02 julio 2014

Vuelo en globo sobre Capadocia


Dicen que los tres mejores lugares del mundo para volar en globo son: el Gran Cañón del Colorado, el Parque Nacional del Serengueti y Capadocia. Creo que esta afirmación es bastante acertada y que la experiencia hay que vivirla al menos una vez en la vida. En el blogtrip #SunwebTurquía organizado por la Agencia de Viajes Sunweb pudimos subirnos en uno y también contarlo ;-)

Las salidas del hotel se realizan entre las 4 y 5 de la mañana (quedas avisado). Un pequeño minibus de la empresa de globos contratada recoge a los turistas y viajeros de los diferentes alojamientos, para llevarlos a un punto de encuentro y posterior salida. En nuestro caso la empresa que nos llevó en globo fue Sky Way Balloons y el punto de encuentro y reubicación de las personas que íbamos a subir juntas, fue una cafetería ubicada en una cueva llamada Seyyah Han. Allí nos tenían preparada una mesa con pastas, dulces, pan y un buen termo de café o té para despertar nuestras neuronas dormidas. No se trata de desayunar simplemente es un pequeño avituallamiento mientras la maquinaria de pone en marcha.

A tener en cuenta
Para volar en globo es recomendable llevar ropa de abrigo, os aseguro que la sudadera y el pantalón largo son de lo más apetecible cuando se está a más de 800 metros de altitud mecidos por el viento. No importa la estación del año, nosotros pasamos el día en manga corta pero durante el viaje en globo no nos sobró la chaqueta.

Dejar atrás los temores y las prisas, sí, han habido accidentes de globo, uno relativamente reciente. El piloto estaba ligando con una turista y no atendió el aviso del walkie-talkie de que estaba ascendiendo bajo otra cesta. La cesta desgarró el globo y se precipitó al suelo, el piloto controló la bajada abriendo todos los quemadores a máxima potencia para reducir la velocidad de la caída y cerró el fuego antes de tocar suelo para evitar un incendio. A pesar de la genial maniobra, murieron dos hombres; uno de ataque al corazón y el otro por no hacer caso al piloto y no adoptar la postura de seguridad. Quiso filmar la caída y salió despedido en el aterrizaje; ¡donde está el cuerpo está el peligro! Si crees que vas a morir no subas en globo y si vas a subir, relájate y disfruta es una experiencia increíble.



A llegado el momento
Las luces del amanecer despuntan cuando aún estamos haciendo tiempo para que la organización efectúe la salida. Numerosos globos se extienden por el valle, cada uno adosado a una cesta que pueden ser de diferentes tamaños (pequeñas de 8 personas, medianas de 18 o grandes de 28 personas de capacidad). El orden de quién sale y cuándo nos pasa desapercibida pero existen hombres comunicados constantemente por walkie-talkie que se encargan de evitar cualquier aglomeración y posible accidente.

La cesta de nuestro globo está tumbada mientras un enorme ventilador introduce aire caliente en la bolsa del globo con ayuda de un potente quemador. Una vez está suficientemente inflada, la cesta es levantada y los ocupantes vamos subiendo por los costados utilizando los huecos tejidos en la cesta donde introducimos el pie a modo de escalera. El interior de la cesta está subdividido en cinco zonas, la central es para el piloto, el ayudante y los “aparejos de navegación”. Los otros cuatro son equilibrados en número de personas y éstas sólo se pueden mover en un espacio reducido que permite tenernos controlados y bastante quietos. Tras hacernos la fotografía de grupo llega el momento de despegar.

Varios hombres sueltan desde tierra las amarras y comienza la ascensión. Volar en globo es como subir en un ascensor panorámico, no marea en absoluto. Te mueves al ritmo del aire y de los designios del piloto que con destreza guía el carruaje celestial a ritmo de nube etérea. Cuando la muchedumbre logra cerrar la boca (¡qué poco le gusta a algunos el silencio!), lo único que se oye es el aire y las llamaradas que mantienen el globo flotando en la nada. El espacio se convierte en una vía paisajística y los millones de pináculos de toba y basalto se muestran a lo largo y ancho del Valle de Göreme. Tomamos distancia del suelo y pronto podemos rozar la cabeza de las Chimeneas de las Hadas con nuestras manos.

El aterrizaje
Mientras el cielo se llena de globos de colores y la tierra se tiñe de patinas blancas, verdes y marrones. La hora de vuelo desaparece rápidamente del reloj y llega el momento de aterrizar, de dejar las alturas a los pájaros y poner ¡cesta a tierra!. Es una de las maniobras más delicadas de todo el proceso y para ello nos han enseñado lo que tenemos que hacer. Cada uno de nosotros debe agacharse en cuclillas y permanecer los últimos metros de bajada en esta posición. La intención del piloto es dejar caer la cesta sobre el enganche del coche y el trabajo de la gente de tierra es asegurar cesta, globo y personas en una maniobra rápida y titánica. Nuestro aterrizaje se realizó en un campo de cultivo del Valle de Göreme, primero junto a un olivo que obligó a la mitad del grupo a permanecer en cuclillas durante más tiempo mientras el otro lado se reía de la situación.

Después del esfuerzo de un buen número de muchachotes turcos consiguieron que cesta, globo y ocupantes aterrizaran encima de la plataforma ¡menuda puntería! Una vez superado el aterrizaje nos obsequiaron con un diploma por nuestro “bautizo aéreo”, seguido por un bautizo con cava para celebrar que seguíamos vivos (es broma).


Más información: Viaje en globo, precio por persona incluyendo seguro de viaje: 150 €. Duración del vuelo: de 60 a 75 minutos (dependiendo de las condiciones atmosféricas). Fotografía de grupo: 5 € o 15 TL.

Toda la información generada en Redes Sociales sobre el blogtrip de Sunweb, se puede consultar con el hashtag #SunwebTurquía.

Si vais a viajar a Turquía o queréis seguir leyendo sobre este país a medio camino entre Asia y Europa os invito a leer Anıtkabir; el Mausoleo de Mustafa Kemal Atatürk.

2 comentarios:

www.anibaltrejo.com dijo...

Muchos años después aún recuerdo mi experiencia en globo por la Capadocia, la Tierra de los Caballos. Ver el sol amanecer desde la altura en este paisaje casi extraterrestre es algo que todo viajero debería poder experimentar. Me alego hayas podido disfrutar de tal oportunidad!

Planeta Dunia dijo...

Gracias Aníbal por dejar tus impresiones en mi blog. Con tu huella das glamour a la entrada, Jajajajaja

Se ha dicho en Planeta Dunia

Páginas vistas en total