Ir al contenido principal

Budapest en otoño


En algún lugar leí que los viajeros en la Edad Media afirmaban que...
Europa tiene tres ciudades perlas: Venecia sobre las aguas, Florencia en la llanura y Buda en el monte”.

Así, sin saber cómo, en mi mente surgió la idea de visitar Budapest y empaparme durante cinco días del valiente pasado medieval, la encantadora etapa renacentista y la refinada época modernista. Enamorada de los reflejos del tiempo de los palacios de Venecia, de la belleza hecha arte en Florencia, quería saber si la capital de Hungría, también tendría cabida en mi corazón fragmentado de lugares mágicos. Y después de analizarlo, quizás Budapest no tenga la abundancia de lugares asombrosos de otras ciudades Centroeuropeas, pero sí que enamora su paisaje en continuo equilibrio con lo etéreo y el encanto de sus habitantes; siempre dispuestos a ofrecer una sonrisa y un trato agradable.

Si quieres saber qué ver en Buda y qué ver en Pest, aquí va mi lista “rápida” de imprescindibles:

Ruta por Buda
Incluyo dos de los magníficos puentes que cruzan el Danubio y que unen ambas orillas. Os recomiendo recorrerlos de día y de noche. Lanzar una moneda al aire y decidir que orilla visitar ¿Buda o Pest?

Iglesia San Matías
El interior de la Iglesia San Matías es espectacular
  • Iglesia San Matías (Mátyás Templom): ¡su interior es espectacular! Creo que puedo afirmar que después de la Basílica de San Marcos de Venecia: ¡no había visto nada igual.
  • El Hospital de la Roca (Sziklakórház): ¡interesantísimo! Un hospital militar de la II Guerra Mundial donde se ha escenificado, con figuras de cera y objetos de la época, lo que fue este lugar que se mantuvo secreto hasta el año 2002.
  • Puente de las Cadenas (Széchenyi lánchid): el puente más antiguo de los que cruzan el Danubio y el más hermoso.
Bastión de los Pescadores
Bastión de los Pescadores
  • Bastión de los Pescadores (Halászbástya): las mejores vistas del Danubio y de Pest.
  • Fortuna utca: calle con una buena colección de mansiones y pintorescas casitas burguesas.
  • Puente de Isabel (Erzsébet híd): tiene una belleza muy particular sobretodo entre brumas. Como dato curioso, fue el puente colgante más largo del mundo hasta 1926.

Ruta por Pest
Las visitas que os recomiendo por su belleza, originalidad o su importancia son:

Parlamento
El Parlamento de Budapest parece un palacio
  • El Parlamento de Budapest (Országház): ¡impresionante! por dentro y por fuera, de día y de noche.
  • Monumento al Holocausto o Memorial de los Zapatos: ¡conmovedor!
  • Vörösmarty tér: la plaza más encantadora de Budapest.
  • El Café Gerbeaud: el café más elegante y sibarita.
Cada hoja metálica del árbol lleva el nombre de una persona judía asesinada durante el Holocausto
  • Galerías Páriszi Udvar: un lujo modernista en pleno siglo XXI.
  • Café Central (Centrál Kávéház): el café más intelectual de Budapest.
  • Callejear por el Barrio Judío: está lleno de locales, restaurantes y pastelerías. La mayoría concentrados en Kazinczy utca la “calle cultural” de Budapest. Con unos peculiares y famosos “bares de ruina” que parecen, son y están hechos una ruina (pero con mucho estilo).
  • Sinagoga Dohány: no tiene nada que ver con las sinagogas de Venecia, ni las sinagogas de Praga, así que hay que entrar y quedarse traspuesto sentado en uno de sus bancos de madera. A la salida encontrarás el Monumento Conmemorativo al Holocausto o Árbol de la Vida: el memorial menos grotesco y con más mensaje que he visto nunca.
Cafés
A la izquierda imagen del Café Central y a la derecha del New York Café
  • Rumbach zsinagóga: encierra la belleza de los lugares alejados de las visitas de masas y con la atmósfera vital de quien comienza con una lenta y cuidada obra de restauración.
  • New York Café: un increíble café que parece sacado de un cuento o una película de época. Lujo y glamour con mucha clase aunque podrás pagarte una bebida en su interior.
  • La Basílica de San Esteban (Szent István Bazilika) es la mayor iglesia de Budapest pero no la más bonita (esa os espera en Buda) ;-) . Aquí se conserva la mayor reliquia húngara, la “Santa Diestra”. No es otra cosa que la mano derecha momificada del rey San Esteban; primer rey de Hungría (1000-1038).
  • La Ópera de Budapest: se puede asistir a una representación a precios asequibles o a una visita guiada, aunque el horario es complicado: diariamente de 15 a 16 h.
Széchenyi
No importa la temperatura exterior, el agua está caliente incluso en otoño
  • Baños Széchenyi (Széchenyi Gyógyfürdö): ¡excitante y divertido! Sobretodo si la temperatura exterior es inferior a 15 grados.
  • Parque Városliget y Castillo de Vajdahunyad: ¡pintoresco y bucólico! Consultar la agenda ya que a veces se realizan interesantes ferias medievales.
  • El Museo Casa del Terror (Terror Háza): ¡impactante!. Un lugar que no debería haber existido pero que permanece como recuerdo a las víctimas. El horror y la crueldad humana se daban cita cada día aquí, hace apenas 60 años.
Cinco días son suficientes para recorrer Budapest, la ciudad dividida por el Danubio. Aunque los horarios en la época otoño-invierno van en contra del viajero “Non Stop”. Una buena planificación consigue que puedan visitarse la mayoría de los lugares interesantes, aunque no todos.

