Ir al contenido principal

El Museo del Tabaco de Andorra


¿Quién no ha oído hablar del Tabaco de Andorra? En mi niñez era habitual que la gente hiciera 3 horas en coche para ir a buscar tabaco a Andorra. Todo el mundo decía que compensaba, que salía más barato el tabaco allí que en España y aprovechaban para bajarse bolsas de 5 kilos de azúcar, café y algún que otro pequeño electrodoméstico. La aventura no carecía de riesgo, los coches eran inspeccionados en la frontera, algunos con sumo cuidado, así que alguno se había encontrado con un problema policial por el codiciado vicio.


La última vez que estuve en Andorra con Mélanie Degoy, Pablo-Ignacio de Dalmases y el equipo de Abarca Ediciones visitamos el Museo del Tabaco. No me esperaba encontrar un museo dedicado a este producto, pero cuando recorrí las salas ubicadas en la antigua fábrica de tabacos Reig, empecé a abrir los ojos a un mundo que me era algo familiar, pero que en parte desconocía.


El edificio donde se ubica el museo era conocido popularmente como Cal Rafeló, data de principios del siglo XX. La fábrica estuvo en funcionamiento desde 1909 hasta 1957, así que situar el museo donde en otro tiempo se fabricaba el producto, provee de significado y espíritu el lugar. El tabaco en Andorra fue un motor económico muy importante y gracias a las diferentes salas del museo es posible conocer desde el cultivo de la planta del tabaco hasta su producción y venta. 


El recorrido por el interior de la vieja fábrica se realiza de forma guiada, pero no por un guía, que suele ser lo habitual. Un sistema multimedia va abriéndote las puertas de cada una de las salas distribuidas en las cinco plantas, mientras dos voces te van explicando en cada sala lo que vas a ver. Las salas y objetos se van iluminando mientras escuchas o ves diferente proyecciones. Distintas salas y escenarios que se muestran de la manera más fidedigna posible y que utilizan los objetos para narrar historias humanas.


No importa si se es fumador o no, el Museo del Tabaco rinde homenaje a una industria que forma parte de la historia y la cultura de un país como Andorra. Es la memoria viva que puede proteger y asegurar el futuro de aquel pasado industrial y aquella sociedad que existió a principios del siglo XX.


La primera parte del museo está dedicada al cultivo de la materia prima, orígenes y curiosidades. La primera sala es un secadero de hojas de tabaco, si un cigarrillo hubiera podido imitar exactamente como huele una hoja de tabaco seca, yo hubiera sido fumadora. Creo que es la sala de museo que mejor huele del mundo. ¿Sabías que uno de los secretos más importantes y mejor guardados de una fábrica de tabaco era la elaboración de los aromas? Yo tampoco lo sabía, creía que eso era más de la industria del perfume, pero parece ser que la calidad y el sabor del producto final dependía de la fermentación y de los aromas. ¿Qué te parecería tener un mueble lleno de cajones para olisquear? Pues estás en el lugar adecuado. En el Museo del Tabaco puedes abrir un cajón y oler en su interior.


Llegamos a la segunda parte donde se explica el proceso de preparación del tabaco. Aquí descubriremos cómo se transforma la hoja de tabaco, la maquinaria y el trabajo en la fábrica. Desde el despacho administrativo hasta el proceso industrial, la fábrica aquí cobra vida ¡atentos a las máquinas que se ponen en marcha!


En la tercera parte se puede saber más sobre los diferentes productos que surgían de la hoja del tabaco. La elaboración manual de picaduras, caliqueños y cigarrillos, la elaboración de los paquetes, el etiquetado y el comercio. A través de varias proyecciones conoceremos un poco más sobre la vida de las cigarreras y de los contrabandistas, que de algún modo son herencia de la vida en los lugares donde se instalaba una fábrica.


