Ir al contenido principal

Palacio Nacional de Sintra: la residencia real más importante de Portugal

Palacio Nacional
Palacio Nacional de Sintra
El Paço Real o Palácio da Vila ubicado en Largo Rainha Dona Amélia de Sintra es el único palacio medieval que se conserva en Portugal. Reconstruido por primera vez durante el reinado de Dionisio I de Portugal, a finales del siglo XIII, sobre los restos de un antiguo enclave musulmán del siglo XI. El Palacio Nacional de Sintra se convirtió en la residencia veraniega de los reyes de Portugal. A pesar de las reconstrucciones sucesivas realizadas por los reyes Juan I de Portugal en el siglo XV y Manuel I de Portugal en el siglo XVI, conserva el mayor conjunto de azulejos mudéjares de Portugal.

Palacio Nacional
La Sala de los Cisnes es la sala más grande del Palacio Nacional de Sintra
Fue residencia de la realeza portuguesa desde el siglo XII hasta 1880 y el Palacio Nacional de Sintra es la residencia real más importante de Portugal. El interior es un verdadero laberinto de salas, pasillos, escaleras, patios y galerías de estilo gótico, mudéjar y manuelino. Los principales espacios que se deben visitar son: la Sala de los Cisnes. Es la mayor sala del palacio de Sintra, estaba destinada a la celebración de recepciones y banquetes. Está decorada con un magnífico techo policromado de madera del siglo XV, donde en plafones octogonales hay dibujados 27 cisnes blancos en diferentes posturas que lucen collares de oro.

Palacio Nacional
Patio Central y columna de estilo manuelino
Una puerta da acceso al Patio Central presidido por una columna retorcida de forma helicoidal de estilo manuelino. La vista de las inmensas chimeneas de la cocina te dejará con la boca abierta. La decoración del patio presenta un zócalo de azulejos mudéjares y puertas y ventanas con arcos moriscos te recordarán su esencia árabe. El rey Juan I de Portugal distribuyó sus aposentos alrededor de este patio.

Palacio Nacional
Detalle de la Gruta de los Baños
Desde aquí se accede a la Gruta de los Baños decorada con paredes en azulejos de color azul y blanco con escenas galantes. En el techo, la decoración de estucos rococó, del siglo XVIII, muestran distintos amorcillos y paneles de las 4 estaciones. El espacio era utilizado para divertidos juegos con chorros de agua que refrescaban a las damas en días calurosos.

Palacio Nacional
Sala de las Urracas
A continuación, se encuentra otro de los espacios importantes del Palacio Nacional de Sintra: la Sala de las Urracas (Sala das Pegas). Conserva unas curiosas pinturas en el techo realizadas en el siglo XV con una divertida historia. En el artesonado hay pintadas un total de 136 urracas (el número de cortesanas de palacio) que sostienen en sus patas una rosa (símbolo de la reina Felipa de Lancaster) y en sus picos llevan un pergamino con las palabras “por bem” (por bien). La cita fue pronunciada por Juan I de Portugal cuando fue sorprendido por la reina intentando besar a una dama de compañía. Mientras la reina Felipa de Lancaster no miraba, una urraca robó la rosa que el rey le ofrecía a la dama, atrayendo la atención de la reina sobre el flirteo de su marido.

Palacio Nacional
El Cuarto D. Sebastião está decorado con azulejos mudéjares
El sentido de la visita nos lleva hasta el Cuarto D. Sebastião donde puede verse una cama con dosel en madera de ébano. El dormitorio del rey Sebastián I de Portugal está decorado con una pared de azulejos mudéjares con motivos de hojas de parra. El zócalo del siglo XVI está rematado por una cenefa de mosaico con la representación de mazorcas de maíz rodeadas por la flor de lis. 

Palacio Nacional
A la izquierda la Sala de las Sirenas y a la derecha la Sala de Julio César
Le sigue la Sala de las Sirenas utilizada como vestidor por el rey Juan I de Portugal y decorada con un techo de madera con dibujos de 4 sirenas que tocan instrumentos musicales. Las paredes están revestidas con mosaico mudéjar color verde del siglo XVIII. A continuación, se accede a la Sala Julio César presidida por un tapiz flamenco del siglo XVI donde se ha representado al emperador Julio César.

Palacio Nacional
Detalle de la decoración de la Sala de las Galeras
Tras cruzar el Patio de Diana presidido por la fuente de Diana cazadora, se accede a la Sala de las Galeras que recibe el nombre por la decoración de su techo de madera de finales del siglo XVII, principios del siglo XVIII. Se han representado las embarcaciones de las grandes potencias marítimas de la época: Portugal, Países Bajos y el Imperio Otomano. La sala muestra también una selección de piezas de la Colección Real Portuguesa de muebles, cerámica y pintura del siglo XVI.

