miércoles, mayo 22

Briviesca: la Bien Trazada capital de La Bureba

Excolegiata de Santa María

Briviesca posee un rico patrimonio artístico formado por excelentes joyas del Renacimiento español y un pasado histórico que caracteriza la ciudad que es hoy.

Un poco de historia: Autrigones, romanos y Edad Media

Autrigones
Los autrigones habitaban el norte de España
Briviesca es la capital de la comarca burgalesa de La Bureba. Cruce de caminos e historia que se remontan a Virovesca; la cuna de los autrigones. Estos habitantes de raíces celtíberas llegaron a estas tierras alrededor del siglo III a.C., antes de que se instalaran los romanos y construyeran las calzadas romanas de Vía Aquitania que llegaba hasta Burdeos y la "De Italia in Hispanias" que unía León con Milán, pasando por Tarraco y la convirtieran en Brivescum (Bivium, el lugar donde se encuentran dos caminos). La calzada romana es visible en algunos tramos como el que va desde Briviesca hasta Cerezo de Río Tirón.

Fuero de Briviesca
Fuero de Briviesca. Imagen vía: Wikipedia
Por aquí pasaba el Camino Vía de Bayona, ruta de peregrinaje del Camino de Santiago de Compostela en el siglo XI que siguió utilizando el Rey Alfonso VIII para llegar desde Castilla hasta el Ducado de Gascuña. La Briviesca actual fue fundada en 1305 cuando Doña Blanca de Portugal (nieta de Alfonso X el Sabio) compró los terrenos donde hoy se asienta. En el año 1313 tiene lugar el Fuero de Briviesca que regulaba el ordenamiento jurídico de la entonces villa y que gracias a este privilegio se facilitaba su poblamiento y desarrollo.

Mapa
Mapa de Briviesca de 1868 realizado por Francisco Coello
En 1387 Juan I de Castilla convoca las Cortes de Castilla en Briviesca, convirtiéndose momentáneamente en la Capital del Reino, y donde se crearon dos figuras de suma importancia para el sistema judicial actual: la figura del fiscal y la del abogado de oficio. También se estableció la concesión del título de Príncipe de Asturias para los herederos de la Corona de Castilla y posterior Corona de España. Fue en el siglo XV cuando el trazado regular de las calles, en forma de damero y orientadas a los cuatro puntos cardinales de Briviesca, se hizo tan notorio que la mismísima Reina Isabel la Católica mandó construir varias ciudades a imagen y semejanza de la hermosa Briviesca, como Santa Fe de Granada y las nuevas ciudades fundadas en Sudamérica, tras el Descubrimiento.

Qué ver en Briviesca

Plaza Mayor
Plaza Mayor de Briviesca
La Plaza Mayor de Briviesca es el centro del universo briviescano, construida con la magia de un rectángulo que te atrapa, eclipsando cualquier otra alternativa que no sea refugiarte en alguno de sus soportales. El templete modernista levantado en 1909 para cobijar la banda municipal, preside la plaza dando su "do de pecho" a este enclave típicamente castellano cada 16 de agosto, cuando se celebran las Fiestas Patronales de Nuestra Señora y San Roque y todo el pueblo se reúne para cantar el Himno a Briviesca.

Casa Palacio de los Soto Guzmán
Casa Palacio de los Soto Guzmán
Aquí se encuentra la Casa Palacio de los Soto Guzmán construida en el siglo XVII con piedra de sillería con una torre con reloj. Fue la vivienda de Domingo de Soto Guzmán, Secretario y Procurador General del Ayuntamiento en 1616, y responsable del empedrado de las calles de Briviesca y de prohibir que se arrojaran las aguas sucias a la vía pública. Hoy la Casa Palacio de los Soto Guzmán es sede del Ayuntamiento y de la Oficina de Turismo de Briviesca. En la fachada pueden verse los escudos familiares de los Soto Guzmán y una custodia del Santísimo Sacramento.

Iglesia de San Martín
Portada de la Iglesia de San Martín
En uno de los laterales de la Plaza Mayor de Briviesca se encuentra el templo más antiguo de la ciudad: la Iglesia de San Martín construida a principios del siglo XIV sobre los restos de un templo románico. El edificio en sillería que podemos ver en la actualidad, es una amalgama de épocas constructivas que finalizó en el siglo XVI con la obra del maestro cantero Lope García de Arredondo y del arquitecto Juan González de Sisniega. Destaca una sobresaliente portada de piedra caliza construida en el siglo XVI en estilo plateresco donde se ven la figura de la Virgen sentada con el Niño en el centro, flanqueada por San Martín y San Juan Bautista y en los extremos de este friso, a San Juan y San Mateo evangelistas. 

