Ir al contenido principal

Broomx: tecnología y diseño en mayúsculas para hoteles

Cuando Natalia Zapatero me invitó a Bilbao para contar por redes sociales lo que sucedería en el evento de #Turistopia: “Los 7 pecados del turismo”, no imaginé la cantidad de proyectos interesantes, productos únicos y creatividad del que iba a ser partícipe.

Entre muchos de los productos presentados estaba Broomx, una empresa ubicada en Barcelona y que de la mano de la explicación de José Escribano pudimos entrever, cual era la esencia del producto. Como profana en la materia tecnológica, pero muy interesada en el turismo experiencial, escuché con atención las insólitas propuestas que en el Teatro Campos se estaban originando y que se vislumbraba interesante.


La idea de que los hoteles ya no sean sólo un lugar donde dormir, va tomando forma a pasos agigantados. Sólo hay que pasearse por algunos de los últimos espacios hoteleros en los que he tenido el placer de alojarme, para saber que el huésped empieza a solicitar servicios extras y que una política adecuada por parte de cualquier buen hotel, ayuda para servir en bandeja toda clase de experiencias, actividades o un plus añadido, para dejar un buen recuerdo en el cliente, ya sea para que vuelva o para que hable bien de ese alojamiento.

Se trata de dejar huella, ya sea por:

  • Ofrecer un servicio exclusivo de spa, gastronomía selecta y decoración de lujo como en el Hotel Plaza Andorra.
  • Vistas excepcionales de la ciudad, diseños originales salpicados de obras de arte, excelente terraza y copas como el que ofrece el Gran Hotel Domine Bilbao.
  • Luz, aire, fuego y agua en perfecto estado para sentir estos elementos, a través de hermosos espacios en un lugar privilegiado de la Costa Vasca como el que ofrece el Hotel Arbe.
  • O bien, lugares poco comunes para dormir como puede ser un faro, un iglú o una tienda de campaña en plena selva: 3 Lugares para dormir ¡extraordinarios!.
Los jardines de la Hacienda San Jorge en la Isla de La Palma, el bar y los conciertos en directo de Gastama en Lille, la cubertería de plata del Hotel Carlton & Grand Canal de Venecia, las clases de turco del Hotel Santa Sophia, dormir con lobos en Parc Animalier des Pyrénées, el Badtunna y las cabañas de madera de Camp Caribo, el desayuno de productos locales y naturales de Les Béthunoises, el Open Lobby del Hotel Occidental Bilbao que te hace sentir como en casa o la protección de las tortugas marinas de Pulau Selingaan, son un ejemplo y una lista bastante abundante de hoteles que me han ofrecido una experiencia inolvidable, pero Broomx va más allá y quiere que esa experiencia esté controlada por el usuario. De algún modo cada persona tiene en su memoria recuerdos inolvidables de algunos hoteles, y de otros, han desaparecido casi instantáneamente de la memoria y ya nada te los recuerda. ¿Qué pasaría si el hotel donde te alojas te sorprendiera con un despertar en la luna?


Lo que propone Broomx es dotar a las habitaciones de hotel de experiencias tecnológicas para sus huéspedes. Convertir el espacio en una nave espacial, una canoa bajando vertiginosos rápidos, bucear en aguas del Trópico o envolver la habitación en una frondosa selva. Para ello, sonido, luces, imagen y movimiento se ponen manos a la obra, para dotar de vida y realismo la vivencia seleccionada. Gracias a una aplicación móvil y digamos que personalizada, con tus gustos y preferencias, aunque también puedes dejar que te sorprenda. El cliente de ese hotel podrá confeccionar su propio perfil de usuario y vivir desde un terremoto en un hotel de Japón hasta un alunizaje en Barcelona.


Cabeceros de cama con pantalla táctil, cajas de seguridad que se abren desde el móvil, tener el pronóstico del tiempo o la guía turística de la ciudad explicada en la pared, decidir correr las cortinas pulsando un solo botón del teléfono o, simplemente moverlo para que se apaguen las luces.


