Ir al contenido principal

Cella Vinaria: la bodega romana de Vallmora

La bodega romana de Vallmora situada en la población de Teià (Barcelona) fue uno de los centros vinícolas de la antigua Layetania. Esta región fue habitada por el pueblo íbero de los layetanos antes de la llegada de los romanos y corresponde en la actualidad con las comarcas del Maresme, Barcelonés, Baix Llobregat, Vallés Oriental y Vallés Occidental.

Vallmora: Centre Enoturístic i Arqueològic

Prensas de viga
Prensas de viga reconstruidas en el Centro Enoturístico de Vallmora
En la visita al yacimiento de Vallmora de 3.000 m2 descubrirás cómo se elaboraba el vino romano gracias a dos prensas de viga reconstruidas y los restos de las salas de prensado, los depósitos de mosto, los lagares para pisar la uva y las tinas para el almacenaje que fueron utilizadas entre el siglo I a.C. y el siglo V. En 2003 se encontró un signaculum o sello de plomo con la inscripción: EPICTETI LP CLEMENTIS que servía para marcar los envases de cerámica donde era transportado el vino como si fuera la actual etiqueta de las botellas.

Signaculum
Signaculum o sello de plomo encontrado en el Centro Enoturístico de Vallmora
El sello de plomo marca el inicio de un audiovisual que podrás ver en el centro de visitantes y que ayuda a comprender cómo era el cultivo, la producción y la comercialización del vino layetano en época romana. El protagonista de la historia es Epicteti el esclavo del dominus Lucio Pedani Clementis que nos narrará su historia personal vinculada a la bodega y al viñedo que se extendía hasta el mar y que proporcionaba las uvas a esta factoría vitivinícola romana de Vallmora.

Vallmora: el origen de la D.O. Alella

Torcularium
Torcularium del Centro Enoturístico de Vallmora
Vallmora es una de las bodegas romanas mejor conservadas del mundo, aquí se han encontrado 4 salas de prensado de uva de alrededor del año 30 o 40 conocidas en época romana como torcularium y que estaban pavimentadas con fragmentos de cerámica y una mezcla de cal y arena que impedían las filtraciones. Los restos encontrados han permitido saber que cada sala de prensado disponía de 2 prensas de viga cada una. La documentación y restos han permitido la reconstrucción con vigas de madera de 9 m. de largo y que las convierten en las prensas de vino más grandes de Europa con un peso aproximado de 3 toneladas.

Calcatorium
Calcatorium en el Centro Enoturístico de Vallmora
También se han encontrado 3 calcatorium o lagares donde se pisaba la uva para extraer el mosto. Era el primer proceso que se realizaba en la bodega después de la recogida de uva y el primer mosto extraído era el de mejor calidad. Los restos de uva de la primera prensada eran colocados entre alfombras de esparto para comprimirlas en las prensas y sacar un segundo mosto.

Lacus vinarius
Lacus vinarius en el Centro Enoturístico de Vallmora
Los 5 lacus de Vallmora que recogían el mosto eran de diferentes tamaños, estos depósitos de mosto tenían una capacidad de entre 5.000 y 13.500 litros, equivalente a 193 o 520 ánforas de vino y en su interior el mosto fermentaría durante 6 o 7 días. Los lacus vinarius disponían de una tubería de plomo que conducía hacia las dolia defossa o tinas de cerámica de entre 1.000 a 1.500 litros de capacidad y que se semienterraban para la fermentación y envejecimiento del vino en el cellae vinariae.

Dolia
Restos de Dolia en el Torcularium del Centro Enoturístico de Vallmora
En el yacimiento de Vallmora también se han encontrado una docena de silos excavados en el suelo entre los siglos III y IV con unas dimensiones de más de 1’5 m. que servían para conservar cereales y que se sospecha servían para abastecer de grano a los trabajadores de la factoría vitivinícola durante la vendimia. Durante los trabajos de reconstrucción de las prensas se encontró un enterramiento de entre los siglos VI y VII con 4 sepulturas de planta rectangular y los restos de 5 individuos.

El vino romano: néctar de los Dioses

Ánfora de vino
Ánfora romana para almacenar vino
En Vallmora se han encontrado restos de otros espacios que fueron utilizados como almacén y bodega, con la peculiaridad que podían estar bajo cubierto o a cielo abierto. Reciben el nombre de cellae vinariae y era donde se almacenarían las ánforas con las diferentes añadas de vino. El vino en época romana era un motor económico importante, pero también tenía un valor religioso, gastronómico y medicinal (algunos médicos recetaban vinos para ciertas dolencias). El mayor problema del vino romano era su conservación, para ello se añadía agua salada o bien azúcares en forma de miel o añadiendo frutas para su maceración. Para controlar la acidez del vino recurrían a la ceniza o al polvo de mármol y para mejorar el sabor añadían hierbas y especias.

