillo d’Etxauz fue la residencia de los vizcondes de Baigorri durante 8 siglos, entre 1033 y 1832. Su nombre hace referencia al apellido de una familia navarra del siglo XIV vinculada a los reyes de Navarra. Las partes más antiguas conservadas del Castillo d’Etxauz corresponden al siglo XII, aunque la mayoría pertenecen a una ampliación realizada en 1555. El interior, al que no hemos podido acceder, corresponden a la reforma realizada en el siglo XVII. Destacan sus dos pequeñas torres de vigilancia (una redonda y otra poligonal), dos torres redondas con tejado cónico que flanquean cada uno de sus extremos. Como dato curioso nos enteramos que Charlie Chaplin, se alojó 3 veces en el Castillo d’Etxauz en 1925, 1926 y 1931.

Dónde dormir en Saint-Étienne-de-Baïgorry

Saint-Étienne-de-Baïgorry
El Hôtel Restaurant Arcé se encuentra a orillas del Nive

Si buscas alojamiento en Saint-Étienne-de-Baïgorry te recomiendo dormir en el Hôtel Restaurant Arcé**** donde pudimos degustar, además, algunos de los productos más famosos de la región como los vinos de Irouléguy, los quesos de oveja de la AOC Ossau-Iraty, sus embutidos de cerdo vasco y el famoso gateaux basque. El Hôtel Arcé se encuentra a orillas del Nive, en una auténtica casa vasca rodeada de jardines y que la han regentado desde 1864, 5 generaciones de la misma familia.

Saint-Étienne-de-Baïgorry
Habitación del Hôtel Arcé

Aquel primer establecimiento “Au bon vin du Pays” era un modesto café que con el tiempo se convirtió en hospedaje para peregrinos y comerciantes. No hay que olvidar que nos encontramos a 11 Km. de Saint-Jean-Pied-de-Port, etapa obligada del Camino de Santiago. El ambiente calmado que se respira aquí y el lugar donde está ubicado, rodeado de naturaleza, transfieren una calma adictiva de la que no te gustaría escapar jamás. Varios senderos invitan a recorrer los alrededores, ya sea a pie, en bicicleta o a caballo. Puedes descubrir el paisaje del Valle de Aldudes, el Sendero de los Contrabandistas o realizar una escapada gastronómica llamada “La Montagne des Gourmets” recorriendo varias granjas y conociendo productores locales.

Saint-Étienne-de-Baïgorry
Las habitaciones de la planta baja disponen de terraza privada

El Hôtel Arcé es un hotel familiar, pero también es un remanso de paz en Saint-Étienne-de-Baïgorry, rodeado de montañas y pastos, transmite familiaridad desde el primer momento que pones un pie en el alojamiento. Los muebles antiguos, objetos y cuadros de Pablo Elizaga que decoran sus 20 habitaciones tienen una historia que contar, como sus dueños. No tardarás en darte cuenta que te encuentras en un sitio excepcional y que eres el huésped de un antiguo trinquete (un frontón de pelota vasca). Las cenas y desayunos en época estival se realizan en una terraza, junto al murmullo del agua que baja saltando las piedras del río y bajo la sombra de plataneros centenarios.

Saint-Étienne-de-Baïgorry
En el restaurante del Hôtel Arcé disfrutarás de la gastronomía local

Al restaurante del Hôtel Arcé se puede acceder, aunque no estés alojado en el hotel. Aquí te esperan recetas del Chef Pascal Arcé procedentes de un patrimonio culinario heredado de los abuelos. A base de productos del terruño y productores locales como los embutidos y el jamón de Kintoa AOP de Pierre Oteiza, el pimiento de Espelette, las truchas de Ispéguy en Baigorri, los quesos de oveja de la Granja Luisenea, el pan de la Panaderia Etchemendy de Ossès o las setas de sus bosques.

Más información: Hôtel Restaurant Arcé. Dirección: Route du Col d'Ispéguy. 64430 Saint-Étienne-de-Baïgorry. Web: Hôtel Restaurant Arcé.

Toda la información generada en redes sociales durante mi viaje al País Vasco Francés puede consultarse a través de los hashtags #destinationNA #NouvelleAquitaine #ExploreFrance

Comentarios

Los viajes más populares

Ruta modernista por el Barrio de Triana de Las Palmas de Gran Canaria

La Casa Lleó destaca por sus numerosos ventanales con decoración modernista Con esta ruta modernista por el Barrio de Triana de Las Palmas de Gran Canaria descubrirás la estética y estilo de arquitectura de finales del siglo XIX y principios del siglo XX, del barrio más emblemático y comercial de la capital de Gran Canaria. Un Patrimonio Histórico excepcional que ha conservado viviendas con grandes balconadas de hierro forjado, puertas y ventanas enmarcadas con piedras labradas y decoración floral en yeso, cantería y cerámica. Diseños modernistas de Laureano Arroyo en la Calle Mayor de Triana 80 De la mano de los arquitectos más representativos del modernismo canario recorreremos el Barrio de Triana de Las Palmas de Gran Canaria. Un barrio dispuesto de forma regular y simétrico que ya estaba bien estructurado en el año 1530. El modernismo canario se desarrolló casi 80 años, desde 1860 hasta el estallido de la Guerra Civil Española (1936). El racionalismo arquitectónico y la estética

