Ir al contenido principal

Val d'Aran: una Laponia a la catalana


Es en los días más fríos y grises cuando mi mente me transporta al norte de Europa y a recordar las experiencias vividas a 17º bajo cero. Para muchos un viaje en invierno hasta Noruega, Finlandia o Suecia se sale del presupuesto, pero sabed que ¡la necesidad agudiza el ingenio! y si tantas ganas tenéis de una escapada invernal, os recomiendo que os miréis detenidamente un mapa de la Península Ibérica.

Hay muchos lugares de nuestra geografía para descubrir bajo un manto de nieve, uno de los lugares más singulares que parece otro país es la Val d'Aran. Situada en el extremo noroeste de Cataluña, bordeada una parte por territorio francés y aragonés, el tiempo, la historia y sus vecinos, le han conferido un peculiar lenguaje y unas tradiciones únicas que difícilmente se encuentran en otra región catalana.

Naut Aran, Tredòs, Salardú, Unha, Arties, Bossòst, aunque parecen nombres de pueblos extranjeros, forman parte de nuestro rico patrimonio, aunque la cultura occitana del sur de Francia tire mucho. Occitanos, vascos y catalanes forman en la Val d'Aran los ingredientes de un delicioso cóctel que es necesario saborear con sumo detalle.

El rico patrimonio románico adorna, cada una de las poblaciones, con bellas obras en iglesias y basílicas construidas entre los siglos XII y XIII, convirtiéndose así en museos de la vida aranesa de la Edad Media. Es a mi parecer un románico austero, fuerte, rudo, pero de un encanto mayor por esa sencillez de materiales y por el magnifico paisaje donde se engarza cada una de estas joyas. Resumir todas esas vistosas gemas en un sólo post sería imposible, prometo descubrir a lo largo de este año esta región para aquellos que aún no la han visitado. De momento os dejo con un resumen fotográfico de lo que se puede encontrar cuando se abre el cofre de la Laponia catalana ;-)

Para más información: Pagina de turismo de Val d'Aran.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Roca Foradada de Cantonigròs

Quizás para muchos la Comarca de Osona les suene bastante lejana y desconocida a pesar de que se encuentra en la provincia de Barcelona. Seguramente no es la región más visitada de Catalunya, pero esconde poblaciones encantadoras y lugares que parecen sacados de un cuento medieval. Nos encontramos en el interior, a 15 kilómetros de Vic (ciudad que recomiendo visitar) y a 80 kilómetros de la ciudad de Barcelona, pero os va a parecer otro mundo. 
Hoy toca calzarse las botas de montaña y colgarse la mochila bien aprovisionada de agua, tentempiés y espíritu de caminante. Atentos, ahora viene lo más difícil, situar en un mapa los nombres de Santa María de Corcó, L'Esquirol y Cantonigròs con la única intención de visitar La Roca Foradada. Seguramente hay que estar loco, para hacer una escapada sólo para ver un agujero en una pared de piedra, sí, aunque en defensa de mi cordura diré que no es un agujero cualquiera.
Junto al Campo de Fútbol de Cantonigròs encontraremos un sendero en baja…

La Alhambra de Granada: nuestra joya nazarí

MuhammadI fundó en el año 1238 una nueva dinastía; la DinastíaNazarí que construiría la ciudad más hermosa de la Península Ibérica. El últimoreinomusulmán de Occidente en Europa duraría hasta el año 1492, dejando para la posteridad uno de los monumentos más bellos del mundo: la AlhambradeGranada. Es el legado musulmán más apreciado de la arquitectura islámica en Europa y una de las joyas más exquisitas del arte nazarí.

La Alhambra de Granada está situada sobre una colina llamada Sabika que ya desde época romana había sido habitada y de la que destacaba la riquezadeagua y una particular tierra arcillosa de colorrojo. Dicen que la tonalidad de la tierra pudo dar nombre al conjunto: al-Qalaal-Hamra que significa “Fortaleza Roja”, pero hay quien dice que el nombre le viene de las antorchasyfogatasencendidas por la noche, para seguir trabajando en su construcción. La generosidad de la tierra y la abundancia de agua aseguró cosechas, frutales, huertas y jardines. Y después de tantos siglo…

Villa Quijano: El Capricho de Gaudí (Comillas, Cantabria)

Una de las primeras obras del arquitecto Antoni Gaudí, que se conservan en la actualidad, es la casa que diseñó para Máximo Díaz de Quijano. Un soltero acaudalado, concuñado de Antonio López López primer Marqués de Comillas, que necesitaba una villa de veraneo en Cantabria.
Corría el año 1883 (diez años antes de que se declarara el modernismo de Víctor Hortacomo estilo arquitectónico en Bruselas), en San Petersburgo se iniciaban las obras de la Iglesia de la Resurrección de Cristo, y dirigiendo la construcción que comenzaba en Comillas, se encontraba un compañero de promoción de Gaudí de la Escuela de Arquitectura de Barcelona: el arquitecto Cristóbal Cascante Colom. Con las órdenes que recibía de Gaudí desde Barcelona (el arquitecto se encontraba levantando la Casa Vicens y no podía desplazarse hasta Comillas) y con una minuciosa maqueta y multitud de planos detallados se creó El Capricho de Gaudí que se terminaría en 1885. La casa destaca por su llamativo color y esa reminiscenci…