Ir al contenido principal

Descubre la Barcelona más desconocida: el Bages, naturaleza, arquitectura y enogastronomía

Barcelona
Paisaje de la Vall del Flequer
La comarca del Bages se encuentra situada a 70 Km. de la ciudad de Barcelona, junto al Parc Natural de Sant Llorenç del Munt i l'Obac; frontera natural que separa el Bages del Vallès. Si quieres descubrir el pasado arquitectónico vinculado con la vida de nuestros ancestros en un entorno natural de paz y disfrutar de una buena mesa, te propongo descubrir la Barcelona más desconocida siguiendo la Ruta de Terra de Vins (Ruta de Tierra de Vinos).

Pedra seca
Vall del Flequer
Ruta de Terra de Vins es una ruta circular de aproximadamente 6 Km. que parte de un pequeño aparcamiento situado en la carretera BV-1124 (desde Pont de Vilomara hay que seguir las indicaciones en dirección Oristrell). El camino se realiza por un sendero señalizado con marcas de color verde y blanco (SL-C 52) que tiene un desnivel de 150 metros. El recorrido que no reviste dificultad y que puede disfrutarse todo el año, resigue el torrente del Flequer entre vegetación de pino blanco y encinas.

Bages
Vall del Flequer
La vegetación que vemos en la actualidad no es la que cubría este territorio hace 150 años. Aunque parezca mentira, estamos caminando por un antiguo territorio vinícola y de aquella época se han conservado numerosas construcciones de “pedra seca” (piedra seca o albarrada). Este tipo de construcción tradicional se caracteriza por no utilizar ningún tipo de mortero para unir las piedras. Los guías que nos acompañan de Bages Terra de Vins nos explican que se sospecha hay 4.000 edificaciones en la comarca del Bages de “pedra seca”.

La Vall del Flequer

Bages
Barraca de Viña
Durante nuestra ruta descubriremos las “Barraques de Vinya” (Barracas de Viña) utilizadas para guardar las herramientas, refugiarse de las inclemencias del tiempo e incluso hay barracas que tenían espacio para guardar animales. El otro tipo de construcción que veremos son las “Tines de Vi” (Tinas de Vino o lagares) que servían para prensar la uva y hacer vino. Se construían en terrenos donde había desnivel para aprovechar la altura: por encima se colocaba la uva y por abajo se extraía el mosto fermentado. La capacidad de estas tinas variaba entre 8.000 y 13.000 litros con alturas que oscilan entre 3 y 5 metros.

Terra de Vins
Base de la prensa de piedra en las Tines del Bleda
Estas construcciones han quedado rodeadas por los bosques, pero una vez estuvieron rodeadas de viñedos. La epidemia de la filoxera que asoló Francia a mediados del siglo XIX propició que el territorio se cubriera de viñas. La Vall del Flequer, donde nos encontramos, muestra magníficos ejemplos de esta arquitectura de “pedra seca”. Tras media hora de caminata encontramos las primeras construcciones: son las Tines del Bleda; formadas por dos tinas y una barraca. Se ha conservado también la piedra que servía de prensa para obtener más vino después de la fermentación de las uvas. El peso de la piedra hacía posible extraer vino del grano de la uva, escasamente chafado con los pies del vendimiador.

Vall del Flequer
Tines del Ricardo
Las tinas a pie de viña se construyeron para facilitar el transporte (era más fácil transportar el vino que no la uva que era más delicada y podía estropearse en el trayecto) y facilitar el trabajo de los agricultores, ya que la mayoría de trabajadores venían andando desde Manresa, Rocafort, Rellinars, Sant Fruitós del Bages o el Pont de Vilomara, y ésto podía representar 4 horas caminando cada día.

Vall del Flequer
Tines del Tosques
De camino a nuestra siguiente parada encontraremos una barraca de viña de planta cuadrada y unos metros después encontramos un conjunto espectacular formado por 4 tinas y 3 barracas, son las Tines del Tosques. Si entras en alguna de las barracas descubrirás las “boixes” unas piedras de gran tamaño que estaban agujereadas por el medio y que permitían comunicar la barraca con las tinas para vaciar el mosto.

Pedra Seca
Depósito de Viña
Nos devolvemos sobre nuestros pasos unos 100 metros, hasta llegar al camino principal, parcialmente umbrío por la sombra que le otorga la Sierra de Puig Gil. Si se está atento y ojo avizor, entremedio de los árboles podremos descubrir alguna barraca de piedra seca escondida. En mitad del pequeño sendero que recorremos encontraremos un Depósito de Viña. Era utilizado para recoger agua para elaborar fungicidas para combatir las plagas y las enfermedades de las vides.