La Barra de Potosí y su laguna salvaje en la Riviera Mexicana

La Barra de Potosí y su laguna salvaje en la Riviera Mexicana La Barra de Potosí y su laguna salvaje se encuentran en la Riviera Mexicana , al final de Playa Larga, una zona situada en la Costa del Pacífico, en el Estado de Guerrero que destaca por unas playas impresionantes , casi vírgenes, con palmeras en la orilla y una abundante avifauna y fauna marina.  Se recomienda llegar a la Barra de Potosí con las primeras luces del amanecer Es un lugar ideal para los amantes de la naturaleza y para los que disfrutan en los espacios salvajes. Dicen que el pequeño pueblo de la Barra de Potosí fue fundado en el año 1934 por varios cazadores de tiburones, hoy su población se ocupa de que este lugar siga siendo una joya de la biodiversidad . En la Barra de Potosí habitan el pelícano pardo y el pelícano blanco americano Nos encontramos en la costa occidental mexicana, en un lugar de gran belleza a tan solo 23 Km. de Zihuatanejo. Potosí significa “riqueza extraordinaria” y el ecosistema de la Barra

Villa Quijano: El Capricho de Gaudí (Comillas, Cantabria)

Una de las primeras obras del arquitecto Antoni Gaudí , que se conservan en la actualidad, es la casa que diseñó para Máximo Díaz de Quijano . Un soltero acaudalado, concuñado d e Antonio López López primer Marqués de Comillas , que necesitaba una villa de veraneo en Cantabria. Corría el año 1883 (diez años antes de que se declarara el modernismo de Víctor Horta como estilo arquitectónico en Bruselas), en San Petersburgo se iniciaban las obras de la Iglesia de la Resurrección de Cristo , y dirigiendo la construcción que comenzaba en Comillas, se encontraba un compañero de promoción de Gaudí de la Escuela de Arquitectura de Barcelona: el arquitecto Cristóbal Cascante Colom . Con las órdenes que recibía de Gaudí desde Barcelona (el arquitecto se encontraba levantando la Casa Vicens y no podía desplazarse hasta Comillas) y con una minuciosa maqueta y multitud de planos detallados se creó El Capricho de Gaudí que se terminaría en 1885. La casa destaca por su llamativo color

Sana’a: la ciudad más hermosa y antigua del mundo

Cuando se tiene la suerte de poder emprender un viaje, al documentarse uno siempre tiene la impresión de estar delante de: el lugar más poblado, el edificio más antiguo, el puente más alto, el río más caudaloso o el mar más profundo. Realmente no puedo afirmar si Sana’a es la ciudad más antigua del mundo , pero sin dudarlo sé, que es la capital más hermosa de todas las que he visitado. Sana’a es la capital histórica y política de la República del Yemen, está situada en la provincia o gobernación del mismo nombre. Ubicada estratégicamente en la ruta de Adén a La Meca, al pie de las montañas de Djebel Nogoum (2.892 m.) y Djebel Ayban (3.194 m.), en una meseta a 2.300 metros de altitud al noroeste del país. Ciudad Antigua de Sana'a El nombre de Sana’a significa “plaza fortificada”, su estilo arquitectónico es inigualable y enamora perdidamente a todo el que la contempla. Esta joya arquitectónica del mundo musulmán, presenta el típico aspecto de las ciudades de la Peníns

5 restaurantes donde comer en Gante

Las croquetas de camarones o Garnaalkroketten es uno de los platos más típicos de Flandes Cualquiera que visite Gante por su cuenta necesita información sobre restaurantes y gastronomía flamenca. Estos son 5 restaurantes de Gante donde te atenderán bien y que según tus preferencias o presupuesto pueden ser una buena opción para la hora de comer y cenar. Algunas de las especialidades de la cocina gantesa y flamenca son: Gentse Waterzooi (estofado gantés de pescado o de pollo con zanahorias, puerros, patatas y nata líquida), Paling in’t Groen (anguila en salsa verde de perifollo), Hespenrolletjes (endivias con jamón dulce gratinadas con bechamel y queso emmental), las  Croquettes aux crevettes grises o  Garnaalkroketten (Croquetas de camarones) o la magnífica carbonada (estofado de ternera cocinada con cerveza). La cerveza más famosa de Gante es la Kwak (de color oscuro con un ligero sabor a regaliz) que debe servirse en un vaso especial con soporte de madera. Le Bota