Ir al contenido principal

Sensaciones de un viaje a Madagascar



Este post es la segunda prueba que propone Viatges Tuareg para participar en su concurso #MadagascarConTuareg. Consiste en describir las sensaciones que me inspira el destino, para que a través del texto, pueda valorarse la creatividad, cultura y el cuidado por los detalles de mis artículos.

Así que mi reto es daros a conocer un destino en el que no he estado, pero del que he leído algún texto y del que he visto docenas de imágenes. Al ser un relato descriptivo de sensaciones es una valoración muy personal de lo que me atrae en mis propios viajes.

Curiosidad por La Gran Isla Roja
Lo primero que despertó mi curiosidad fue el nombre de la capital de Madagascar: Antananarivo. Si conseguís memorizar el nombrecito, a lo mejor será el punto de Trivial que marque la diferencia en vuestra próxima victoria. Antananarivo, Tana a partir de ahora, se encuentra situada en el centro de la isla y ofrece la posibilidad de sumergirse en la cultura malgache (nombre con el que se conoce a los habitantes de la isla). En Tana se encuentra un Museo de etnología y varios palacios reales, pero donde hay que ir es a su concurrido Mercado de Zoma. Hay quien opina que todo lo que se cultiva o fabrica en Madagascar se puede encontrar aquí y que es el lugar ideal para comprar artesanía local. Como dato curioso, me he enterado que Tana está hermanada con Yereván, la capital de Armenia (dato friki, lo sé, pero me ha parecido curioso porque estuve el año pasado).

Madagascar tiene una superficie algo superior a la de España, se baña en aguas del Océano Índico y disfruta de distintas climatologías totalmente opuestas, mucho más acentuadas que las nuestras. Una línea invisible divide geográficamente oriente y occidente, justo de manera inversa de como lo hace el Trópico de Capricornio, y subraya esa diversidad que se percibe en los paisajes, en los rasgos de sus habitantes o en su gastronomía.

La variedad de Madagascar
La variedad del clima, monzónico en las regiones orientales y árido al suroeste, no es lo único que parece formar dos caras de una misma moneda. La tribu mayoritaria, que habita principalmente en las regiones interiores, son Los Merina y son de origen Indonesio. Mientras que la costa es territorio bantú; la esencia africana de Madagascar. Así que la variedad étnica de la población malgache es enorme. A los rasgos, costumbres e influencias indonesias y africanas hay que añadir indias, árabes y francesas. Una diversidad así, multiplica las sensaciones de un viaje por completo.

Dicen que La Gran Isla Roja recibe ese nombre por la tierra arcillosa de color rojo de sus suelos. Con ella se construyen las casas de Madagascar, un bonito adobe de color rojo que contrasta con los paisajes teñidos de verde de los arrozales. De nuevo Asia se funde en África y se impregna de platos con olor a curry, sabores picantes, arroz o mandioca.

Paisajes de esta isla africana
Pero si de algo estoy segura, es que nadie se debe perder en un viaje a Madagascar; sus paisajes. En primer lugar destacaría la más que fotografiada Avenida de los Baobabs en Morondava. Con ejemplares de 800 años de edad, no es de extrañar que los malgaches los conozcan con el nombre de Renala “Madre de la Selva”. Quedan pocos, no más de 25 árboles en un trayecto de apenas 250 metros, es la triste huella de un frondoso bosque que el hombre ha destruido; una pena.

Los Bosques lluviosos de Atsinanana albergan una biodiversidad excepcional, dicen que el 80% de la flora de Madagascar es endémica, es decir, que sólo se encuentra aquí. Al igual que los lemures; uno de los animales más representativos del país y del que se encuentran 28 tipos distintos. Desde el simpático aye aye, hasta el más grande de todos ellos conocido con el nombre de indri.

Y por último, sólo me queda sugerir, una visita aérea por los Bosques de agujas pétreas. Declarada en 1990 Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, la Reserva Natural de Tsingy de Bemaraha luce unas punzantes formaciones de roca caliza de color oscuro que contrastan con los bosques de color verde y el azul de sus lagos y manglares. La zona es tan sumamente afilada que no es posible adentrarse sin salir con un corte, dicen que Tsingy en malgache quiere decir “lugar donde no se puede caminar descalzo”. Aix... el humor malgache ¡qué gracioso!

Comentarios

Unknown ha dicho que…
Una isla llena de posibilidades con una capital que efectivamente tiene un nombre inpronunciable :)

Muchas gracias por tu participación en el concurso #MadagascarconTuareg y ¡Suerte!!
Àlex Póo ha dicho que…
Suerte con esta y las pruebas que estén por llegar?
Planeta Dunia ha dicho que…
Muchas gracias Viatges Tuareg y Àlex Póo por los ánimos y las buenas vibraciones. Hoy se darán a conocer a las 8 bloggers que pasan esta prueba
¡Qué emoción!

