Ir al contenido principal

Castres: la pequeña Venecia del Languedoc

Tarn
Casas sobre el río Agout, Castres
Dicen que en Castres se encuentra el espíritu vivaz y fascinante de la región del Tarn, teñido de azul, amarillo, rosa y verde. La ciudad, junto a Albi, resumen la historia sufrida en la región del Languedoc por la lucha entre cátaros, protestantes y católicos. Castres fue una de las mayores plazas protestantes del Midi, símbolo de la Francia más rebelde. Fundada en el siglo IX a orillas del río Agout, sigue siendo una de las etapas del Camino de Santiago de Compostela, por la vía de Arles.

Tarn

Las viejas casas de la Edad Media que hoy se extienden sobre el río Agout, eran las casas de los artesanos que aún conservan las entradas que daban acceso al agua. En ambas orillas se ubicaban los diferentes gremios de curtidores, tintoreros, pergamineros y papeleros que necesitaban el agua para realizar sus oficios.

Tarn
Casas sobre el río Agout, Castres
Los sótanos de estas casas, conocidos con el nombre de "caoussinos", tenían lavaderos que daban al Agout, lo que permitía, por ejemplo, que los curtidores prepararan las pieles. En los dos últimos pisos, se encontraba el secadero donde se ponían las pieles a secar. En la actualidad, las casas se reflejan en el agua llenas de color, conservando los saledizos y entramados de madera, algunos bellamente tallados, como si no hubieran pasado los siglos.

Hôtel Nayrac
Hôtel Jean Oulès
En Castres es posible descubrir su historia y sus monumentos paseando por el centro histórico, conocido popularmente como "Ecusson" (escudo). Aquí encontrarás 4 palacetes construidos entre el siglo XVI y XVII en estilo renacentista: el Hôtel Jean Leroy data de principios del siglo XVII y luce una misteriosa inscripción latina sobre la puerta de entrada que dice: "Coelum non solum" (El cielo y no la tierra). El Hôtel Jean Oulès (también conocido como Hôtel Nayrac) fue construido en 1620 y destacan sus vidrieras y una torrecilla con saledizo en estilo tolosano.

Tarn
Teatro Municipal de Castres
El Hôtel de Viviès dicen que es el más bello de los cuatro, fue construido a finales del siglo XVI por orden del Monseñor de Rozel y, por último, el Hôtel de Poncet conserva una loggia renacentista bordeada con una balaustrada y cuatro columnas de estilo jónico que está sostenida por varias cariátides y atlantes. Muchos de estos palacetes fueron construidos con las riquezas conseguidas con el comercio del pastel. El Teatro Municipal de Castres es otra de sus joyas arquitectónicas. Fue construido en estilo italiano, a principios del siglo XIX, según los planos del arquitecto Joseph Galinier.

Castres
A la izquierda: Federico de Madrazo. Retrato femenino. A la derecha: Francisco de Goya. Autorretrato con gafas
El Museo Goya de Castres se encuentra situado en el antiguo Palacio Episcopal cuyos planos fueron trazados en 1669 en estilo clásico por Jules Hardouin-Mansart (1646-1708), uno de los arquitectos de Versailles. El artista y coleccionista Marcel Briguiboul (1837-1892) estudió arte en Barcelona y Madrid y fue aquí donde se enamoró de los Grandes Maestros españoles. Durante su vida adquirió varias obras de Francisco de Goya: "Autorretrato con gafas", "Retrato de Francisco del Mazo", "Asamblea de la Compañía Real de Filipinas" (1815) y una serie de grabados de la Serie "Los Caprichos". 

A la Izquierda: Josep Grau Garriga. Composición textil. A la derecha: Pablo Picasso. Hombre con sombrero de paja
Tras su muerte, la colección es legada por su hijo Pierre Briguiboul a la ciudad de Castres. El Museo Goya alberga además y gracias a la cesión de obras del Louvre, cuadros de otros grandes maestros españoles, entre los que destacan: Velázquez, Zurbarán, Murillo, Ribera, Zuloaga, Santiago Rusiñol, Joan Miró o Pablo Picasso, abarcando el arte realizado en España desde el siglo XIV hasta el siglo XX. El Museo Goya de Castres es el segundo más importante en Francia, después del Louvre, dedicado al arte hispánico. Entrada: 5 €.

Museo Goya
Jardines del Obispado
Frente al Museo Goya se extienden los Jardines del Obispado que fueron diseñados por André Le Nôtre, al más puro estilo clásico francés del siglo XVII. Está clasificado como "Jardines Destacados" desde 2004 y se extienden por 1 ha. de jardín varios parterres de boj que parecen bordados. Algunos muestran la flor de lis rematada por un sombrero de obispo junto a la cruz occitana. Dos hileras de tilos y parterres de tejos completan el camino que rodea una alberca. Castres además, pertenece a "Villes et Villages Fleuris" (Ciudades y aldeas floridas) con tres flores de reconocimiento. La entrada al jardín es gratuita.

Tarn
Place Jean Jaurès
En la Place Jean Jaurès del siglo XIX se instala los martes, jueves, viernes y sábados de 7 a 13 h. el mercado de productos alimentarios regionales. Aquí podrás comprar quesos de oveja, embutidos de Laucane, fruta y vino de la región, o bien disfrutar de las terrazas de sus cafés y de la especialidad local: la nougatine castraise; un bombón de aspecto parecido al turrón de Alicante elaborado con almendras.

Más información: Dirección: 2 Place de la République, 81108 Castres. Teléfono: + 33 (0) 563 626 362. Web: Turismo de Castres.

