Ir al contenido principal

Santa Sofía: catedral, museo y mezquita de Estambul


Los griegos la llamaron Haghia Sophia haciendo referencia al culto a la Sabiduría del mundo bizantino y los otomanos la bautizaron como Ayasofya; la de la Sabiduría Divina y en la actualidad es el gran monumento que perdura de la antigua Constantinopla. Diversos nombres para extasiarse con el que fue el centro religioso del Imperio Bizantino. Santa Sofía fue transformada en mezquita en el siglo XV y hasta el año 2020 fue un magnífico museo que ha pasado a convertirse de nuevo en mezquita. ¿Un paso atrás para la cultura y un triunfo para la religión? Aunque las consecuencias de ese cambio aún no puedan verse, lo cierto es que las 4 veces que he visitado Estambul, Santa Sofía es una de mis visitas favoritas.

El edificio de Santa Sofía que hoy podemos contemplar, es el tercer templo levantado en ese mismo lugar y el más antiguo que se ha conservado. El primer templo fue construido entre el año 325 y 360, durante el reinado de Constantino El Grande y posteriormente por su hijo Constancio II, aunque fue pasto de las llamas en el 404. El segundo templo levantado fue consagrado por el Emperador Teodosio II en el 415, aunque también fue totalmente destruido en el año 532.

Estambul

El tercer templo, que corresponde a la parte más antigua de Santa Sofía y que ha llegado hasta nuestros días, fue inaugurado como catedral ortodoxa griega, el 27 de diciembre del año 537. Fue edificado por los arquitectos Antemio de Tralles e Isidoro de Mileto durante el mandato del Emperador Justiniano que quiso construir el templo más grande de la cristiandad (y lo fue hasta 1506 cuando fue construida la Basílica de San Pedro en el Vaticano). Cuenta la leyenda que el día de su inauguración, el Emperador Justiniano exclamó al entrar: “Salomón, te he superado”. De esa época constructiva se conservan por ejemplo, las grandes puertas de bronce de la entrada.

La leyenda cuenta que se contrataron 100 capataces, con el mismo número de obreros al mando de cada uno, para levantar Santa Sofía en 5 años, 10 meses y 4 días. El templo acogería las coronaciones imperiales bizantinas, así como algunas de las reliquias más importantes de la cristiandad aportadas por Helena, la madre de Constantino, entre las que se encontraba una parte de la cruz donde fue crucificado Jesucristo, su manto y un fragmento de la mesa de la Última Cena.

Estambul

Un vestíbulo exterior o exonártex y un vestíbulo interior o nártex dan paso a la Puerta Imperial. Aquí se encuentran algunos de los mosaicos más bellos de Santa Sofía como el que representa al emperador bizantino León VI en el tímpano de la Puerta Imperial fechado en el siglo X. A la derecha de la entrada, en el Vestíbulo de los Guerreros, verás, si no lo han tapado por motivos religiosos, el mosaico del siglo IX con la imagen de Constantino I ofreciendo a la Virgen María sentada en un trono con el Niño, una maqueta de Constantinopla, mientras que a la derecha Justiniano le ofrece la maqueta de Santa Sofía.

Estambul

Después de 11 siglos al servicio del catolicismo, el Sultán Mehmet convertirá a Santa Sofía en la primera mezquita imperial de Estambul en el año 1453. Es en ese momento en el que se le añadirán 2 primeros minaretes, al que le seguirán un tercero levantado en tiempos de Mehmet II y un cuarto bajo el reinado de Selim II. También se retirará en el siglo XV la cruz de metal de su cúpula para sustituirla por una medialuna que fue revestida en el siglo XVI con el oro de 50.000 monedas. En el ábside se colocó el mihrab que indica la dirección de La Meca y a la derecha el minbar, donde el imán sube para dar la jutba o sermón. La actual mezquita de Santa Sofía inicia ahora una nueva etapa, quizás triste y peligrosa, aunque esperamos que sume más años a la cultura de la humanidad, ya que Santa Sofía es el único templo en el mundo que ha servido 1.400 años a Dios y a Alá.

Estambul

Con la llegada al poder de Mustafa Kemal Atatürk, Santa Sofía se convirtió en museo en 1935, con la intención de preservarla para las generaciones futuras. En 1985 Santa Sofía fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, junto a las zonas históricas de Estambul que incluyen el barrio de Suleymaniye y su mezquita, Zeyrek, el antiguo Palacio Blachernae, la Mezquita Azul, la Mezquita Sokollu Mehmet Pasha, el complejo de la Mezquita Şehzade, el Palacio Topkapi, el hipódromo de Constantino, el Acueducto de Valens, la Iglesia de Santa Irene, la Mezquita Küçük Ayasofya y la antigua Iglesia de San Salvador en Chora, entre muchas otras maravillas.

