jueves, febrero 7

Qué ver en Córdoba: capital de los Omeyas


Córdoba se convirtió en capital de la Hispania Ulterior del Imperio Romano en el año 164 a.C. (aunque quedan pocos restos de aquella época). Sin duda fue como capital del Califato de los Omeyas que alcanzó renombre. Era el año 756 y un joven príncipe de la familia Omeya de Damasco: Abd al-Rahman I, fue declarado emir en la Mezquita Grande de Córdoba, a la edad de 25 años. Dicen que la ciudad de Córdoba conserva el casco antiguo más grande de Europa, engalanado por calles blancas, rincones de elaboradas rejas y cargadas de macetas que rebosan color y aroma desde las ventanas.

Cristo de los Faroles
Cristo de los Faroles
Por una de las antiguas entradas de la muralla, ahora despejada por la Cuesta del Bailío, accedemos a las escaleras que llevan hasta el lugar donde se encontraba la Medina de la capital del Emirato árabe. Hoy nos dan la bienvenida la Iglesia de los Dolores, el Convento de los Capuchinos, la Casa del Bailío y la Plaza de Capuchinos; una plaza blanca donde se encuentra el Cristo de los Desagravios y la Misericordia, conocido popularmente con el nombre de Cristo de los Faroles. Rodeada de geranios y enmarcada por cuatro faroles de hierro se encuentra la talla barroca del siglo XVIII de Cristo crucificado.

Plaza de las Tendillas
Estatua de el Gran Capitán en la Plaza de las Tendillas
La Plaza de las Tendillas es el actual gran centro comercial de Córdoba, está presidida por la estatua ecuestre del Gran Capitán obra en bronce de Mateo Inurria de 1927, la cabeza la fabricó en mármol blanco para datarla de expresividad, pero según como se mira parece más pequeña de lo que debería ser. Gonzalo Fernández de Córdoba y Enríquez de Aguilar fue apodado el Gran Capitán gracias a sus triunfos en el campo de batalla.

Templo Romano
Restos del Templo Romano de Corduba
El único Templo Romano conservado de Corduba se encuentra junto al Ayuntamiento de Córdoba. Construido a finales del s. I d.C. se elevaba sobre alto podio en mitad de una plaza porticada. Se han conservado 11 columnas de orden corintio en el lugar y 1 columna estriada que se encuentra en la Plaza de las Doblas.

Plaza Corredera
Plaza Corredera
La Plaza Corredera es una de las únicas plazas porticadas de Andalucía de estilo castellano. Rodeada de soportales con grandes arcos de medio punto sobre los que se alzan tres plantas de viviendas. Durante siglos fue punto de encuentro, escenario de fiestas, mercados y ejecuciones. Hoy su carácter lúdico y comercial sigue vivo.

Plaza del Potro
Plaza del Potro
La Plaza del Potro recibe su nombre de la estatuilla que corona la fuente octogonal de cuatro caños, ubicada en uno de sus extremos. La plaza de estilo renacentista, ya existía cuando se hospedó Miguel de de Cervantes en la Posada del Potro; uno de los seis mesones medievales que existían desde el siglo XIV. Es fácil imaginársela abarrotada de mercaderes, labriegos y pícaros andaluces. Conserva antiguas balconadas de madera, hierros oxidados para amarrar bestias y macetas que perfuman el ambiente.

Barrio de la Judería de Córdoba

Judería
Zoco de Córdoba
Encajonado entre la Puerta de Almodóvar, el Campo Santo de los Mártires y la Mezquita de Córdoba, el antiguo barrio judío cordobés es uno de los más bellos de España. Aquí te esperan un laberinto de callejuelas que brillaban con todo su esplendor entre los siglos X y XII. Hoy la Judería da paso a un conjunto de casas encaladas con patios y fachadas adornadas con macetas de flores.

