05 noviembre 2015

London Low Cost

Hablar sobre Londres es tan típico como hacerlo de París, Roma o Bruselas y además, hacerlo con una ruta de Bajo Coste, seguramente que también. Así que hoy, me uno a esa falta de originalidad para hacer este post, lo siento por ti.


Sólo hizo falta un Hallazgo de Atrápalo y una compañera de trabajo que sabe como convencerme, para que pusiéramos rumbo a la ciudad de Londres. Del precio gancho inicial de 200 € de la oferta, nos fuimos finalmente a los 300 € (mejoramos la ubicación del hotel y la privacidad). Así que nos vimos obligadas a idear una ruta económica para que esta escapada de después de vacaciones, no nos dejara la cuenta bancaria temblando. 

Las entradas en Londres son bastante caras (ya verás qué precios), pero los museos son gratuitos y hay que tener en cuenta, que aquí se concentran algunos de los mejores museos del mundo, otra buena excusa para visitarlos. También teníamos que pensar en los lugares imprescindibles que son de visita obligada y aquellos que carecen de entrada de pago, las piezas empezaban a encajar. Aunque personalmente hubiera visitado muchos más museos, la primera vez en Londres y viendo lo que vi, me hubiera parecido una pena no disfrutar del ambiente, de los muchos rincones escondidos y de recorrer sus calles como si fuera la primera vez que se sale de casa. Londres me encantó, no sé como el destino había tardado tanto en llevarme.


En mi defensa añadiré que por falta de tiempo, no pude preparar desde casa una ruta “a mi estilo”, ya que tuve un mes bastante complicado, donde tuve que encajar dos viajes más; uno a Bruselas y otro a Belgrado, en mitad de los turnos de trabajo. Así que esta ruta es un poco mezcla de la improvisación y un presupuesto ajustado ¡Vamos a lo que importa!

Ruta por Londres sin entradas de pago (aunque puedes entrar si quieres ;-) )
(Primer día)


Ponemos rumbo hacia los distritos de Southwark y Bankside para ver el hermoso Puente de la Torre o Tower Bridge; uno de los puentes más famosos del mundo. En 1884 Sir Horace Jones; el arquitecto de la ciudad y John Wolfe Barry presentaban el proyecto; un puente de 244 metros de longitud y dos torreones neogóticos de 65 metros de altura. Diez años más tarde, el 30 de junio de 1894 ¡hace ahora más de 120 años! fue inaugurado. Aún conserva, y puede visitarse, la maquinaria hidráulica original que permitía elevar el puente y que fue utilizada hasta el año 1976. 


Sus dos inconfundibles torres y su puente levadizo son tan fotogénicos, que lo querrás fotografiar desde todos los ángulos (mi lugar favorito es desde la orilla cercana a la puerta de entrada a la Torre de Londres). El puente ha salido en muchas películas como por ejemplo: Misión Imposible: Nación Secreta, Batman Begins, Lara Croft: Tomb Raider, Paddington, Sherlock Holmes (2009) o Harry Potter y la Orden del Fénix, entre muchas otras.


No es necesario subir a la plataforma del Puente de la Torre para obtener buenas vistas, pero si te apetece recorrer la plataforma transparente y el interior de las dos torres, hay que pagar entrada. Si el presupuesto no es un inconveniente, aquí va algo más de información: Entrada a la exposición y al monumento: 10.5 £ (17 €) hay descuentos para familias. Web: Tower Bridge.


El Puente de la Torre ofrece una de las mejores vistas de Londres y del Támesis, con la imagen del Ayuntamiento de Londres o City Hall. Fue diseñado por Norman Foster entre 1998 y 2002 en forma de concha o huevo (aunque el humor inglés también lo ha bautizado con el nombre de: el testículo de cristal). Desde aquí, presidiendo la panorámica a un lado del río, se ve claramente el H.M.S. Belfast; un barco de la Segunda Guerra Mundial ahora convertido en museo, y el increíble The Shard; el edificio más alto de Londres (con 310 m. de altura) que tienes que ver ¡iluminado!. 

En la otra orilla el protagonismo y las miradas son para la Torre de Londres, si no puedes permitirte el lujo de visitarla por dentro, desde el Puente de la Torre se obtienen buenas vistas. Te recomiendo que recorras su perímetro y la rodees paseando, verás entre otras cosas los restos de la antigua London Wall Walk, la muralla defensiva de Londinium; la Londres romana. Todos los edificios anteriores pueden visitarse, pero las entradas son de pago y no precisamente baratas.

