04 abril 2014

La disCAPACIDAD de un Planeta muy cercano


El pasado 15 de marzo tuvieron lugar las XI Jornadas de profesionales de Prodis, estas jornadas se realizan anualmente y congregan a todos los trabajadores de la Fundación y sirven para dar a conocer los diferentes departamentos y a las personas que los formamos.

Al programa fue invitado Enric Canet, Director de Relaciones Ciudadanas del Casal d'Infants del Raval (Barcelona). Una de las ideas que más me impactaron, y que ha sido determinante para escribir este post en mi blog de viajes, es que la discapacidad a menudo es “invisible” para los ciudadanos que pasean a nuestro alrededor. De alguna manera, y después de llevar cinco años trabajando con personas tan especiales como son las que viven en Jaume Jornet, asumo que parte de ello, es culpa nuestra, por no difundir, informar o enseñar, ese mundo, que aunque con mucho esfuerzo se va abriendo a la sociedad, sigue siendo “invisible” a los demás.

Mis herramientas son quizás aún escasas en cuanto a repercusión, pero quiero utilizar Planeta Dunia como pantalla y luz, para hablaros de qué es para mí la discapacidad, para ello utilizaré nombres ficticios para no vulnerar la confidencialidad de las personas a las que cuido y educo.

- Iris perdió la visión dentro de la incubadora por un error humano. En su habitación está todo colocado de la misma forma, de tal manera que ella pueda ser autónoma, y desenvolverse lo máximo posible por si sola, en tareas como cambiarse de ropa o realizar su aseo personal. La discapacidad se hace latente cuando yo tengo que mantener ese orden, para ello se han colocado etiquetas en el armario con los nombres de cada una de sus prendas y así saber dónde van colocadas cada una (con el tiempo ya me he aprendido donde va todo ¿eh? pero las etiquetas siguen estando por si nos despistamos). Pero, ¿sabéis qué? aún tengo que encender la luz para guardar sus calcetines o su cepillo de dientes para no equivocarme, soy incapaz de hacerlo a oscuras. Iris además toca muy bien el órgano y se entretiene leyendo libros y revistas en braille en su tiempo libre, la incapacidad me viene cuando me pregunta: 
  • - Ana, ¿sabes leer en braille y tocar el piano? (Y en ese momento me acuerdo de mis clases escolares de música, cuando la profesora me asignó el triángulo, del que sólo salía una nota ¡clinc!)
  • - No Iris, no sé tocar el piano ni leer en braille.

- Smile lleva sonriendo desde que la conozco. No importa si llueve, hace calor, ganó el Barça o el Madrid. No le importa si hay macarrones o verdura para comer, bueno, ¡un poco sí!, si salimos a pasear o nos quedamos en casa. Siempre está de buen humor, sonríe si le pides que te eche una mano a bajar un cesto o una bolsa, sonríe cuando le compran zapatos nuevos o cuando tiene que meterse en la ducha. Sonríe y no tiene iPhone, mamá, vacaciones a Noruega, el último vestido de MANGO o helado de postre, sonríe sin más. ¿Cuántos de vosotros estáis discapacitados para sonreír todos los días? Seguramente somos muchos.

- Frank un día me preguntó muy seriamente:
  • Ana, ¿tú dónde trabajas?
  • Y yo le contesté: - Aquí, en Jaume Jornet.
  • Su respuesta fue tajante: - ¡Anda ya!
Sigo intentando ver mi trabajo como una clase maestra de superación, pero no por el esfuerzo que a me requiere, si no por las barreras, dificultades y superación que realizan, cada una de las personas que viven en Jaume Jornet (todos y cada uno de los días de su vida). Personas que te reciben con un abrazo o un apretón de manos, y se despiden con dos besos cuando cierras la puerta hasta la siguiente jornada laboral. La discapacidad en el entorno laboral por desgracia existe. ¿Sois de los que vivís angustiados por llegar a final de mes?, ¿en vuestra empresa sois un número más?, ¿os dan los buenos días?  
Yo me alegro de trabajar junto a la capacidad

Para más información: Prodis (Prodiscapacitats Fundació Privada Terrassenca)

1 comentario:

Esther dijo...

¡WWwwooooo! me ha encantado este post, es verdad, somos muy afortunadas por trabajar-convivir con estas personas, nos enseñan cosas maravillosas, todos los días.

Se ha dicho en Planeta Dunia

Páginas vistas en total