Ir al contenido principal

El desierto del Sáhara tunecino

Tunisia desert
Desierto del Sáhara en Túnez

El desierto del Sáhara cubre el 40% del territorio de Túnez, básicamente se extiende en el sur del país. Cada año, en el mes de diciembre, se celebra el Festival del Sáhara, donde es posible impregnarse de cultura tunecina. El Festival del Sáhara es uno de los más importantes para la comunidad bereber, ya que reúne tribus nómadas y beduinos del desierto para mostrar sus tradiciones y su cultura ancestral. Durante la celebración de este festival podrán verse bodas tradicionales beduinas, bailes y músicas de las tribus nómadas, carreras de camellos, la belleza de los caballos árabes o la caza con sloughi; un perro de caza árabe de pura raza que ha servido a los nómadas para cazar liebres o gacelas.

El Gran Erg Oriental

Sahara Desert
El Gran Erg Oriental es conocido con el nombre de Mar de Dunas

En el desierto del Sáhara situado en Túnez se encuentra el Gran Erg Oriental o Mar de Dunas. Dunas de arena, de arena fina, tan fina que es transportada por el viento para crear nuevas dunas, dunas de arena, de arena fina....

Lago salado de Túnez
Figura en Chott El Jerid; el lago salado tunecino

Para que un desierto tenga dunas de arena es necesario la ausencia de lluvias, pero además, para que se considere un “Erg” la región arenosa debe encontrarse entre los paralelos 20 y 40 de cualquiera de los dos hemisferios terrestres; curioso, ¿verdad?. El Gran Erg Oriental de Túnez mide 35.000 Km2 y pueden encontrarse dunas de hasta 250 metros de alto. Al norte del Gran Erg Oriental se encuentra Chott El Jerid; un enorme lago salado de 7.000 Km2.

El lago salado de Chott El Jerid

Lago salado tunecino
Agua en el lago salado de Chott El Jerid

Chott El Jerid fue formado hace millones de años cuando el mar Mediterráneo se retiró hasta su posición actual. La ausencia de agua en verano deja un lienzo blanco y cegador inmenso, mientras que en invierno, se salpica de riachuelos de agua de distintos tamaños (según el agua de lluvia que haya caído). El agua permite ver algún que otro espejismo, lo que le confiere un encanto especial a sus reflejos. Plinio y Heródoto ya lo citaban en sus textos y fue protagonista de numerosas leyendas, Chott El Jerid es conocido con el nombre legendario de Lago Tritón.

Superficie del lago salado
Sal en la superficie de Chott El Jerid

El lago salado fue utilizado por George Lucas para algunas escenas de la primera película de Star Wars. En La Guerra de las Galaxias, Episodio IV - Una nueva esperanza, Chott El Jerid es la superficie del planeta Tatooine donde Luke Skywalker contempla dos soles y es que aquí, las temperaturas pueden llegar a ser de 50 ºC.


Puedes seguir leyendo mi artículo sobre los escenarios de Star Wars en Túnez.

Compras en Túnez
Rosas del desierto

Una carretera cruza parte de Chott El Jerid permitiendo que puedas bajarte del vehículo y contemplar las figuras de sal que esperan al visitante. Algunas de esas paradas permitían a los viajeros comprar rosas del desierto, formaciones de sal, calaveras de animales y multitud de recuerdos en unos sencillos puestos donde algunos tunecinos se ganaban la vida. Por desgracia, la mayoría de esas tiendecitas, en mitad de la nada, permanecen abandonadas a la espera de que el Turismo vuelva a Túnez.

Cactus en el desierto del Sáhara

Aunque parezca que entre el desierto y el Chott no puede haber vida, las ciudades han crecido al margen de estas grandes extensiones con ausencia de agua, aunque la ausencia es un espejismo. Kebili, Tozeur, Nefta o Douz se encuentran cercanas a esta hermosa nada que hoy vamos a descubrir. Bajo la árida arena del mar de dunas, el agua permanece subterránea para dar vida a los oasis. Los oasis de Tozeur, Nefta y Douz presumen de tener extensos palmerales de palmeras datileras que también merecen una visita.

Actividades en el desierto

Desierto del Sáhara
Caravana en el desierto

Las actividades que pueden hacerse en el desierto tunecino no difieren demasiado de las actividades que pueden hacerse en otros desiertos. La más espectacular es sin duda, la de atravesar durante un par o tres de días el desierto subido en dromedario. Una travesía bucólica que impregna de aventura cualquier viaje a Túnez y nos recuerda el pasado de las caravanas. Aunque el ritmo, el balanceo y nuestras posaderas se olvidarán pronto de ese ligero disfraz de Lawrence de Arabia y nos devolverán rápidamente a la realidad. 10 minutos bastan para convertirnos en nómadas del desierto, vuestros huesos os lo agradecerán y el dromedario también.

