Ir al contenido principal

La capital del vino: Vilafranca del Penedès, medieval y modernista

El camino del vino me lleva hasta su capital: Vilafranca del Penedès, situada a escasos 50 Km. de Barcelona. La ciudad fue fundada en el siglo XIII y de aquella época medieval se han conservado varios edificios representativos que recorreremos en nuestra ruta medieval.

Carrer Santa María
Farola modernista de Vilafranca del Penedès
La producción de vinos y cavas en el Penedès, llevó a la región a una pujanza económica a principios del siglo XX, aún visible en las construcciones modernistas de Vilafranca del Penedès y que incluimos en nuestra ruta de descubrimiento, tanto con ejemplos de su arquitectura industrial como de las casas de veraneo. También se han conservado algunos bellos ejemplos de mobiliario urbano como, por ejemplo: las farolas del Carrer de Santa Maria.

Consell Comarcal de l'Alt Penedès
Casa Font-Rodona
Cerca de una treintena de edificios como: Cal Figuerot (1888), Casa Font-Rodona (1903), Casa Guasch Estadella (1905) o Magatzem Mory (1917) cambiarán el paisaje urbano de la ciudad a principios del siglo XX. Mi ruta por Vilafranca del Penedès engloba las dos épocas de mayor esplendor de la ciudad: la Edad Media y la modernista. Empezamos en el Carrer Hermenegild Clascar 1-3 donde se encuentra la Casa Font-Rodona una antigua vivienda con almacén, construida en 1903 por el arquitecto Antoni Serrallach. Destaca un gran balcón con vidrieras de diseño floral y barandilla de hierro forjado decorado con ornamentos vegetales. En la actualidad es la sede del Consell Comarcal de l'Alt Penedès.

Castellers de Vilafranca
Local donde ensayan Els Castellers de Vilafranca
En el Carrer del General Prim 11 se encuentra Cal Figuerot la antigua Casa Via i Raventós construida en 1888 por el arquitecto August Font en estilo neogótico. Desde 1983 es la sede de Els Castellers de Vilafranca. Es posible visitar el edificio y descubrir un interesante audiovisual, un encantador patio y la sala donde ensayan los Castellers.

Sant Francesc
Iglesia y claustro de Sant Francesc
Nos desviamos por el Carrer de Sant Pere hasta la Iglesia de Sant Francesc que forma parte de la Ruta Medieval de Vilafranca del Penedès. Del antiguo convento de los franciscanos, sólo se ha conservado el claustro del siglo XIII de estilo renacentista con un pozo en el centro del patio.

Carrer de la Cort 28
Cal Guardiet
Continuamos la ruta modernista por el Carrer de la Cort, en el número 28 nos topamos con la Casa Jané Alegret situada en el antiguo edificio Cal Guardiet construido en 1909 por el arquitecto Eugeni Campllonch Parés. Destaca el gran ventanal-tribuna del chaflán rematado por sinuosas líneas onduladas y decorado con relieves florales y esgrafiados.

Ajuntament
Casa de la Vila de Vilafranca del Penedès 
En la misma calle en el número 14, a la altura de la Plaça de la Vila: La Plaça més Castellera, se encuentra el Ayuntamiento de Vilafranca del Penedès o Casa de la Vila construida sobre un antiguo palacio gótico que fue reformado entre 1909 y 1912 por el arquitecto Eugeni Campllonch Parés. Los detalles modernistas pueden verse en la decoración floral de las ventanas y en el reloj situado en el último piso. Varias placas en la fachada de la alcaldía y en el suelo de la plaza recuerdan momentos históricos de Els Castellers de Vilafranca.

Plaça de la Constitució
Plaça de la Constitució
Continuamos por la Plaça de la Constitució donde se han conservado antiguos porches comerciales de época medieval. A continuación, llegaremos a la Plaça del Vall del Castell donde se encuentra el Mercat de la Carn; antiguo mercado ubicado en un edificio construido por el arquitecto Adrià Casademunt en 1878 y que ofrece dos puertas de entrada. En las fachadas destacan las ventanas enmarcadas con ladrillo visto.

Plaça Jaume I
Palau Baltà y Basílica de Santa María
A la izquierda se encuentra el corazón del centro histórico de Vilafranca del Penedès: la Plaça Jaume I que nos transporta en pocos instantes a la Edad Media y donde destaca la Basílica de Santa María (siglo XIII) de estilo gótico con sus dos campanarios de 52 m. de altura, el Palau Baltà (1308) y el antiguo Palacio Real (siglos XIII-XIV) donde murió el Rey Pere el Gran el 11 de noviembre de 1285 y habitaron los reyes de Aragón (siglo XIV). 

