Ir al contenido principal

Ruta por Écija: entre iglesias, conventos y palacios del Siglo de Oro Ecijano

Écija
El Palacio de Peñaflor es un gran ejemplo del Siglo de Oro Ecijano

El gran Siglo de Oro ecijano tuvo lugar en el siglo XVIII y durante esa época las familias nobles embellecieron Écija con numerosos palacios barrocos cubiertos de pinturas murales. La iglesia hizo otro tanto construyendo 22 conventos, 6 templos y numerosas capillas. La altísima demanda de artesanos gracias a esa pujanza económica, social y artística llegó hasta tal punto de esplendor que se llegaron a contabilizar en Écija hasta 40 casas gremiales de las que se conservan algunos bellos edificios.

Écija
Detalle de la portada de la Casa Palacio de Valdehermoso

Aunque el famoso terremoto de Lisboa sufrido en 1755 afectó a los edificios construidos en el siglo XVIII, la ruta por el Siglo de Oro Ecijano es aún visible por el casco histórico de Écija. Al igual que la esencia y el recuerdo de cuando fue griega (fueron los griegos quienes le pusieron el nombre de Astigi), romana, sede episcopal visigoda, la “Ciudad Rica” de Estigga en época musulmana y la capital de provincia durante el emirato y el califato de Córdoba. Abrid bien los ojos porque en Écija las paredes cuentan su historia, ya sea en versículos del Corán o en imágenes de azulejos de fervorosa fe cristiana.

Écija
Torres campanario Iglesia Santa María y Convento de la Santísima Trinidad y Purísima Concepción

La ciudad de Écija es una de las capitales del barroco andaluz y recibe el sobrenombre de la “Ciudad de las Torres” gracias al gran número de campanarios y miradores conservados; unos 11 en la actualidad. Écija se encuentra situada a 90 km de Sevilla y también es conocida popularmente como “La Sartén de Andalucía” ya que, con el buen tiempo, alcanza altísimas temperaturas. Sin duda es un buen destino para disfrutar con más tranquilidad que en la capital sevillana de su bello Conjunto Histórico-Artístico, considerado uno de los más importantes de Andalucía. Aunque nos encontramos en una de las etapas importantes de la Ruta de Washington Irving que recorre las poblaciones de Sevilla a Granada, los horarios de los monumentos visitables hacen imposible entrar en todas las iglesias y palacios en un solo día.

Ruta por el Siglo de Oro Ecijano entre iglesias, conventos y palacios

Écija
Patio del Palacio de Benamejí

Entre los edificios de Écija destacan un buen número de iglesias y conventos, como la Iglesia de Santa Bárbara, Iglesia de San Gil, Iglesia de Santa Ana, Iglesia de San Juan o el Convento de Las Teresas. Desde fuera esos templos no dan la impresión de acaparar la gran cantidad de maravillas barrocas y capillas sorprendentes de las que Écija atesora un importante número. Lo mismo pasa con las casas señoriales y palacios de Écija de estilo renacentista y barroco. Perderse por las calles de Écija es toparse con el Palacio de Peñaflor, el Palacio Valhermoso o el Palacio de Benamejí, rincones privados o convertidos en hotel que esconden la esencia árabe con patios y fuentes interiores que refrescan las noches de verano y nos transportan a la antigua Al-Andalus.

Écija
Palacio de Benamejí

Iniciamos nuestro recorrido donde se encuentra ubicado el Museo Histórico Municipal que conserva importantes piezas romanas como la Amazona Herida del siglo II. Se trata del Palacio de Benamejí, declarado Monumento Nacional, es uno de los edificios más singulares de Écija y uno de los más importantes del barroco civil de Andalucía. El antiguo palacio señorial fue construido con 2 plantas de altura en el primer tercio del siglo XVIII en estilo barroco. Se encuentra en la Plaza de la Constitución y fue sede del Gremio de los Cinteros. Del Palacio de Benamejí destaca su magnífica portada en mármoles policromados y 2 torres mirador en los extremos de la fachada. Su interior está organizado según el prototipo de vivienda ecijana que imita las antiguas construcciones musulmanas. El patio que servía de apeadero o de ingreso a las caballerizas, es seguido por un gran patio principal porticado con una fuente central de piedra y una casa de labor de acceso independiente.