Sáhara
El desierto es ideal para desconectar

Tranquilos, hay más opciones fantásticas para hacer en el desierto del Sáhara y que además sientan de maravilla. La desconexión, aunque no suene muy romántico es, en la actualidad, un lujo al alcance de unos pocos. Necesario para aquellos que vivimos pegados a la pantalla de cualquier aparato electrónico, para aquellos que andan con una vida desestructurada, con problemas en el trabajo o en casa. Olvidarse de todo, desconectarse del mundo o quizás, mandar al jefe “a tomar viento la farola”... el desierto del Sáhara es ideal para eso.

En coche por el Sáhara
Travesía por el desierto en vehículos todoterreno

Pero volvamos a nuestra sed de aventura, quizás es mejor realizar la travesía por el desierto en un vehículo todoterreno. No están exentos los huesos y las posaderas de vaivenes, saltos y traqueteos, pero al menos, tendrás un poco más de aire fresco. Si te pierdes en el desierto con buena compañía, puede que descubras aspectos interesantes de tus compañeros de travesía que de otra manera no hubieras sabido.

Dormir en el Sáhara
El desierto del Sáhara rodea el Campement Zmela

La finalidad de esa ruta por el desierto debería ser la de alojarse en una tienda de acampada en mitad de la nada. Dormir en el desierto te permite contemplar atardeceres y amaneceres con un horizonte inabarcable, además de poder admirar un cielo increíblemente estrellado; puro, negro y brillante que hipnotizará tu mirada.

Alojamiento en el desierto: Campement Zmela

Alojamiento en el desierto
Jaimas en el Campement Zmela, desierto del Sáhara

El Campement Zmela se encuentra situado a 20 Km. de Ksar Ghilane, en la puerta de entrada al Gran Erg Oriental. Las dunas empiezan o acaban, según se mire, a la espalda del campamento de jaimas. La proximidad permite contemplar, pisar e impregnarse de ese mar de dunas de color cambiante. La arena de color pálido se transformará en tonalidades ocres hasta un minúsculo instante en el que la arena se mudará a una tonalidad rojiza como si fuera la piel de una animal que se sonroja.

Cama en una jaima
Interior de una jaima del Campement Zmela

Las tiendas del Campement Zmela disponen de camas sencillas dispuestas sobre alfombras. También tiene dos edificios separados donde se encuentran los aseos y las duchas, y en el otro un comedor que permite disfrutar de los ágapes necesarios para cualquier estancia. Los generadores de luz dan ciertas comodidades al visitante, aunque lo mágico se encuentra cuando la luz se apaga y el silencio inunda el espacio.

Pan cocinado en la arena
Cociendo pan tradicional bereber en el desierto

Uno de los momentos más entrañables que recuerdo de mi estancia en el Campement Zmela fue cuando vi hacer pan tradicional. Un hombre amasaba con gran maestría una masa que se convirtió en una gran torta de pan. Después la enterró bajo la arena del desierto y la cubrió con brasas. El sabor de aquel pan recién salido del fuego, bien merece una noche en la inmensidad del desierto.


Más información: Campement Zmela. Dirección N 32º 51 528 / E 09º 34 162. Teléfono: +216 75 470 620. Web: Campement Zmela.

Todo el material generado en redes sociales durante este viaje puede consultarse con el hashtag #TrueTunisia

Si te fascinan los desiertos quizás te interese leer sobre alguno más:



Comentarios

Los viajes más populares

Ruta por Écija: entre iglesias, conventos y palacios del Siglo de Oro Ecijano

Palacio de Peñaflor El gran Siglo de Oro ecijano tuvo lugar en el siglo XVIII y durante esa época las familias nobles embellecieron Écija con numerosos palacios barrocos cubiertos de pinturas murales. La iglesia hizo otro tanto construyendo 22 conventos, 6 templos y numerosas capillas. La altísima demanda de artesanos gracias a esa pujanza económica, social y artística llegó hasta tal punto de esplendor que se llegaron a contabilizar en Écija hasta 40 casas gremiales de las que se conservan algunos bellos edificios. Detalle de la portada de la Casa Palacio de Valdehermoso Aunque el famoso terremoto de Lisboa sufrido en 1755 afectó a los edificios construidos en el siglo XVIII, la ruta por el Siglo de Oro Ecijano es aún visible por el casco histórico de Écija. Al igual que la esencia y el recuerdo de cuando fue griega (fueron los griegos quienes le pusieron el nombre de Astigi ), romana, sede episcopal visigoda, la “Ciudad Rica” de Estigga en época musulmana y la capital de provincia