Calles
Calleja de las Flores y del Pañuelo
Una de esas calles estrechita y sinuosa es la Calleja de las Flores es tan estrecha que casi podrás tocar las rejas de sus balcones llenos de flores. Al final hay una pequeña plaza desde donde se divisa la Torre de la Catedral. A través de la Plaza de la Concha, se llega a la calle sin salida de: Calleja del Pañuelo, actual Calle de Pedro Jiménez y a través del Calleja del Pañuelo se llega a la Plaza de los Rincones de Oro, la plaza más pequeña del mundo. Sólo dos naranjos bastan para cubrir con sus copas el cielo de la plaza, conserva una fuente mural con brocal de origen árabe. Si os acercáis por la noche el lugar se convierte en mágico.

Mezquita de Córdoba
Mezquita de Córdoba
Ya es hora de entrar a la magnífica Mezquita de Córdoba, uno de los más espléndidos ejemplos de la arquitectura islámica de todos los tiempos. Su construcción se inicia en el año 785 y es ampliada en el año 822 bajo el mandato de Abd al-Rahman II. De la época omeya se conserva el liwan o Sala de oración; es la pieza más destacada de la mezquita con más de 800 columnas con arcos bicolor en rojo y blanco que se extienden como si de un frondoso bosque se tratara. La variedad de fustes y capiteles van desde la época romana hasta la visigótica. Destaca también el Mihrab que en la Mezquita de Córdoba no es simplemente el nicho de oración que señala la dirección de La Meca y desde donde el imán dirige la plegaria, es una habitación completa decorada de forma fabulosa con inscripciones del Corán en oro y dotada de una formidable cúpula, hermosamente decorada con diminutas teselas. En la Macsura, el espacio reservado al califa, destacan los mosaicos y los arcos polilobulados. En el Patio de los Naranjos era donde antiguamente los fieles realizaban sus abluciones, conserva 5 fuentes: 3 mudéjares y 2 barrocas. La Torre de Campanas es el gran minarete de 48 metros de altura que fue añadido en el siglo X por Abd al-Rahman III (891-961). En 1984 la Mezquita de Córdoba fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Puedes seguir leyendo sobre la Mezquita de Córdoba en mis otros dos artículos: La Mezquita de Córdoba (época árabe)  y la Mezquita de Córdoba (época cristiana).

Museo-Torre de la Calahorra
Museo-Torre de la Calahorra en el Puente Romano de Córdoba
El Puente Romano de Córdoba fue construido en tiempos del emperador Augusto (siglo I a.C.) y formaba parte de la Vía Augusta. De la construcción original sólo se han conservado los sillares y alguno de sus arcos. En 1561 se colocó una imagen del Arcángel San Rafael en mitad del puente y al final quedan los restos de un castillo árabe sede actual del Museo-Torre de la Calahorra.

El Alcázar de los Reyes Cristianos es un castillo-palacio fundado por el rey Alfonso XI en 1328 como fortaleza militar y más tarde como hospedería real para los Reyes Católicos. Aquí fue recibido en audiencia Cristóbal Colón por los Reyes Católicos para aprobar su alocado viaje en busca de las Indias. Fue sede de la Inquisición, cárcel militar, atarazana y almacén hasta que el siglo XX le devolvió esplendor. Conserva unos espléndidos jardines de tradición musulmana, con elegantes patios, acequias y canales que los cruzan y donde destacan cinco estanques mudéjares. No hay que perderse los azulejos romanos de la Sala de los Mosaicos.

Muralla
Muralla de Córdoba
La Muralla de época hispano-musulmana cierra la judería de Córdoba. Se han conservado algunas de sus puertas de acceso como: Arco del Portillo, la Puerta de Almodóvar de época musulmana y que queda enmarcada por dos torreones y donde se encuentra una escultura del filósofo romano Séneca nacido en Corduba.

Plaza de Tiberiades
Estatua de Ben Maimónides
En la Plaza de Tiberiades se encuentra la estatua del médico judío Ben Maimónides nacido en la Córdoba árabe en 1138. Por aquí se accede al Zoco de Córdoba, ubicado en un precioso patio porticado en forma de plaza que se encuentra entre las calles Judíos y Averroes. Encontrarás todo tipo de artesanías en cuero, madera, cerámica y plata.

