Ir al contenido principal

Gijón: una dulce tentación


La inercia de todo viajero es ver y conocer la mayor cantidad de monumentos y lugares del destino a donde viaja. Durante algún tiempo he sido una viajera acelerada que recorría al milímetro las ciudades y países que visitaba, pero es verdad que de un tiempo a esta parte, prefiero disfrutar del viaje ralentizado. Los gurús del sector le llaman “Slow Travel”, algo así como “viajar sin prisa” y que convierte esa lentitud en el mejor mecanismo para saborear el momento. Y de sabores y deleite saben mucho en Gijón, donde hace diez días tuvo lugar el encuentro anual de bloguer@s de viaje.

A estas alturas ya se ha escrito mucho sobre el #TBMGijón, así que voy directamente a describir una de las experiencias que se puede hacer en Gijón, en cualquier época del año, y que conjuga perfectamente con un viaje de placer y conocimiento. Se trata de la promoción y reconocimiento de los dulces y especialidades reposteras que ofrece la ciudad asturiana y que convierte al visitante en un perfecto llambión (goloso; aficionado a comer cosas dulces). Así que si en Palmira me convertí en la Reina Zenobia y en Florencia en Dama de la Familia Médicis, en Gijón me convertí en una auténtica llambiona.

Tras haber concursado y perdido en la Campaña de Marketing Online de #saboreandogijón, “la ocasión la pintaban calva”. Conocía la existencia de “Gijón Goloso” y estaba en el lugar adecuado, así que me dispuse a guiar mi paladar por las maravillas de la repostería local, en una ruta a través de algunas de las mejores confiterías y pastelerías de Gijón. Para ello se debe adquirir en las Oficinas de Turismo de Gijón, el bono de la promoción (también está disponible en la tienda online de Infogijon). El bono incluye 5 ó 10 degustaciones con dos precios distintos, un mapa donde están situados los establecimientos y una pequeña guía, donde se da información sobre las confiterías participantes y los dulces que se pueden probar. En Gijón existen más de sesenta comercios dedicados a los helados, la repostería, la confitería o la pastelería (no, no son lo mismo), pero sólo doce participan en la actualidad en esta recopilación de Gijón Gourmand. De alguno de ellos haré una entrada en el blog aparte, ya que encierran historia, humanidad y curiosidades para deleitarse con su escritura, hoy tan sólo os informo de esta dulce tentación que es recorrer la ciudad a través de los dulces típicos de Gijón.

Las Pastas de Nuez y las Princesitas de la Confitería La Playa, las Casadielles de la Pastelería Biarritz, el Amagüestu de Pomme Sucre, las Tejas de Almendra de Confitería La Fé o el Semifrío de Arroz con Leche de La Casa del Chocolate, son algunas de las delicatessen que se pueden tomar. Pastas de té rellenas de praliné, mazapán y crema de yema o bizcocho con praliné de turrón y chocolate, son las dulces tentaciones que os invitarán a la pausa y deleite durante vuestro descubrimiento por la ciudad.

Es un homenaje a los hombres y mujeres que desde bien temprano preparan, aún artesanalmente y encerrados en su obrador, las delicias que después se exhibirán detrás de vitrinas y estantes bellamente iluminados. Pero también es una oportunidad única para invitar a un amigo, merendar como lo hacen los gijoneses o encontrarse con gente amable dispuesta a ofrecerte una encantadora sonrisa para el recuerdo.


Más información: Los bonos no tienen fecha de caducidad y pueden gastarse a ritmo de cada uno. Un dulce equivale a un bono, pero pueden adquirirse varias unidades en un mismo establecimiento si se desea o tan sólo uno. Algunas confiterías disponen de mesas y servicio de cafetería. Si se prefiere se puede solicitar los dulces “para llevar”. Precio: bono de 5 degustaciones 7 €, bono de 10 degustaciones 13 €. Los jueves se pueden adquirir los bonos con un 30% de descuento, quedando por 5 ó 9 € respectivamente.

Si te gusta comer bien y quieres seguir leyendo sobre recomendaciones gastronómicas de Asturias te invito a leer y a Comer en Avilés: Tierra Astur.

Comentarios

Inés ha dicho que…
Hola. Soy gijonesa aunque, "por desgracia", no vivo allí. Me paso la vida dándole a mi marido la paliza con los pasteles de Gijón y las ganas que tengo de comer esto o lo otro.

Me alegro de que hayas disfrutado de tu visita. Los llambiones y los fartones son siempre bienvenidos en Gijón.

Planeta Dunia ha dicho que…
Hola Inés
Gracias por tu comentario, la verdad es que no sabía de vuestra afición y tradición pastelera pero me parece de lo más sugerente. Lo que no sé es cómo lo hacen en Gijón para no sucumbir todos los días. Yo tendría serios problemas; hay tantos dulces para probar.
Saludos
Laura ha dicho que…
Madre mia, ¡qué buena pinta!! No puedes publicar este tipo de post, que ahora tengo antojo ;) Me ha encantado lo de llambión jajajaja

Qué bueno está todo, soy muy fan de las Casadielles.

