Ir al contenido principal

Descubre la Barcelona más desconocida: el Bages, naturaleza, arquitectura y enogastronomía

Barcelona
Paisaje de la Vall del Flequer
La comarca del Bages se encuentra situada a 70 Km. de la ciudad de Barcelona, junto al Parc Natural de Sant Llorenç del Munt i l'Obac; frontera natural que separa el Bages del Vallès. Si quieres descubrir el pasado arquitectónico vinculado con la vida de nuestros ancestros en un entorno natural de paz y disfrutar de una buena mesa, te propongo descubrir la Barcelona más desconocida siguiendo la Ruta de Terra de Vins (Ruta de Tierra de Vinos).

Pedra seca
Vall del Flequer
Ruta de Terra de Vins es una ruta circular de aproximadamente 6 Km. que parte de un pequeño aparcamiento situado en la carretera BV-1124 (desde Pont de Vilomara hay que seguir las indicaciones en dirección Oristrell). El camino se realiza por un sendero señalizado con marcas de color verde y blanco (SL-C 52) que tiene un desnivel de 150 metros. El recorrido que no reviste dificultad y que puede disfrutarse todo el año, resigue el torrente del Flequer entre vegetación de pino blanco y encinas.

Bages
Vall del Flequer
La vegetación que vemos en la actualidad no es la que cubría este territorio hace 150 años. Aunque parezca mentira, estamos caminando por un antiguo territorio vinícola y de aquella época se han conservado numerosas construcciones de “pedra seca” (piedra seca o albarrada). Este tipo de construcción tradicional se caracteriza por no utilizar ningún tipo de mortero para unir las piedras. Los guías que nos acompañan de Bages Terra de Vins nos explican que se sospecha hay 4.000 edificaciones en la comarca del Bages de “pedra seca”.

La Vall del Flequer

Bages
Barraca de Viña
Durante nuestra ruta descubriremos las “Barraques de Vinya” (Barracas de Viña) utilizadas para guardar las herramientas, refugiarse de las inclemencias del tiempo e incluso hay barracas que tenían espacio para guardar animales. El otro tipo de construcción que veremos son las “Tines de Vi” (Tinas de Vino o lagares) que servían para prensar la uva y hacer vino. Se construían en terrenos donde había desnivel para aprovechar la altura: por encima se colocaba la uva y por abajo se extraía el mosto fermentado. La capacidad de estas tinas variaba entre 8.000 y 13.000 litros con alturas que oscilan entre 3 y 5 metros.

Terra de Vins
Base de la prensa de piedra en las Tines del Bleda
Estas construcciones han quedado rodeadas por los bosques, pero una vez estuvieron rodeadas de viñedos. La epidemia de la filoxera que asoló Francia a mediados del siglo XIX propició que el territorio se cubriera de viñas. La Vall del Flequer, donde nos encontramos, muestra magníficos ejemplos de esta arquitectura de “pedra seca”. Tras media hora de caminata encontramos las primeras construcciones: son las Tines del Bleda; formadas por dos tinas y una barraca. Se ha conservado también la piedra que servía de prensa para obtener más vino después de la fermentación de las uvas. El peso de la piedra hacía posible extraer vino del grano de la uva, escasamente chafado con los pies del vendimiador.

Vall del Flequer
Tines del Ricardo
Las tinas a pie de viña se construyeron para facilitar el transporte (era más fácil transportar el vino que no la uva que era más delicada y podía estropearse en el trayecto) y facilitar el trabajo de los agricultores, ya que la mayoría de trabajadores venían andando desde Manresa, Rocafort, Rellinars, Sant Fruitós del Bages o el Pont de Vilomara, y ésto podía representar 4 horas caminando cada día.

Vall del Flequer
Tines del Tosques
De camino a nuestra siguiente parada encontraremos una barraca de viña de planta cuadrada y unos metros después encontramos un conjunto espectacular formado por 4 tinas y 3 barracas, son las Tines del Tosques. Si entras en alguna de las barracas descubrirás las “boixes” unas piedras de gran tamaño que estaban agujereadas por el medio y que permitían comunicar la barraca con las tinas para vaciar el mosto.

Pedra Seca
Depósito de Viña
Nos devolvemos sobre nuestros pasos unos 100 metros, hasta llegar al camino principal, parcialmente umbrío por la sombra que le otorga la Sierra de Puig Gil. Si se está atento y ojo avizor, entremedio de los árboles podremos descubrir alguna barraca de piedra seca escondida. En mitad del pequeño sendero que recorremos encontraremos un Depósito de Viña. Era utilizado para recoger agua para elaborar fungicidas para combatir las plagas y las enfermedades de las vides.

Terra de Vins
Tines de l'Escudelleta
Las Tines de l'Escudelleta son el mayor conjunto de tinas de la ruta, llegándose a contar hasta 12 tinas con capacidad para 123.000 litros. Es evidente que el conjunto se fue ampliando a medida de que la producción de vino aumentaba. Hay que pensar que, para ganar 1 hectárea de terreno al bosque para cultivar viña se tardaba 1 año y para que las vides dieran uva para hacer vino se había de esperar 3 años. La época de esplendor de la viña catalana duró entre 1860 y 1890, en esta comarca donde nos encontramos, se la llamó la “Febre d'Or de les Vinyes del Bages” (Fiebre de Oro de las Viñas del Bages). La Guerra Civil y la industrialización hizo que desapareciera durante mucho tiempo la producción de vino en el Bages.

Interior de las Tines del Bleda donde se ve la “boixa”; el orificio para extraer el mosto
El interior de las tinas estaba recubierto de baldosas de cerámica vidriada que permitía impermeabilizarlas. Un suelo de madera (posts o brescat) separaba la parte superior donde era pisada la uva, de la parte inferior donde depositaban toda la uva pisada. Una vez el mosto había fermentado, en más o menos 3 semanas, era extraído a través de un orificio situado en la parte inferior de la tina llamado “boixa”.