Écija
La Casa Palacio de Villaverde de San Isidro y el Mirador de Peñaflor

En la Calle Cinteria 14 se encuentra la austera Casa Palacio de Villaverde de San Isidro. De su fachada destaca el remate superior que luce 2 emblemas heráldicos, la portada adintelada de piedra y el balcón corrido. El Mirador de los Marqueses de Peñaflor que se encuentra en el número 5 de la Plaza de España es uno de los edificios utilizados por la nobleza a modo de palco. En un futuro no muy lejano, el Mirador de los Marqueses de Peñaflor acogerá la Oficina de Turismo de Écija.

Écija
Plaza de España

Un buen lugar para recorrer Écija es desde la Plaza de España conocida popularmente como “El Salón” ya que, en el siglo XVIII, era común que las familias nobles utilizaran los edificios de esta plaza para observar, los eventos y toda clase de festejos como corridas de toros y obras de teatro desde una posición privilegiada. La Plaza de España es el centro neurálgico de la vida local desde tiempos romanos, cuando se situaba el foro de la Colonia Augusta Firma Astigi. Aquí también se encuentra el Ayuntamiento de Écija, un edificio historicista de 1863 diseñado por Balbino Marrón. En su Sala Capitular conserva varios mosaicos romanos extraordinarios como el Sacrificio de Dirce del siglo III bajo una armadura de madera del siglo XVII.

Écija
La Iglesia de San Francisco preside un lateral de la Plaza de España de Écija

Al lado, se encuentra la Iglesia de San Francisco que luce una portada del siglo XVII. En su interior se conserva uno de los retablos más importantes del barroco ecijano del siglo XVIII. Su parte más antigua conservada son sus bóvedas góticas. Desde la Plaza de España pueden verse sus 2 espadañas; una decorada con azulejos del siglo XVIII y otra más pequeña que corresponde a la Capilla de la Veracruz.

Écija
 La Iglesia de Santa Bárbara y el Mirador de Benamejí se encuentran en la Plaza de España

La primera iglesia neoclásica de Andalucía fue la Iglesia de Santa Bárbara, construida entre 1787 y 1855 por Ignacio Tomás sobre los restos de un templo romano de los que aprovecharon las columnas de granito para la portada. En su fachada puede verse otra de las imágenes religiosas en azulejo de Écija, el del Sagrado Corazón de Jesús. En su interior destaca la sillería del coro de 1762 en estilo rococó.

Justo enfrente, en la Plaza de España nº 20 se encuentra el Mirador de Benamejí construido por el Marqués de Benamejí en el siglo XVIII y que servía como el anterior para contemplar los festejos que tenían lugar en la Plaza Mayor de Écija. La planta baja conserva los soportales y las plantas superiores unas galerías abiertas con arcos sobre columnas. En el centro de la amplia cornisa se encuentra el escudo heráldico de la familia Bernuy. Aún es posible encontrar restos de las pinturas murales que lo decoraban.

Écija
Palacio de Peñaflor

Desde la Plaza de España parten numerosas calles que conducen a un sinfín de iglesias y casas señoriales como las situadas una detrás de otra en la Calle Emilio Castelar. La primera que encontramos en el camino es el Palacio de los Marqueses de Peñaflor situado en la Calle Emilio Castelar 26. Este palacio barroco construido en 1726 con portada de mármol flanqueada por columnas salomónicas sobre cabezas de leones es conocido con el nombre de “Palacio de los balcones largos”. Por supuesto, el elemento que más destaca es esa balconada de forja que mide 57 metros y que recorre toda su fachada. Destacan las pinturas al fresco policromadas obra del artista madrileño Antonio Fernández. En un extremo se alza una torre-mirador de planta cuadrada.

