Ir al contenido principal

Museo Cristóbal Balenciaga (Getaria, Euskadi)



“Un buen modisto debe ser arquitecto para la forma, pintor para el color, músico para la armonía y filósofo para la medida”
Cristóbal Balenciaga

Con semejante declaración de intenciones no es de extrañar que cualquier viajero quiera interesarse por el Museo Cristóbal Balenciaga. Sí, el museo está dedicado a la figura y a la obra de un modisto español que supo utilizar como nadie, entre 1917 y 1968, el encaje, los tejidos de seda, la sobriedad y el corte bien estructurado, pero de algún modo, desde mi punto de vista, este artista también estuvo relacionado con el mundo viajero.

Si la arquitectura, el arte, la música y la filosofía formaban parte de Balenciaga, también los viajes acabarían formando parte de la vida de este modisto. Primero porque supo dotar de comodidad los trajes que diseñaba y ¿qué hay más importante en la ropa para alguien que viaja que no sea la comodidad? Aunque Balenciaga era especialista en trajes de noche, también diseñó en 1968 los uniformes de las azafatas de Air France

Mirar en el enlace de esa fotografía es descubrir un mundo donde sólo unos pocos se subían a un avión. Donde el servicio a bordo era algo más que una pausa para distraerse. No sé si fue una época o un momento, pero todo destilaba elegancia, incluso los vuelos.

El edificio del Museo Cristóbal Balenciaga
El museo se encuentra situado en el Palacio Aldamar un edificio construido en el siglo XIX y vinculado a los marqueses de Casa Torres, para los que trabajaba como costurera la madre de Balenciaga. Aquí acudía Martina Eizaguirre con el pequeño Cristóbal a hacer las pruebas de los trajes y en más de una ocasión, Balenciaga pudo admirar el guardarropa de esta familia adinerada que compraban piezas en Londres y en París. Al antiguo palacio se le anexionó un edificio de cristal construido por el arquitecto cubano Julián Argilagos que sirve de vestidor a la colección. En la primera planta del museo se presentan tres espacios bien definidos, donde se ubica la exposición permanente. Aquí se muestra de manera cronológica la trayectoria profesional del modisto de Getaria. Desde sus comienzos, cuando contaba tan sólo 22 años de edad, hasta sus mejores años de “reinado” que se situarían en las décadas de los 50-60, para acabar con el “legado de Balenciaga”. Un espacio que en la actualidad sigue inspirando a los diseñadores del siglo XXI y donde se analizan algunas piezas con ayuda de soporte visual. Desfiles, plataformas giratorias, buena iluminación y piezas destacadas, pueden ser analizadas por expertos o amantes del modisto. La segunda planta está reservada para exposiciones temporales también relacionadas con la moda.

La colección del Museo y la vida de Cristóbal Balenciaga
La colección de Balenciaga ubicada en Getaria es la mayor colección de este modisto del mundo, tanto por su estado de conservación como por número de piezas. Cuenta en la actualidad con aproximadamente 1.600 diseños de este creador de elegancia, feminidad y sofisticación. Vestidos de día, cóctel, de noche o novia son expuestos formando una colección o como objetos únicos donde se detalla la composición, la fecha de creación, el uso o incluso quien fue su propietaria. La mismísima Coco Chanel dijo de Balenciaga: “Él es el único de nosotros que es un verdadero couturier” para ello el modisto estudió y trabajó con los mejores sastres de su época y abrió tiendas en San Sebastián, Madrid y Barcelona. Al estallar la Guerra Civil se instaló en París donde comenzó a revolucionar la moda existente. De París Balenciaga dijo: “París poseía un ambiente especial para la moda porque contaba con cientos de dedicados artesanos ocupados en elaborar botones, flores, plumas y toda la pasamanería de lujo que no podía encontrarse en ningún otro lugar”. Supongo que en París hay muchas cosas que no se pueden encontrar en ningún otro lugar.

Durante las décadas de los 40 y 50 los cambios que haría Balenciaga en la moda, le valieron el título de “Chevalier de la Légion d’Honneur” del Gobierno francés, así como el sobrenombre de “El Maestro” o el “Rey de la Alta Costura”. Llegó a diseñar los vestidos de las mujeres que formaban la élite de la sociedad española durante varias generaciones, teniendo como clientas a la reina María Cristina, a la infanta Isabel Alfonsa de Borbón o Fabiola de Mora y Aragón. También diseñó para actrices como Marlene Dietrich, Greta Garbo o Jane Fonda para finalizar años más tarde, con la creación del vestido de novia de María del Carmen Martínez-Bordiú.

Me quedo con la frase de Christian Dior que dijo: “Con los tejidos, nosotros hacemos lo que podemos. Balenciaga hace lo que quiere”.


Más información:
Dirección: Aldamar Parkea 6, 20808 Getaria. Gipuzkoa (España). GPS 43º 18' 6.92'' N. 2º 12' 18.77'' W.
Teléfono: +34 943 00 88 40.
Horario: De noviembre a febrero de martes a viernes de 10 a 15 h. Fines de semana y festivos de 10 a 17 h. De marzo a mayo y octubre de martes a viernes y Domingos de 10 a 17 h. Sábados y festivos de 10 a 19 h. Junio y septiembre de martes a domingo de 10 a 19 h. Julio y agosto diariamente de 10 a 19 h.
Entrada: 10 €.

Otros lugares que ver en Gipuzkoa: Santuario de San Ignacio de Loyola.
Dónde dormir en Gipuzkoa: Hotel Arbe.

