Ir al contenido principal

Casa de las Conchas (Salamanca)


La Casa de las Conchas de Salamanca fue iniciada en el año 1493 por orden de don Rodrigo Maldonado de Talavera, caballero de la Orden de Santiago. Sus obras prosiguieron hasta 1512; diecinueve años que le imprimieron carácter y le dieron tiempo suficiente para que se mezclaran dos estilos; el plateresco y el gótico tardío. La fachada situada en la Calle de Rúa Mayor fue añadida posteriormente, alrededor del año 1701, después de que se hundiera la fachada original.

Pero la fachada que más llama la atención es la situada en la Calle Compañía, está decorada por 373 conchas con poderes hipnóticos aunque en realidad es un sistema árabe de decoración conocido con el nombre de “a tresbolillo”. Su simbología sigue siendo un misterio y existen varias interpretaciones, ¿son las conchas, el símbolo de la Orden de Santiago al que pertenecían sus primeros propietarios?, ¿es el emblema del linaje de los Condes de Benavente la familia a la que pertenecía la esposa; María Pimentel?, o ¿son un homenaje al símbolo del amor?.

Sobre su portada principal, se encuentra un tímpano en cuyo interior destaca el escudo gótico de la familia Maldonado (los primeros propietarios); cinco flores de lis que quedan protegidas por dos leones situados a ambos lados. El símbolo de la familia se repite en 153 escudos más por dentro y fuera de la Casa de las Conchas. El otro escudo esculpido en la parte superior de la puerta, corresponde al emblema de los Reyes Católicos; el águila representa a San Juan y esta figura la incorporó Isabel La Católica a su escudo personal, ya que sentía veneración por este evangelista. No cabe duda que don Rodrigo declaró su lealtad a la Corona.

La decoración de delfines y amorcillos bajo las ventanas, simbolizan el amor en época renacentista. Destacan las ventanas de la planta baja porque han conservado una excepcional rejería gótica con un elaborado diseño que permitía ver sin ser visto, como si se tratara de una celosía. Las cuatro ventanas situadas en el primer piso son ajimezadas.

En el interior destaca la escalera, los dos salones con artesonado de madera de nogal y el fabuloso patio interior de dos plantas de altura. El patio mezcla dos estilos; el gótico y el renacentista, así queda subrayada la rica decoración presente en los arcos mixtilíneos góticos de influencia morisca. Estos arcos son conocidos popularmente con el nombre de arcos salmantinos ya que de este tipo se pueden encontrar más ejemplos en Salamanca. Desde la galería alta de este pequeño claustro, se obtienen las mejores vistas del edificio de La Clerecía que vale la pena contemplar y visitar.

Actualmente la Casa de las Conchas es sede de la Biblioteca Pública de la Junta de Castilla y León, además de acoger interesantes exposiciones temporales, es posible visitarla de forma gratuita.


Más información: Dirección: Calle de Rúa Mayor 20 / Calle Compañía 2, 37002 Salamanca. Telf.: 923 269 317. Horario: de lunes a viernes de 9 a 21 h. Sábados de 9 a 14 h. y de 16 a 19 h. Domingos y festivos de 10 a 14 h. y de 16 a 19 h. Entrada: gratuita.

Si vais a viajar a Salamanca o queréis seguir leyendo sobre esta ciudad os invito a conocer Casa Lis.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Villa Quijano: El Capricho de Gaudí (Comillas, Cantabria)

Una de las primeras obras del arquitecto Antoni Gaudí, que se conservan en la actualidad, es la casa que diseñó para Máximo Díaz de Quijano. Un soltero acaudalado, concuñado de Antonio López López primer Marqués de Comillas, que necesitaba una villa de veraneo en Cantabria.
Corría el año 1883 (diez años antes de que se declarara el modernismo de Víctor Hortacomo estilo arquitectónico en Bruselas), en San Petersburgo se iniciaban las obras de la Iglesia de la Resurrección de Cristo, y dirigiendo la construcción que comenzaba en Comillas, se encontraba un compañero de promoción de Gaudí de la Escuela de Arquitectura de Barcelona: el arquitecto Cristóbal Cascante Colom. Con las órdenes que recibía de Gaudí desde Barcelona (el arquitecto se encontraba levantando la Casa Vicens y no podía desplazarse hasta Comillas) y con una minuciosa maqueta y multitud de planos detallados se creó El Capricho de Gaudí que se terminaría en 1885. La casa destaca por su llamativo color y esa reminiscenci…

La Roca Foradada de Cantonigròs

Quizás para muchos la Comarca de Osona les suene bastante lejana y desconocida a pesar de que se encuentra en la provincia de Barcelona. Seguramente no es la región más visitada de Catalunya, pero esconde poblaciones encantadoras y lugares que parecen sacados de un cuento medieval. Nos encontramos en el interior, a 15 kilómetros de Vic (ciudad que recomiendo visitar) y a 80 kilómetros de la ciudad de Barcelona, pero os va a parecer otro mundo. 
Hoy toca calzarse las botas de montaña y colgarse la mochila bien aprovisionada de agua, tentempiés y espíritu de caminante. Atentos, ahora viene lo más difícil, situar en un mapa los nombres de Santa María de Corcó, L'Esquirol y Cantonigròs con la única intención de visitar La Roca Foradada. Seguramente hay que estar loco, para hacer una escapada sólo para ver un agujero en una pared de piedra, sí, aunque en defensa de mi cordura diré que no es un agujero cualquiera.
Junto al Campo de Fútbol de Cantonigròs encontraremos un sendero en baja…

Pals: el pueblo medieval más famoso del Baix Empordà

La Costa Brava (Girona) está plagada de lugares con encanto, uno de los pueblos medievales más conocidos en la comarca del Baix Empordà es Pals. El municipio posee uno de los recintos góticos mejor conservados de Catalunya ideal para descubrir en una mañana.
Dejamos nuestro coche aparcado junto a una casa fortificada del siglo XV conocida con el nombre de Ca la Pruna que ha sido restaurada y ejerce como Museo Casa de Cultura. En su interior se expone una colección de herramientas para trabajar el campo y el legado del primer farmacéutico de Pals. Nuestros pasos se dirigen hasta la Plaça Major donde se encuentra la Oficina de Información Turística, el Ayuntamiento de Pals y una de las puertas de acceso al recinto amurallado.
El barrio antiguo de Pals se conoce con el nombre de El Pedró. Tras cruzar el arco gótico nos adentramos en el Carrer Major, plagado de casas construidas en piedra decoradas con ventanas ojivales y balcones que, sin importar la época del año, son un hermoso calido…