Ir al contenido principal

De ruta por la Ría de Bilbao


Hay lugares que te atrapan como el abrazo que realiza la Ría del Nervión en Bilbao. Dulcemente en una pausa, con la firmeza justa y necesaria del cinturón de casas que se asoman al agua.

El mejor paseo para descubrir esa curva amorosa, es el que lleva desde La Ribera hasta al Guggenheim, o mejor aún, desde Atxuri hasta el Estadio de San Mamés.

Los muelles se suceden como los engranajes de una cremallera; primero uno, luego otro y aunque parecen iguales, cada uno se asoma a la ría con su propia identidad.

El Puente de San Antonio y su iglesia inician este personal recorrido por este barrio recuperado para la ciudad. Con casas y balcones de colores a un lado de la ribera y con un luminoso mercado en la otra que invita a comprar. Entrar en el Mercado de La Ribera es entrar en un barco cargado de mercancías: frutas, carnes, pescado, manjares de la huerta, de los valles y de la costa de Euskadi. A su lado los Soportales de La Ribera que le acompañan, sirven de muelle improvisado, de estación marítima, no hay más que mirar hacia el techo y ver con mirada de animal marino, los pescadores que faenan en estas aguas.

Quizás el vaivén de las olas convierten Las Siete Calles en Setenta y Siete, estamos en el barrio más antiguo de Bilbao; en su embrión medieval. Por aquí una calle, a continuación se extiende otra: Somera, Artekalea, Tendería, Belostikalea, Carnicería Vieja, Barrenkalea, Barrenkalea Barrena y la marginada del grupo de siete; la Calle Pelota. La visión se nubla, las calles se multiplican fruto de la cantidad de bares, tabernas y cervecerías. Un pintxo, una cazuela, los fogones siempre están a punto para llenar las barras de tapas, bocadillos, charlas y amigos. No importa donde se entre, seguro que encontramos nuestro sitio, un local agradable donde degustar y conversar.

La Calle Alejandro de la Sota subraya desde la Catedral de Santiago hasta Erronda Kalea, y acaba en Posta Kalea, queriendo no pasar desapercibida en el Casco Viejo de Bilbao. Esta vieja arteria lleva directamente al corazón del Arenal, a la Plaza Nueva, donde late la mayor variedad de locales y gastronomía vasca aglutinados en un sólo espacio, sólo hace falta perder la brújula para iniciar un ciclo sin fin. Bajo sus soportales se puede entrar y salir indefinidamente, recorriendo de seguido uno detrás de otro cada bar, o intermitentemente; al igual que la sangre es bombeada por nuestras más importantes vías circulatorias. Sin principio y sin final, la vida de esta plaza mana a borbotones según las horas del día o de la noche, en un flujo alterado por la presión de nuestras ganas de alimentarnos, asimilar y adquirir.

Quizás después de compartir la barra con una buena dosis de zuritos (vasos de cerveza) o de txikitos (vasos de vino), sea el momento de tomar el pulso a la ciudad y vislumbrar las artes que la oferta cultural del Teatro Arriaga nos tiene preparada. El edificio domina una de las orillas por donde cruza el Puente del Arenal, mientras que en la otra orilla se asienta la Estación de Santander, también conocida como la Estación Bilbao-Concordia. Colorida, brillante como si de un broche floral modernista -situado en la solapa- se tratara, Bilbao es fácil que te llegue al corazón. Es el momento de bajar por la Calle Ripa hasta el Puente del Ayuntamiento, una ligera oscilación, como corrientes invisibles en el agua, te lleva en Bilbao a cruzar todos sus puentes y cambiar de orilla una y otra vez.

La Ría de Bilbao se abre, toma aire e hincha el Puente de Zubizuri como si de la vela de una trainera de pesca se tratara, su pasarela de cristal asemeja al camino de agua que cruza. Un poco más hacia adelante, la luz de las escamas de un pescado gigante destellan obligándote a cerrar los ojos. Cuando por fin la luz cegadora te permite contemplar lo que tienes delante, confirmas que los destellos pertenecen al Museo Guggenheim; el buque insignia del arte arquitectónico de Frank Gehry. Por arriba, por abajo, en un lado o al otro, el museo salta de perspectiva ante nuestros ojos como una sardina inquieta que boquea.

Si quieres contemplar la Ría de Bilbao desde un lugar privilegiado quizás te interese hacer una pausa en el Restaurante Doma.

Dependiendo de en qué lado te encuentres del Puente de La Salve, puedes subir en ascensor, bajar unas grandes escaleras o seguir recorriendo los muelles de Bilbao. Su sistema de tirantes fue el primero en utilizarse en España y quizás con la magia suficiente, servirían para poner música a la ría; esta arpa constructiva nos ayuda a seguir caminando. Dejamos atrás los edificios eclécticos de la Universidad de Deusto, su puente y la Avenida Abandoibarra donde se alza el Palacio Euskalduna, el Museo Marítimo Ría de Bilbao y el Puente Euskalduna, desde el aire parece que un pelotari hubiera dejado su cesta de jai alai y que la pelota vasca por excelencia hubiera terminado siendo la catedral del fútbol. Llegamos al final de nuestro recorrido, nos encontramos delante del Campo de San Mamés, donde la #Sangredeleon late con fuerza en el estadio que se ilumina de rojo tomándole el pulso a Bilbao. Ningún recorrido acaba en esta ciudad donde la ría vertebra su pasado comercial. Adentrarse en Indautxu o Abando es cuestión de tener sangre en las venas.

Si necesitas inspiración viajera, en Bilbao se pueden hacer muchas cosas, ¿has leído mi post "Qué hacer en Bilbao"?