Plaça Jaume I
Sirenio y Monument als Castellers
Aquí se encuentra actualmente Vinseum; el Museo de las Culturas del Vino de Catalunya con un destacado fondo de paleontología, geología y arqueología ornitológica. Aquí puede verse el excepcional fósil de un sirenio (mamífero marino herbívoro) que vivió en el Penedès hace 16 millones de años. En la Plaça Jaume I también se encuentra el Monument als Castellers; una escultura en piedra calcárea realizada por Josep Cañas i Cañas en 1963 y que fue erigida en honor a los Castellers y que representa un “pilar de 5”.

Sant Martí Sarroca

Iglesia románica
Església de Santa Maria de Sant Martí Sarroca
A 10 Km. de Vilafranca del Penedès, siguiendo la carretera que pasa por Pacs del Penedès, se llega al conjunto monumental de la Roca; formado por un templo románico: la Iglesia de Santa María (siglo XIII) y un castillo (siglos XII- XIII). La Iglesia de Santa María fue restaurada en 1906 por Josep Puig i Cadafalch, destaca por su increíble ubicación en lo alto de un cerro sobre un acantilado y por su ábside de estilo lombardo.

Castell
Castell de Sant Martí Sarroca
El Castillo de Sant Martí Sarroca ha conservado las cuadras, la cocina, una sala gótica, varias estancias y dos torres de vigía; una circular y otra semicircular construidas entre el siglo XII y XIII. Aunque se tiene constancia de que existía un punto de defensa en este lugar en el siglo X, la fortificación militar no se consolidó como tal hasta el siglo XII.

Dónde comer en Vilafranca del Penedès

Xató
Xató del Restaurant Sant Jordi “Ca la Katy”
El Restaurant Sant Jordi “Ca la Katy” destaca por su ambiente familiar y platos de la cocina catalana elaborados con productos de proximidad. Se puede disfrutar de la temporada de calçots, del famoso xató de la región (una ensalada de hojas de escarola con anchoas, atún y bacalao con una salsa a base de almendras, ajo, ñoras, vinagre, sal y aceite), gall del Penedès (gallina penedesenca) y del ànec mut (Cairina moschata o pato criollo) que destaca por su carne exquisita y que en Restaurant Sant Jordi “Ca la Katy” lo cocinan rustido con ciruelas, piñones y naranja.

Anec Mut
Ànec Mut en Restaurant Sant Jordi “Ca la Katy”
Más información: Restaurant Sant Jordi “Ca la Katy”. Dirección: Carretera Vilafranca – Pontons Km. 8, 08731 Sant Martí Sarroca. Teléfono: 93 899 13 26. Horario: de Domingo a miércoles de 8 a 19 h. De jueves a sábado de 8 a 24 h. Menú entre semana desde 12,50 €. Web: Restaurant Sant Jordi “Ca la Katy” 

Una de las mejores épocas para visitar Vilafranca del Penedès y disfrutar de la gastronomía local es durante la celebración de la Fira del Gall.

Si quieres descubrir el Penedès te recomiendo contactar con los mejores especialistas en la zona: Penedès Lovers; una agencia de enoturismo gran conocedora de este territorio vitivinícola que ofrece rutas, escapadas y actividades enoturísticas singulares.

Cómo llegar a Vilafranca del Penedès
En automóvil por: la AP7, N-340 o C-15. En tren: Rodalies RENFE R-4 dirección Vilafranca del Penedès-Sant Vicenç de Calders.


Comentarios

Los viajes más populares

Ruta por Écija: entre iglesias, conventos y palacios del Siglo de Oro Ecijano

Palacio de Peñaflor El gran Siglo de Oro ecijano tuvo lugar en el siglo XVIII y durante esa época las familias nobles embellecieron Écija con numerosos palacios barrocos cubiertos de pinturas murales. La iglesia hizo otro tanto construyendo 22 conventos, 6 templos y numerosas capillas. La altísima demanda de artesanos gracias a esa pujanza económica, social y artística llegó hasta tal punto de esplendor que se llegaron a contabilizar en Écija hasta 40 casas gremiales de las que se conservan algunos bellos edificios. Detalle de la portada de la Casa Palacio de Valdehermoso Aunque el famoso terremoto de Lisboa sufrido en 1755 afectó a los edificios construidos en el siglo XVIII, la ruta por el Siglo de Oro Ecijano es aún visible por el casco histórico de Écija. Al igual que la esencia y el recuerdo de cuando fue griega (fueron los griegos quienes le pusieron el nombre de Astigi ), romana, sede episcopal visigoda, la “Ciudad Rica” de Estigga en época musulmana y la capital de provincia