Comentarios

Los viajes más populares

Ruta por Venecia: del Ponte degli Scalzi al Ghetto Nuovo

Hablar de Venecia siempre es un placer para mis sentidos. Quien vaya a pisar esta maravillosa ciudad italiana debería saber que Venecia se divide en diferentes sestiere o barrios . El más extenso de la ciudad (con 150 hectáreas) es el populoso Sestiere Cannaregio , donde viven 20.000 personas. Se encuentra situado al noroeste de la Serenísima y es una de las zonas menos visitadas por los turistas (si eso es posible en Venecia). Su nombre deriva del antiguo “Canal Regio” que existía antes del acondicionamiento ferroviario, que lo convertían en el canal principal de entrada de viajeros. Vista del Gran Canal con el Ponte degli Scalzi al fondo Una ruta por el barrio de Cannaregio debe comenzar en el Ponte degli Scalzi o della Stazione (Puente de los Descalzos o de la Estación). Orientado al norte, es el puente más grande de todos los que atraviesan el Gran Canal . Fue construido en 1934 y desde lo alto de su estructura se obtienen magníficas vistas de las góndolas y vaporettos qu

Villa Quijano: El Capricho de Gaudí (Comillas, Cantabria)

Una de las primeras obras del arquitecto Antoni Gaudí , que se conservan en la actualidad, es la casa que diseñó para Máximo Díaz de Quijano . Un soltero acaudalado, concuñado d e Antonio López López primer Marqués de Comillas , que necesitaba una villa de veraneo en Cantabria. Corría el año 1883 (diez años antes de que se declarara el modernismo de Víctor Horta como estilo arquitectónico en Bruselas), en San Petersburgo se iniciaban las obras de la Iglesia de la Resurrección de Cristo , y dirigiendo la construcción que comenzaba en Comillas, se encontraba un compañero de promoción de Gaudí de la Escuela de Arquitectura de Barcelona: el arquitecto Cristóbal Cascante Colom . Con las órdenes que recibía de Gaudí desde Barcelona (el arquitecto se encontraba levantando la Casa Vicens y no podía desplazarse hasta Comillas) y con una minuciosa maqueta y multitud de planos detallados se creó El Capricho de Gaudí que se terminaría en 1885. La casa destaca por su llamativo color

Soy una Oficina de Turismo y quiero organizar un blogtrip

Hola Oficina de Turismo ¿estás pensando en organizar un blogtrip? ¿no sabes cómo hacerlo? Quizás hablando conmigo podamos resolver algunas dudas y que conozcas mejor, mi punto de vista del lado blogger (el lado oscuro). ¿Empezamos? Hoy vamos a hacerlo bien, con introducción e ideas claras, en el próximo post, os diré, lo que hacen mal las Oficinas de Turismo cuando organizan un blogtrip, (me he venido arriba, perdonádmelo). (Con mis compañeros de blogtrip #LourdesPyrénées, aquí hubo mucha acción) Qué es un blogtrip Los blogtrips no son nuevos, vienen influenciados de los Press Trip (viajes de prensa) o Fam Trip (viajes de familiarización para las Agencias de Viaje) que aún se siguen haciendo, y que reúnen periodistas o agentes de viaje respectivamente, para la misma misión que un blogtrip: conocer en primera persona aquello que quieres divulgar . ¿Pero eso ya lo sabías, verdad? Si vives en una preciosa localidad, pero no consigues activar la economía, ni el turismo

Ruta por Écija: entre iglesias, conventos y palacios del Siglo de Oro Ecijano

Palacio de Peñaflor El gran Siglo de Oro ecijano tuvo lugar en el siglo XVIII y durante esa época las familias nobles embellecieron Écija con numerosos palacios barrocos cubiertos de pinturas murales. La iglesia hizo otro tanto construyendo 22 conventos, 6 templos y numerosas capillas. La altísima demanda de artesanos gracias a esa pujanza económica, social y artística llegó hasta tal punto de esplendor que se llegaron a contabilizar en Écija hasta 40 casas gremiales de las que se conservan algunos bellos edificios. Detalle de la portada de la Casa Palacio de Valdehermoso Aunque el famoso terremoto de Lisboa sufrido en 1755 afectó a los edificios construidos en el siglo XVIII, la ruta por el Siglo de Oro Ecijano es aún visible por el casco histórico de Écija. Al igual que la esencia y el recuerdo de cuando fue griega (fueron los griegos quienes le pusieron el nombre de Astigi ), romana, sede episcopal visigoda, la “Ciudad Rica” de Estigga en época musulmana y la capital de provincia

Ruta modernista por Sant Feliu de Llobregat

Sant Feliu de Llobregat Sant Feliu de Llobregat es una de las ciudades de la provincia de Barcelona que se integra en las rutas modernistas que pueden visitarse cerca de la Ciudad Condal, que se encuentra a escasos 10 Km. Situada en el Baix Llobregat, Sant Feliu creció entre finales del siglo XIX y principios del XX junto a sus vecinas Sant Joan Despí , Esplugues y Santa Coloma de Cervelló  (Puedes leer sobre qué ver en estas ciudades haciendo clic en el enlace, descubrirás varias rutas modernistas). El crecimiento económico y urbano transformó el paisaje y nos legó un pasado arquitectónico de época modernista , que en la actualidad, sirve de ejemplo para los amantes de esta corriente artística. De aquella época industrial dedicada a la producción de tejidos perdura Can Bertrand (1861), creada el mismo año que lo harían otras colonias textiles como Can Güell , así como toda la maquinaria arquitectónica que sería necesaria para acoger un flujo migratorio y aument