D.O. Pla de Bages
Vinos de D.O. Pla de Bages: 3.9 de Abadal, Sumoll de Celler Solergibert y Arnau Oller de Oller del Mas
Las Tines del Ricardo son las tinas más cercanas al lecho del torrente del Flequer y el lugar elegido para hacer la degustación de productos locales y vinos de D.O. Pla de Bages. En la cata de vinos probamos un oloroso Vi de Finca Cabernet Sauvignon-Syrah 3.9 (2012) de Celler Abadal, descubrimos el sabor original de un 100% sumoll de Celler Solergibert y nos deleitamos con otro Vi de Finca; Arnau Oller (2014) de la bodega Oller del Mas que me enamora. Los representantes de la D.O. Pla de Bages nos explican que se están recuperando variedades de uva autóctonas del Bages como es el sumoll, el mandó y el picapoll; una variedad que sólo se cultiva en esta comarca. Son buenas noticias para los amantes del vino.


Más información: Bages Terra de Vins. Teléfono: 686 108 724. Precios: Ruta guiada por las Tines de la Vall del Flequer y degustación de vinos y productos locales: 16.5 €. Ruta guiada por las Tines de la Vall del Flequer y comida en el Restaurant Cal Carter de Mura: 36 €. Ruta guiada por las Tines de la Vall del Flequer, comida en el Restaurant Cal Carter de Mura y visita al Molí del Mig (entre semana): 34.5 €. Web: Bages Terra de Vins.

Ya que estás visitando el Bages quizás te interese conocer Manresa, otra ruta distinta que parte desde Manresa: Una ruta a ciegas por Catalunya en autobús o la belleza del Monasterio de Sant Benet de Bages.

Toda la información generada en redes sociales durante esta excursión puede consultarse con el hashtag #BagesbcnTB, #BagesTerradeVins, #BCNmoltmes y #PaisatgesBCN

Comentarios

Cal Carter ha dicho que…
Nos encanto la visita! Y muy bonito el post! Buen trabajo!
Un abrazo desde Mura
Planeta Dunia ha dicho que…
Es la primera parte de la Ruta por El Bages Cal Cárter, falta explicar la visita a Mura y vuestros platos de gastronomía local.

Entradas populares de este blog

Villa Quijano: El Capricho de Gaudí (Comillas, Cantabria)

Una de las primeras obras del arquitecto Antoni Gaudí, que se conservan en la actualidad, es la casa que diseñó para Máximo Díaz de Quijano. Un soltero acaudalado, concuñado de Antonio López López primer Marqués de Comillas, que necesitaba una villa de veraneo en Cantabria.
Corría el año 1883 (diez años antes de que se declarara el modernismo de Víctor Hortacomo estilo arquitectónico en Bruselas), en San Petersburgo se iniciaban las obras de la Iglesia de la Resurrección de Cristo, y dirigiendo la construcción que comenzaba en Comillas, se encontraba un compañero de promoción de Gaudí de la Escuela de Arquitectura de Barcelona: el arquitecto Cristóbal Cascante Colom. Con las órdenes que recibía de Gaudí desde Barcelona (el arquitecto se encontraba levantando la Casa Vicens y no podía desplazarse hasta Comillas) y con una minuciosa maqueta y multitud de planos detallados se creó El Capricho de Gaudí que se terminaría en 1885. La casa destaca por su llamativo color y esa reminiscenci…

La Roca Foradada de Cantonigròs

Quizás para muchos la Comarca de Osona les suene bastante lejana y desconocida a pesar de que se encuentra en la provincia de Barcelona. Seguramente no es la región más visitada de Catalunya, pero esconde poblaciones encantadoras y lugares que parecen sacados de un cuento medieval. Nos encontramos en el interior, a 15 kilómetros de Vic (ciudad que recomiendo visitar) y a 80 kilómetros de la ciudad de Barcelona, pero os va a parecer otro mundo. 
Hoy toca calzarse las botas de montaña y colgarse la mochila bien aprovisionada de agua, tentempiés y espíritu de caminante. Atentos, ahora viene lo más difícil, situar en un mapa los nombres de Santa María de Corcó, L'Esquirol y Cantonigròs con la única intención de visitar La Roca Foradada. Seguramente hay que estar loco, para hacer una escapada sólo para ver un agujero en una pared de piedra, sí, aunque en defensa de mi cordura diré que no es un agujero cualquiera.
Junto al Campo de Fútbol de Cantonigròs encontraremos un sendero en baja…

Pals: el pueblo medieval más famoso del Baix Empordà

La Costa Brava (Girona) está plagada de lugares con encanto, uno de los pueblos medievales más conocidos en la comarca del Baix Empordà es Pals. El municipio posee uno de los recintos góticos mejor conservados de Catalunya ideal para descubrir en una mañana.
Dejamos nuestro coche aparcado junto a una casa fortificada del siglo XV conocida con el nombre de Ca la Pruna que ha sido restaurada y ejerce como Museo Casa de Cultura. En su interior se expone una colección de herramientas para trabajar el campo y el legado del primer farmacéutico de Pals. Nuestros pasos se dirigen hasta la Plaça Major donde se encuentra la Oficina de Información Turística, el Ayuntamiento de Pals y una de las puertas de acceso al recinto amurallado.
El barrio antiguo de Pals se conoce con el nombre de El Pedró. Tras cruzar el arco gótico nos adentramos en el Carrer Major, plagado de casas construidas en piedra decoradas con ventanas ojivales y balcones que, sin importar la época del año, son un hermoso calido…