miércoles, enero 20

De ruta por la Tarragona romana


A orillas del Mar Mediterráneo nació del poder y la expansión romana la hermosa Imperial Tarraco; una de las ciudades más importantes de Hispania y su primera capital romana. Fundada por Publio Cornelio Escipión en el año 218 a.C., gracias a la ubicación privilegiada de su puerto y a las posibilidades de explotación agrícola de su extensa llanura, su expansión fue muy rápida. No tardaría el Emperador Octavio Augusto en nombrarla capital de la Hispania Citerior tras convertirla en el campamento de invierno de las tropas romanas que combatían contra los íberos.

Circo
Parte del circo romano de Tarraco permanece oculto bajo los edificios de la ciudad
En el año 45 a.C. Julio Cesar la convirtió en la Colonia Julia Urbs Triumphalis Tarraconensis. Fue bajo el mandato de Adriano y Trajano que le llegaría la etapa de máximo esplendor. En el año 2000 Tarragona fue declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO. Los puntos claves para conocer el pasado romano de Tarragona son:

Fórum Provincial
Los restos de la plaza porticada del Foro Provincial son visibles en la Plaça del Pallol, Plaça del Fòrum i Plaça del Rei
El Foro Provincial de la antigua Tarraco se extiende por las actuales plazas de Tarragona. Fue construido en el siglo I y servía para tratar temas de gobierno y como sede de la administración pública de la provincia romana Tarraconense. En la Plaça del Pallol se puede ver parte de una puerta y muros romanos. En la Plaza del Fórum; una de las más grandes del Imperio Romano (en la imagen superios), se alza una parte de los muros del recinto original que llegó a medir 318 metros por 175 m.

Passeig Arqueològic
Passeig Arqueològic de Tarragona
El Passeig Arqueològic de Tarragona está configurado por un recinto amurallado bien conservado de 1.100 metros, aunque el trazado original presentaba un recorrido de 4 Km. de perímetro. Está formado por la primera muralla romana de piedra construida entre los años 217 y 197 a.C. de la que se conservan tres torres (la del Arquebisbe, Cabiscol y Minerva que ha conservado un destacado relieve de la Diosa).

Muralla
Las murallas de Tarragona son la construcción romana más antigua fuera de Italia
El Portal del Roser es la puerta adovelada que servía de acceso a la ciudad romana, se conservan varias columnas y estatuas de la época, incluida la realizada en bronce de la Loba Capitolina que pueden verse siguiendo el recorrido de sus muros. A lo largo del tiempo, a partir del siglo XIV y hasta el siglo XVIII, a la muralla romana se le fueron añadiendo otras fortificaciones medievales y modernas. La base romana está realizada con pedruscos ciclópeos y sillares almohadillados firmados por los canteros que los realizaron, hasta alcanzar una altura de muralla de 6 metros.

Museo Nacional Arqueológico
El Mosaico de la Medusa es el emblema del Museu Nacional Arqueològic de Tarragona
En el Museu Nacional Arqueològic de Tarragona se puede descubrir cómo era la ciudad romana de Tarraco gracias a una maqueta realizada con todo lujo de detalles. En el museo encontrarás además restos arquitectónicos, esculturas, cerámica, mosaicos, monedas, así como objetos de uso personal y cotidiano de la antigua Tarraco como ánforas o lámparas de aceite encontrados durante las excavaciones y obras de restauración.

.Pretorio
La torre romana del Pretorio se encuentra junto al Museu Nacional Arqueològic de Tarragona
Junto al Museo Arqueológico de la Plaça del Rei verás el Pretorio Romano o Torre de Pilatos; un edificio de gobierno de planta casi cuadrada construido en el siglo I que se convertiría en palacio y residencia real de la Corona de Aragón en el siglo XIV. Los restos de su pasado romano están presentes en los muros de grandes sillares almohadillados, en sus dos puertas, en las bóvedas superpuestas y en la fachada tímidamente decorada. Aquí tienen lugar los conciertos de música romana durante la celebración anual del Festival de Tarraco Viva.




En la Plaça de la Font se encontraba la arena del Circo Romano de Tarragona, construido a finales del siglo I durante el mandato del Emperador Domiciano. Dicen que es uno de los circos mejor conservados de Europa, medía 325 metros de longitud y 115 metros de anchura y tenía capacidad para 20.000 espectadores. Era el lugar destinado para las carreras de caballos y carros y es posible imaginarse su frenética actividad paseando por las galerías subterráneas, aunque lo mejor es descubrir en algún local, los restos de las gradas y las bóvedas romanas que formaban parte del circo.

Tarraco Viva
Durante la celebración de Tarraco Viva los gladiadores regresan al anfiteatro de Tarragona
En el Anfiteatro romano de Tarragona se celebraban los munera gladiatoria (luchas de gladiadores) y las venationes (luchas o cacerías de fieras) típicas de los espectáculos romanos. Fue construido a principios del siglo II con forma oval y unas proporciones de 109'5 metros por 86'5 m. Aquí fueron quemados vivos los primeros cristianos y también sufrirían martirio, el 21 de enero del año 259, San Fructuoso (Obispo de Tarragona) y sus diáconos Augurio y Eulogio.  

Anfiteatro
El Anfiteatro de Tarragona tenía capacidad para 14.000 espectadores
Este hecho motivaría la construcción en el siglo VI de una basílica paleocristiana dedicada a los mártires, de la que aún quedan restos de sus cimientos. Parte de las gradas que rodean la arena elíptica del Anfiteatro de Tarragona aprovechan la pendiente y tienen como espléndido mirador al Mare Nostrum, el resto de la grada meridional se sustenta sobre arcos y bóvedas.

Foro Local
El Foro Local de Tarragona fue construido alrededor del año 30 a.C.
El Fórum de la Colonia o Foro Local fue el centro de la vida social, administrativa y política de Tarraco. El espacio era utilizado para tratar los temas locales, mientras en el Foro Provincial se trataban los temas de la Hispania Citerior. Algunos historiadores creen que si San Pablo visitó la ciudad y predicó su fe, fue con toda seguridad en este lugar. Se conservan restos de una basílica construida en tiempos del Emperador Augusto, una calle romana, así como restos de casas y columnas de la época.

Tarraco Viva
Durante el Festival de Tarraco Viva, Tarragona vuelve a época romana
Durante la segunda quincena de mayo tiene lugar el importante festival de Tarraco Viva, una oportunidad única para vivir el mundo romano a través de representaciones y una puesta en escena que incluye reconstrucciones históricas y las deliciosas jornadas gastronómicas de Tarraco a Taula. Si visitas Tarragona quizás te interese disfrutar de la cocina del Bar El Cortijo o de una visita a la Catedral de Tarragona. Puedes solicitar más información en la Oficina de Turismo de Tarragona ya que hay algunos lugares que permanecen cerrados por restauración.

No hay comentarios:

Se ha dicho en Planeta Dunia

Páginas vistas en total