Abadía de Saint-Savin-sur-Gartempe: la Capilla Sixtina del Arte Románico

Bóveda de la nave central Seguimos con nuestros artículos de viaje sobre la región francesa de Nouvelle-Aquitaine. Tan sólo a 50 Km. de Poitiers se encuentra la excepcional Abadía de Saint-Savin . El monasterio fue construido alrededor del año 820 por orden del Rey de Aquitania Ludovico Pío , hijo de Carlomagno . Las guerras de religión del siglo XVI y el pillaje hicieron desaparecer algunos edificios abaciales de la Edad Media y el claustro. Pero afortunadamente se conservó uno de los ciclos de pinturas románicas más extenso y mejor conservado de Europa de los siglos XI y XII que vale la pena visitar. La Embriaguez de Noé En 1983 la Abadía de Saint-Savin-sur-Gartempe fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Sus magníficas pinturas murales de los siglos XI y XII están consideradas la " Capilla Sixtina del Arte Románico ". Las pinturas de Saint-Savin, a medio camino entre el fresco y el temple, presentan una gama de color reducida a 5 tonalidad

Moissac: tesoro del arte románico francés

San Pedro de Moissac Moissac forma parte de la Asociación de "Ville d'Art et d'Histoire" (Ciudad de Arte e Historia) y "Villes et Villages Fleuris" (Ciudades y Aldeas Floridas) con tres flores, pero por encima de todo es un lugar destacado del arte románico en Francia . Cruce de caminos terrestres y fluviales; Moissac es parada de peregrinos hacia Compostela y fue parada de comerciantes que surcaban las aguas entre el Tarn y el Garona. Hoy sobrevive milagrosamente después de que la compañía ferroviaria del sur recibiera en 1855 el permiso para destruir el comedor de la abadía para hacer pasar la vía del tren. Tímpano de la Iglesia de San Pedro de Moissac La Abbaye de Saint-Pierre (Abadía de San Pedro) de Moissac fue fundada en una fecha incierta, pero se menciona su existencia en documentos de la época carolingia y hay quien la sitúa en el año 650. En el siglo XI, la Abadía de San Pedro de Moissac forma parte de la orden benedictina clunia

La Alhambra de Granada: nuestra joya nazarí

La rendición de Granada Muhammad I fundó en el año 1238 una nueva dinastía; la Dinastía Nazarí que construiría la ciudad más hermosa de la Península Ibérica. El último reino musulmán de Occidente en Europa duraría hasta el año 1492, dejando para la posteridad uno de los monumentos más bellos del mundo: la Alhambra de Granada . Es el legado musulmán más apreciado de la arquitectura islámica en Europa y una de las joyas más exquisitas del arte nazarí. La Alhambra de Granada desde la Carrera del Darro La Alhambra de Granada está situada sobre una colina llamada Sabika que ya desde época romana había sido habitada y de la que destacaba la riqueza de agua y una particular tierra arcillosa de color rojo . Dicen que la tonalidad de la tierra pudo dar nombre al conjunto: al-Qala al-Hamra que significa “Fortaleza Roja”, pero hay quien dice que el nombre le viene de las antorchas y fogatas encendidas por la noche, para seguir trabajando en su construcción

Villa Quijano: El Capricho de Gaudí (Comillas, Cantabria)

Una de las primeras obras del arquitecto Antoni Gaudí , que se conservan en la actualidad, es la casa que diseñó para Máximo Díaz de Quijano . Un soltero acaudalado, concuñado d e Antonio López López primer Marqués de Comillas , que necesitaba una villa de veraneo en Cantabria. Corría el año 1883 (diez años antes de que se declarara el modernismo de Víctor Horta como estilo arquitectónico en Bruselas), en San Petersburgo se iniciaban las obras de la Iglesia de la Resurrección de Cristo , y dirigiendo la construcción que comenzaba en Comillas, se encontraba un compañero de promoción de Gaudí de la Escuela de Arquitectura de Barcelona: el arquitecto Cristóbal Cascante Colom . Con las órdenes que recibía de Gaudí desde Barcelona (el arquitecto se encontraba levantando la Casa Vicens y no podía desplazarse hasta Comillas) y con una minuciosa maqueta y multitud de planos detallados se creó El Capricho de Gaudí que se terminaría en 1885. La casa destaca por su llamativo color