El hashtag #PDBudapest reúne todo el material subido en RRSS durante mi viaje.

Comentarios

Unknown ha dicho que…
Todo apuntado para mi viaje a Budapest en enero. Gracias por lista!!! Será muy bien aprovechada!!! Besitos.

Los viajes más populares

Abadía de Saint-Savin-sur-Gartempe: la Capilla Sixtina del Arte Románico

Bóveda de la nave central Seguimos con nuestros artículos de viaje sobre la región francesa de Nouvelle-Aquitaine. Tan sólo a 50 Km. de Poitiers se encuentra la excepcional Abadía de Saint-Savin . El monasterio fue construido alrededor del año 820 por orden del Rey de Aquitania Ludovico Pío , hijo de Carlomagno . Las guerras de religión del siglo XVI y el pillaje hicieron desaparecer algunos edificios abaciales de la Edad Media y el claustro. Pero afortunadamente se conservó uno de los ciclos de pinturas románicas más extenso y mejor conservado de Europa de los siglos XI y XII que vale la pena visitar. La Embriaguez de Noé En 1983 la Abadía de Saint-Savin-sur-Gartempe fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Sus magníficas pinturas murales de los siglos XI y XII están consideradas la " Capilla Sixtina del Arte Románico ". Las pinturas de Saint-Savin, a medio camino entre el fresco y el temple, presentan una gama de color reducida a 5 tonalidad

Moissac: tesoro del arte románico francés

San Pedro de Moissac Moissac forma parte de la Asociación de "Ville d'Art et d'Histoire" (Ciudad de Arte e Historia) y "Villes et Villages Fleuris" (Ciudades y Aldeas Floridas) con tres flores, pero por encima de todo es un lugar destacado del arte románico en Francia . Cruce de caminos terrestres y fluviales; Moissac es parada de peregrinos hacia Compostela y fue parada de comerciantes que surcaban las aguas entre el Tarn y el Garona. Hoy sobrevive milagrosamente después de que la compañía ferroviaria del sur recibiera en 1855 el permiso para destruir el comedor de la abadía para hacer pasar la vía del tren. Tímpano de la Iglesia de San Pedro de Moissac La Abbaye de Saint-Pierre (Abadía de San Pedro) de Moissac fue fundada en una fecha incierta, pero se menciona su existencia en documentos de la época carolingia y hay quien la sitúa en el año 650. En el siglo XI, la Abadía de San Pedro de Moissac forma parte de la orden benedictina clunia

Ruta por Écija: entre iglesias, conventos y palacios del Siglo de Oro Ecijano

Palacio de Peñaflor El gran Siglo de Oro ecijano tuvo lugar en el siglo XVIII y durante esa época las familias nobles embellecieron Écija con numerosos palacios barrocos cubiertos de pinturas murales. La iglesia hizo otro tanto construyendo 22 conventos, 6 templos y numerosas capillas. La altísima demanda de artesanos gracias a esa pujanza económica, social y artística llegó hasta tal punto de esplendor que se llegaron a contabilizar en Écija hasta 40 casas gremiales de las que se conservan algunos bellos edificios. Detalle de la portada de la Casa Palacio de Valdehermoso Aunque el famoso terremoto de Lisboa sufrido en 1755 afectó a los edificios construidos en el siglo XVIII, la ruta por el Siglo de Oro Ecijano es aún visible por el casco histórico de Écija. Al igual que la esencia y el recuerdo de cuando fue griega (fueron los griegos quienes le pusieron el nombre de Astigi ), romana, sede episcopal visigoda, la “Ciudad Rica” de Estigga en época musulmana y la capital de provincia

La Alhambra de Granada: nuestra joya nazarí

La rendición de Granada Muhammad I fundó en el año 1238 una nueva dinastía; la Dinastía Nazarí que construiría la ciudad más hermosa de la Península Ibérica. El último reino musulmán de Occidente en Europa duraría hasta el año 1492, dejando para la posteridad uno de los monumentos más bellos del mundo: la Alhambra de Granada . Es el legado musulmán más apreciado de la arquitectura islámica en Europa y una de las joyas más exquisitas del arte nazarí. La Alhambra de Granada desde la Carrera del Darro La Alhambra de Granada está situada sobre una colina llamada Sabika que ya desde época romana había sido habitada y de la que destacaba la riqueza de agua y una particular tierra arcillosa de color rojo . Dicen que la tonalidad de la tierra pudo dar nombre al conjunto: al-Qala al-Hamra que significa “Fortaleza Roja”, pero hay quien dice que el nombre le viene de las antorchas y fogatas encendidas por la noche, para seguir trabajando en su construcción

Villa Quijano: El Capricho de Gaudí (Comillas, Cantabria)

Una de las primeras obras del arquitecto Antoni Gaudí , que se conservan en la actualidad, es la casa que diseñó para Máximo Díaz de Quijano . Un soltero acaudalado, concuñado d e Antonio López López primer Marqués de Comillas , que necesitaba una villa de veraneo en Cantabria. Corría el año 1883 (diez años antes de que se declarara el modernismo de Víctor Horta como estilo arquitectónico en Bruselas), en San Petersburgo se iniciaban las obras de la Iglesia de la Resurrección de Cristo , y dirigiendo la construcción que comenzaba en Comillas, se encontraba un compañero de promoción de Gaudí de la Escuela de Arquitectura de Barcelona: el arquitecto Cristóbal Cascante Colom . Con las órdenes que recibía de Gaudí desde Barcelona (el arquitecto se encontraba levantando la Casa Vicens y no podía desplazarse hasta Comillas) y con una minuciosa maqueta y multitud de planos detallados se creó El Capricho de Gaudí que se terminaría en 1885. La casa destaca por su llamativo color