Écija
Palacio Valdehermoso

El Palacio Valdehermoso situado en la Calle Emilio Castelar 37 es otra de las joyas de Écija, construido en el siglo XVI en estilo renacentista. Perteneció a una de las 13 familias “Grandes de España” instaladas en Écija y está considerado el mejor ejemplo de estilo plateresco de la ciudad. Destaca su formidable puerta de entrada con un arco enmarcado por pilastras y figuras, un balcón flanqueado por esculturas alegóricas y una galería abierta con arcos de medio punto sobre columnas de granito, algunas de ellas de época romana del siglo I.

Écija
Torre de la Iglesia de San Gil y portada de la Casa Palacio de los Castrillos

Nos desviamos hasta la Iglesia de San Gil levantada en 1479 y que conserva parte de su estilo gótico-mudéjar y las modificaciones barrocas del siglo XVIII. La Torre de San Gil está considerada la más bella de Écija, se reconstruyó entre 1775 y 1782 y destaca por su decoración en ladrillo. En el interior de la Iglesia de San Gil destacan las pinturas del siglo XVI de Alejo Martínez y Pedro de Villegas Marmolejo. Volvemos a la Calle Emilio Castelar. A pesar de su sencillez, en el número 43 encontramos la Casa Palacio de los Castrillos, uno de los palacios más antiguos de Écija. Iniciado en el siglo XVI luce una sencilla portada gótica de ladrillo.

Écija
Casa Palacio de Los Granados

En la Calle Emilio Castelar 42 se alza la Casa Palacio de Los Granados fue construida en el siglo XVIII en estilo barroco. Su fachada combina decoración en ladrillo y tapial enlucido, aunque destaca por la galería con arcos de medio punto del piso superior y las pinturas al fresco de la cornisa. En este misma calle encontramos en el número 45 la Casa Palacio de Fernández de Golfín construida entre el siglo XVIII y XIX, en el 38 la Casa señorial de Fernández de Córdoba del siglo XVIII y en el número 47 el Palacio de Alcántara.

Écija
Iglesia de Santa Ana e Iglesia de San Juan Bautista

La Iglesia de Santa Ana se encuentra en la Calle Emilio Castelar 62, fue construida en estilo barroco en el siglo XVIII. La torre de la Iglesia de Santa Ana conserva el fuste de ladrillo de la primera torre construida en 1641 y dañada en el terremoto de 1755. Aquí se encontraba uno de los torreones de la antigua muralla musulmana que formaban parte de la Puerta Real.

La Iglesia de San Juan Bautista muestra una imagen religiosa en azulejo en su exterior de Jesús Nazareno. La Hermandad de San Juan que hace estación de penitencia el Viernes Santo tiene su sede aquí. En el interior de la Iglesia de San Juan Bautista se conservan esculturas y pinturas de Pedro Roldán, Duque Cornejo, Antonio de Pereda y Juan de Espinal. La Torre de San Juan de estilo barroco es otro de los campanarios que te obligan a levantar la vista en Écija. Fue levantada en 1768 gracias al proyecto de Pedro de Silva y dicen que es la torre más barroca de Écija. Está profusamente decorada con azulejos y pináculos y rematada por una veleta en forma de ángel que porta el estandarte de la Orden de Malta.

Écija
Palacio de los Garcilaso y Casa Palacio de Lasso de la Vega

En Calle Garcilaso 9 se encuentra el Palacio de los Garcilaso del siglo XVI y a continuación la Casa Palacio de Lasso de la Vega construida entre el siglo XVI y XX que perteneció, al igual que la anterior, al linaje de Lasso de la Vega y Fajardo. El escudo familiar puede verse en la cornisa superior enmarcado por querubines. Destaca la portada decorada con bajorrelieves de motivos vegetales que suben hasta el balcón de la fachada.