Terra de Vins
Tines de l'Escudelleta
Las Tines de l'Escudelleta son el mayor conjunto de tinas de la ruta, llegándose a contar hasta 12 tinas con capacidad para 123.000 litros. Es evidente que el conjunto se fue ampliando a medida de que la producción de vino aumentaba. Hay que pensar que, para ganar 1 hectárea de terreno al bosque para cultivar viña se tardaba 1 año y para que las vides dieran uva para hacer vino se había de esperar 3 años. La época de esplendor de la viña catalana duró entre 1860 y 1890, en esta comarca donde nos encontramos, se la llamó la “Febre d'Or de les Vinyes del Bages” (Fiebre de Oro de las Viñas del Bages). La Guerra Civil y la industrialización hizo que desapareciera durante mucho tiempo la producción de vino en el Bages.

Interior de las Tines del Bleda donde se ve la “boixa”; el orificio para extraer el mosto
El interior de las tinas estaba recubierto de baldosas de cerámica vidriada que permitía impermeabilizarlas. Un suelo de madera (posts o brescat) separaba la parte superior donde era pisada la uva, de la parte inferior donde depositaban toda la uva pisada. Una vez el mosto había fermentado, en más o menos 3 semanas, era extraído a través de un orificio situado en la parte inferior de la tina llamado “boixa”.

D.O. Pla de Bages
Vinos de D.O. Pla de Bages: 3.9 de Abadal, Sumoll de Celler Solergibert y Arnau Oller de Oller del Mas
Las Tines del Ricardo son las tinas más cercanas al lecho del torrente del Flequer y el lugar elegido para hacer la degustación de productos locales y vinos de D.O. Pla de Bages. En la cata de vinos probamos un oloroso Vi de Finca Cabernet Sauvignon-Syrah 3.9 (2012) de Celler Abadal, descubrimos el sabor original de un 100% sumoll de Celler Solergibert y nos deleitamos con otro Vi de Finca; Arnau Oller (2014) de la bodega Oller del Mas que me enamora. Los representantes de la D.O. Pla de Bages nos explican que se están recuperando variedades de uva autóctonas del Bages como es el sumoll, el mandó y el picapoll; una variedad que sólo se cultiva en esta comarca. Son buenas noticias para los amantes del vino.


Más información: Bages Terra de Vins. Teléfono: 686 108 724. Precios: Ruta guiada por las Tines de la Vall del Flequer y degustación de vinos y productos locales: 16.5 €. Ruta guiada por las Tines de la Vall del Flequer y comida en el Restaurant Cal Carter de Mura: 36 €. Ruta guiada por las Tines de la Vall del Flequer, comida en el Restaurant Cal Carter de Mura y visita al Molí del Mig (entre semana): 34.5 €. Web: Bages Terra de Vins.

Ya que estás visitando el Bages quizás te interese conocer Manresa, otra ruta distinta que parte desde Manresa: Una ruta a ciegas por Catalunya en autobús o la belleza del Monasterio de Sant Benet de Bages.

Toda la información generada en redes sociales durante esta excursión puede consultarse con el hashtag #BagesbcnTB, #BagesTerradeVins, #BCNmoltmes y #PaisatgesBCN

Comentarios

Cal Carter ha dicho que…
Nos encanto la visita! Y muy bonito el post! Buen trabajo!
Un abrazo desde Mura
Planeta Dunia ha dicho que…
Es la primera parte de la Ruta por El Bages Cal Cárter, falta explicar la visita a Mura y vuestros platos de gastronomía local.

Los viajes más populares

Abadía de Saint-Savin-sur-Gartempe: la Capilla Sixtina del Arte Románico

Bóveda de la nave central Seguimos con nuestros artículos de viaje sobre la región francesa de Nouvelle-Aquitaine. Tan sólo a 50 Km. de Poitiers se encuentra la excepcional Abadía de Saint-Savin . El monasterio fue construido alrededor del año 820 por orden del Rey de Aquitania Ludovico Pío , hijo de Carlomagno . Las guerras de religión del siglo XVI y el pillaje hicieron desaparecer algunos edificios abaciales de la Edad Media y el claustro. Pero afortunadamente se conservó uno de los ciclos de pinturas románicas más extenso y mejor conservado de Europa de los siglos XI y XII que vale la pena visitar. La Embriaguez de Noé En 1983 la Abadía de Saint-Savin-sur-Gartempe fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Sus magníficas pinturas murales de los siglos XI y XII están consideradas la " Capilla Sixtina del Arte Románico ". Las pinturas de Saint-Savin, a medio camino entre el fresco y el temple, presentan una gama de color reducida a 5 tonalidad