En mi ruta Qué hacer 24 horas enEstambul encontrarás muchas de las visitas imprescindibles que se deben hacer en Estambul.

Estambul

Los grandes y toscos muros exteriores de Santa Sofía no hacen justicia a lo que te espera en su interior, pero esos contrafuertes se añadieron al edificio original tras sufrir los embates de varios terremotos y para poder reforzar la estructura. Entrar en Santa Sofía es entrar en un espacio luminoso gracias a las 40 ventanas de su cúpula que le confieren una atmósfera muy especial. Su apabullante decoración destaca por cientos de mosaicos dorados que cubren las paredes (algunos originales del siglo X), los coloridos mármoles que cubren el suelo o forman parte de las 107 columnas que sujetan el edificio. La más famosa es la Columna de San Gregorio también conocida como “Columna húmeda” que fue recubierta con una plancha de cobre para evitar que los peregrinos la tocaran ya que según cuentan, tenía el don de la fertilidad y el poder de curar las enfermedades de la vista. Los millones de visitantes con el tiempo han conseguido hacer un agujero en la plancha y quien es capaz de introducir el dedo pulgar y girar toda la mano sin sacarlo, se le concederá un deseo.

Estambul

En Santa Sofía encontrarás mármol blanco de la Isla de Mármara (Turquía), mármol verde de Tesalia (Grecia), mármoles rosados de Afyon (Turquía) y mármol amarillo de África del Norte. También está presente el pórfido verde, procedente de la Isla de Eubea (Grecia), y pórfido rojo de la mismísima Tebas (Egipto), con él hicieron las columnas monolíticas de la planta baja. También destacan las columnas de granito del Templo de Artemisa en Éfeso (Turquía) y del Templo de Júpiter de Baalbek (Líbano) que sustentan la gran estructura interior.

La nave central de Santa Sofía alcanza los 7.570 m2 mientras una fastuosa cúpula de 30 metros de diámetro y 40 nervaduras, se yergue a 55 metros de altura. Dicen que la primera cúpula estaba hecha con ladrillos de una tierra especialmente ligera proveniente de Rodas y que permitió en aquella época, construir una cúpula tan grande. Se ha calculado que 12 ladrillos de la cúpula de Santa Sofía equivalían a 1 ladrillo normal y que en ellos se grabó la inscripción: “Dios la ha fundado, Dios la protegerá”.

Estambul

En el antiguo baptisterio cristiano de Santa Sofía se encuentra la tumba del sultán Mustafá I y su sobrino el sultán Ibrahim. Junto a estos, las türbes o mausoleos del sultán Selim II (hijo de Solimán el Magnífico) y su esposa Nurbanu junto a los restos de sus 5 hijas y 17 hijos que fueron estrangulados a la muerte de su padre, el mausoleo del sultán Mehmed III y su esposa Handan y el del sultán Murad III junto al de su esposa Safiye y los restos de sus 13 hijas y 21 hijos.

Fabulosos mosaicos bizantinos de brillantes matices decoran hasta el último rincón inimaginable de Santa Sofía. 16.000 m2 de mosaicos de oro cubrían en un primer momento las paredes de Santa Sofía. Los mosaicos que no fueron destruidos por los iconoclastas y los pillajes sufridos durante su larga historia, permanecerán ocultos en pleno siglo XXI durante las plegarias, ya que el islam prohíbe cualquier representación humana.

Estambul

Lámparas de increíbles dimensiones y tondos caligráficos de madera forrados con piel de camello de 7’5 metros de diámetro, cuelgan del techo de Santa Sofía y te obligan a adoptar acrobáticas posturas para poder contemplarlos. Los discos con el fondo verde del siglo XV tienen escritos en letras doradas los nombres de Alá, Mahoma, Abraham, Jesús, Moisés y Noé y están considerados la muestra de caligrafía árabe más grande del mundo.

Santa Sofía es sin duda el icono de la maravillosa ciudad de Estambul, mil veces fotografiada y en incontables ocasiones ansiada por todos aquellos emperadores que fueron coronados en su interior. Cruzados, sultanes, peregrinos y Planeta Dunia se rindieron a su belleza y a su Santa Sabiduría.

Artículo actualizado 6 de agosto del 2020.

