viernes, marzo 1

Ruta modernista por Tarragona


Tarragona es conocida por su pasado y vestigios romanos, pero entre sus sillares y sus Patrimonios de la Humanidad se esconden vestigios de arquitectura modernista. El modernismo se desarrolló en Tarragona por poco tiempo, desde finales del siglo XIX hasta las tres primeras décadas del siglo XX, pero dejó un legado de hasta 55 obras modernistas de, entre otros: Josep Maria Jujol, Antoni Gaudí, Lluís Domènech i Montaner, Enric Sagnier y del arquitecto municipal Josep Maria Pujol de Barberà del que se ha conservado mayor cantidad de edificios.


Nuestra Ruta modernista por Tarragona se inicia en el Balcó del Mediterrani; una barandilla que recorre el Passeig de les Palmeres y sirve de fantástico mirador frente al mar. La barandilla de 300 m. de longitud es obra de Ramon Salas i Ricomà realizada entre 1889 y 1891. Los habitantes de Tarragona se acercan hasta aquí para "tocar ferro" (tocar hierro) ya que trae suerte a quien la toca. Hoy su diseño es utilizado como símbolo de la ciudad.


Varias viviendas situadas en la Rambla Nova son obra de Josep Maria Pujol de Barberà como: las Casas Josep Mas, Bofarull, Boxó y la del Doctor Aleu. La primera vivienda que nos encontramos a mano izquierda, en el nº 2, es la Casa Rossell que fue construida por Francesc de Paula Morera en 1930. Destaca su fachada de piedra con delicados balcones en hierro forjado y el principal realizado en piedra y una torre a modo de mirador situada en el chaflán.


A continuación, en el nº 25, la Casa Salas Ricomà fue la vivienda familiar del arquitecto Ramon Salas Ricomà construida por él mismo en 1907 mezclando elementos modernistas con los de estilo medieval. Destaca el balcón-mirador a modo de tribuna y la decoración de molduras de la fachada que rematan las ventanas y la cornisa. En la misma acera, en el nº 31 se encuentra la Casa Josep Mas obra de Josep Maria Pujol de Barberà de 1906, junto a la Casa Bofarull en el nº 37 construida en 1921 por el mismo arquitecto en estilo modernista centro-europeo, donde destaca la tribuna central, las molduras y los balcones de hierro forjado con motivos vegetales. A continuación, una vivienda más del mismo arquitecto, la Casa Boxó situada en el nº 41 y construida en 1923.


Enfrente, en la Rambla Nova 46 se encuentra el ejemplo modernista más importante de los que se encuentran en Tarragona: el Teatre Metropol, construido por Josep Maria Jujol Gibert en 1908. De momento sólo puede visitarse concertando el acceso al teléfono 34 977 244 795 y por lo que he visto en fotos, el interior es espectacular, siento que mi fotografía no le haga justicia.

Es un buen momento para dejar un instante la Rambla Nova y desviarse hasta la calle Méndez y Nuñez 14 donde se encuentra el Santuari de Nostra Senyora del Sagrat Cor donde en su interior puede verse un altar y manifestador obra de Antoni Gaudí realizadas entre 1880 y 1884. Por desgracia sólo está abierta al culto los martes, miércoles, jueves y sábados a las 19 h. y domingos a las 12:30, así que es difícil encontrarla abierta.


Tres manzanas más abajo, en la intersección de Rambla Nova con Carrer d’Asalt, se encuentra el Col-legi de Les Teresianes construido por Bernardí Martorell Puig, discípulo de Gaudí, en 1922, pero antes de deleitarnos con los detalles de sus arcos parabólicos en ladrillo, merece la pena desviarse hasta la Església dels Pares Carmelites Descalços, situada en el Carrer d’Asalt 11, construida en 1897 por Pau Monguió Segura en estilo neogótico y que conserva un camarín dedicado a la Virgen del Carmen obra de Josep Maria Jujol Gibert de 1918. Tampoco estuve de suerte y encontré la iglesia cerrada.


Volviendo a la Rambla Nova en el nº 97-99 se encuentra la Casa Doctor Aleu construida por Josep Maria Pujol de Barberà en 1927 y donde destaca la decoración de molduras blancas y la decoración de los balcones en hierro a modo de red de pescadores (que unos carteles de publicidad ocultan, porque no había otro lugar donde ponerlos). Frente a ella, en el nº 90, se encuentra la Casa Rabadà construida por Alfons Barba Miracle en 1914 y donde destaca la decoración de columnas adosadas con capiteles jónicos y la decoración geométrica de los balcones de hierro forjado.


