02 marzo 2016

Una tarde con los leones del Athletic


Gracias a un premio fotográfico organizado por Alzola Basque Water y el Athletic Club de Fútbol, ganaba 100 litros de su maravillosa agua Sangre de León, pero también la posibilidad, junto a Mikel Braceras y Asier Viota, de vivir una Experiencia ACB. La Experiencia Athletic Club consistía en asistir a un partido de fútbol a pie de campo en San Mamés. Sí, justo en la línea de flotación donde se encuentra “el banquillo”, donde jugadores, entrenadores y periodistas huelen el césped, se salpican de barro y ven sudar a los futbolistas. Hay gente que me odia por esto, lo siento.


Entrábamos a las 15:45 h. por la puerta nº 20 ¡qué alto y grande se ve este estadio cuando te acercas!. En el control de accesos nos esperaba Mitxel Etxebarria, del departamento de Marketing del Athletic Club, para acreditarnos y ofrecernos una visita guiada por los pasillos y recovecos del interior del estadio. Lugares donde no pueden acceder los aficionados, pasillos interminables de un rojo vibrante, puertas brillantes que conducen a un mundo exclusivo reservado para unos pocos, no sé porqué no me dejaron entrar en los vestuarios; en fin, no se puede tener todo.

Bajamos al césped, nos hicimos algunas fotos junto a la estatua de Pichichi y descubrí un millón de historias y anécdotas. Estaba conociendo la nueva Catedral del Fútbol, me encontraba ante el busto de uno de los jugadores del Athletic más queridos. Tradicionalmente los equipos adversarios le dejan un ramo de flores cuando juegan por primera vez en San Mamés. Para una catalana no aficionada al fútbol fue una Experiencia ACB: Abriendo Cantidad la Boca ¡brutal! y aún quedaba mucha tarde. Quizás yo sea la única que ve en un partido de fútbol una clase magistral de etnografía y conocimiento de un pueblo, o simplemente es que estoy alzolizada y perdidamente enamorada de Euskadi.


Los ganadores del premio fotográfico nos apostamos en los banquillos auxiliares del césped, para ver el calentamiento de los jugadores y después el partido contra el Rayo Vallecano. No era un partido cualquiera, aquello prometía. Entre las dos aficiones hay una simpatía, respeto y cariño especial del que me hablan los más entendidos. En diciembre del 2013 raptaron al personaje que en Euskadi trae los regalos el día de Navidad, con un gran mensaje que decía: “Urrutia, dejaros ganar. Tenemos retenido al Olentzero”.


He asistido tres veces a un partido del Barça en el Camp Nou y no tiene nada que ver. Todo el mundo quiere ganar, pero hay quien prefiere dar buen espectáculo, divertirse, ser honesto y jugar al balón. Es así como pasé una tarde con los leones del Athletic, disfrutando del ambiente, la compañía y desgranando las señas de identidad de un país. Hay que oír a San Mamés, quizás su seña de identidad para mí más destacable. Aquí todo el mundo ruge, anima y siente a su equipo.


Cuando acabó el partido fuimos junto a los periodistas a la Sala de Prensa para asistir a las preguntas y declaraciones de Ernesto Valverde y al entrenador contrario. ¡Me llegan a dejar un micro y me vengo arriba! En la mesa de la rueda de prensa: #Sangredeleon el agua de Alzola, mi campeona.

Un poco de historia


El primer campo del Athletic estaba ubicado cerca de una ermita cristiana dedicada a San Mamés; un santo que fue arrojado a los leones, pero que consiguió calmarlos y que no le devoraran. Quiero pensar que es ese el espíritu fiero, salvaje y bravo, el que vi en los seguidores y aficionados del equipo de fútbol. Durante el partido no dejaron de animar, rugir y perseguir con la mirada, el juego de balón que se disputaba en el césped del Estadio de San Mamés.


Todo el mundo sabe que la afición del Athletic apoya con garras y mucho corazón a sus jugadores. Es imposible no sentirse pequeñito cuando se está en un estadio con capacidad para 53.229 personas y con las gradas (y miles de personas) arropando el campo. La presión que soporta el equipo es alta, pero se aplaude con el mismo cariño al que sale, que al que entra en el área de juego. La pasión rojiblanca se traslada a la calle con balcones y escaparates luciendo banderas. Hombres, mujeres y niños visten la camiseta con orgullo. Todo parece ser poco para apoyar al Athletic y en general cada victoria se celebra más intensamente.

Aquello de “al enemigo ni agua” no tiene cabida en San Mamés

Tres meses después de mi visita a San Mamés pude entrevistar a Álvaro Vitores, Director de Marketing del Athletic, y le pregunté cómo hacen para viajar los leones (preguntas de viajera empedernida). Está clarísimo que el Athletic viaja bien arropado. Acompañados por médicos, fisioterapeutas, personal del club, técnicos, jugadores y la mejor agua del mundo. ¡Una auténtica expedición! que es recibida, ovacionada y aplaudida por una afición que se siente cercana, con arraigo a sus raíces y a su tierra y que se transmite en otras facetas de la vida. Es normal que cuando se viaja a Euskadi, uno se encuentre en familia.

Foto cedida amablemente por el equipo humano de Alzola: os quiero

Bilbao engancha, poco a poco pretende poner en valor el producto local. Desde la cantera de deportistas del Athletic; con jugadores de la tierra, como eligiendo un producto local como el agua vasca de Alzola para teñir de rojo y repartir salud entre sus jugadores y aficionados.

 Foto de Aritz Aduriz con #Sangredeleon. Gracias Alzola por la imagen.
 Entenderéis que quisiera entrar en el vestuario ¿no?. Como embajadora de Alzola, por supuesto

No olviden proteger el tesoro hídrico vasco de Alzola, hidratarse, llevar una vida activa y gritar: Eeeup! cada vez que vayan a Bilbao.


Durante mi experiencia ACB estuve alojada en el Holiday Inn Bilbao perteneciente a la Cadena Hotelera Rafaelhoteles que en la actualidad se ha convertido en el Hotel Occidental Bilbao de la cadena de hoteles Barceló. Me trataron como si fuera una invitada que llega a su casa, lo que ya es habitual cuando piso Bilbao, no porque sea yo, es el carácter y la bondad que me enamoran de Euskadi y que disfrutan todos los viajeros que se acercan al País Vasco. Toda la información generada en Redes Sociales sobre mi escapada a Euskadi puede consultarse con el hashtag #PDEuskadi

Familia esker!

4 comentarios:

Patri (Wanderlust Memories) dijo...

¡La afición del Athletic es única!

Como buena bilbaína he asistido a unos cuantos partidos del Athletic y la verdad es que el ambiente es insuperable. Muy buen artículo ;)

Un abrazo!

Planeta Dunia dijo...

Ualaaaaaa Patricia eso se avisa antes. Por Bilbao siento predilección. Gracias por tu comentario.
Eskerrik asko

Patri (Wanderlust Memories) dijo...

Entonces ya hablaremos largo y tendido sobre Bilbao ;)

Planeta Dunia dijo...

¡Eso está hecho! Bilbao es una ciudad para descubrirla un millón de veces.

Se ha dicho en Planeta Dunia

Páginas vistas en total