20 febrero 2015

Santuario de San Ignacio de Loyola


Íñigo López de Loyola nació en 1491 en la villa guipuzcoana de Azpeitia, cursó estudios militares y acabó siendo religioso a causa de unas heridas de guerra que lo tuvieron al borde de la muerte. Decidió ir en Peregrinación hasta Jerusalén y emprendió viaje parando en Tierras Catalanas. La estancia en la Montaña de Montserrat y en Manresa fueron decisivas para un cambio de vida y abandonó la idea de llegar a Tierra Santa y se fue a Roma. Quizás por haber estado visitando con anterioridad, algunos lugares relacionados con este personaje (La Cova de Sant Ignasi en Manresa o la Chiesa del Gesù en Roma), me decidí a visitar el Santuario de San Ignacio de Loyola en el País Vasco.

Sorprende que en el corazón verde de Gipuzkoa, se encuentre uno de los templos más elegantes de esta provincia vasca. La joya del santuario es su basílica; un gran templo barroco construido durante los siglos XVII y XVIII, en honor al patrón de Gipuzkoa y Vizcaya. Algunos se atreven a encontrar cierta similitud constructiva con la Basílica de San Pedro en la Ciudad del Vaticano. Su arquitecto, Carlo Fontana, fue discípulo del arquitecto Gian Lorenzo Bernini; uno de los responsables de la construcción de la Basílica de San Pedro, quizás por ello en algo se parezcan.

La basílica fue construida con curiosos y glamurosos detalles; puertas enormes realizadas con madera traída de Cuba, columnas salomónicas, recubrimiento en oro, mármoles de color gris y rosa, lámparas de cristal de Bohemia, son solamente algunos de los elementos que forman parte del decorado que sirven de marco para el impresionante Altar Mayor, de estilo churrigueresco.

A destacar del Santuario de San Ignacio de Loyola
  • La explanada arbolada que se extiende ante la fachada del santuario. Se agradece un espacio donde descansar y disfrutar del aire libre. En mi visita pude ver muchas familias y grupos de amigos que aprovechaban el buen tiempo para tumbarse o sentarse en la hierba, bajo la sombra de los árboles o al sol. Hablaban, comían o descansaban, en una atmósfera tranquila pero festiva.
  • Las pinturas y decoración de la nave central de la basílica son apabullantes. Así como la luz natural que hace un bonito juego de luces y sombras en las seis altares laterales.
  • La Cúpula de la basílica es espectacular, mide 20 metros de diámetro y 65 metros de altura. Cuando se construyó en el siglo XVIII, eran muchos los que pensaban que se vendría abajo por su propio peso. Aunque ha logrado resistir, su belleza más espectacular reside en el interior. ¡No os perdáis los detalles decorativos!

Curiosidades sobre el templo
  • La Casa Natal del santo, conocida cariñosamente como la Santa Casa, se ha conservado justo al lado de la entrada al santuario. La visita te traslada hasta la época y vida cotidiana del joven Ignacio de Loyola cuando vivía en esta casa-torre de clara influencia defensiva.
  • Existe un Camino Ignaciano que recorre la ruta iniciada por Ignacio de Loyola en 1522 desde Loyola hasta Manresa y que parte de Euskadi, atraviesa La Rioja, Navarra y Aragón, para finalmente llegar a Catalunya. El Turismo Religioso está empezando a tener mucha importancia a nivel mundial y se recuperan caminos, se mejoran las vías de acceso y se están creando buenas infraestructuras para alojar a los peregrinos del siglo XXI.

San Ignacio de Loyola fundó la Compañía de Jesús en 1539, aproximadamente alrededor de 1542 dejó de firmar como Íñigo para hacerlo como Ignacio. Murió en Roma en 1556, sus restos mortales se encuentran en la Chiesa del Gesù, sede de la Compañía. Hay otros lugares relacionados con esta orden religiosa y el santo, como son: Svatého Ignác z Loyoli en Praga, Chiesa SantIgnazio di Loyola en Roma, Convento de San Esteban y Universidad de Salamanca, Oratorio de San Ignacio de Loyola en la Iglesia de La Compañía en Cuzco (Perú) o la Parroquia de San Sebastián de Soreasu en Azpeitia, donde se encuentra la pila bautismal en la que fue bautizado San Ignacio de Loyola y la Capilla de la Soledad donde pueden verse unas pinturas del siglo XVI que permanecieron ocultas durante siglos. En el año 1609 fue beatificado y en 1622 lo canonizaron. El 31 de julio se celebra su festividad.

Aquí os dejo un diminuto vídeo, de menos de un minuto, que capta el momento final de los acordes en el órgano de la Basílica. A mí me pone los pelos de punta.



Agradezco las debidas rectificaciones que el Community Manager de Tierra Ignaciana tuvo la amabilidad de aportar tras leer mi texto y a su vez añado una recomendación que hace sobre otro lugar ignaciano que me hace: cerca de la Parroquia de San Sebastián se encuentra la Ermita de Santa María Magdalena y el antiguo hospital donde San Ignacio se alojó tras volver de sus estudios y donde ayudó a los leprosos y enseñó catequesis. Datos que desconocía y que me invitan a volver a los lugares ya visitados. Gracias Tierra Ignaciana.


Más información: dónde se encuentra, qué horario tiene y cómo llego
Dirección: Loyola Auzoa 16, 20730 Azpeitia (Guipúzcoa). Teléfono: 943 025 000. Horario de la Cana natal y basílica: Invierno: diariamente de 8 a 13 h. y de 15:30 a 19 h. Verano: diariamente de 8 a 13:30 h. y de 15:30 a 20 h. Transporte: Hay una línea de autobuses que paran en la misma puerta del Santuario y salen de la ciudad de San Sebastián. Web: Santuario de San Ignacio de Loyola.

No hay comentarios:

Se ha dicho en Planeta Dunia

Páginas vistas en total