En la intersección de la Rambla Nova con la Avinguda Pau Casals 17 se encuentra la Cambra Oficial de Comerç, Industria i Navegació obra de Antoni Pujol Sevil de 1928. Nos encontramos a buena altura para acercarnos hasta el Mercat Central ubicado en la Plaça Corsini, el mercado que sigue en pleno funcionamiento ha heredado la actividad frenética del antiguo Foro Local romano que se encuentra muy cerca. El Mercat Central de Tarragona fue construido entre 1911 y 1915 por Josep Maria Pujol de Barberà con cuatro fachadas decoradas con pilastras adosadas con capiteles jónicos y un interior con estructura de forja modernista y bóvedas de ladrillo.


Algo más alejada, en el Parc de Rafael Puig i Valls, se encuentra la Quinta de Sant Rafael una preciosa vivienda obra de Juli Maria Fossas de 1913, cuyo jardín particular de estilo inglés, se convirtió en parque público. En la casa destaca una bella torre poligonal en un lado de la fachada principal y otra torre que remata la buhardilla decorada con cúpula de cerámicas blancas y azules. Hoy el edificio está abandonado sin otro uso que el de vivienda para gatos, palomas e indigentes. ¡Una pena!


Ahora sólo queda rodear las antiguas murallas romanas de Tarragona en el sentido de las agujas del reloj e ir en busca del impresionante Mausoleu de Jaume I ubicado en el patio interior del Ayuntamiento de Tarragona, situado en la Plaça de la Font 1. La obra escultórica en forma de barco fue realizada por Lluís Domènech i Montaner entre 1906 y hasta 1923, año de su muerte y la continuó su hijo Pere Domènech i Roura hasta acabarla en 1924. Debía albergar los restos del monarca de la Corona de Aragón que se encontraban en la Catedral de Tarragona, pero al final en 1952 fueron llevados al Monestir de Poblet y el mausoleo se instaló vació en el ayuntamiento en 1992.

Casa Ximenis
Casa Ximenis
Subiendo por la Via de l’Imperi Romà en el nº 17 se encuentra la Casa Ximenis obra construida por Josep Maria Jujol Gibert en 1914 por encargo del canónigo Pau Ximenis. La fachada de la casa luce esgrafiados vegetales blancos, típicos de Jujol que decoran las ventanas y puertas de entrada, así como el nombre “Ave Maria” sobre el dintel de la puerta principal y el monograma de Jesucristo “JHS” en hierro forjado en la barandilla superior. Para los balcones se utilizó hierro forjado anudado que diseñó con asientos en los extremos como ya hiciera Gaudí en “Villa Quijano” de Comillas (Cantabria). Puedes verlos en el enlace.

Por el interior del Centro histórico de Tarragona accedemos a la Plaça de la Pagesia donde se encuentra la Església de Sant Llorenç del Gremi de Pagesos que conserva varias esculturas y ornamentos diseñados por Josep Maria Jujol Gibert entre 1926 y 1947. El acceso es bajo reserva al teléfono 34 628 670 489 o escribiendo a gremidepagesost@tinet.cat de ahí que tampoco tengamos ninguna fotografía.


Muy cerca, en el Carrer de l’Escorxador, se encuentra el Rectorat de la Universitat Rovira i Virgili construido por Josep Maria Pujol de Barberà entre 1898 y 1902 como matadero municipal, función que fue realizada hasta los años setenta del siglo XX. Destaca la fachada de piedra con elementos en hierro y su decoración de cenefas en ladrillo. 


Por último, sólo nos resta bajar por el Passeig de Sant Antoni donde en el nº 17 nos espera la Casa Ripoll, obra de Josep Maria Pujol de Barberà de 1910. Aunque la parte más espectacular es la fachada oculta que se muestra hacia el mar, de nuevo fracaso en el intento de mostrar el patrimonio modernista de Tarragona. Espero que muy pronto los responsables lo pongan en valor y faciliten el acceso a estas joyas arquitectónicas. 

Puedes leer más sobre los restos romanos de Tarragona y su festival Tarraco Viva en mi otro artículo de viaje: Tarraco Viva: un viaje a la Tarragona romana.

No hay comentarios:

Se ha dicho en Planeta Dunia

Páginas vistas en total