Qué ver en La City


Después de contemplar las vistas del Támesis, dirigimos nuestros pasos hacia La City; el centro financiero de Londres. Aquí se encuentra una gran cantidad de edificios de cristal que contrastan con robustos edificios del siglo XIX. En menos de 3 Km2 se concentran edificios tan singulares como el edificio 30 St. Mary Axe (lo reconocerás por su semejanza con la Torre Agbar) o la St. Paul's Cathedral de la que os hablaré en otro post.


Pero quizás el edificio más importante de La City sea la famosa Torre de Londres o Tower of London. Es uno de los cuatro lugares declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en Londres junto el Palacio de Westminster, la Abadía y Saint Margaret’s Church. La Torre de Londres fue levantada por Guillermo el Conquistador en el año 1066, es el único resto de la fortaleza de la Edad Media que defendía la entrada de la ciudad por el río Támesis. Símbolo de la monarquía británica, en la actualidad, aloja la extensa colección de las Joyas de la Corona con más de 24.000 piezas y una amplia colección de armas.

Aquí atracaban los barcos de la Compañía Británica de las Indias Orientales cargados de canela, cardamomo, pimienta, clavo o nuez moscada. Fue prisión y escenario de sangrientas ejecuciones, así como residencia real y mausoleo de Ana Bolena; esposa de Enrique VIII. Además, 42 Yeoman Warder más conocidos como “Beefeaters” (alabarderos) guardan la Torre de Londres, viven aquí y acompañan al visitante por el recorrido a su interior. La Torre de Londres ha salido en muchas películas como por ejemplo: Las hermanas Bolena y en las ya mencionadas Misión Imposible y Tomb Raider. Entrada: 24.5 £ (40 €). Web: Tower of London.


Vamos en busca de Leadenhall Market, un mercado cubierto del siglo XIV que conserva todo el encanto de la época victoriana. Empezó siendo un mercado de pescado, carne, aves de corral y de caza (hay algún dibujo antiguo en blanco y negro con los animales abiertos en canal y el mercado lleno de gente que te hace reflexionar de su antigüedad). Sir Horace Jones (el arquitecto del Puente de la Torre) lo reformó en 1881 en el edificio que podemos ver hoy en día (no te pierdas la magnífica bóveda central decorada con estrellas y que sirve de lucerna). Su actividad inicial continuó hasta el siglo XX, en la actualidad, conviven tiendas de moda con cafeterías, restaurantes y pubs centenarios del más puro estilo inglés. Algunas de sus tiendas y pasillos han salido en varias películas, como: El imaginario del Doctor Parnassus, Brannigan de John Wayne, Prueba de vida, El topo, Green Street Hooligans, Harry Potter y la piedra filosofal, Más allá de la vida, Love Aaj Kal, y la ya mencionada Tomb Raider. Dirección: Whittington Avenue y Gracechurch Street.


Nos devolvemos en dirección Lower Thames Street para alcanzar la orilla del Támesis y disfrutar con las vistas panorámicas nocturnas. El día ha de acabar si puedes, en un pub con una buena pinta de cerveza en las manos, aún queda mucho Londres por recorrer.


Todo el material subido en RRSS durante este viaje a Londres puede encontrarse a través del hashtag #PDLondon.
Más información: ¿Cuánto cuesta una escapada a Londres?
La “oferta” de vuelo más alojamiento para 4 días nos costó poco menos de 300 € por cabeza (Hostel RestUp London: habitación 1 litera y baño privado 345.66 €. Vuelo: 96 €. Coste gestión Atrápalo: 10 €. Parking aeropuerto El Prat: 34 €). Dinero para comida y gastos: 38 € por día.

¿Vas a París? No te pierdas el Museo Rodin. Si te gusta la escultura, te encantará ver como bellos desnudos salen de la piedra.

¿Vas a Roma? No te pierdas la Chiesa del Gesù. Aquí me enamoré del barroco italiano para siempre.

¿Vas a Bruselas? No te pierdas el Atomium. Una fascinante construcción que se hizo en las más extremas condiciones y que hoy luce mejor que el primer día.

1 comentario:

xipo dijo...

Londres es una ciudad cara de narices, pero por suerte, tiene tanta oferta que siempre hay planes gratuitos o a muy buen precio!! Particularmente es una ciudad que me tiene atrapado, y eso que al principio no era santo de mi devoción!

Bueno maja, ahora si, si me toca algo prefiero el vino, para mi bodega particular :-)
(Y por supuesto el agua, que desde que me contaste su historia, soy muy fan)

Abrazos y feliz aniversario de blog!

Xipo

Se ha dicho en Planeta Dunia

Páginas vistas en total