Abadía de Saint-Savin-sur-Gartempe: la Capilla Sixtina del Arte Románico

Bóveda de la nave central Seguimos con nuestros artículos de viaje sobre la región francesa de Nouvelle-Aquitaine. Tan sólo a 50 Km. de Poitiers se encuentra la excepcional Abadía de Saint-Savin . El monasterio fue construido alrededor del año 820 por orden del Rey de Aquitania Ludovico Pío , hijo de Carlomagno . Las guerras de religión del siglo XVI y el pillaje hicieron desaparecer algunos edificios abaciales de la Edad Media y el claustro. Pero afortunadamente se conservó uno de los ciclos de pinturas románicas más extenso y mejor conservado de Europa de los siglos XI y XII que vale la pena visitar. La Embriaguez de Noé En 1983 la Abadía de Saint-Savin-sur-Gartempe fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Sus magníficas pinturas murales de los siglos XI y XII están consideradas la " Capilla Sixtina del Arte Románico ". Las pinturas de Saint-Savin, a medio camino entre el fresco y el temple, presentan una gama de color reducida a 5 tonalidad

Moissac: tesoro del arte románico francés

San Pedro de Moissac Moissac forma parte de la Asociación de "Ville d'Art et d'Histoire" (Ciudad de Arte e Historia) y "Villes et Villages Fleuris" (Ciudades y Aldeas Floridas) con tres flores, pero por encima de todo es un lugar destacado del arte románico en Francia . Cruce de caminos terrestres y fluviales; Moissac es parada de peregrinos hacia Compostela y fue parada de comerciantes que surcaban las aguas entre el Tarn y el Garona. Hoy sobrevive milagrosamente después de que la compañía ferroviaria del sur recibiera en 1855 el permiso para destruir el comedor de la abadía para hacer pasar la vía del tren. Tímpano de la Iglesia de San Pedro de Moissac La Abbaye de Saint-Pierre (Abadía de San Pedro) de Moissac fue fundada en una fecha incierta, pero se menciona su existencia en documentos de la época carolingia y hay quien la sitúa en el año 650. En el siglo XI, la Abadía de San Pedro de Moissac forma parte de la orden benedictina clunia

La Alhambra de Granada: nuestra joya nazarí

La rendición de Granada Muhammad I fundó en el año 1238 una nueva dinastía; la Dinastía Nazarí que construiría la ciudad más hermosa de la Península Ibérica. El último reino musulmán de Occidente en Europa duraría hasta el año 1492, dejando para la posteridad uno de los monumentos más bellos del mundo: la Alhambra de Granada . Es el legado musulmán más apreciado de la arquitectura islámica en Europa y una de las joyas más exquisitas del arte nazarí. La Alhambra de Granada desde la Carrera del Darro La Alhambra de Granada está situada sobre una colina llamada Sabika que ya desde época romana había sido habitada y de la que destacaba la riqueza de agua y una particular tierra arcillosa de color rojo . Dicen que la tonalidad de la tierra pudo dar nombre al conjunto: al-Qala al-Hamra que significa “Fortaleza Roja”, pero hay quien dice que el nombre le viene de las antorchas y fogatas encendidas por la noche, para seguir trabajando en su construcción

Villa Quijano: El Capricho de Gaudí (Comillas, Cantabria)

Una de las primeras obras del arquitecto Antoni Gaudí , que se conservan en la actualidad, es la casa que diseñó para Máximo Díaz de Quijano . Un soltero acaudalado, concuñado d e Antonio López López primer Marqués de Comillas , que necesitaba una villa de veraneo en Cantabria. Corría el año 1883 (diez años antes de que se declarara el modernismo de Víctor Horta como estilo arquitectónico en Bruselas), en San Petersburgo se iniciaban las obras de la Iglesia de la Resurrección de Cristo , y dirigiendo la construcción que comenzaba en Comillas, se encontraba un compañero de promoción de Gaudí de la Escuela de Arquitectura de Barcelona: el arquitecto Cristóbal Cascante Colom . Con las órdenes que recibía de Gaudí desde Barcelona (el arquitecto se encontraba levantando la Casa Vicens y no podía desplazarse hasta Comillas) y con una minuciosa maqueta y multitud de planos detallados se creó El Capricho de Gaudí que se terminaría en 1885. La casa destaca por su llamativo color