Agradecer a la Oficina de Turismo de Tarn que contaran con Planeta Dunia para la realización de este viaje de descubrimiento. Toda la información generada en redes sociales puede consultarse mediante los hashtags #venalsudoestedefrancia, #TourismeTarn y #Tarn.

Comentarios

Los viajes más populares

Ruta por Écija: entre iglesias, conventos y palacios del Siglo de Oro Ecijano

Palacio de Peñaflor El gran Siglo de Oro ecijano tuvo lugar en el siglo XVIII y durante esa época las familias nobles embellecieron Écija con numerosos palacios barrocos cubiertos de pinturas murales. La iglesia hizo otro tanto construyendo 22 conventos, 6 templos y numerosas capillas. La altísima demanda de artesanos gracias a esa pujanza económica, social y artística llegó hasta tal punto de esplendor que se llegaron a contabilizar en Écija hasta 40 casas gremiales de las que se conservan algunos bellos edificios. Detalle de la portada de la Casa Palacio de Valdehermoso Aunque el famoso terremoto de Lisboa sufrido en 1755 afectó a los edificios construidos en el siglo XVIII, la ruta por el Siglo de Oro Ecijano es aún visible por el casco histórico de Écija. Al igual que la esencia y el recuerdo de cuando fue griega (fueron los griegos quienes le pusieron el nombre de Astigi ), romana, sede episcopal visigoda, la “Ciudad Rica” de Estigga en época musulmana y la capital de provincia

Abadía de Saint-Savin-sur-Gartempe: la Capilla Sixtina del Arte Románico

Bóveda de la nave central Seguimos con nuestros artículos de viaje sobre la región francesa de Nouvelle-Aquitaine. Tan sólo a 50 Km. de Poitiers se encuentra la excepcional Abadía de Saint-Savin . El monasterio fue construido alrededor del año 820 por orden del Rey de Aquitania Ludovico Pío , hijo de Carlomagno . Las guerras de religión del siglo XVI y el pillaje hicieron desaparecer algunos edificios abaciales de la Edad Media y el claustro. Pero afortunadamente se conservó uno de los ciclos de pinturas románicas más extenso y mejor conservado de Europa de los siglos XI y XII que vale la pena visitar. La Embriaguez de Noé En 1983 la Abadía de Saint-Savin-sur-Gartempe fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Sus magníficas pinturas murales de los siglos XI y XII están consideradas la " Capilla Sixtina del Arte Románico ". Las pinturas de Saint-Savin, a medio camino entre el fresco y el temple, presentan una gama de color reducida a 5 tonalidad

Moissac: tesoro del arte románico francés

San Pedro de Moissac Moissac forma parte de la Asociación de "Ville d'Art et d'Histoire" (Ciudad de Arte e Historia) y "Villes et Villages Fleuris" (Ciudades y Aldeas Floridas) con tres flores, pero por encima de todo es un lugar destacado del arte románico en Francia . Cruce de caminos terrestres y fluviales; Moissac es parada de peregrinos hacia Compostela y fue parada de comerciantes que surcaban las aguas entre el Tarn y el Garona. Hoy sobrevive milagrosamente después de que la compañía ferroviaria del sur recibiera en 1855 el permiso para destruir el comedor de la abadía para hacer pasar la vía del tren. Tímpano de la Iglesia de San Pedro de Moissac La Abbaye de Saint-Pierre (Abadía de San Pedro) de Moissac fue fundada en una fecha incierta, pero se menciona su existencia en documentos de la época carolingia y hay quien la sitúa en el año 650. En el siglo XI, la Abadía de San Pedro de Moissac forma parte de la orden benedictina clunia

La Alhambra de Granada: nuestra joya nazarí

La rendición de Granada Muhammad I fundó en el año 1238 una nueva dinastía; la Dinastía Nazarí que construiría la ciudad más hermosa de la Península Ibérica. El último reino musulmán de Occidente en Europa duraría hasta el año 1492, dejando para la posteridad uno de los monumentos más bellos del mundo: la Alhambra de Granada . Es el legado musulmán más apreciado de la arquitectura islámica en Europa y una de las joyas más exquisitas del arte nazarí. La Alhambra de Granada desde la Carrera del Darro La Alhambra de Granada está situada sobre una colina llamada Sabika que ya desde época romana había sido habitada y de la que destacaba la riqueza de agua y una particular tierra arcillosa de color rojo . Dicen que la tonalidad de la tierra pudo dar nombre al conjunto: al-Qala al-Hamra que significa “Fortaleza Roja”, pero hay quien dice que el nombre le viene de las antorchas y fogatas encendidas por la noche, para seguir trabajando en su construcción

Villa Quijano: El Capricho de Gaudí (Comillas, Cantabria)

Una de las primeras obras del arquitecto Antoni Gaudí , que se conservan en la actualidad, es la casa que diseñó para Máximo Díaz de Quijano . Un soltero acaudalado, concuñado d e Antonio López López primer Marqués de Comillas , que necesitaba una villa de veraneo en Cantabria. Corría el año 1883 (diez años antes de que se declarara el modernismo de Víctor Horta como estilo arquitectónico en Bruselas), en San Petersburgo se iniciaban las obras de la Iglesia de la Resurrección de Cristo , y dirigiendo la construcción que comenzaba en Comillas, se encontraba un compañero de promoción de Gaudí de la Escuela de Arquitectura de Barcelona: el arquitecto Cristóbal Cascante Colom . Con las órdenes que recibía de Gaudí desde Barcelona (el arquitecto se encontraba levantando la Casa Vicens y no podía desplazarse hasta Comillas) y con una minuciosa maqueta y multitud de planos detallados se creó El Capricho de Gaudí que se terminaría en 1885. La casa destaca por su llamativo color