Planeta Dunia ha dicho que…
Hola Laura
Es imposible resistirse, en Gijón me pedí un cortado y me lo pusieron con un churro, así que ante la insistencia y los escaparates llenos de dulces ¡a "llambiar"! (No sé cómo lo hacen para estar delgados)

Los viajes más populares

Ruta por Écija: entre iglesias, conventos y palacios del Siglo de Oro Ecijano

Palacio de Peñaflor El gran Siglo de Oro ecijano tuvo lugar en el siglo XVIII y durante esa época las familias nobles embellecieron Écija con numerosos palacios barrocos cubiertos de pinturas murales. La iglesia hizo otro tanto construyendo 22 conventos, 6 templos y numerosas capillas. La altísima demanda de artesanos gracias a esa pujanza económica, social y artística llegó hasta tal punto de esplendor que se llegaron a contabilizar en Écija hasta 40 casas gremiales de las que se conservan algunos bellos edificios. Detalle de la portada de la Casa Palacio de Valdehermoso Aunque el famoso terremoto de Lisboa sufrido en 1755 afectó a los edificios construidos en el siglo XVIII, la ruta por el Siglo de Oro Ecijano es aún visible por el casco histórico de Écija. Al igual que la esencia y el recuerdo de cuando fue griega (fueron los griegos quienes le pusieron el nombre de Astigi ), romana, sede episcopal visigoda, la “Ciudad Rica” de Estigga en época musulmana y la capital de provincia

Recorrido por Cáceres: nos adentramos en su muralla

Qué ver dentro de la Muralla de Cáceres En el interior de la muralla de Cáceres te esperan hasta treinta edificaciones que merecen un punto y aparte en un recorrido por la ciudad. El texto que viene a continuación es más largo de lo que acostumbro a escribir en el blog, pero sé que muchos vais a querer disfrutar de una escapada completa a Cáceres . Así que he recogido en una ruta algunos de los edificios y lugares que más me gustaron, ya sea por su historia, delicadeza constructiva o valor patrimonial. Para los que os agoten las palabras podéis dividir el texto por núcleos de interés, concretamente por plazas, así volveréis para recorrer Cáceres una y otra vez, sin agotaros. Feliz lectura. A la izquierda la torre del Palacio Toledo-Moctezuma y a la derecha patio del Palacio de Carvajal - El Palacio Toledo-Moctezuma . El edificio original fue construido entre los siglos XIV y XV en estilo renacentista, aunque sufrió grandes reformas a finales del siglo XVI por ord

Abadía de Saint-Savin-sur-Gartempe: la Capilla Sixtina del Arte Románico

Bóveda de la nave central Seguimos con nuestros artículos de viaje sobre la región francesa de Nouvelle-Aquitaine. Tan sólo a 50 Km. de Poitiers se encuentra la excepcional Abadía de Saint-Savin . El monasterio fue construido alrededor del año 820 por orden del Rey de Aquitania Ludovico Pío , hijo de Carlomagno . Las guerras de religión del siglo XVI y el pillaje hicieron desaparecer algunos edificios abaciales de la Edad Media y el claustro. Pero afortunadamente se conservó uno de los ciclos de pinturas románicas más extenso y mejor conservado de Europa de los siglos XI y XII que vale la pena visitar. La Embriaguez de Noé En 1983 la Abadía de Saint-Savin-sur-Gartempe fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Sus magníficas pinturas murales de los siglos XI y XII están consideradas la " Capilla Sixtina del Arte Románico ". Las pinturas de Saint-Savin, a medio camino entre el fresco y el temple, presentan una gama de color reducida a 5 tonalidad

Moissac: tesoro del arte románico francés

San Pedro de Moissac Moissac forma parte de la Asociación de "Ville d'Art et d'Histoire" (Ciudad de Arte e Historia) y "Villes et Villages Fleuris" (Ciudades y Aldeas Floridas) con tres flores, pero por encima de todo es un lugar destacado del arte románico en Francia . Cruce de caminos terrestres y fluviales; Moissac es parada de peregrinos hacia Compostela y fue parada de comerciantes que surcaban las aguas entre el Tarn y el Garona. Hoy sobrevive milagrosamente después de que la compañía ferroviaria del sur recibiera en 1855 el permiso para destruir el comedor de la abadía para hacer pasar la vía del tren. Tímpano de la Iglesia de San Pedro de Moissac La Abbaye de Saint-Pierre (Abadía de San Pedro) de Moissac fue fundada en una fecha incierta, pero se menciona su existencia en documentos de la época carolingia y hay quien la sitúa en el año 650. En el siglo XI, la Abadía de San Pedro de Moissac forma parte de la orden benedictina clunia

Villa Quijano: El Capricho de Gaudí (Comillas, Cantabria)

Una de las primeras obras del arquitecto Antoni Gaudí , que se conservan en la actualidad, es la casa que diseñó para Máximo Díaz de Quijano . Un soltero acaudalado, concuñado d e Antonio López López primer Marqués de Comillas , que necesitaba una villa de veraneo en Cantabria. Corría el año 1883 (diez años antes de que se declarara el modernismo de Víctor Horta como estilo arquitectónico en Bruselas), en San Petersburgo se iniciaban las obras de la Iglesia de la Resurrección de Cristo , y dirigiendo la construcción que comenzaba en Comillas, se encontraba un compañero de promoción de Gaudí de la Escuela de Arquitectura de Barcelona: el arquitecto Cristóbal Cascante Colom . Con las órdenes que recibía de Gaudí desde Barcelona (el arquitecto se encontraba levantando la Casa Vicens y no podía desplazarse hasta Comillas) y con una minuciosa maqueta y multitud de planos detallados se creó El Capricho de Gaudí que se terminaría en 1885. La casa destaca por su llamativo color