Si estar en una cama que se mueve, brincando, mientras se proyecta la imagen de una pared que se desmorona, no es suficiente para vivir una experiencia controlada y desatar emociones, aquellos que lo deseen podrían disponer de unas gafas de realidad aumentada para dotar al escenario, o mejor dicho, a la escena tecnológica, de mayor “experiencia”. Los campos de acción son infinitos: eventos, aniversarios, implantación de marca, publicidad, turismo, etc...Quién sabe si pronto estaré alojada en un hotel, donde pueda diseñar mi propia ruta de visita a la ciudad, con las recomendaciones de viaje que tenga incluidas el hotel, las sugerencias de la Oficina de Turismo y la lista de visitas imprescindibles de otros bloggers de viaje.


José Escribano me invitó a conocer la filosofía “You are the Room!” en su Showroom de Poblenou en Barcelona, donde tienen una habitación 100% Broomx. Allí Diego Serrano nos explicó el proyecto, nos mostró la magia de un espacio con vida propia y jugamos un poco a ser Dios, creando mundos fantásticos en las paredes. ¡Sed bienvenidos a la era Broomx!




Más información: Dirección: Calle Badajoz 88, 08005 Barcelona. Teléfono: 933 154 929. Web: Broomx.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Roca Foradada de Cantonigròs

Quizás para muchos la Comarca de Osona les suene bastante lejana y desconocida a pesar de que se encuentra en la provincia de Barcelona. Seguramente no es la región más visitada de Catalunya, pero esconde poblaciones encantadoras y lugares que parecen sacados de un cuento medieval. Nos encontramos en el interior, a 15 kilómetros de Vic (ciudad que recomiendo visitar) y a 80 kilómetros de la ciudad de Barcelona, pero os va a parecer otro mundo. 
Hoy toca calzarse las botas de montaña y colgarse la mochila bien aprovisionada de agua, tentempiés y espíritu de caminante. Atentos, ahora viene lo más difícil, situar en un mapa los nombres de Santa María de Corcó, L'Esquirol y Cantonigròs con la única intención de visitar La Roca Foradada. Seguramente hay que estar loco, para hacer una escapada sólo para ver un agujero en una pared de piedra, sí, aunque en defensa de mi cordura diré que no es un agujero cualquiera.
Junto al Campo de Fútbol de Cantonigròs encontraremos un sendero en baja…

La Alhambra de Granada: nuestra joya nazarí

MuhammadI fundó en el año 1238 una nueva dinastía; la DinastíaNazarí que construiría la ciudad más hermosa de la Península Ibérica. El últimoreinomusulmán de Occidente en Europa duraría hasta el año 1492, dejando para la posteridad uno de los monumentos más bellos del mundo: la AlhambradeGranada. Es el legado musulmán más apreciado de la arquitectura islámica en Europa y una de las joyas más exquisitas del arte nazarí.

La Alhambra de Granada está situada sobre una colina llamada Sabika que ya desde época romana había sido habitada y de la que destacaba la riquezadeagua y una particular tierra arcillosa de colorrojo. Dicen que la tonalidad de la tierra pudo dar nombre al conjunto: al-Qalaal-Hamra que significa “Fortaleza Roja”, pero hay quien dice que el nombre le viene de las antorchasyfogatasencendidas por la noche, para seguir trabajando en su construcción. La generosidad de la tierra y la abundancia de agua aseguró cosechas, frutales, huertas y jardines. Y después de tantos siglo…

El recinto modernista de Sant Pau: un hospital Patrimonio de la Humanidad

Las obras de construcción del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau se iniciaron en 1902 y fueron toda una revolución para la arquitectura hospitalaria. El proyecto puso una atención especial a los espacios abiertos, la luz solar y el aire fresco, para ofrecer a los enfermos un confort y un cuidado hasta ese momento nunca vistos. Su función como hospital, iniciada en 1930, finalizó en 2009 y muchas guías en papel anteriores al 2010 ni siquiera lo mencionan. Desde entonces, el recinto modernista de Sant Pau se ha ido rehabilitando y distintos espacios se han abierto al público. Las exposiciones con información y fotografías ofrecen un recorrido por la historia del edificio con artículos publicados en su época, información de cómo era el antiguo Hospital de la Santa Creu i Sant Pau y cómo ha evolucionado la medicina gracias a la exposición de instrumental médico de principios del siglo XX.Pabellón de Administración Lo primero que ve el visitante que llega al recinto modernista de Sant Pau…