Comentarios

Los viajes más populares

Abadía de Saint-Savin-sur-Gartempe: la Capilla Sixtina del Arte Románico

Bóveda de la nave central Seguimos con nuestros artículos de viaje sobre la región francesa de Nouvelle-Aquitaine. Tan sólo a 50 Km. de Poitiers se encuentra la excepcional Abadía de Saint-Savin . El monasterio fue construido alrededor del año 820 por orden del Rey de Aquitania Ludovico Pío , hijo de Carlomagno . Las guerras de religión del siglo XVI y el pillaje hicieron desaparecer algunos edificios abaciales de la Edad Media y el claustro. Pero afortunadamente se conservó uno de los ciclos de pinturas románicas más extenso y mejor conservado de Europa de los siglos XI y XII que vale la pena visitar. La Embriaguez de Noé En 1983 la Abadía de Saint-Savin-sur-Gartempe fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Sus magníficas pinturas murales de los siglos XI y XII están consideradas la " Capilla Sixtina del Arte Románico ". Las pinturas de Saint-Savin, a medio camino entre el fresco y el temple, presentan una gama de color reducida a 5 tonalidad

Sana’a: la ciudad más hermosa y antigua del mundo

Cuando se tiene la suerte de poder emprender un viaje, al documentarse uno siempre tiene la impresión de estar delante de: el lugar más poblado, el edificio más antiguo, el puente más alto, el río más caudaloso o el mar más profundo. Realmente no puedo afirmar si Sana’a es la ciudad más antigua del mundo , pero sin dudarlo sé, que es la capital más hermosa de todas las que he visitado. Sana’a es la capital histórica y política de la República del Yemen, está situada en la provincia o gobernación del mismo nombre. Ubicada estratégicamente en la ruta de Adén a La Meca, al pie de las montañas de Djebel Nogoum (2.892 m.) y Djebel Ayban (3.194 m.), en una meseta a 2.300 metros de altitud al noroeste del país. Ciudad Antigua de Sana'a El nombre de Sana’a significa “plaza fortificada”, su estilo arquitectónico es inigualable y enamora perdidamente a todo el que la contempla. Esta joya arquitectónica del mundo musulmán, presenta el típico aspecto de las ciudades de la Peníns

Moissac: tesoro del arte románico francés

San Pedro de Moissac Moissac forma parte de la Asociación de "Ville d'Art et d'Histoire" (Ciudad de Arte e Historia) y "Villes et Villages Fleuris" (Ciudades y Aldeas Floridas) con tres flores, pero por encima de todo es un lugar destacado del arte románico en Francia . Cruce de caminos terrestres y fluviales; Moissac es parada de peregrinos hacia Compostela y fue parada de comerciantes que surcaban las aguas entre el Tarn y el Garona. Hoy sobrevive milagrosamente después de que la compañía ferroviaria del sur recibiera en 1855 el permiso para destruir el comedor de la abadía para hacer pasar la vía del tren. Tímpano de la Iglesia de San Pedro de Moissac La Abbaye de Saint-Pierre (Abadía de San Pedro) de Moissac fue fundada en una fecha incierta, pero se menciona su existencia en documentos de la época carolingia y hay quien la sitúa en el año 650. En el siglo XI, la Abadía de San Pedro de Moissac forma parte de la orden benedictina clunia

Villa Quijano: El Capricho de Gaudí (Comillas, Cantabria)

Una de las primeras obras del arquitecto Antoni Gaudí , que se conservan en la actualidad, es la casa que diseñó para Máximo Díaz de Quijano . Un soltero acaudalado, concuñado d e Antonio López López primer Marqués de Comillas , que necesitaba una villa de veraneo en Cantabria. Corría el año 1883 (diez años antes de que se declarara el modernismo de Víctor Horta como estilo arquitectónico en Bruselas), en San Petersburgo se iniciaban las obras de la Iglesia de la Resurrección de Cristo , y dirigiendo la construcción que comenzaba en Comillas, se encontraba un compañero de promoción de Gaudí de la Escuela de Arquitectura de Barcelona: el arquitecto Cristóbal Cascante Colom . Con las órdenes que recibía de Gaudí desde Barcelona (el arquitecto se encontraba levantando la Casa Vicens y no podía desplazarse hasta Comillas) y con una minuciosa maqueta y multitud de planos detallados se creó El Capricho de Gaudí que se terminaría en 1885. La casa destaca por su llamativo color

Empúries: puerta de entrada de griegos y romanos

La ciudad griega de Emporion se desarrolló desde el siglo VI a.C. hasta la llegada de los romanos en el año 218 a.C. Los griegos fundaron Emporion , actual Empúries, alrededor del 575 a.C. dejándonos el vestigio griego más importante de la Península Ibérica . Aquella importante colonia griega iniciada con un pequeño asentamiento conocido con el nombre de Palaiápolis (ciudad vieja) se encontraba en un promontorio del Golfo de Roses donde hoy se encuentra el pueblo de Sant Martí d’Empuries. Años después se convertiría en la Neápolis (ciudad nueva) y en un destacado enclave comercial a orillas del Mediterráneo llamado Emporion que en griego significa mercado. Gracias a la incesante actividad comercial de los griegos, hasta Emporion llegaban comerciantes de Massalia (actual Marsella), Aiboshim (Ibiza), Alejandría y Cartago. Emporion: importante lugar de comercio La estatua de Asclepios preside el templo del Asclepeion de Empúries Empúries es el yacimiento arqueológico