Ir al contenido principal

Utrera: para viajar sin prisa


Utrera es de aquellas ciudades que a pesar de su importancia histórica, su riqueza y patrimonio, pasan desapercibidas a la sombra de ciudades mayores, en este caso de Sevilla. Apenas 24 kilómetros de distancia son los que separan Sevilla de Utrera, así que si el embrujo de Hispalis os libera, acercaros al lugar donde en época de Alfonso XI de Castilla se reunían los ejércitos cristianos para poder entrar en tierras del Islam.
Sevilla
Parroquia de Santa María de la Mesa
Cuatro siglos más tarde de aquellas escaramuzas, batallas y guerras, se construiría la casa palacio que desde 1990 alberga la Casa de la Cultura. Aquí os facilitarán un mapa si encontráis la Oficina de Turismo de la Plaza del Altozano cerrada. Desde la Calle Rodrigo Caro se divisa la Parroquia de Santa María de la Mesa; una iglesia de estilo gótico edificada en el año 1401 y reformada posteriormente en el año 1.600. Os asombrarán sus extraordinarias proporciones y su esbelta torre que data del siglo XVI, obra del arquitecto Hernán Ruiz. Atentos al coro compuesto de 26 asientos bajos y 35 altos, obra de 1744 de Felipe del Castillo. La entrada es gratuita y tanto el exterior del edificio como el interior, valen la pena.
Sevilla
Plaza del Porche de Santa María
Frente a la Parroquia de Santa María de la Mesa nos encontramos con un magnífico entorno formado por varias casas solariegas y la Plaza del Porche de Santa María, separada en dos mitades por una calle. En un lado se encuentra la Estatua de Rodrigo Caro y en la otra la Peña Flamenca Curro de Utrera. Pero lo que más destaca son las impresionantes vistas que se obtienen de la Parroquia de Santa María de la Mesa; un auténtico mirador.
Sevilla
Castillo de Utrera
Lo más cercano que se distingue en el mapa desde esta posición es el Castillo de Utrera; una vieja fortaleza medieval de origen islámico que estuvo a punto de desaparecer por su estado ruinoso y que afortunadamente ha sido recuperada. Destaca la Torre del Homenaje, la parte mejor conservada, con planta cuadrada y una terraza con hermosas vistas de Utrera que no os debéis perder. Cuando estuvimos estaban acondicionando varios espacios con grandes sofás y camas con dosel y mosquiteras, al más puro estilo “chill-out ibicenco”. Así que si queréis relajaros entre cojines, luz de velas y música en verano, éste es el mejor lugar de Utrera.

Sevilla
Parroquia de Santiago El Mayor

Más por pura intuición que otra cosa nos acercamos a la Parroquia de Santiago El Mayor; un templo de estilo gótico del siglo XIV. Su planta también es de grandes proporciones con una altura más que considerable. Está dividida por pilares y cubierta con una hermosa bóveda con nervaduras, conserva varias capillas barrocas y neoclásicas y una bonita cúpula sobre el crucero que data de 1596, obra de Lorenzo de Oviedo.

Justo al lado se encuentra el Hospital de la Santa Resurrección, fundado en 1514 por Doña Catalina de Perea, viuda de Don Lope Ponce de León. Se conservan del edificio original, los arcos de medio punto que sujetan columnas de mármol blanco y algunos pilares, ubicados en el Patio Central, decorado con azulejería con motivos mudéjares y renacentistas. Aquí se encuentran los sepulcros de los Ponce de León que se recomienda ver.

Sevilla
Plaza de la Constitución
Las callejuelas en cuesta nos llevan hasta la Plaza de la Constitución, una de las plazas con más encanto de Utrera. En una esquina, se puede observar una de las torres del recinto amurallado de época medieval. Está presidida por un monumento a Enrique Montoya; trovador de coplas nacido en Utrera.
Oficina de Información Turística
Plaza del Altozano
A continuación de la Plaza de la Constitución se encuentra la Plaza del Altozano; una plaza llena de terrazas y mucho ambiente donde se reúnen los utreranos a disfrutar de sus dulces, os recomiendo que probéis los mostachones ¡deliciosos!. En esta plaza se encuentra la Oficina de Turismo de Utrera; en un pequeño quiosco de estilo mudéjar. Aunque sólo abren por la mañana.

Aquí mismo se encuentra la Iglesia de San Francisco, construida en 1645 para la Orden de los jesuitas y ocupada en 1797 por franciscanos. Su única nave está cubierta con bóvedas de cañón y arcos, donde cabe destacar las pinturas de la bóveda que se conservan, de mediados del siglo XVIII, obra del pintor sevillano Juan de Espinal. El Retablo Mayor destaca por su amplio dosel en forma de baldaquino. La entrada es gratuita pero aceptan donativos para la restauración.
Sevilla
Calle El Niño Perdido
Para acabar la ruta por Utrera hay que dejar la Iglesia de San Francisco a las espaldas, y encontrar una coqueta callejuela llamada la Calle El Niño Perdido. Aquí se encuentra la antigua judería utrerana y donde se levantaba la sinagoga que a lo largo de la historia fue transformada en hospital, iglesia, cementerio y en hospicio. En esta peculiar judería os recomiendo ralentizar el paso y descubrirla poco a poco, con el tamaño de los pasos de un niño, será un bonito recuerdo para llevaros a casa.

