Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como Badajoz

Un día en la Mérida romana

Un día en la Mérida romana Leyenda de Mérida Cuenta una vieja leyenda que unos siglos más tarde de su construcción, el Teatro Romano de Mérida cayó en el olvido y que el sucesivo paso de las estaciones, lo enterró casi por completo. El descuido y abandono se apoderó del lugar y fue borrado del recuerdo de los habitantes. Tierra, viento y años hicieron el resto, hasta que únicamente quedaron al descubierto las bóvedas hundidas de la gradería que sobresalían como si de siete enormes asientos se trataran.  El pueblo, amante de historias y cuentos, dio por hecho que se trataban de las “Siete Sillas”, lugar donde tiempo atrás se habían sentado siete reyes moros para deliberar sobre el destino de Mérida. No se sabe a ciencia cierta cuánto duró el reinado de aquellos siete reyes, si fueron benevolentes y el reino próspero, o si fueron reyes tiranos e hicieron sufrir a su pueblo. Es lo que tienen las leyendas perdidas en las páginas del tiempo, los detalles se escapan para que cada uno ima

Zafra: cruce de caminos de árabes, cristianos y judíos

Extremadura es quizás la comunidad española más desconocida de nuestro territorio. Curiosamente posee las dos provincias con más extensión del país: Cáceres y Badajoz. Hasta aquí escapamos a principios de primavera para visitar parte de su extenso patrimonio. Plaza Grande de Zafra La primera ciudad elegida fue  Zafra (Badajoz) que se alza con el título, nada despreciable, de ser una de las ciudades más bonitas de Extremadura . En 1965 fue declarada Patrimonio Histórico-Artístico, título bien merecido cuando contemplas el interior de su antiguo recinto amurallado. El Alcázar de Zafra fue construido en el siglo XV en estilo mudéjar como una fortificación señorial. De planta cuadrada y rodeado por varios torreones, la Torre del Homenaje es la más grande. En el siglo XVI, el arquitecto Juan de Herrera realiza varias modificaciones para convertir el edificio militar en uno más palaciego. En el interior del Alcázar se conservan artesonados mudéjares de gran importancia en la