Iglesia de San Martín
Altar de la Iglesia de San Martín
En el interior, las tres naves combinan restos del gótico tardío, renacentista y del barroco, bajo unas hermosas bóvedas de crucería. En el ábside central destaca el altar barroco del siglo XVII dedicado a San Martín con un retablo tallado por Manuel de Ágreda. En la Capilla de las Viejas se encuentran las tumbas de Don Pedro Ruiz de Briviesca y su mujer Teresa Ruiz, custodiadas por un retablo hispano flamenco de finales siglo XV.

Escudos nobiliarios
Escudos nobiliarios en la Calle Medina
Alcanzando la Calle Medina se llega al Palacio de los Martínez España o Casa Palacio del Abad Rosales construido en 1718 con una fachada barroca presidida por dos enormes escudos familiares de sus primeros propietarios: Pedro Martínez de España y Narcisa Francisca de Ordoño Rosales. En esta misma calle se encuentra la Casa Palacio de los Torre, otro edificio señorial construido como vivienda por orden de los hermanos Manuel y José de la Torre que fueron regidores de Cuzco (Perú) y Oaxaca (México) en el siglo XVII. La Casa Palacio de los Torre luce uno de los escudos de armas de mayor tamaño de Briviesca, el de la familia La Torre y Ortiz-Vela, labrado en piedra y visible sobre una gran balconada de hierro forjado, junto a una torre lateral de cuatro alturas.

Excolegiata de Santa María
Altar Mayor y Capilla de Santa Casilda de la Excolegiata de Santa María
En la Plaza de Santa María se encuentra la Excolegiata de Santa María construida a principios del siglo XIV fue una de las primeras iglesias colegiales de España (templos sin arzobispo u obispo donde se celebran oficios como en una catedral) y disfrutó de un arcedianato milenario (una especie de juzgado de causas eclesiásticas). Durante el siglo XVII Francisco de Soto Guzmán la llena de obras de arte, joyas y ornamentos convirtiéndose en un excepcional museo. Su fachada de corte neoclásico de 1789 luce frontones triangulares sobre las puertas de los laterales y frontón curvo sobre la puerta central que está presidida por la imagen gótica del siglo XV de la Virgen de la Ermita de Nuestra Señora de Allende

Excolegiata de Santa María
Capilla del Sagrario en la Excolegiata de Santa María
Tras entrar, descubrirás que se esconden tres naves góticas de interior barroco con varias capillas destacables como la Capilla de Santa Casilda o de las Once mil Vírgenes de estilo gótico y que está presidida por un retablo renacentista en nogal realizado en 1565, según parece por los mismos autores que en Santa Clara; Pedro López de Gámiz y Juan de Ancheta. Destaca la cúpula barroca decorada con yeserías florales y vegetales que dota de luz especial la nave gracias a su linterna y un retablo de estilo barroco tardío de autor desconocido dedicado a la Nuestra Señora de la Asunción, patrona de Briviesca. Antes de salir merece la pena acercarse hasta la Capilla del Sagrario una exquisita joya barroca construida en 1667 que, aunque ha sufrido el paso del tiempo, posee una belleza frágil y majestuosa. A través de ella se accede a la cripta.

Casa de los Salamanca
Casa de los Salamanca
En la misma plaza sobrevive uno de los pocos edificios modernistas de Briviesca: la Casa de los Salamanca reconstruido a principios del siglo XX sobre un edificio anterior construido a finales del siglo XVII como residencia de Don Juan de Salamanca y Salamanca y su esposa Francisca de Salinas del que conserva su estructura y el escudo familiar. Un día, estas paredes sirvieron de hospedaje a la esposa de Felipe V; la Reina María Luisa de Saboya que nació en el Palacio Real de Turín

Conjunto Monumental de Santa Clara
El Conjunto Monumental de Santa Clara está formado por una iglesia, un convento, un hospital y una casa solariega
Por último, nos acercamos hasta el Conjunto Monumental de Santa Clara situado en la Calle Duque de Frías y que se compone de casa solariega, convento, hospital y la Iglesia del Convento de las monjas franciscanas de Santa Clara. El conjunto fue construido en el siglo XVI gracias al deseo expreso de Doña Mencía de Velasco; hija de los Condestables de Castilla (el máximo representante del rey en ausencia del mismo), que dejó escrito en su testamento en 1523 que toda su fortuna fuera para la construcción de un convento de monjas franciscanas, un hospital para pobres y una iglesia para que descansaran sus restos (aunque su tumba nunca ocupó el lugar).

