25 noviembre 2014

Budapest en otoño


En algún lugar leí que los viajeros en la Edad Media afirmaban que...
Europa tiene tres ciudades perlas: Venecia sobre las aguas, Florencia en la llanura y Buda en el monte”.

Así, sin saber cómo, en mi mente surgió la idea de visitar Budapest y empaparme durante cinco días del valiente pasado medieval, la encantadora etapa renacentista y la refinada época modernista. Enamorada de los reflejos del tiempo de los palacios de Venecia, de la belleza hecha arte en Florencia, quería saber si la capital de Hungría, también tendría cabida en mi corazón, fragmentado de lugares mágicos. Y después de analizarlo, quizás Budapest no tenga la abundancia de lugares asombrosos de otras ciudades Centroeuropeas, pero sí que enamora su paisaje en continuo equilibrio con lo etéreo y el encanto de sus habitantes; siempre dispuestos a ofrecer una sonrisa y un trato agradable.

Si quieres saber qué ver en Buda y qué ver en Pest, aquí va mi lista “rápida” de imprescindibles:

Ruta por Buda
Incluyo dos de los magníficos puentes que cruzan el Danubio y que unen ambas orillas. Os recomiendo recorrerlos de día y de noche. Lanzar una moneda al aire y decidir que orilla visitar ¿Buda o Pest?
  • Puente de las Cadenas (Széchenyi lánchid): el puente más antiguo de los que cruzan el Danubio y el más hermoso.
  • El Hospital de la Roca (Sziklakórház): ¡interesantísimo! Un hospital militar de la II Guerra Mundial donde se ha escenificado, con figuras de cera y objetos de la época, lo que fue este lugar que se mantuvo secreto hasta el año 2002.
  • Iglesia San Matías (Mátyás Templom): ¡espectacular! Creo que puedo afirmar que después de la Basílica de San Marcos de Venecia: ¡no había visto nada igual.
  • Bastión de los Pescadores (Halászbástya): las mejores vistas del Danubio y de Pest.
  • Fortuna utca: calle con una buena colección de mansiones y pintorescas casitas burguesas.
  • Puente de Isabel (Erzsébet híd): tiene una belleza muy particular sobretodo entre brumas. Como dato curioso, fue el puente colgante más largo del mundo hasta 1926.

Ruta por Pest
Las visitas que os recomiendo por su belleza, originalidad o su importancia son:
  • El Parlamento de Budapest (Országház): ¡impresionante! por dentro y por fuera, de día y de noche.
  • Monumento al Holocausto o Memorial de los Zapatos: ¡conmovedor!
  • Vörösmarty tér: la plaza más encantadora de la ciudad.
  • El Café Gerbeaud: el café más elegante y sibarita.
  • Galerías Páriszi Udvar: un lujo modernista en pleno siglo XXI.
  • Café Central (Centrál Kávéház): el café más intelectual de la capital.
  • Callejear por el Barrio Judío: está lleno de locales, restaurantes y pastelerías. La mayoría concentrados en Kazinczy utca la “calle cultural” de Budapest. Con unos peculiares y famosos “bares de ruina” que parecen, son y están hechos una ruina (pero con mucho estilo).
  • Sinagoga Dohány: no tiene nada que ver con las sinagogas de Venecia, ni las sinagogas de Praga, así que hay que entrar y quedarse traspuesto sentado en uno de sus bancos de madera.
  • Monumento Conmemorativo al Holocausto o Árbol de la Vida: el memorial menos grotesco y con más mensaje que he visto nunca.
  • Rumbach zsinagóga: encierra la belleza de los lugares alejados de las visitas de masas y con la atmósfera vital de quien comienza con una lenta y cuidada obra de restauración.
  • New York Café: un increíble café que parece sacado de un cuento o una película de época. Lujo y glamour con mucha clase.
  • La Basílica de San Esteban (Szent István Bazilika) es la mayor iglesia de Budapest pero no la más bonita (esa os espera en Buda) ;-) . Aquí se conserva la mayor reliquia húngara, la “Santa Diestra”. No es otra cosa que la mano derecha momificada del rey San Esteban; primer rey de Hungría (1000-1038).
  • La Ópera de Budapest: se puede asistir a una representación a precios asequibles o a una visita guiada, aunque el horario es complicado: diariamente de 15 a 16 h.
  • El Museo Casa del Terror (Terror Háza): ¡impactante!. Un lugar que no debería haber existido pero que permanece como recuerdo a las víctimas. El horror y la crueldad humana se daban cita cada día aquí, hace apenas 60 años.
  • Parque Városliget y Castillo de Vajdahunyad: ¡pintoresco y bucólico! Consultar la agenda ya que a veces se realizan interesantes ferias medievales.
  • Baños Széchenyi (Széchenyi Gyógyfürdö): ¡excitante y divertido! Sobretodo si la temperatura exterior es inferior a 15 grados.


Cinco días son suficientes para recorrer esta ciudad dividida por el Danubio. Aunque los horarios en esta época (otoño-invierno) van en contra del viajero “Non Stop”. Una buena planificación consigue que puedan visitarse la mayoría de los lugares interesantes, aunque no todos. El hashtag #PDBudapest reúne todo el material subido en RRSS durante mi viaje.

1 comentario:

Sol De Barcelona dijo...

Todo apuntado para mi viaje a Budapest en enero. Gracias por lista!!! Será muy bien aprovechada!!! Besitos.

Se ha dicho en Planeta Dunia

Páginas vistas en total