sábado, junio 1

Iglesia del Monasterio de San Salvador de Oña: Panteón Real de Castilla

San Salvador
Iglesia del Monasterio de San Salvador de Oña

A 27 Km. de Briviesca y a 13 Km. de Poza de la Sal, en la frontera que separa la comarca burgalesa de La Bureba de Las Merindades, se encuentra la villa medieval de Oña y el Monasterio de San Salvador fundado en el año 1011 y que se convirtió en uno de los monasterios benedictinos más poderosos de Castilla entre los siglos XI, XII y XIII. En la actualidad es el tercer monumento más importante de la provincia de Burgos, aunque es uno de los menos visitados.

San Salvador
Pórtico de los Reyes
Una gran escalinata sirve de entrada a la Iglesia Abacial de San Salvador, en mitad del ascenso, a mano derecha, se encuentra la escultura de Fray Pedro Ponce de León, monje benedictino del Monasterio de Oña y creador del lenguaje de signos. En el Pórtico de los Reyes te darán la bienvenida las esculturas del siglo XIV de los reyes enterrados en el interior. Tras cruzar el pórtico, se accede a un pequeño patio donde puede verse a la derecha, el primer lugar utilizado para enterrar a condes y reyes.

San Salvador
Fresco de la Pasión
Nos encontramos con un segundo pórtico, esta vez románico, decorado con pinturas murales realizadas en el siglo XV por Fray Juan de Zamora, en la bóveda puede verse el Fresco de la Pasión. La puerta en madera de nogal y boj de estilo gótico-mudéjar es obra de Fray Pedro de Valladolid y sirve de acceso a la grandiosa nave central de estilo gótico. La nave, de 84 m. de largo por 22 m. de ancho y 22 m. de altura, está cerrada por una reja del siglo XV y enmarcada por varias capillas laterales con retablos de los siglos XVII y XVIII y rejas en bronce del siglo XVI. A la izquierda puede verse el retablo de Santa Gertrudis y San Benito y a la derecha el de San Froilán y Santa Tigridia (hija de los Condes de Castilla; Sancho García y Doña Urraca enterrados aquí).

San Salvador
Mural de Santa María Egipciaca
Antes de llegar al crucero, en la capilla de la izquierda, puede verse el Cristo de Oña; un Cristo románico de finales del siglo XII. A la derecha, en el muro de la epístola y tras una pared encalada, se encontró el 1 de mayo de 1970, unas pinturas al fresco de estilo gótico de principios del siglo XIV, conocidas como el Mural de Santa María Egipciaca y donde puede verse la vida de Santa María de Egipto una prostituta del siglo V que tras una vida licenciosa supo encontrar el camino de la fe tras una peregrinación a Jerusalén. En el fresco puede verse, por ejemplo: la muralla de la ciudad de Jerusalén, Santa María de Egipto en el Santo Sepulcro, el Desierto de Judá donde se retiró Santa María de Egipto y un ángel custodio en forma de león.

San Salvador
Órgano y Capilla de Santa Catalina
El antiguo crucero con acceso a la torre sirve para albergar un órgano barroco con más de 1.100 tubos construido por Antonio de San Juan en 1768 y la Capilla de Santa Catalina donde puede verse un Retablo de Santa Catalina de tracerías góticas del siglo XV, rodeado de 6 tablas hispano flamencas y pinturas de Fray Alonso de Zamora del año 1500.

San Salvador
Sillería del coro
La fastuosidad va in crescendo cuando llegamos a la Capilla Mayor, nos encontramos bajo la segunda bóveda gótica más grande del mundo, una bóveda octogonal de 400 m2 diseñada por Juan de Colonia y construida por Francisco Díaz de Presencio en 1450. Aquí se encuentra un coro gótico del siglo XV realizado en madera de nogal por los propios monjes del monasterio y formado por 84 sitiales bellamente cincelados.

San Salvador
Capilla Mayor donde se encuentra el Altar Mayor y los sepulcros del panteón
El Altar Mayor de estilo churrigueresco del siglo XVIII, está presidido por un retablo barroco en forma de arco triunfal que separa el Panteón Real situado a la izquierda, del Panteón Condal situado a la derecha, juntos albergan ocho sarcófagos de los primeros reyes de Castilla y de sus últimos condes. En el Panteón Real se encuentran, de izquierda a derecha, los sepulcros del Infante Don García (hijo del rey Alfonso VII El Emperador), de Doña Mayor Reina de Pamplona (hija del Conde Sancho García y esposa del rey Sancho III el Mayor), del rey Sancho III el Mayor de Pamplona (que modificó el Camino de Santiago que atravesaba Álava) y del rey Sancho II el Fuerte de Castilla (que fue asesinado en Zamora en el año 1072 y fue el mismísimo Cid, alférez del rey, quien trajo su cuerpo para ser enterrado en Oña). La iglesia del Monasterio de San Salvador se convertiría así en el primer Panteón Real de Castilla.