El último espacio es un salto al mundo actual, la sala se inunda de luz, se desprende de nostalgia y pasado y se convierte en un laboratorio blanco y virtual de ideas. El comercio del tabaco en Andorra, el comercio mundial, la publicidad o la salud son el hilo conductor de las últimas proyecciones sobre paredes de policarbonato. Quizás un despertador visual demasiado frío para despertarnos del sueño efímero que hemos vivido.

Y si de sueño se trata, te recomiendo dormir en Plaza Andorra donde el lujo está asegurado.

Más información: Museu del Tabac (Antiga fàbrica Reig). Dirección: Carrer Doctor Palau 17, AD600 Sant Julià de Lòria. Principat d'Andorra. Teléfono: (376) 741 545. Entrada: 5 €. Horario: de martes a sábado de 10 a 20 h. Domingos de 10 a 14:30 h. Web: Museu del Tabac. Disponen de cafetería, taquillas gratuitas y accesos adaptados.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Roca Foradada de Cantonigròs

Quizás para muchos la Comarca de Osona les suene bastante lejana y desconocida a pesar de que se encuentra en la provincia de Barcelona. Seguramente no es la región más visitada de Catalunya, pero esconde poblaciones encantadoras y lugares que parecen sacados de un cuento medieval. Nos encontramos en el interior, a 15 kilómetros de Vic (ciudad que recomiendo visitar) y a 80 kilómetros de la ciudad de Barcelona, pero os va a parecer otro mundo. 
Hoy toca calzarse las botas de montaña y colgarse la mochila bien aprovisionada de agua, tentempiés y espíritu de caminante. Atentos, ahora viene lo más difícil, situar en un mapa los nombres de Santa María de Corcó, L'Esquirol y Cantonigròs con la única intención de visitar La Roca Foradada. Seguramente hay que estar loco, para hacer una escapada sólo para ver un agujero en una pared de piedra, sí, aunque en defensa de mi cordura diré que no es un agujero cualquiera.
Junto al Campo de Fútbol de Cantonigròs encontraremos un sendero en baja…

La Alhambra de Granada: nuestra joya nazarí

MuhammadI fundó en el año 1238 una nueva dinastía; la DinastíaNazarí que construiría la ciudad más hermosa de la Península Ibérica. El últimoreinomusulmán de Occidente en Europa duraría hasta el año 1492, dejando para la posteridad uno de los monumentos más bellos del mundo: la AlhambradeGranada. Es el legado musulmán más apreciado de la arquitectura islámica en Europa y una de las joyas más exquisitas del arte nazarí.

La Alhambra de Granada está situada sobre una colina llamada Sabika que ya desde época romana había sido habitada y de la que destacaba la riquezadeagua y una particular tierra arcillosa de colorrojo. Dicen que la tonalidad de la tierra pudo dar nombre al conjunto: al-Qalaal-Hamra que significa “Fortaleza Roja”, pero hay quien dice que el nombre le viene de las antorchasyfogatasencendidas por la noche, para seguir trabajando en su construcción. La generosidad de la tierra y la abundancia de agua aseguró cosechas, frutales, huertas y jardines. Y después de tantos siglo…

El recinto modernista de Sant Pau: un hospital Patrimonio de la Humanidad

Las obras de construcción del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau se iniciaron en 1902 y fueron toda una revolución para la arquitectura hospitalaria. El proyecto puso una atención especial a los espacios abiertos, la luz solar y el aire fresco, para ofrecer a los enfermos un confort y un cuidado hasta ese momento nunca vistos. Su función como hospital, iniciada en 1930, finalizó en 2009 y muchas guías en papel anteriores al 2010 ni siquiera lo mencionan. Desde entonces, el recinto modernista de Sant Pau se ha ido rehabilitando y distintos espacios se han abierto al público. Las exposiciones con información y fotografías ofrecen un recorrido por la historia del edificio con artículos publicados en su época, información de cómo era el antiguo Hospital de la Santa Creu i Sant Pau y cómo ha evolucionado la medicina gracias a la exposición de instrumental médico de principios del siglo XX.Pabellón de Administración Lo primero que ve el visitante que llega al recinto modernista de Sant Pau…