Palacio Nacional
La Sala de los Blasones es una de las salas más impresionantes del Palacio Nacional de Sintra
A la Sala de los Blasones (Sala dos Brasões) se accede por una preciosa puerta de estilo manuelino. La habitación decorada con azulejos pintados en azul oscuro estilo Delft del siglo XVIII, muestran escenas de caza y de la corte. El techo de madera en forma de pirámide, está sostenido por pechinas en cada esquina. Su impresionante cúpula reúne los escudos de 72 familias nobles del siglo XVI alrededor del escudo de Portugal. Está considerada la sala heráldica más importante de Europa.

Palacio Nacional
En este cuarto estuvo prisionero y murió el rey Alfonso VI de Portugal
La habitación con la historia más escalofriante del Palacio Nacional de Sintra es el Cuarto-prisión de Alfonso VI. Durante los últimos 9 años de su vida, aquí estuvo encerrado (y murió en 1683) el rey Alfonso VI de Portugal. Depuesto por su hermano Pedro II de Portugal que se coronó rey, mandó poner rejas en las ventanas. El pavimento cerámico mudéjar pertenece al siglo XV, aunque el espacio corresponde a la fase constructiva de Dionisio I de Portugal llevada a cabo en el siglo XIV.

Palacio Nacional
La pagoda china de marfil es una de las obras más importantes de las colecciones del Palacio Nacional de Sintra
La Sala China o Sala de la Pagoda recibe su nombre de una preciosa pagoda de marfil expuesta en una de sus vitrinas. Es una obra china de finales del siglo XVIII de la Dinastía Qing de 2’46 m. de altura. También pueden verse otros muebles y tapices procedentes de India y China. El techo está decorado con un delicado artesonado de madera estilo mudéjar del siglo XV.

Palacio Nacional
Artesonado mudéjar de la Capilla Palatina
A continuación, se encuentra la Capilla Palatina construida durante el reinado de Dionisio I de Portugal en el siglo XIV y reformada en siglos posteriores. Destaca por un impresionante techo de madera con motivos geométricos considerados la obra mudéjar más antigua de Portugal. El pavimento cerámico en forma de alfombra y los frescos de las paredes que decoran la capilla son también del siglo XV. La decoración sobre fondo rojo muestra numerosas palomas llevando una rama de olivo en el pico.

Palacio Nacional
Sala Árabe decorada con mosaicos mudéjares
Los motivos geométricos de los azulejos en color verde y azul de la Sala Árabe (Sala Moura), de clara reminiscencia mudéjar, recuerdan al Patio de los Embajadores de la Alhambra de Granada. Se cree que pudo ser el dormitorio principal del rey Juan I de Portugal. Una fuente de bronce con pila de mármol en forma de concha preside la habitación dándole un toque exótico. Nada que ver con la sobria habitación continua del Cuarto de los Huéspedes utilizada como recámara y oratorio del rey Juan I de Portugal.

Palacio Nacional
Cocina
Inconfundibles son las dos gigantescas chimeneas de 33 m. de altura de las cocinas. Su forma cónica de estilo morisco y su color blanco las han convertido en el símbolo de Sintra. La cocina fue construida en el siglo XV con unas dimensiones considerables para dar cabida a la preparación de grandes banquetes. Las paredes de toda la cocina están revestidas con azulejos de color blanco. Se conservan varios hornos, fogones, espiedos (donde se asaban los lechones), morteros, cazuelas y ollas de cobre.

Palacio Nacional
Sala Manuelina y detalle del zócalo de mosaicos
Por último, se accede a la Sala Manuelina construida por el rey Manuel I de Portugal a principios del siglo XVI como una galería donde exhibir su colección de obras de arte. Destacan los dinteles de piedra de las puertas, un zócalo de mosaicos decorados con la esfera armilar (emblema del rey Manuel I de Portugal), un gran espejo y una lámpara de cristal de Murano

Más información: Dirección: Largo Rainha Dona Amélia, 2710-616 Sintra. Horario: de 9:30 a 18 h. Entrada: 10 €. Web: Palácio Nacional de Sintra.