Moissac: tesoro del arte románico francés

San Pedro de Moissac Moissac forma parte de la Asociación de "Ville d'Art et d'Histoire" (Ciudad de Arte e Historia) y "Villes et Villages Fleuris" (Ciudades y Aldeas Floridas) con tres flores, pero por encima de todo es un lugar destacado del arte románico en Francia . Cruce de caminos terrestres y fluviales; Moissac es parada de peregrinos hacia Compostela y fue parada de comerciantes que surcaban las aguas entre el Tarn y el Garona. Hoy sobrevive milagrosamente después de que la compañía ferroviaria del sur recibiera en 1855 el permiso para destruir el comedor de la abadía para hacer pasar la vía del tren. Tímpano de la Iglesia de San Pedro de Moissac La Abbaye de Saint-Pierre (Abadía de San Pedro) de Moissac fue fundada en una fecha incierta, pero se menciona su existencia en documentos de la época carolingia y hay quien la sitúa en el año 650. En el siglo XI, la Abadía de San Pedro de Moissac forma parte de la orden benedictina clunia

La Alhambra de Granada: nuestra joya nazarí

La rendición de Granada Muhammad I fundó en el año 1238 una nueva dinastía; la Dinastía Nazarí que construiría la ciudad más hermosa de la Península Ibérica. El último reino musulmán de Occidente en Europa duraría hasta el año 1492, dejando para la posteridad uno de los monumentos más bellos del mundo: la Alhambra de Granada . Es el legado musulmán más apreciado de la arquitectura islámica en Europa y una de las joyas más exquisitas del arte nazarí. La Alhambra de Granada desde la Carrera del Darro La Alhambra de Granada está situada sobre una colina llamada Sabika que ya desde época romana había sido habitada y de la que destacaba la riqueza de agua y una particular tierra arcillosa de color rojo . Dicen que la tonalidad de la tierra pudo dar nombre al conjunto: al-Qala al-Hamra que significa “Fortaleza Roja”, pero hay quien dice que el nombre le viene de las antorchas y fogatas encendidas por la noche, para seguir trabajando en su construcción

Ruta por Écija: entre iglesias, conventos y palacios del Siglo de Oro Ecijano

Palacio de Peñaflor El gran Siglo de Oro ecijano tuvo lugar en el siglo XVIII y durante esa época las familias nobles embellecieron Écija con numerosos palacios barrocos cubiertos de pinturas murales. La iglesia hizo otro tanto construyendo 22 conventos, 6 templos y numerosas capillas. La altísima demanda de artesanos gracias a esa pujanza económica, social y artística llegó hasta tal punto de esplendor que se llegaron a contabilizar en Écija hasta 40 casas gremiales de las que se conservan algunos bellos edificios. Detalle de la portada de la Casa Palacio de Valdehermoso Aunque el famoso terremoto de Lisboa sufrido en 1755 afectó a los edificios construidos en el siglo XVIII, la ruta por el Siglo de Oro Ecijano es aún visible por el casco histórico de Écija. Al igual que la esencia y el recuerdo de cuando fue griega (fueron los griegos quienes le pusieron el nombre de Astigi ), romana, sede episcopal visigoda, la “Ciudad Rica” de Estigga en época musulmana y la capital de provincia

Villa Quijano: El Capricho de Gaudí (Comillas, Cantabria)

Una de las primeras obras del arquitecto Antoni Gaudí , que se conservan en la actualidad, es la casa que diseñó para Máximo Díaz de Quijano . Un soltero acaudalado, concuñado d e Antonio López López primer Marqués de Comillas , que necesitaba una villa de veraneo en Cantabria. Corría el año 1883 (diez años antes de que se declarara el modernismo de Víctor Horta como estilo arquitectónico en Bruselas), en San Petersburgo se iniciaban las obras de la Iglesia de la Resurrección de Cristo , y dirigiendo la construcción que comenzaba en Comillas, se encontraba un compañero de promoción de Gaudí de la Escuela de Arquitectura de Barcelona: el arquitecto Cristóbal Cascante Colom . Con las órdenes que recibía de Gaudí desde Barcelona (el arquitecto se encontraba levantando la Casa Vicens y no podía desplazarse hasta Comillas) y con una minuciosa maqueta y multitud de planos detallados se creó El Capricho de Gaudí que se terminaría en 1885. La casa destaca por su llamativo color