Ir al contenido principal

Visita al Centre Jujol Can Negre

En Sant Joan Despí existe una antigua masía catalana de 1680 que cabalga entre, la magia de una carroza del siglo XVIII transformada en balcón, y las formas onduladas de un pastel de merengue. Se trata de Can Negre, un edificio de época modernista que entre 1915 y 1930, transformó el arquitecto catalán Josep Maria Jujol i Gibert (nacido en Tarragona en 1878 y que murió en Barcelona en 1949).

Jujol trabajaría como arquitecto municipal de Sant Joan Despí, pero también se le suponen algunos trabajos en las magníficas obras realizadas por Antoni Gaudí en Barcelona. Ambos arquitectos coincidieron en un momento de la historia, aunque los expertos no se ponen de acuerdo en determinar cuándo, ni dónde. Como parece ser que acabaron siendo amigos y colegas de profesión, hay algunas fuentes que determinan que Jujol realizó algunos de los trabajos en forja para los balcones de La Pedrera, la decoración de la fachada de la Casa Batlló (quizás la más dudosa de todas las colaboraciones) así como los diseños de las puertas de fresno del interior de la casa. En cambio con los diseños y obra del banco de la plaza del Park Güell y los rosetones de la Sala Hipóstila, no hay tantas dudas y sí más seguridad de que fueron realizados por él. Habría otra colaboración confirmada entre Gaudí y Jujol, se trataría de la Catedral de Mallorca, donde los dos artistas dieron rienda suelta a su genialidad e imaginación y muchos opinan que fue su obra magna.

Can Negre
Pere Negre Jover encargó en 1914 las reformas de la masía familiar a Jujol que debía convertirla en una casa aristocrática. De Jujol sus contemporáneos decían que: no tenía estilo, ni escuela, ni maestro. Parece ser que le encantaba experimentar con materiales y combinarlos para dar lugar a objetos nuevos, ese genio creativo dio lugar a la transformación de Can Negre y a la creación de muchos detalles interesantes tanto en mobiliario como en motivos decorativos. Jujol era un artista prolífico, que dominaba varias artes, incluso el dibujo, como arquitecto inquieto fue difícil de encasillarlo en una sola corriente artística y quizás debido a la mala costumbre que tiene la sociedad de etiquetarnos, no pudo ser catapultado a una fama y reconocimiento como hubiera sido lo deseado. 


Dicen que la fachada de Can Negre, excelentemente decorada con esgrafiados (una técnica que le encantaba utilizar al arquitecto), es un homenaje a la Virgen María. Jujol hizo hincapié en las inscripciones donde se alaba a la madre de Dios, con grandes medallones donde se puede leer el inicio de un avemaría en latín: “Ave Gratia Plena, Dominus tecum”. La decoración floral también esgrafiada sirve para adornar la buhardilla del edificio, la única parte constructiva de la masía que Jujol agregó. Presenta una forma irregular lobulada que hace desaparecer las formas rectas y puntiagudas del edificio original y donde destaca una triple ventana en el centro. La decoración blanca se asemeja a una capa que cae y cubre la parte más alta de la vivienda, quizás como alegoría a que la virgen protegería Can Negre bajo su manto.

En el segundo piso destaca la espectacular tribuna que a modo de balcón atrapa las miradas de quien la contempla. Convertido en carroza, el balcón parece querer salir velozmente de la fachada aunque no tenga ruedas y sí dos fuertes tirantes anclados en el suelo y que me hacen pensar en las delgadísimas patas de los elefantes diseñados por Dalí.


En el interior de la planta baja se encuentra el Retablo de Santa Tecla que en 1917 fue retocado por Jujol. Una hermosa puerta de madera pirograbada decorada con detalles florales sirve para cerrar el retablo-capilla. En la parte inferior central se encuentra un gran cerrojo de hierro con unos detalles en forma de cruz. Un interesantísimo mecanismo de bisagras hacen que la puerta, a pesar de tener forma puntiaguda, se cierre sobre si misma en el momento de abrirse y así, no toque una vez abierta en el hueco de la pared donde se encuentra. La pintura original del retablo está fechada alrededor del 1500.