Comentarios

Los viajes más populares

Sana’a: la ciudad más hermosa y antigua del mundo

Cuando se tiene la suerte de poder emprender un viaje, al documentarse uno siempre tiene la impresión de estar delante de: el lugar más poblado, el edificio más antiguo, el puente más alto, el río más caudaloso o el mar más profundo. Realmente no puedo afirmar si Sana’a es la ciudad más antigua del mundo , pero sin dudarlo sé, que es la capital más hermosa de todas las que he visitado. Sana’a es la capital histórica y política de la República del Yemen, está situada en la provincia o gobernación del mismo nombre. Ubicada estratégicamente en la ruta de Adén a La Meca, al pie de las montañas de Djebel Nogoum (2.892 m.) y Djebel Ayban (3.194 m.), en una meseta a 2.300 metros de altitud al noroeste del país. Ciudad Antigua de Sana'a El nombre de Sana’a significa “plaza fortificada”, su estilo arquitectónico es inigualable y enamora perdidamente a todo el que la contempla. Esta joya arquitectónica del mundo musulmán, presenta el típico aspecto de las ciudades de la Peníns

Abadía de Saint-Savin-sur-Gartempe: la Capilla Sixtina del Arte Románico

Bóveda de la nave central Seguimos con nuestros artículos de viaje sobre la región francesa de Nouvelle-Aquitaine. Tan sólo a 50 Km. de Poitiers se encuentra la excepcional Abadía de Saint-Savin . El monasterio fue construido alrededor del año 820 por orden del Rey de Aquitania Ludovico Pío , hijo de Carlomagno . Las guerras de religión del siglo XVI y el pillaje hicieron desaparecer algunos edificios abaciales de la Edad Media y el claustro. Pero afortunadamente se conservó uno de los ciclos de pinturas románicas más extenso y mejor conservado de Europa de los siglos XI y XII que vale la pena visitar. La Embriaguez de Noé En 1983 la Abadía de Saint-Savin-sur-Gartempe fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Sus magníficas pinturas murales de los siglos XI y XII están consideradas la " Capilla Sixtina del Arte Románico ". Las pinturas de Saint-Savin, a medio camino entre el fresco y el temple, presentan una gama de color reducida a 5 tonalidad

Moissac: tesoro del arte románico francés

San Pedro de Moissac Moissac forma parte de la Asociación de "Ville d'Art et d'Histoire" (Ciudad de Arte e Historia) y "Villes et Villages Fleuris" (Ciudades y Aldeas Floridas) con tres flores, pero por encima de todo es un lugar destacado del arte románico en Francia . Cruce de caminos terrestres y fluviales; Moissac es parada de peregrinos hacia Compostela y fue parada de comerciantes que surcaban las aguas entre el Tarn y el Garona. Hoy sobrevive milagrosamente después de que la compañía ferroviaria del sur recibiera en 1855 el permiso para destruir el comedor de la abadía para hacer pasar la vía del tren. Tímpano de la Iglesia de San Pedro de Moissac La Abbaye de Saint-Pierre (Abadía de San Pedro) de Moissac fue fundada en una fecha incierta, pero se menciona su existencia en documentos de la época carolingia y hay quien la sitúa en el año 650. En el siglo XI, la Abadía de San Pedro de Moissac forma parte de la orden benedictina clunia

Villa Quijano: El Capricho de Gaudí (Comillas, Cantabria)

Una de las primeras obras del arquitecto Antoni Gaudí , que se conservan en la actualidad, es la casa que diseñó para Máximo Díaz de Quijano . Un soltero acaudalado, concuñado d e Antonio López López primer Marqués de Comillas , que necesitaba una villa de veraneo en Cantabria. Corría el año 1883 (diez años antes de que se declarara el modernismo de Víctor Horta como estilo arquitectónico en Bruselas), en San Petersburgo se iniciaban las obras de la Iglesia de la Resurrección de Cristo , y dirigiendo la construcción que comenzaba en Comillas, se encontraba un compañero de promoción de Gaudí de la Escuela de Arquitectura de Barcelona: el arquitecto Cristóbal Cascante Colom . Con las órdenes que recibía de Gaudí desde Barcelona (el arquitecto se encontraba levantando la Casa Vicens y no podía desplazarse hasta Comillas) y con una minuciosa maqueta y multitud de planos detallados se creó El Capricho de Gaudí que se terminaría en 1885. La casa destaca por su llamativo color

La Alhambra de Granada: nuestra joya nazarí

La rendición de Granada Muhammad I fundó en el año 1238 una nueva dinastía; la Dinastía Nazarí que construiría la ciudad más hermosa de la Península Ibérica. El último reino musulmán de Occidente en Europa duraría hasta el año 1492, dejando para la posteridad uno de los monumentos más bellos del mundo: la Alhambra de Granada . Es el legado musulmán más apreciado de la arquitectura islámica en Europa y una de las joyas más exquisitas del arte nazarí. La Alhambra de Granada desde la Carrera del Darro La Alhambra de Granada está situada sobre una colina llamada Sabika que ya desde época romana había sido habitada y de la que destacaba la riqueza de agua y una particular tierra arcillosa de color rojo . Dicen que la tonalidad de la tierra pudo dar nombre al conjunto: al-Qala al-Hamra que significa “Fortaleza Roja”, pero hay quien dice que el nombre le viene de las antorchas y fogatas encendidas por la noche, para seguir trabajando en su construcción