Écija
Iglesia de San Pablo y Santo Domingo

Nuestra próxima parada es la Iglesia de San Pablo y Santo Domingo. En el siglo XIV ya se tiene constancia del Monasterio ecijano de San Pablo y Santo Domingo. Conserva en su interior restos originales de estilo gótico-mudéjar en los pilares y un impresionante artesonado de lacería mudéjar de finales del siglo XVI. La torre-campanario de la Iglesia de San Pablo y Santo Domingo fechado en el siglo XVIII, luce un sorprendente rosario gigante colgado en su fuste. Dicen que en 1436 se apareció en Écija el Apóstol San Pablo y que se conserva una cruz que obra milagros.

Écija
Distintas vistas de la Iglesia Mayor de Santa Cruz

Nos acercamos hasta la Plaza Nuestra Señora del Valle donde se encuentra la Iglesia Mayor de Santa Cruz, levantada en el siglo XV sobre la Mezquita de Écija. Del edificio primitivo, destruido por el terremoto de Lisboa en 1755, se conserva en el patio un arco mudéjar con yeserías. En el interior del templo se venera la imagen gótica del siglo XIV de la Patrona de Écija: Nuestra Señora del Valle. El Altar Mayor está formado por un sarcófago paleocristiano con inscripciones griegas del siglo V. Aquí se encuentra el Museo de Arte Sacro que conserva una interesante colección de orfebrería barroca. La torre de la Iglesia Mayor de Santa Cruz que está coronada por una veleta en forma de ángel que sostiene la cruz de Cristo, conserva 2 inscripciones romanas y 2 árabes del siglo X.

Écija
Casa del Gremio de la Lana y Casa Palacio Fernández de Valderrama

En la Calle Merinos 4 encontramos otra de las casas gremiales de Écija, la Casa del Gremio de la Lana. El edificio del siglo XVIII aunque de portada simple, conserva restos de pinturas murales bajo la cornisa del balcón y motivos geométricos en su fachada. A unos 70 m en la Calle Mayor 12, se encuentra la Casa Palacio Fernández de Valderrama construida entre los siglos XVI y XX. En la puerta principal puede verse el emblema heráldico familiar sostenido por querubines. Aunque la mayor parte del edificio original ha desaparecido, conserva una galería de arcos superior que alcanza la Plaza de Luis Vélez de Guevara donde se encuentra la Iglesia de la Purísima Concepción del antiguo monasterio de los Mercedarios Descalzos. 

Écija
Torre de la Iglesia de la Purísima Concepción y Convento de las Marroquíes

Las 2 torres de la Iglesia de la Purísima Concepción situadas en los extremos de la fachada son lo único que queda del edificio original levantado en el siglo XVIII y que se conocen popularmente como “Las Gemelas”. Dicen que el Convento de la Santísima Trinidad y Purísima Concepción, conocido popularmente como el Convento de las Marroquíes, conserva la espadaña más bella de Écija. La Comunidad de Concepcionistas Franciscanas del convento elaboran unos deliciosos bizcochos marroquíes con una receta del siglo XVIII que pueden adquirirse en su torno situado en la Calle Secretario Armesto 4 A.

Écija
Real Convento de Santa Inés y Convento de las Florentinas

El Real Convento de Santa Inés de la Calle Mayor fue fundado en 1487 por una Comunidad de Clarisas Franciscanas. La Reina Isabel la Católica estuvo hospedada entre sus muros y se hizo benefactora del convento, junto a otras nobles como la Emperatriz María de Austria y la infanta Isabel Clara Eugenia. La nobleza legó a las monjas valiosas reliquias entre las que se encuentra una espina de la corona de Jesús.