La escalera de Can Negre destaca por su color “azul Jujol”, pero también por su techo helicoidal que forma un plano octogonal con diferentes entramados visuales que te absorben hacia arriba como una hélice celestial. En el centro se encuentra un ángel suspendido que parece que sobrevuela en el cielo y controla todo lo que sucede en la tierra (da un poco de mal rollo, la verdad).


Cuando se accede a la planta del primer piso destaca la puerta forrada de terciopelo verde que da paso a la Capilla de Can Negre construida en 1923. Es quizás el espacio más recargado del edificio, donde Jujol dio rienda suelta a su percepción del paraíso cristiano, con profusión de elementos florales y vegetales. De nuevo, un novedoso mecanismo de apertura para la ventana permite abrir y cerrar sin necesitar banquetas ni esfuerzo extra. Este “avance tecnológico” se combina, por extraño que parezca, con la profusión barroca de las pinturas en forma de conchas situadas en los ángulos, las incrustaciones de pequeñas cabezas más o menos angelicales, cintas doradas y medallones con retratos de querubines. El símbolo de la cruz aparece a menudo en las obras de Jujol, incluso en su firma y os invito a descubrirla por las estancias de esta casa ya que a menudo aparece muy bien escondida.


Más información: Dirección: Plaza de Catalunya s/n, 08970 Sant Joan Despí. Telf.: 93 373 73 63. Horario: de lunes a jueves de 10 a 13 h. y de 17:30 a 20 h. Viernes de 10 a 13 h. Domingos de 12 a 14 h. Transporte: Tren RENFE (Rodalies de Catalunya), línea R-4 Manresa - Sant Vicenç de Calders, parada estación de Sant Joan Despí. Trambaix, líneas T-1 y T-2, parada Bon Viatge.


Si la obra de Jujol en Sant Joan Despí te ha parecido interesante quizás te interese hacer esta ruta modernista por la ciudad.

Comentarios

abril ha dicho que…
Bonitas fotos.. me encanta como te ha quedado el azul de la escalera. Notas interesantes, como la de los elefantes de Dalí.
Un saludo
Planeta Dunia ha dicho que…
Gracias Abril por tu comentario. Celebro de que te hayan gustado las fotografías y las comparaciones artísticas. Vuelve cuando quieras 😉
Saludos

Los viajes más populares

Ruta por Venecia: del Ponte degli Scalzi al Ghetto Nuovo

Hablar de Venecia siempre es un placer para mis sentidos. Quien vaya a pisar esta maravillosa ciudad italiana debería saber que Venecia se divide en diferentes sestiere o barrios . El más extenso de la ciudad (con 150 hectáreas) es el populoso Sestiere Cannaregio , donde viven 20.000 personas. Se encuentra situado al noroeste de la Serenísima y es una de las zonas menos visitadas por los turistas (si eso es posible en Venecia). Su nombre deriva del antiguo “Canal Regio” que existía antes del acondicionamiento ferroviario, que lo convertían en el canal principal de entrada de viajeros. Vista del Gran Canal con el Ponte degli Scalzi al fondo Una ruta por el barrio de Cannaregio debe comenzar en el Ponte degli Scalzi o della Stazione (Puente de los Descalzos o de la Estación). Orientado al norte, es el puente más grande de todos los que atraviesan el Gran Canal . Fue construido en 1934 y desde lo alto de su estructura se obtienen magníficas vistas de las góndolas y vaporettos qu

Villa Quijano: El Capricho de Gaudí (Comillas, Cantabria)