San Salvador
Panteón Condal
En el Panteón Condal se encuentran, de izquierda a derecha, los sepulcros de Sancho García (fundador del Monasterio de San Salvador de Oña), su esposa la condesa Doña Urraca y su hijo el Infante Don García Sánchez (último conde de Castilla y que fue asesinado el día de su boda), así como los sepulcros de los infantes reales Don Alfonso y Don Enrique (hijos de Sancho IV el Bravo).

San Salvador
Sepulcros del Infante Don García y Doña Mayor Reina de Pamplona
Los sepulcros de los condes y reyes de Castilla y Navarra de la Iglesia del Monasterio de San Salvador de Oña fueron tallados en madera de nogal y taracea de boj, por el monje benedictino Fray Pedro de Valladolid en el siglo XV en estilo gótico mudéjar y son una importante obra del arte funerario medieval europeo. Las pinturas que cubren las paredes de los panteones son obra de Fray Alonso de Zamora.

San Salvador
Capilla y arca de San Iñigo
Tras el Retablo Mayor se encuentra la Capilla de San Iñigo decorada con pinturas rococó y presidida por un tabernáculo del siglo XVIII que acoge el Arca de San Iñigo realizada en 1597 en oro y plata y que custodia las reliquias del patrón de Oña que un día fue el Abad más importante de este monasterio benedictino. Una puerta situada junto a los sepulcros del Panteón Condal, conduce a la Sacristía Mayor de estilo herreriano construida en el siglo XVI y donde se guardan las vestimentas sacerdotales y cálices para la liturgia, así como piezas de orfebrería en plata y bronce.

San Salvador
Aljuba hispanomusulmana del siglo X
En la Sacristía Mayor se exhiben dos importantes piezas textiles de época medieval. Por un lado, la mortaja del infante Don García elaborada en Almería en el siglo XII con un tejido almorávide de seda e hilos entorchados en oro y la aljuba hispanomusulmana de lino del conde Don Sancho García realizada en el siglo X, durante el reinado de Abd al-Rahman III, con bordados en seda e hilos entorchados en oro de 21 quilates y que está considerado uno de los tejidos más antiguos de España.

San Salvador
Arquería románica que decoraba el refectorio
A continuación, se encuentra la Antesacristía y la antigua Sala Capitular del siglo XII que luce unos arcos policromados, son el resto más antiguo de época románica que se conserva en el Monasterio de San Salvador. En la actualidad el espacio sirve para exhibir restos románicos como la arquería que decoraba el refectorio del monasterio benedictino con la Última Cena o piezas de cerámica vidriada procedentes de la Capilla Mayor del siglo XV al XVI.

San Salvador
Claustro de los Caballeros
El último espacio que visitamos es el Claustro de los Caballeros construido entre 1503 y 1508 en estilo gótico flamígero por Simón de Colonia. Hoy acoge varios sepulcros del siglo XVI de los Condes de la Bureba situados en la pared contigua a la nave central, como son el de: Salvador Álvarez y su hijo Álvaro Salvadores, Gómez González de Candespina, Rodrigo Gómez y su esposa Doña Elvira (nieta del Cid), Gutiérrez Rodríguez de Toledo (camarero mayor del Conde Sancho García).

San Salvador
Virgen de Santa María de Oña
Decorado con una importante reja románica de 1068 se encuentra el panteón renacentista de 1534 del Obispo de Osma: Don Pedro González Manso, le siguen los sepulcros de Gonzalo Salvadores y por último el sepulcro de Diego López de Villacanes (mayordomo del Conde Sancho García). Sobre la puerta que encontramos en esta esquina, llamada Puerta de la Virgen, se haya una imagen gótica de la Virgen de Santa María de Oña a la que el rey Alfonso X El Sabio dedicó sus célebres “Cantigas de Santa María”.

Jardines benedictinos
Jardines benedictinos
En la antigua huerta del Monasterio benedictino de San Salvador de Oña se levanta hoy la Casa del Parque Natural Montes Obarenes y los Jardines benedictinos con los estanques del siglo XVI que utilizaban los monjes como piscifactoría para la cría de truchas y anguilas. Para los amantes del senderismo, existe una red de senderos como el PR.BU-15 que une Oña con Poza de la Sal en 4:30 h. con un recorrido de 16 Km. o mucho más corta y accesible la Senda circular de la Huerta de San Salvador de 2’2 Km. y que puede recorrerse en 45 minutos.

Todo el material publicado en Redes Sociales durante mi viaje a La Bureba puede consultarse a través del hashtag #DestinoBurgos

No hay comentarios:

Se ha dicho en Planeta Dunia

Páginas vistas en total