Comentarios

Los viajes más populares

Abadía de Saint-Savin-sur-Gartempe: la Capilla Sixtina del Arte Románico

Bóveda de la nave central Seguimos con nuestros artículos de viaje sobre la región francesa de Nouvelle-Aquitaine. Tan sólo a 50 Km. de Poitiers se encuentra la excepcional Abadía de Saint-Savin . El monasterio fue construido alrededor del año 820 por orden del Rey de Aquitania Ludovico Pío , hijo de Carlomagno . Las guerras de religión del siglo XVI y el pillaje hicieron desaparecer algunos edificios abaciales de la Edad Media y el claustro. Pero afortunadamente se conservó uno de los ciclos de pinturas románicas más extenso y mejor conservado de Europa de los siglos XI y XII que vale la pena visitar. La Embriaguez de Noé En 1983 la Abadía de Saint-Savin-sur-Gartempe fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Sus magníficas pinturas murales de los siglos XI y XII están consideradas la " Capilla Sixtina del Arte Románico ". Las pinturas de Saint-Savin, a medio camino entre el fresco y el temple, presentan una gama de color reducida a 5 tonalidad

Sana’a: la ciudad más hermosa y antigua del mundo

Cuando se tiene la suerte de poder emprender un viaje, al documentarse uno siempre tiene la impresión de estar delante de: el lugar más poblado, el edificio más antiguo, el puente más alto, el río más caudaloso o el mar más profundo. Realmente no puedo afirmar si Sana’a es la ciudad más antigua del mundo , pero sin dudarlo sé, que es la capital más hermosa de todas las que he visitado. Sana’a es la capital histórica y política de la República del Yemen, está situada en la provincia o gobernación del mismo nombre. Ubicada estratégicamente en la ruta de Adén a La Meca, al pie de las montañas de Djebel Nogoum (2.892 m.) y Djebel Ayban (3.194 m.), en una meseta a 2.300 metros de altitud al noroeste del país. Ciudad Antigua de Sana'a El nombre de Sana’a significa “plaza fortificada”, su estilo arquitectónico es inigualable y enamora perdidamente a todo el que la contempla. Esta joya arquitectónica del mundo musulmán, presenta el típico aspecto de las ciudades de la Peníns

Moissac: tesoro del arte románico francés

San Pedro de Moissac Moissac forma parte de la Asociación de "Ville d'Art et d'Histoire" (Ciudad de Arte e Historia) y "Villes et Villages Fleuris" (Ciudades y Aldeas Floridas) con tres flores, pero por encima de todo es un lugar destacado del arte románico en Francia . Cruce de caminos terrestres y fluviales; Moissac es parada de peregrinos hacia Compostela y fue parada de comerciantes que surcaban las aguas entre el Tarn y el Garona. Hoy sobrevive milagrosamente después de que la compañía ferroviaria del sur recibiera en 1855 el permiso para destruir el comedor de la abadía para hacer pasar la vía del tren. Tímpano de la Iglesia de San Pedro de Moissac La Abbaye de Saint-Pierre (Abadía de San Pedro) de Moissac fue fundada en una fecha incierta, pero se menciona su existencia en documentos de la época carolingia y hay quien la sitúa en el año 650. En el siglo XI, la Abadía de San Pedro de Moissac forma parte de la orden benedictina clunia

Villa Quijano: El Capricho de Gaudí (Comillas, Cantabria)

Una de las primeras obras del arquitecto Antoni Gaudí , que se conservan en la actualidad, es la casa que diseñó para Máximo Díaz de Quijano . Un soltero acaudalado, concuñado d e Antonio López López primer Marqués de Comillas , que necesitaba una villa de veraneo en Cantabria. Corría el año 1883 (diez años antes de que se declarara el modernismo de Víctor Horta como estilo arquitectónico en Bruselas), en San Petersburgo se iniciaban las obras de la Iglesia de la Resurrección de Cristo , y dirigiendo la construcción que comenzaba en Comillas, se encontraba un compañero de promoción de Gaudí de la Escuela de Arquitectura de Barcelona: el arquitecto Cristóbal Cascante Colom . Con las órdenes que recibía de Gaudí desde Barcelona (el arquitecto se encontraba levantando la Casa Vicens y no podía desplazarse hasta Comillas) y con una minuciosa maqueta y multitud de planos detallados se creó El Capricho de Gaudí que se terminaría en 1885. La casa destaca por su llamativo color

Empúries: puerta de entrada de griegos y romanos

La ciudad griega de Emporion se desarrolló desde el siglo VI a.C. hasta la llegada de los romanos en el año 218 a.C. Los griegos fundaron Emporion , actual Empúries, alrededor del 575 a.C. dejándonos el vestigio griego más importante de la Península Ibérica . Aquella importante colonia griega iniciada con un pequeño asentamiento conocido con el nombre de Palaiápolis (ciudad vieja) se encontraba en un promontorio del Golfo de Roses donde hoy se encuentra el pueblo de Sant Martí d’Empuries. Años después se convertiría en la Neápolis (ciudad nueva) y en un destacado enclave comercial a orillas del Mediterráneo llamado Emporion que en griego significa mercado. Gracias a la incesante actividad comercial de los griegos, hasta Emporion llegaban comerciantes de Massalia (actual Marsella), Aiboshim (Ibiza), Alejandría y Cartago. Emporion: importante lugar de comercio La estatua de Asclepios preside el templo del Asclepeion de Empúries Empúries es el yacimiento arqueológico