El Convento de las Florentinas es el convento más antiguo de Écija. Fue construido en estilo mudéjar y fue ampliándose en estilo barroco. Del siglo XVIII pertenece su puerta principal cincelada en piedra y rematada por una hornacina con la imagen de la Virgen del Rosario. Destaca la espadaña que muestra 3 lados decorados con azulejos. Aunque no pueda visitarse su interior, a través del torno se pueden comprar productos de repostería elaborados por las monjas dominicas como pestiños, alfajores o torrijas.

Écija
Casa Palacio de Cárdenas y Prado Castellano

En la Calle Santa Florentina 20 se encuentra un bello rincón de Écija presidido por la Casa Palacio de Cárdenas y Prado Castellano construido en estilo barroco entre los siglos XVI y XX y que perteneció a los Marqueses de la Garantía, título concedido por el Rey Fernando VII de España, “el Deseado” al ecijano Fernando Tamariz-Martel y Porcel. Destaca la portada del siglo XVIII enmarcada con columnas que soportan un balcón central. El conjunto está rematado por el escudo del marquesado. La imagen se complementa con un pequeño jardín de palmeras y una torre almenada pintada de blanco.

Écija
Portada y espadaña de los Carmelitas Descalzos

A continuación, situado en la Calle Conde 16, nos topamos con el antiguo Palacio de los Condes de Palma de estilo mudéjar, construido entre los siglos XIV y XV. Fue decorado con azulejos y yeserías inspiradas en el Alcázar de Sevilla. Aquí se encuentra en la actualidad el Convento de San José de las Carmelitas Descalzas, antiguo Convento de Las Teresas fundado en 1591. Destaca la portada de los Carmelitas Descalzos de la Calle la Marquesa 10 con decoración manuelina y detalles marineros, cuyo estilo se importaron de Portugal. La Iglesia de los Carmelitas Descalzos añadió la espadaña actual después de que el campanario original sufriera daños por el terremoto de Lisboa de 1755. Hoy es uno de los elementos característicos del paisaje de Écija y luce unas recuperadas molduras con bordes curvos. 

Écija
Palacio de Justicia

En Calle La Marquesa 15 se levanta el Palacio de Justicia de Écija que se encuentra ubicado en un palacio historicista de 1931 conocido con el nombre de Palacio de las Tomasas e inspirado en la Alhambra de Granada. Si lo encontráis abierto, pasad, la entrada es gratuita.

Écija
Plaza de Abastos y Carnicerías Reales

En la Calle Compañía nº 6 se encuentra el antiguo edificio de la Plaza de Abastos de Écija donde podrás adquirir productos típicos como molletes, tortas de manteca o yemas ecijanas. En esta misma calle en el número 3 encontraréis una portada barroca, hay más portadas de este estilo en la Calle Aguabajo. Del antiguo edificio de las Carnicerías Reales del siglo XVI apenas queda la portada de estilo renacentista en la Calle Francisco Mateo Díaz González nº 3. Está rematada en su parte superior por un escudo de armas real y la figura en relieve de la Justicia. En la pared ha sido restaurada un fragmento de pintura mural donde puede verse la cabeza de un carnero.

Écija
Casa del Gremio de la Seda

La industria de la seda y la lana tuvo una gran importancia en Écija en el siglo XVIII. Uno de los edificios más hermosos de la ciudad es la Casa del Gremio de la Seda donde los comerciantes de tejidos trataban la compra y venta de materias. Destacan sus pinturas al fresco, sus arquerías y cornisas decoradas del siglo XVIII.