Maresme
Cata de vinos D.O. Alella en el Centro Enoturístico de Vallmora
Finalizamos la visita con una cata de vino de la D.O. Alella, la Denominación de Origen más antigua de Catalunya (con la existencia de viñedos hace 2.000 años) y la D.O. más pequeña de Catalunya (con 250 ha.) que cubren la Serralada Litoral. Es imposible no beber una copa de vino D.O. Alella y recordar cuando entre finales del siglo I a.C. y mediados del siglo I las ánforas de vino layetanias se exportaban masivamente a la capital del imperio para abastecer a las legiones.

Si te gusta la historia del vino romano te encantará esta ruta por la Vía Domitia donde descubrirás la Villa romana de Loupian o esta otra, símbolo de la producción vinícola de Gers: la Villa galorromana de Séviac.

Más información: Centro Enoturístico y Arqueológico de Vallmora. Dirección: Carrer d’Ernest Lluch 40, 08329 Teià. Teléfono: +34 935 559 977. Horario: sábados y domingos de 10 a 14 h. Entrada: 5’5 €. Web: Centro Enoturístico y Arqueológico de Vallmora.

Esta visita fue realizada durante la celebración del sexto aniversario de la Asociación de Barcelona Travel Bloggers. Todo el material publicado en Redes Sociales durante las actividades puede consultarse a través del hashtag #WowMaresme y #BcnTB6

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Roca Foradada de Cantonigròs

Quizás para muchos la Comarca de Osona les suene bastante lejana y desconocida a pesar de que se encuentra en la provincia de Barcelona. Seguramente no es la región más visitada de Catalunya, pero esconde poblaciones encantadoras y lugares que parecen sacados de un cuento medieval. Nos encontramos en el interior, a 15 kilómetros de Vic (ciudad que recomiendo visitar) y a 80 kilómetros de la ciudad de Barcelona, pero os va a parecer otro mundo. 
Hoy toca calzarse las botas de montaña y colgarse la mochila bien aprovisionada de agua, tentempiés y espíritu de caminante. Atentos, ahora viene lo más difícil, situar en un mapa los nombres de Santa María de Corcó, L'Esquirol y Cantonigròs con la única intención de visitar La Roca Foradada. Seguramente hay que estar loco, para hacer una escapada sólo para ver un agujero en una pared de piedra, sí, aunque en defensa de mi cordura diré que no es un agujero cualquiera.
Junto al Campo de Fútbol de Cantonigròs encontraremos un sendero en baja…

La Alhambra de Granada: nuestra joya nazarí

MuhammadI fundó en el año 1238 una nueva dinastía; la DinastíaNazarí que construiría la ciudad más hermosa de la Península Ibérica. El últimoreinomusulmán de Occidente en Europa duraría hasta el año 1492, dejando para la posteridad uno de los monumentos más bellos del mundo: la AlhambradeGranada. Es el legado musulmán más apreciado de la arquitectura islámica en Europa y una de las joyas más exquisitas del arte nazarí.

La Alhambra de Granada está situada sobre una colina llamada Sabika que ya desde época romana había sido habitada y de la que destacaba la riquezadeagua y una particular tierra arcillosa de colorrojo. Dicen que la tonalidad de la tierra pudo dar nombre al conjunto: al-Qalaal-Hamra que significa “Fortaleza Roja”, pero hay quien dice que el nombre le viene de las antorchasyfogatasencendidas por la noche, para seguir trabajando en su construcción. La generosidad de la tierra y la abundancia de agua aseguró cosechas, frutales, huertas y jardines. Y después de tantos siglo…

Villa Quijano: El Capricho de Gaudí (Comillas, Cantabria)

Una de las primeras obras del arquitecto Antoni Gaudí, que se conservan en la actualidad, es la casa que diseñó para Máximo Díaz de Quijano. Un soltero acaudalado, concuñado de Antonio López López primer Marqués de Comillas, que necesitaba una villa de veraneo en Cantabria.
Corría el año 1883 (diez años antes de que se declarara el modernismo de Víctor Hortacomo estilo arquitectónico en Bruselas), en San Petersburgo se iniciaban las obras de la Iglesia de la Resurrección de Cristo, y dirigiendo la construcción que comenzaba en Comillas, se encontraba un compañero de promoción de Gaudí de la Escuela de Arquitectura de Barcelona: el arquitecto Cristóbal Cascante Colom. Con las órdenes que recibía de Gaudí desde Barcelona (el arquitecto se encontraba levantando la Casa Vicens y no podía desplazarse hasta Comillas) y con una minuciosa maqueta y multitud de planos detallados se creó El Capricho de Gaudí que se terminaría en 1885. La casa destaca por su llamativo color y esa reminiscenci…