Iglesia de Santa Clara
Bóveda y retablo de la Iglesia de Santa Clara
Cualquier viaje a Briviesca debe pasar por la visita a la Iglesia conventual de Santa Clara, es la joya de Briviesca y hay quien afirma que también lo es del Renacimiento español ¡y no es para menos! Tras un sencillo exterior ideado por el arquitecto Juan Gil de Ontañón, en su interior se descubre un monumental retablo de madera de nogal que preside el lienzo de piedra blanca de la única nave, bajo una magnífica bóveda estrellada de forma octogonal de estilo gótico decorada con rosetones de oro procedente de América. La mayor parte de las tallas del retablo de Santa Clara dedicadas a la figura de la Virgen son de estilo renacentista-manierista-romanista (que imita el estilo de Miguel Ángel y que puede verse claramente por ejemplo en los músculos de Adán y Eva).

Iglesia de Santa Clara
Eva sosteniendo el peso del retablo y los pecados del mundo
Fueron realizadas por el escultor guipuzcoano Joanes Antxeta (Juan de Ancheta), aunque la obra fue iniciada por el escultor Diego Guillén en 1551 (las obras de piedra de la base son de su autoría). A su muerte tuvo que continuar Pedro López de Gámiz en 1569 que contrató a Juan de Ancheta y a Gaspar Becerra para terminar el retablo de Santa Clara. Los escultores consiguieron cincelar una maravillosa "Biblia" de 24 metros de altura distribuidos en tres cuerpos y cinco alturas separados por columnas dóricas, jónicas y corintias enmarcando las figuras de los santos que cubren todo el espacio del ábside. Debido al alto coste de la obra (se tasó en 10.000 ducados), no pudo ser pintada, aunque la ausencia de policromía permite disfrutar de los detalles artísticos de cada una de las figuras.

Iglesia de Santa Clara
Detalle del Árbol de Getsé del retablo de Santa Clara
En la base del retablo pueden verse a Adán y Eva en los extremos como si fueran dos atlantes que sostienen todo el peso del retablo como castigo de sus pecados, junto a la escena del Lavatorio de pies y la Última Cena que enmarcan el sagrario que se encuentra en el centro. Sobre él, en el primer piso, aparece en el centro Abraham dormido y de cuyo costado brota el Árbol de Getsé; el árbol genealógico de Jesucristo, desde Adán hasta la Virgen. A la derecha, se sitúan las escenas del Sacrificio de Isaac y a la izquierda el Nacimiento de Juan Bautista. El centro del segundo piso está presidido por la Virgen sedente con el Niño y San Juan, rodeada de ángeles, enmarcados por las escenas de la Anunciación y la Adoración de los Pastores

Iglesia de Santa Clara
Detalle del Calvario del retablo de Santa Clara
En el tercer piso, la talla de la Asunción que se dispone a recibir al Padre Eterno desde lo más alto, queda enmarcada por las escenas de la Dormición de María y Pentecostés. En el cuarto piso, la escena de Cristo coronando a María en el centro, se encuentra junto al Abrazo de María e Isabel a la izquierda y el Abrazo de San Joaquín y Santa Ana a la derecha. Rematando el retablo las tallas de un monumental Calvario con Cristo crucificado en el centro, a los pies la Virgen María junto a María Magdalena y San Juan. A la derecha el profeta David junto a Dimas; el Buen Ladrón y a la derecha Moisés y Gestas; el Mal Ladrón.

Todo el material publicado en Redes Sociales durante mi viaje a La Bureba puede consultarse a través del hashtag #DestinoBurgos. Agradecer a Lara Villanueva de Promotourist que se pusiera en contacto con Planeta Dunia para invitarme a conocer La Bureba y a Víctor Abascal por su infinita paciencia y cuidado.

No hay comentarios:

Se ha dicho en Planeta Dunia

Páginas vistas en total