Écija
Torre y portada de la Iglesia de Santa María

La Torre de la Iglesia de Santa María de 1717 es visible desde la Plaza de España. Luce fuste en ladrillo y 2 balcones decorados con labores de cantería. El cuerpo donde se encuentran las campanas recuerda a la Giralda de Sevilla y muestra decoración de azulejos y molduras de ladrillo. La primera Iglesia de Santa María fue construida en el siglo XIII, aunque el templo que se conserva en la actualidad es el construido por Pedro de Silva en la segunda mitad del siglo XVIII en estilo barroco. La portada en piedra diseñada por Antonio Matías de Figueroa en el siglo XVIII es una de las más monumentales del barroco andaluz. En el interior destacan las pinturas murales neobarrocas de su cúpula obra de Antonio Gardoso, la Capilla del Sagrario y la sillería del coro tallada por Juan de Mesa en 1628. En el claustro de la Iglesia de Santa María encontraréis restos de lápidas, ánforas y estatuas romanas. En la Plaza de Santa María destaca una hermosa columna barroca de 1766 donde se levanta el Triunfo a la Virgen del Valle, patrona de Écija.

Écija
Convento de Capuchinos y Casa Palacio de los Aguilar

Si continuamos hasta la Calle Santa Ángela de la Cruz 20 nos toparemos con el Convento de Capuchinos - Hermanas de la Cruz levantado entre el siglo XVII y XVIII. Su puerta realizada en ladrillo muestra en un friso de azulejos, el año de su construcción: 1758. En la pared puede verse una imagen de azulejo de la Virgen y San Juan Evangelista. Muy cerca se encuentra la Casa Palacio de los Aguilar  construida en la segunda mitad del siglo XVIII. Luce el blasón familiar en el remate de la portada flanqueada por dobles columnas.

Écija
Iglesia de Santiago

La Iglesia de Santiago es un templo gótico-mudéjar construido en el siglo XV y con añadidos posteriores como su torre-campanario de estilo barroco obra de Juan Núñez o el patio cuadrangular diseñado por Pedro de Silva con parterres ajardinados y una fuente. Está considerada la iglesia más interesante de Écija y una de las más elegantes de Andalucía. Tiene 3 portadas con ventanales y celosías de piedra tallada. En su interior destaca el extraordinario Retablo Mayor en madera tallada del siglo XV e importantes obras de imaginería de Alejo Fernández, Pedro de Campaña y Pedro Roldán.

Hasta aquí nuestra ruta por las iglesias, conventos y palacios del centro histórico de Écija. Algunos de sus edificios han sido recreados en el Poble Espanyol de Barcelona para representar a Andalucía.

Comentarios

Ecija Sevilla ha dicho que…
Gracias por compartir y felicidades

Los viajes más populares

Qué ver en Ereván: la capital de Armenia

Iglesias Katoghike y Santa Ana La historia de Yerevan o Ereván se remonta al año 782 a. C. (unos años antes que la fundación de la ciudad de Roma fechada alrededor del 753 a. C.). Estamos en la capital de un país que se remonta a la época de los asirios y aunque las guerras con medos, Darío I , Alejandro Magno , Aníbal Barca , romanos y persas, han dejado poco lugares intactos, su visita no te va a dejar indiferente. Si no vas a recorrer todos los museos de la capital, un par de días son suficientes para ver los monumentos más importantes. Aunque ten en cuenta que la capital del país sirve de campamento base para visitar muchos lugares imprescindibles de Armenia . Nosotros de un circuito de 15 días por el país, pasamos 9 días durmiendo en Ereván. Lleva escrito en armenio y ruso los lugares más importantes que quieras visitar Lo primero que vas a notar es que el inglés te va a ser poco útil, espera al momento que tengas que encontrar tu autobús en la estación y te dar

Ruta modernista por el Barrio de Triana de Las Palmas de Gran Canaria

La Casa Lleó destaca por sus numerosos ventanales con decoración modernista Con esta ruta modernista por el Barrio de Triana de Las Palmas de Gran Canaria descubrirás la estética y estilo de arquitectura de finales del siglo XIX y principios del siglo XX, del barrio más emblemático y comercial de la capital de Gran Canaria. Un Patrimonio Histórico excepcional que ha conservado viviendas con grandes balconadas de hierro forjado, puertas y ventanas enmarcadas con piedras labradas y decoración floral en yeso, cantería y cerámica. Diseños modernistas de Laureano Arroyo en la Calle Mayor de Triana 80 De la mano de los arquitectos más representativos del modernismo canario recorreremos el Barrio de Triana de Las Palmas de Gran Canaria. Un barrio dispuesto de forma regular y simétrico que ya estaba bien estructurado en el año 1530. El modernismo canario se desarrolló casi 80 años, desde 1860 hasta el estallido de la Guerra Civil Española (1936). El racionalismo arquitectónico y la estética

