Ir al contenido principal

Campo dei Mori: las tumbas blanqueadas de los hermanos Mastelli (Venecia)


En el Campo dei Mori, una graciosa plazoleta del barrio de Cannaregio de Venecia, se encuentran las tres estatuas del siglo XIII de los hermanos Mastelli, mientras que una cuarta se esconde detrás de la esquina de Fondamenta dei Mori. La de la esquina es conocida con el nombre de Sior Antonio Rioba, esta figura oriental con turbante, cuyo nombre está grabado en el fardo que lleva a hombros, es el famoso Pasquino di Venezia; un personaje alegórico del siglo XIX, acerca del cual corrían de boca en boca, ásperas sátiras e hirientes comentarios sarcásticos, existió además un periódico satírico que llevaba este curioso nombre. Sin embargo, si tenemos en cuenta las leyendas populares, estas cuatro estatuas de piedra que sujetan la fachada de un edificio son en realidad, los restos petrificados de unos charlatanes y deshonestos mercaderes de la Edad Media.

La historia de “Los hipócritas que se convirtieron en tumbas blanqueadas” del libro Leyendas venecianas e historias de fantasmas de Alberto Toso Fei, cuenta como Sior Rioba pronunció en voz alta: “Qué el Señor convierta mi mano en una piedra en el acto si lo que digo no es verdad”. Ese desliz se convirtió con el tiempo en una de sus frases más repetidas, tanto se jactaba de sus engaños cometidos tanto por sus hermanos como por él mismo que un día sobrevino la desgracia.

Los hermanos Mastelli eran originarios de Morea, una provincia bizantina ubicada en el Peloponeso (Grecia), de donde seguramente habían huido por motivos algo turbulentos. Su fanfarronería y sus triquiñuelas los hacían despreciables a ojos de los venecianos pero era tal su fortuna y poder que nadie se atrevía a contradecirles ni a culparles. Hasta que un día tras engañar a una pobre mujer que había invertido todos sus ahorros en comprarles telas de Flandes, le sobrevino un castigo divino.

Tras pronunciar su célebre frase: ¡Qué el Señor convierta mi mano en una piedra en el acto si lo que digo no es verdad! Incluyó a sus hermanos en el juramento: “Júrenlo también ustedes”. La mujer depositó todos sus ducados sobre el mostrador pronunciando: “Que Dios sea testigo de su honestidad y que usted mismo coseche los frutos de su decisión”.

Fue entonces cuando las monedas se transformaron de inmediato en piedras, junto con las manos y los brazos de Sior Rioba y sus hermanos. Convertidos en tumbas blancas para toda la eternidad, tan frías como habían demostrado ser en vida. Los malvados mercaderes quedaron convertidos en estatuas y adosados en el Campo dei Mori donde aún pueden verse.

Cuentan los más ancianos de la ciudad que se ha visto llorar a la estatua de Sior Rioba durante los días que el viento es aún más frío que la piedra y si alguien con el corazón puro pone su mano en el pecho de su estatua, podría quizá sentir un leve latido de corazón duro como una losa.

En el Campo dei Mori de Venecia hay muchos más rincones para descubrir, pero eso ya lo contaremos otro día con otra buena historia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Roca Foradada de Cantonigròs

Quizás para muchos la Comarca de Osona les suene bastante lejana y desconocida a pesar de que se encuentra en la provincia de Barcelona. Seguramente no es la región más visitada de Catalunya, pero esconde poblaciones encantadoras y lugares que parecen sacados de un cuento medieval. Nos encontramos en el interior, a 15 kilómetros de Vic (ciudad que recomiendo visitar) y a 80 kilómetros de la ciudad de Barcelona, pero os va a parecer otro mundo. 
Hoy toca calzarse las botas de montaña y colgarse la mochila bien aprovisionada de agua, tentempiés y espíritu de caminante. Atentos, ahora viene lo más difícil, situar en un mapa los nombres de Santa María de Corcó, L'Esquirol y Cantonigròs con la única intención de visitar La Roca Foradada. Seguramente hay que estar loco, para hacer una escapada sólo para ver un agujero en una pared de piedra, sí, aunque en defensa de mi cordura diré que no es un agujero cualquiera.
Junto al Campo de Fútbol de Cantonigròs encontraremos un sendero en baja…

La Alhambra de Granada: nuestra joya nazarí

MuhammadI fundó en el año 1238 una nueva dinastía; la DinastíaNazarí que construiría la ciudad más hermosa de la Península Ibérica. El últimoreinomusulmán de Occidente en Europa duraría hasta el año 1492, dejando para la posteridad uno de los monumentos más bellos del mundo: la AlhambradeGranada. Es el legado musulmán más apreciado de la arquitectura islámica en Europa y una de las joyas más exquisitas del arte nazarí.

La Alhambra de Granada está situada sobre una colina llamada Sabika que ya desde época romana había sido habitada y de la que destacaba la riquezadeagua y una particular tierra arcillosa de colorrojo. Dicen que la tonalidad de la tierra pudo dar nombre al conjunto: al-Qalaal-Hamra que significa “Fortaleza Roja”, pero hay quien dice que el nombre le viene de las antorchasyfogatasencendidas por la noche, para seguir trabajando en su construcción. La generosidad de la tierra y la abundancia de agua aseguró cosechas, frutales, huertas y jardines. Y después de tantos siglo…

El recinto modernista de Sant Pau: un hospital Patrimonio de la Humanidad

Las obras de construcción del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau se iniciaron en 1902 y fueron toda una revolución para la arquitectura hospitalaria. El proyecto puso una atención especial a los espacios abiertos, la luz solar y el aire fresco, para ofrecer a los enfermos un confort y un cuidado hasta ese momento nunca vistos. Su función como hospital, iniciada en 1930, finalizó en 2009 y muchas guías en papel anteriores al 2010 ni siquiera lo mencionan. Desde entonces, el recinto modernista de Sant Pau se ha ido rehabilitando y distintos espacios se han abierto al público. Las exposiciones con información y fotografías ofrecen un recorrido por la historia del edificio con artículos publicados en su época, información de cómo era el antiguo Hospital de la Santa Creu i Sant Pau y cómo ha evolucionado la medicina gracias a la exposición de instrumental médico de principios del siglo XX.Pabellón de Administración Lo primero que ve el visitante que llega al recinto modernista de Sant Pau…