19 mayo 2016

Dinant, la ciudad bañada por el Mosa en la bella región de Valonia


El río Mosa (La Meuse) cruza varios países y regiones, pero es en Valonia que se muestra al visitante salpicado de verdes colinas y ciudades tranquilas como la bella Dinant; la hija del Mosa. Dinant se encuentra a 100 Km. de Bruselas y el trayecto en tren o en coche, se realiza a través de un paisaje natural de campos de cultivo que tiñen de amarillo y verde el terreno. 


El Patrimonio Rural de Valonia está presente en granjas, casas de huéspedes e incluso en hoteles que se pierden en mágicos bosques. Los alojamientos campestres aseguran el contacto directo con la naturaleza e invitan a bajar el ritmo de sus huéspedes. Caballos moteados, terneras de color chocolate, simpáticas familias de patos o bellas ovejas Dorper Mogro (que se asemejan a un peluche) pacen, como si hubieran salido de una ducha matinal y se hubieran secado el pelo con un difusor.


Las extensiones de tierra quedan salpicadas por abetos y edificios de piedra gris que ha sido extraída de las canteras de la región durante siglos. En la ciudad de Dinant se encuentra un buen número de edificios con encanto y de rincones que invitan a la contemplación. Aquí un tejado de lajas negras, allá una ventana ribeteada de blanco... Dinant está pensada para descubrir esos pequeños jardines, íntimos y coquetos, para contar las chimeneas y buscar los balcones de distintas formas que intentan escapar de la monotonía arquitectónica y hacerte exclamar un: “¡Qué bonitoooo!”, interminable.


Uno de los grandes personajes de la historia nacido en Dinant fue Adolphe Sax, el inventor del saxofón. Su ciudad le dedicó un museo ubicado en su casa natal situada en la calle Rue Adolphe Sax 37. Además se pueden encontrar repartidos por las calles y plazas de Dinant, una gran cantidad de saxofones, con diferentes diseños, materiales y colores. Sólo en el Puente Charles de Gaulle se alzan 28 saxofones distintos, de 3 metros de altura, que a menudo viajan a otras ciudades para la promoción de Festivales de Jazz o de música.


El instrumento que más me gustó de todos los que encontré en Dinant fue un saxofón de cristal que se encuentra frente al Hôtel de Ville, el ayuntamiento de la ciudad situado en la Rue Grande 112. Un faldón de tubos de cristal permite que en los días de viento, surja un tintineo sin partitura. El edificio del Ayuntamiento de Dinant es una reconstrucción de 1924 del Palacio de los Príncipes Obispos de Lieja que quedó destruido durante los ataques de la Primera Guerra Mundial. No te pierdas la parte posterior del edificio que da al río.

Qué ver en Dinant; visitas imprescindibles


Si hay dos edificios que destaquen por encima de todos en Dinant, son su Ciudadela y la Colegiata de Notre Dame. La Ciudadela de Dinant se levantó en el año 1040 para defender el único puente que había en la ciudad (el más próximo se encontraba a 30 Km.). La visita guiada es conducida por un viejo profesor que derrocha simpatía y sabiduría a partes iguales. Atentos a las explicaciones porque os harán preguntas y en la fortaleza aún tienen unos cuantos calabozos :-P.


Desde la gran explanada central se accede al mirador de la Ciudadela, desde donde se obtiene una completa panorámica de Dinant y el curso del Mosa en esta ciudad. En el margen izquierdo destaca una formación rocosa de 33 metros de altura conocida con el nombre de Roca Bayard y a los pies de la fortaleza se encuentra la bonita Colegiata de Notre Dame que luce un espectacular campanario de color negro y con forma de bulbo. La visita a la ciudadela continúa por 4 salas (taller de forja, panadería, cocina y dormitorio) donde se explica la vida diaria de los soldados que vivían en el fuerte. Las escenas se representan con ayuda de maniquís y objetos reproducidos. 


Pero la parte más sorprendente de la visita a la Ciudadela de Dinant se encuentra al final del recorrido, cuando te introduces en la reconstrucción de una trinchera de la Primera Guerra Mundial. Durante el pequeño recorrido suenan alarmas, tiroteos, la luz disminuye, mientras un laberinto de sacos amontonados protegen a los soldados que defienden la posición. La atmósfera se recrudece cuando te internas en un refugio derribado por un obús. En el primer escalón ya notarás tu falta de equilibrio y en los primeros pasos del pasillo, te invadirá un mareo importante, parecido al que se sufre en alta mar. La ausencia de líneas verticales hace que el cerebro flipe bastante y se crea cosas que no son.

Más información: Ciudadela de Dinant. Dirección: Place Reine Astrid 3-5, 5500 Dinant. Teléfono: +(32) (0) 82 223 670. Horario: de abril a septiembre diariamente de 10 a 18 h. De octubre a mediados de noviembre diariamente de 10 a 17:30 h. De mediados de noviembre a marzo de sábado a jueves de 10 a 16:30 h. Enero sólo fines de semana de 10 a 16:30 h. Entrada: adultos 8.5 € y niños 6 € (incluye teleférico). Parking gratuito en lo alto de la Ciudadela. Web: Ciudadela de Dinant.


Existen dos maneras para llegar hasta el centro histórico de Dinant desde la Ciudadela: la primera bajando una escalera de piedra con 408 peldaños, bastante empinada, por cierto. La otra es utilizando un simpático teleférico que en 2 minutos te deja en la Plaza Mayor; cerca de la iglesia de Notre Dame, nuestra segunda visita imprescindible que hacer en Dinant. 


La Colegiata de Notre Dame fue construida en el siglo XIII, en estilo gótico con la peculiar piedra de caliza gris autóctona. Varias veces destruida y reconstruida, el mismísimo escritor Victor Hugo le dedicó unas palabras de elogio, y es que pocas veces se ven iglesias de estas características. Del templo destacaría su campanario en forma de cebolla, de color negro y 100 metros de altura. En el interior de la iglesia se pueden admirar las hermosas vidrieras que cuentan la historia de Dinant y que están consideradas una de las más grandes de Europa. El edificio parece tener un mayor tamaño debido al farallón rocoso que se extiende a sus espaldas, pero en realidad mide 50 metros de largo por 30 metros de ancho y 22 metros de alto. Sus dimensiones se engrandecen con la visión, desde el otro lado del puente Charles de Gaulle, donde te invito a cruzar para contemplarla.


En la otra orilla del Mosa se encuentra la estatua del general Charles de Gaulle; herido en Dinant durante la Primera Guerra Mundial. Desde aquí se obtiene una bella panorámica de la orilla donde se encuentra la Ciudadela de Dinant encaramada sobre un farallón rocoso y la Colegiata de Notre Dame. La bella Dinant y Valonia te esperan y te invito a conocerlas y a descubrirlas, estoy segura que te gustarán. En el próximo post te hablaré de qué actividades se pueden hacer en Dinant, dónde dormir y dónde se puede disfrutar de la rica gastronomía belga.

Si estás pensando en viajar a Dinant, quizás te interese leer las 5 experiencias que puedes vivir en Dinant.

Gracias a Central de Receptivos, Oficina de Turismo de Bélgica y Valonia, Visit Brussels y Brussels Airlines por invitarme a conocer durante 4 días, la oferta turística de Bruselas y Dinant. El material generado en Redes Sociales pueden consultarse a través de los hashtags #BélgicaCDR y #FamBélgicaCDR.

No hay comentarios:

Se ha dicho en Planeta Dunia

Páginas vistas en total