Si buscas alojamiento tengo varias recomendaciones desde el hotel con servicio de comida 24 horas y conexión Wifi para vivir aislado y trabajando hasta aquel hotel que te hace sentir como en casa, pasando por un hotel donde se puede desayunar con champagne francés.

Comentarios

Los viajes más populares

Abadía de Saint-Savin-sur-Gartempe: la Capilla Sixtina del Arte Románico

Bóveda de la nave central Seguimos con nuestros artículos de viaje sobre la región francesa de Nouvelle-Aquitaine. Tan sólo a 50 Km. de Poitiers se encuentra la excepcional Abadía de Saint-Savin . El monasterio fue construido alrededor del año 820 por orden del Rey de Aquitania Ludovico Pío , hijo de Carlomagno . Las guerras de religión del siglo XVI y el pillaje hicieron desaparecer algunos edificios abaciales de la Edad Media y el claustro. Pero afortunadamente se conservó uno de los ciclos de pinturas románicas más extenso y mejor conservado de Europa de los siglos XI y XII que vale la pena visitar. La Embriaguez de Noé En 1983 la Abadía de Saint-Savin-sur-Gartempe fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Sus magníficas pinturas murales de los siglos XI y XII están consideradas la " Capilla Sixtina del Arte Románico ". Las pinturas de Saint-Savin, a medio camino entre el fresco y el temple, presentan una gama de color reducida a 5 tonalidad

Villa Quijano: El Capricho de Gaudí (Comillas, Cantabria)

Una de las primeras obras del arquitecto Antoni Gaudí , que se conservan en la actualidad, es la casa que diseñó para Máximo Díaz de Quijano . Un soltero acaudalado, concuñado d e Antonio López López primer Marqués de Comillas , que necesitaba una villa de veraneo en Cantabria. Corría el año 1883 (diez años antes de que se declarara el modernismo de Víctor Horta como estilo arquitectónico en Bruselas), en San Petersburgo se iniciaban las obras de la Iglesia de la Resurrección de Cristo , y dirigiendo la construcción que comenzaba en Comillas, se encontraba un compañero de promoción de Gaudí de la Escuela de Arquitectura de Barcelona: el arquitecto Cristóbal Cascante Colom . Con las órdenes que recibía de Gaudí desde Barcelona (el arquitecto se encontraba levantando la Casa Vicens y no podía desplazarse hasta Comillas) y con una minuciosa maqueta y multitud de planos detallados se creó El Capricho de Gaudí que se terminaría en 1885. La casa destaca por su llamativo color

Sana’a: la ciudad más hermosa y antigua del mundo

Cuando se tiene la suerte de poder emprender un viaje, al documentarse uno siempre tiene la impresión de estar delante de: el lugar más poblado, el edificio más antiguo, el puente más alto, el río más caudaloso o el mar más profundo. Realmente no puedo afirmar si Sana’a es la ciudad más antigua del mundo , pero sin dudarlo sé, que es la capital más hermosa de todas las que he visitado. Sana’a es la capital histórica y política de la República del Yemen, está situada en la provincia o gobernación del mismo nombre. Ubicada estratégicamente en la ruta de Adén a La Meca, al pie de las montañas de Djebel Nogoum (2.892 m.) y Djebel Ayban (3.194 m.), en una meseta a 2.300 metros de altitud al noroeste del país. Ciudad Antigua de Sana'a El nombre de Sana’a significa “plaza fortificada”, su estilo arquitectónico es inigualable y enamora perdidamente a todo el que la contempla. Esta joya arquitectónica del mundo musulmán, presenta el típico aspecto de las ciudades de la Peníns

Moissac: tesoro del arte románico francés

San Pedro de Moissac Moissac forma parte de la Asociación de "Ville d'Art et d'Histoire" (Ciudad de Arte e Historia) y "Villes et Villages Fleuris" (Ciudades y Aldeas Floridas) con tres flores, pero por encima de todo es un lugar destacado del arte románico en Francia . Cruce de caminos terrestres y fluviales; Moissac es parada de peregrinos hacia Compostela y fue parada de comerciantes que surcaban las aguas entre el Tarn y el Garona. Hoy sobrevive milagrosamente después de que la compañía ferroviaria del sur recibiera en 1855 el permiso para destruir el comedor de la abadía para hacer pasar la vía del tren. Tímpano de la Iglesia de San Pedro de Moissac La Abbaye de Saint-Pierre (Abadía de San Pedro) de Moissac fue fundada en una fecha incierta, pero se menciona su existencia en documentos de la época carolingia y hay quien la sitúa en el año 650. En el siglo XI, la Abadía de San Pedro de Moissac forma parte de la orden benedictina clunia

Palacio Real de Tiébélé (Burkina Faso)

Interior del Palacio Real de Tiébélé (Burkina Faso) Tiébélé es una ciudad de Burkina Faso que queda situada a unos 180 Km. al sureste de Uagadugú, cerca de la frontera con Ghana. Es la capital del País Gurunsi , también conocido como País Kassena que presenta una arquitectura particular de casas fortificadas con muros coloreados. Las viviendas son pintadas anualmente por las mujeres del pueblo y en ellas se representan cenefas con una interesante simbología. Las casas están construidas como hace miles de años: con barro, madera y paja de la zona. Sus paredes están decoradas a mano con originales pinturas y bonitos grabados geométricos; una práctica que se remonta al siglo XVI. En las casas rectangulares viven las parejas más jóvenes de los Kassena Las casas del País Kassena son de tres tipos: redondas o draa (en lengua kassena) con techo cónico de paja y reservadas para que vivan los hombres solteros. Las casas en forma de ocho o dinian están destinadas a las par