viernes, diciembre 6

Angles-sur-l’Anglin: uno de los pueblos más bellos de Francia

Castillo de Angles-sur-l’Anglin
Vista del castillo de Angles-sur-l’Anglin y el molino harinero

Angles-sur-l’Anglin está considerado uno de los pueblos más bellos de Francia y fui a descubrirlo tras mi paso por Poitiers. La bucólica imagen que vi a través de la ventanilla del coche de alquiler a mi llegada a Angles, fue la de una pared rocosa dominada por las ruinas de un viejo castillo que se reflejaban en la orilla del río Anglin, junto a un viejo molino harinero de agua.

Antes de encontrar aparcamiento, ya quería dejar el coche y perderme por esas calles tortuosas que siempre esconden huellas del pasado medieval y muchas historias. Como muchas de las poblaciones creadas alrededor de un castillo, Angles-sur-l’Anglin disfruta de una ciudad baja (donde hay aparcamiento gratuito) y otra alta (separadas por un puente), donde se encuentra la Oficina de Turismo, la iglesia y el castillo del siglo XI.

Croix Hosannière
Croix Hosannière de Angles-sur-l'Anglin
Desde el puente se obtiene una bonita panorámica de Angles-sur-l’Anglin, antes de cruzarlo te recomiendo que te acerques al cementerio, situado a la izquierda del curso fluvial, allí encontrarás la Croix Hosannière de 1343. Estas cruces de piedra, también conocidas como Linterna de los muertos, son construcciones altas en forma de torre de época románica. Las linternas se construían en los cementerios en el siglo XII para instalar la luz de una lámpara que se encendía en memoria de los muertos. El Domingo de Ramos, los fieles y los monjes de la Abadía de Santa Cruz se acercaban en procesión hasta la Croix Hosannière de Angles-sur-l’Anglin, de 5 metros de altura, y pronunciaban el hosanna; la petición de ayuda divina.

Église Saint-Martin
Église Saint-Martin de Angles-sur-l’Anglin
Cruzando la Rue du Pont y La Cueille; una de las calles empedradas más antiguas de Angles-sur-l’Anglin, llegarás a la Place Aimé-Octobre. La plaza está presidida por el Monumento a los Caídos de 1926, obra del escultor local Aimé Octobre, en memoria de las víctimas de la Primera Guerra Mundial. En esta plaza se encuentra la Oficina de Turismo y se instala por las mañanas un pequeño mercado, como se hacía ya en el siglo XVII. Desde aquí te será muy fácil recorrer en círculo la Rue de Tournon y la Rue de la Forge donde encontrarás casas medievales con sótanos donde guardar el carbón, la sal o el vino. Siguiendo la Rue St. Jean te encontrarás con la iglesia románica de la Église Saint-Martin del siglo XI, donde destaca el campanario de dos alturas decorado con arcos ciegos y columnillas románicas.

Ciudad baja
Vista panorámica de la ciudad baja
Al otro lado de la Rue de l’Église se encuentra un resto de muralla medieval donde se encontraba un puesto de guardia del siglo XI y que ofrece una vista panorámica de la ciudad baja a 40 metros de altura. La Huche Corne; que nos recuerda la expresión francesa "hucher dans une corne" y que hace referencia a la "llamada" que se hacía al tocar una bocina situada en el horno comunal y que avisaba que el horno estaba listo para que los habitantes trajeran su pan para hornear. La bocina también era utilizada por los soldados del puesto de guardia, para avisar a la población en caso de un ataque enemigo.

Forteresse d’Angles
Castillo de Angles-sur-l’Anglin
El primer Castillo de Angles-sur-l’Anglin, Castellum Inglia, fue construido en el año 1025 por orden de Gilbert o Gislebertus; Obispo de Poitiers. Los restos del castillo que vemos en la actualidad son los del edificio construido a finales del siglo XI por Hug VI de Lusignan (conocido como El Diablo) y su hijo Hug le Brun. La guerra de los 100 años permite que el castillo pase de manos francesas (aquí nacería Guichard IV d'Angle en 1310) a manos inglesas y viceversa. En el siglo XV, en el Château-Guichard se realizan varias reformas y se añaden algunos edificios, cuyos restos aún se conservan a pesar de los diferentes ataques y pillajes sufridos a lo largo de su historia.

Más información: Castillo de Angles-sur-l’Anglin. Horario: diariamente de 10 a 19 h. Entrada: 6 €. Web: Forteresse d’Angles.

A los pies del castillo se conserva el edificio de un encantador molino de trigo cuya primera referencia data de 1080. Era utilizado por los monjes de la Abadía de Santa Cruz construida en el siglo XI por el Obispo de Poitiers Isambert I. La rueda hidráulica se instala en el antiguo molino en 1891 y se transforma en molino harinero en 1935. Su nueva función lo mantendrá en funcionamiento hasta el año 1972.



Toda la información generada en redes sociales durante mi viaje a Angles-sur-l’Anglin puede consultarse a través de los hashtags #destinationNA #SuroestedeFrancia

No hay comentarios:

Se ha dicho en Planeta Dunia

Páginas vistas en total