Una de las primeras obras del arquitecto Antoni Gaudí , que se conservan en la actualidad, es la casa que diseñó para Máximo Díaz de Quijano . Un soltero acaudalado, concuñado d e Antonio López López primer Marqués de Comillas , que necesitaba una villa de veraneo en Cantabria. Corría el año 1883 (diez años antes de que se declarara el modernismo de Víctor Horta como estilo arquitectónico en Bruselas), en San Petersburgo se iniciaban las obras de la Iglesia de la Resurrección de Cristo , y dirigiendo la construcción que comenzaba en Comillas, se encontraba un compañero de promoción de Gaudí de la Escuela de Arquitectura de Barcelona: el arquitecto Cristóbal Cascante Colom . Con las órdenes que recibía de Gaudí desde Barcelona (el arquitecto se encontraba levantando la Casa Vicens y no podía desplazarse hasta Comillas) y con una minuciosa maqueta y multitud de planos detallados se creó El Capricho de Gaudí que se terminaría en 1885. La casa destaca por su llamativo color

Ruta por Écija: entre iglesias, conventos y palacios del Siglo de Oro Ecijano

Palacio de Peñaflor El gran Siglo de Oro ecijano tuvo lugar en el siglo XVIII y durante esa época las familias nobles embellecieron Écija con numerosos palacios barrocos cubiertos de pinturas murales. La iglesia hizo otro tanto construyendo 22 conventos, 6 templos y numerosas capillas. La altísima demanda de artesanos gracias a esa pujanza económica, social y artística llegó hasta tal punto de esplendor que se llegaron a contabilizar en Écija hasta 40 casas gremiales de las que se conservan algunos bellos edificios. Detalle de la portada de la Casa Palacio de Valdehermoso Aunque el famoso terremoto de Lisboa sufrido en 1755 afectó a los edificios construidos en el siglo XVIII, la ruta por el Siglo de Oro Ecijano es aún visible por el casco histórico de Écija. Al igual que la esencia y el recuerdo de cuando fue griega (fueron los griegos quienes le pusieron el nombre de Astigi ), romana, sede episcopal visigoda, la “Ciudad Rica” de Estigga en época musulmana y la capital de provincia

Soy una Oficina de Turismo y quiero organizar un blogtrip

Hola Oficina de Turismo ¿estás pensando en organizar un blogtrip? ¿no sabes cómo hacerlo? Quizás hablando conmigo podamos resolver algunas dudas y que conozcas mejor, mi punto de vista del lado blogger (el lado oscuro). ¿Empezamos? Hoy vamos a hacerlo bien, con introducción e ideas claras, en el próximo post, os diré, lo que hacen mal las Oficinas de Turismo cuando organizan un blogtrip, (me he venido arriba, perdonádmelo). (Con mis compañeros de blogtrip #LourdesPyrénées, aquí hubo mucha acción) Qué es un blogtrip Los blogtrips no son nuevos, vienen influenciados de los Press Trip (viajes de prensa) o Fam Trip (viajes de familiarización para las Agencias de Viaje) que aún se siguen haciendo, y que reúnen periodistas o agentes de viaje respectivamente, para la misma misión que un blogtrip: conocer en primera persona aquello que quieres divulgar . ¿Pero eso ya lo sabías, verdad? Si vives en una preciosa localidad, pero no consigues activar la economía, ni el turismo

Ruta modernista por Sant Feliu de Llobregat

Sant Feliu de Llobregat Sant Feliu de Llobregat es una de las ciudades de la provincia de Barcelona que se integra en las rutas modernistas que pueden visitarse cerca de la Ciudad Condal, que se encuentra a escasos 10 Km. Situada en el Baix Llobregat, Sant Feliu creció entre finales del siglo XIX y principios del XX junto a sus vecinas Sant Joan Despí , Esplugues y Santa Coloma de Cervelló  (Puedes leer sobre qué ver en estas ciudades haciendo clic en el enlace, descubrirás varias rutas modernistas). El crecimiento económico y urbano transformó el paisaje y nos legó un pasado arquitectónico de época modernista , que en la actualidad, sirve de ejemplo para los amantes de esta corriente artística. De aquella época industrial dedicada a la producción de tejidos perdura Can Bertrand (1861), creada el mismo año que lo harían otras colonias textiles como Can Güell , así como toda la maquinaria arquitectónica que sería necesaria para acoger un flujo migratorio y aument