Los viajes más populares

Abadía de Saint-Savin-sur-Gartempe: la Capilla Sixtina del Arte Románico

Bóveda de la nave central Seguimos con nuestros artículos de viaje sobre la región francesa de Nouvelle-Aquitaine. Tan sólo a 50 Km. de Poitiers se encuentra la excepcional Abadía de Saint-Savin . El monasterio fue construido alrededor del año 820 por orden del Rey de Aquitania Ludovico Pío , hijo de Carlomagno . Las guerras de religión del siglo XVI y el pillaje hicieron desaparecer algunos edificios abaciales de la Edad Media y el claustro. Pero afortunadamente se conservó uno de los ciclos de pinturas románicas más extenso y mejor conservado de Europa de los siglos XI y XII que vale la pena visitar. La Embriaguez de Noé En 1983 la Abadía de Saint-Savin-sur-Gartempe fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Sus magníficas pinturas murales de los siglos XI y XII están consideradas la " Capilla Sixtina del Arte Románico ". Las pinturas de Saint-Savin, a medio camino entre el fresco y el temple, presentan una gama de color reducida a 5 tonalidad

Sana’a: la ciudad más hermosa y antigua del mundo

Cuando se tiene la suerte de poder emprender un viaje, al documentarse uno siempre tiene la impresión de estar delante de: el lugar más poblado, el edificio más antiguo, el puente más alto, el río más caudaloso o el mar más profundo. Realmente no puedo afirmar si Sana’a es la ciudad más antigua del mundo , pero sin dudarlo sé, que es la capital más hermosa de todas las que he visitado. Sana’a es la capital histórica y política de la República del Yemen, está situada en la provincia o gobernación del mismo nombre. Ubicada estratégicamente en la ruta de Adén a La Meca, al pie de las montañas de Djebel Nogoum (2.892 m.) y Djebel Ayban (3.194 m.), en una meseta a 2.300 metros de altitud al noroeste del país. Ciudad Antigua de Sana'a El nombre de Sana’a significa “plaza fortificada”, su estilo arquitectónico es inigualable y enamora perdidamente a todo el que la contempla. Esta joya arquitectónica del mundo musulmán, presenta el típico aspecto de las ciudades de la Peníns

Moissac: tesoro del arte románico francés

San Pedro de Moissac Moissac forma parte de la Asociación de "Ville d'Art et d'Histoire" (Ciudad de Arte e Historia) y "Villes et Villages Fleuris" (Ciudades y Aldeas Floridas) con tres flores, pero por encima de todo es un lugar destacado del arte románico en Francia . Cruce de caminos terrestres y fluviales; Moissac es parada de peregrinos hacia Compostela y fue parada de comerciantes que surcaban las aguas entre el Tarn y el Garona. Hoy sobrevive milagrosamente después de que la compañía ferroviaria del sur recibiera en 1855 el permiso para destruir el comedor de la abadía para hacer pasar la vía del tren. Tímpano de la Iglesia de San Pedro de Moissac La Abbaye de Saint-Pierre (Abadía de San Pedro) de Moissac fue fundada en una fecha incierta, pero se menciona su existencia en documentos de la época carolingia y hay quien la sitúa en el año 650. En el siglo XI, la Abadía de San Pedro de Moissac forma parte de la orden benedictina clunia

Villa Quijano: El Capricho de Gaudí (Comillas, Cantabria)

Una de las primeras obras del arquitecto Antoni Gaudí , que se conservan en la actualidad, es la casa que diseñó para Máximo Díaz de Quijano . Un soltero acaudalado, concuñado d e Antonio López López primer Marqués de Comillas , que necesitaba una villa de veraneo en Cantabria. Corría el año 1883 (diez años antes de que se declarara el modernismo de Víctor Horta como estilo arquitectónico en Bruselas), en San Petersburgo se iniciaban las obras de la Iglesia de la Resurrección de Cristo , y dirigiendo la construcción que comenzaba en Comillas, se encontraba un compañero de promoción de Gaudí de la Escuela de Arquitectura de Barcelona: el arquitecto Cristóbal Cascante Colom . Con las órdenes que recibía de Gaudí desde Barcelona (el arquitecto se encontraba levantando la Casa Vicens y no podía desplazarse hasta Comillas) y con una minuciosa maqueta y multitud de planos detallados se creó El Capricho de Gaudí que se terminaría en 1885. La casa destaca por su llamativo color

Palacio Real de Tiébélé (Burkina Faso)

Interior del Palacio Real de Tiébélé (Burkina Faso) Tiébélé es una ciudad de Burkina Faso que queda situada a unos 180 Km. al sureste de Uagadugú, cerca de la frontera con Ghana. Es la capital del País Gurunsi , también conocido como País Kassena que presenta una arquitectura particular de casas fortificadas con muros coloreados. Las viviendas son pintadas anualmente por las mujeres del pueblo y en ellas se representan cenefas con una interesante simbología. Las casas están construidas como hace miles de años: con barro, madera y paja de la zona. Sus paredes están decoradas a mano con originales pinturas y bonitos grabados geométricos; una práctica que se remonta al siglo XVI. En las casas rectangulares viven las parejas más jóvenes de los Kassena Las casas del País Kassena son de tres tipos: redondas o draa (en lengua kassena) con techo cónico de paja y reservadas para que vivan los hombres solteros. Las casas en forma de ocho o dinian están destinadas a las par