Sinagoga
Antigua Sinagoga de Córdoba
Siguiendo por la Calle Judíos se llega a la Antigua Sinagoga de Córdoba, junto con los dos templos de Toledo y la sinagoga de Úbeda, son de las pocas sinagogas que se conservan íntegras en España. Esta pequeña joya mudéjar fue levantada entre 1314 y 1315, conserva el patio, la sala de oración, un tabernáculo para guardar los rollos de la Torá y la galería de mujeres soportada por tres arcos ornamentados con bellas yeserías. En el siglo XVI fue reconvertida en iglesia y pasó a ser propiedad del gremio de zapateros.

Si dispones de tiempo acércate hasta Madinat al-Zahra; la fastuosa ciudad palatina construida por orden del Califa Abd al-Rahman III declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2018.

Dónde comer en Córdoba

El Caballo Rojo
Medias raciones en El Caballo Rojo de Córdoba
El Caballo Rojo: está situado frente a la Mezquita de Córdoba y aunque la zona es de lo más turística, las recomendaciones nos empujaron a averiguar qué podía ofrecernos. El local está situado al final de un pasillo decorado con macetas de flores, un pequeño patio con dos puertas da acceso al restaurante o al bar, según vuestros bolsillos, tomad un camino u otro. Tenéis en el exterior, una carta con los precios que podéis consultar. Las raciones que sirven provienen de recetas cordobesas de origen mozárabe y sefardí. Personalmente me resultaron abundantes y deliciosas. ½ ración de mero al limón y ½ ración de ternera al vino de Montilla junto con una cesta de delicioso pan y picos, una cerveza con limón y un refresco costó alrededor de 13 €. Dirección: Calle Cardenal Herrero 28, 14003 Córdoba.

Casa El Pisto
Casa El Pisto
Casa El Pisto. Taberna San Miguel: casa fundada en 1880, situada en pleno centro de Córdoba. El local está decorado al más puro estilo andaluz. Suelos y paredes recubiertas de azulejos, cuadros de personajes y acontecimientos de la historia cordobesa. El personal es amable y las opciones de tapeo variadas y económicas. Se recomienda probar las tapas de pijotas, de callos y de calamares. Dirección: Plaza de San Miguel 1, 14002 Córdoba.

Confitería Serrano: ideal para tomar un café en buena compañía. Se recomienda probar sus dulces: cortadillos, manoletes, empanadas, tocino de cielo y torrijas. Dirección: Calle Concepción 3, 14003 Córdoba.

Tetería Al Khayma
Tetería Al Khayma
Tetería Al Khayma: salón de té estilo árabe. Son especialistas en tés digestivos y relajantes. Tienen una gran variedad de tés y pipas de agua, así como deliciosos dulces árabes con los que acompañar cualquier momento del día. Las infusiones cuestan 3’5 € y los dulces 1’5 € la unidad. El local está preciosamente decorado, la ambientación es brutal, cualquiera puede pensar que al salir se encontrará en las calles de Aleppo o de El Cairo. Dirección: Calle Céspedes 11, 14003 Córdoba.

Dónde Dormir
Hotel Palacete Mirador de Córdoba
Hotel Palacete Mirador de Córdoba
Hotel Palacete Mirador de Córdoba ***. El antiguo Hotel Al-Mihrab está situado fuera del centro de la ciudad, rodeado de una zona arbolada, lo que le confiere una paz y una tranquilidad maravillosas. Si se dispone de vehículo propio, es un lugar ideal, sin problemas de aparcamiento y donde se puede respirar profundamente el silencio. Los salones y el comedor del mirador están en perfecto estado, decorados con elegancia. El trato con el personal del hotel fue correcto y el buffet del desayuno excelente. La habitación doble con desayuno para dos personas costó algo más de 60 €. Dirección: Avenida del Brillante Km. 5, 14006 Córdoba. 

No hay comentarios:

Se ha dicho en Planeta Dunia

Páginas vistas en total