Gijón romano: Parque Arqueológico-Natural de la Campa Torres

La casa de los cilúrnigos era de planta circular El pasado romano en la costa Cantábrica tiene un importante referente en los yacimientos romanos de Gijón. El castro prerromano de la Campa Torres es el más antiguo de todos estos asentamientos. Es el yacimiento con presencia romana más antiguo de Gijón A 7 km de Gijón se encuentra el Parque Arqueológico-Natural de la Campa Torres , que estuvo habitado desde el siglo VI a. C. por miembros de la tribu de los cilúrnigos. En el siglo I d. C. miembros del Ejército Romano se instalaron en este promontorio y según cuentan, convivieron en armonía durante años con las tribus cántabras. La casa romana contaba con un vestíbulo y una habitación Conocida en las fuentes clásicas por Estrabón (63 a. C. - 23 d. C.), Pomponio Mela (15 d. C. - 45 d. C.) y Plinio el Viejo (23 d. C. - 79 d. C.) con el nombre de Oppidum Noega , fue el castro astur más grande e importante del territorio costero de los astures .  Peine de bronce decorado encontrado en

Girona medieval: Ciutat Tres Cops Immortal

Catedral y Casas del Onyar Girona es la capital de provincia con menos población de Catalunya, quizás por ello, aún es posible encontrar rincones solitarios y silenciosos anclados en la Edad Media . Conocida con el nombre de “ Ciutat Tres Cops Immortal ” (Ciudad tres veces inmortal) gracias a que sobrevivió a 3 asedios napoleónicos entre 1808 y 1809, su fundación, no obstante, es mucho más antigua. Es alrededor del año 77 a.C. cuando Pompeyo el Grande construye un oppidum sobre la Vía Augusta conocido como Gerunda . Si quieres conocer el trazado de la Vía Augusta en Francia; la Vía Domitia , te sorprenderán los sitios que aún se conservan de época romana y que he reunido en esta ruta para hacer en coche .  Girona conserva un centro histórico con numeroso patrimonio Casas del Onyar y Pont de Ferro Os propongo iniciar la ruta por el Pont de Pedra , el puente de piedra que cruza el río Onyar y desde el que divisaréis 4 puentes más: el Pont de Ferro o Pont de les

Villa Quijano: El Capricho de Gaudí (Comillas, Cantabria)

Una de las primeras obras del arquitecto Antoni Gaudí , que se conservan en la actualidad, es la casa que diseñó para Máximo Díaz de Quijano . Un soltero acaudalado, concuñado d e Antonio López López primer Marqués de Comillas , que necesitaba una villa de veraneo en Cantabria. Corría el año 1883 (diez años antes de que se declarara el modernismo de Víctor Horta como estilo arquitectónico en Bruselas), en San Petersburgo se iniciaban las obras de la Iglesia de la Resurrección de Cristo , y dirigiendo la construcción que comenzaba en Comillas, se encontraba un compañero de promoción de Gaudí de la Escuela de Arquitectura de Barcelona: el arquitecto Cristóbal Cascante Colom . Con las órdenes que recibía de Gaudí desde Barcelona (el arquitecto se encontraba levantando la Casa Vicens y no podía desplazarse hasta Comillas) y con una minuciosa maqueta y multitud de planos detallados se creó El Capricho de Gaudí que se terminaría en 1885. La casa destaca por su llamativo color