27 mayo 2016

Ruta por Barcelona en los 600 de Trip Troop

Recorrer Barcelona en un coche tan nuestro como el Seat 600 es extremadamente fácil con el equipo de Trip Troop. La empresa ofrece varias alternativas para aquellos que quieren conocer la ciudad en caravana (con otros 600) o hacer una ruta por Barcelona por su cuenta. Los Seat 600 están equipados con un GPS con la ruta elegida, así que aunque sea la primera vez que visitas Barcelona, la ruta no tiene pérdida.


El GPS es lo único “fuera de lugar” de estos coches clásicos que han sido recuperados, mimados y preparados para descubrir Barcelona como lo hubieran hecho nuestros padres o abuelos. El Seat 600 fue el utilitario de las masas en España, el coche económico que la clase media podía comprar. La primera unidad salió a la calle en 1957 y aunque costaba para muchos, una verdadera fortuna, para comprar el coche, habían largas listas de espera. No había tenido ocasión de conducir ninguno, ya que el Seat 600 se dejó de producir alrededor de 1973 y para entonces, yo sólo tenía 1 año, pero había visto y subido de paquete en varios de ellos. Su resistencia lo hacían perdurar varias generaciones y todo el mundo contaba verdaderas aventuras de los viajes familiares en su Seat 600.

Así que aunque tengo pavor a conducir un coche por el centro de Barcelona, el hacerlo en un clásico que no sobrepasa los 90 Km./hora y hacerlo protegida por una caravana de tres coches más, me daba la seguridad suficiente para vivir la experiencia.

Esta es la ruta por Barcelona que hicimos con Trip Troop:


Salimos desde el Parking Pirineu (Carrer Provença 463) situado cerca de la fabulosa Sagrada Familia; la Basílica de la Sagrada Familia es una de las visitas imprescindibles en la ciudad de Barcelona. Es la obra más ambiciosa y creativa del arquitecto Antoni Gaudí i Cornet que empezó a construirla en 1883, cuando tenía 30 años de edad, y que será su mayor obra póstuma. Sus dos fachadas; la Fachada del Nacimiento ubicada al este, presenta figuras esculpidas al natural, animales, plantas y nubes, mientras que la Fachada de la Pasión, ubicada al oeste, presenta las esculturas del artista Josep M. Subirachs. El proyecto original contempla la construcción de 18 torres (de entre 100 y 170 metros de altura) que corresponden a los 12 apóstoles, los 4 evangelistas, la Virgen María y la más alta de 170 metros (unos metros por debajo de la montaña de Montjuïc) representará a Jesucristo. Gaudí decía que la obra de Dios no podía ser superada por ningún hombre. 


Tras recorrer el Carrer Mallorca y el Carrer Provença guiados con el coche que encabeza nuestra expedición de 600 de Trip Troop, llegamos a la Casa Milà, más popularmente conocida como La Pedrera. El edificio de viviendas, de estilo modernista construido por el arquitecto Antoni Gaudí, envuelve dos patios interiores; uno circular y otro elíptico que le otorgan una magnífica luz a las viviendas. La fachada de piedra ondulada está trabajada como si fuera barro y cuando la contemplas tienes la sensación de estar viendo un mar de olas en movimiento. Destacan los balcones de hierro forjado que fueron diseñados con sinuosas formas vegetales. La magnífica azotea de La Pedrera es un mirador desnivelado que luce unas hermosas torres helicoidales cubiertas de mosaico blanco (con la técnica de trencadís tan característica de Gaudí) y presenta unas chimeneas que recuerdan a bravos guerreros con yelmo, similares a los guerreros de la Fachada de la Pasión de la Basílica de la Sagrada Familia.


Ponemos rumbo al Passeig de Gràcia y restamos miradas a la Casa Batlló, los turistas nos hacen fotografías y es que una comitiva de Seat 600 de color rojo, no pasa desapercibida. La gente nos saluda y nos mira con la boca abierta, sin quererlo nos hemos convertido en las estrellas vintage del momento. Qué os puedo contar de Casa Batlló que no os haya dicho ya, me declaro enamorada de esta obra de Gaudí que me hace sonreír siempre que la miro. Su fachada decorada con cerámica policromada de brillantes y sutiles colores es una explosión de optimismo. La profusión de formas y motivos que hacen referencia a leyendas, objetos y fantasía son un sueño hecho piedra. Los mosaicos se vuelven confeti, los balcones de hierro un antifaz de carnaval o unas temibles calaveras. El tejado de cerámica es un sombrero de arlequín o el lomo de un fantástico dragón, la torre circular con una cruz es una espada que atraviesa el dragón de la leyenda de Sant Jordi. 


Seguimos nuestra ruta urbana por Barcelona y nos dirigimos a Les Rambles. Al ser domingo el tráfico es amable con nosotros y nos deja disfrutar de un magnífico recorrido. La ruta por Barcelona con los 600 de Trip Troop nos permite conocer algunos secretos y curiosidades de la Ciudad Condal. Una guía en el coche de cabeza va relatando la historia y los detalles de lo que vamos viendo, mientras su voz llega a través de nuestros altavoces. La famosa Rambla de Barcelona dirige nuestros pasos desde Plaça Catalunya al Port de Barcelona y al mar Mediterráneo. En poco más de 1 Km. su paseo central o las dos aceras laterales, muestran distintos edificios y monumentos de los que destacaría: la Font de Canaletes, los puestos de venta de flores, el Mercat de Sant Josep (La Boquería), la Casa Bruno Quadros o Casa dels Paraigües, el mosaico de Joan Miró, la Pastelería Escribà en la esquina del Carrer Petxina, los artistas callejeros situados al final de La Rambla y el Monumento a Colón.


Al llegar al Port de Barcelona llevamos nuestras carrozas vintage al Aparcamiento del Maremágnum, en el Moll d’Espanya. Aquí hacemos una pequeña pausa que algunos aprovechan para tomar un café, disfrutar de la brisa marina o de recorrer la Rambla de Mar; una agradable pasarela de madera con vistas al puerto. Es el momento de estirar las piernas, de comentar la experiencia y de cambiar de conductor. Trip Troop se hace cargo de pagar los tickets del Parking y salimos rumbo al Carrer de la Marina por la Avenida del Litoral. Pasamos junto a Gambrinus la olímpica gamba diseñada por Javier Mariscal que en realidad es una cigala. El Carrer de la Marina es el último trayecto antes de finalizar nuestra ruta por Barcelona en 600. Aquí nos espera un delicioso vermut en Casa Mariol compuesto de patatas fritas Bonilla, almejas Pepus, aceitunas Perelló y Agua de Seltz Glaç. Una magnífica manera de disfrutar, compartiendo alrededor de una mesa, nuestra experiencia con el resto de conductores de la caravana vintage.

Esta experiencia ha sido posible gracias a Trip Troop Vintage Tours y a la asociación de bloggers de viaje Barcelona Travel Bloggers. El material subido a las redes sociales de todos los participantes puede consultarse a través del hashtag #bcnTB600.


Más información: Duración de esta ruta (Gaudí Tour): 2 horas. Precio del Tour en convoy: 59 € por persona. Web: Trip Troop Vintage Tours.

No hay comentarios:

Se ha dicho en Planeta Dunia

Páginas vistas en total