Ir al contenido principal

Hiroshima: Museo Memorial de la Paz de Hiroshima

Museo Conmemorativo de la Paz

El Museo Conmemorativo de la Paz de Hiroshima es uno de los museos que más me han impactado del mundo. La ciudad de Hiroshima se encuentra en la isla Shikoku, al sur de Japón. El país fue bombardeado durante la II Guerra Mundial -desde mayo hasta agosto- y el 6 de agosto de 1945 a las 8:15 se lanzó la primera bomba atómica sobre esta ciudad. En ese momento 129.558 personas murieron, fueron heridas o desaparecieron a causa del lanzamiento y más de 176.987 perdieron sus hogares; aproximadamente la mitad de la población de Hiroshima de aquella época. La explosión arrasó más de 10 km2 de terreno, cerca del 60% de la superficie de la ciudad. Los que sobrevivieron sufrieron daños físicos y psicológicos el resto de su vida.

Hiroshima
La bomba atómica arrasó con el 60% de la ciudad de Hiroshima
Con estos escalofriantes datos era con lo que yo contaba cuando visité el museo, pero lo que encontré en su interior fue aún más impresionante. El Museo Conmemorativo de la Paz de Hiroshima reúne algunas de las pertenencias de las víctimas, testimonios reales, fotografías y enseres donde se puede ver el efecto del bombardeo atómico. Es normal ver a muchas personas recorrer las salas del museo con lágrimas en los ojos, ya que los elementos expuestos muestran el horror, el dolor y el sufrimiento de esta barbarie, pero también el deseo y la esperanza de que las armas nucleares algún día desaparezcan.

Hiroshima
Estado en el que quedó la Cámara de Comercio e Industria de Hiroshima
Nada más entrar al museo, las explicaciones nos sitúan en cómo era la ciudad de Hiroshima antes de la explosión y cómo quedó después. Varios paneles describen el desarrollo de la bomba atómica hasta su lanzamiento y se explican varios datos estremecedores, como por ejemplo, que la ciudad donde se iba a tirar la bomba atómica inicialmente, era otra, pero debido al mal tiempo, acabó lanzándose sobre Hiroshima. En la primera sala lo que más impresiona es un reloj parado a las 8:15, cuando la bomba cayó y el tiempo quedó parado ante tal masacre. La siguiente sala muestra los caminos para el desarme nuclear y el Sendero hacia la Paz, un conjunto de acciones que se están llevado a cabo hasta la fecha, y lo mucho que queda por hacer en el planeta, ya que aún existen 20.000 cabezas nucleares en la tierra.

Hiroshima
Sobre este infierno se levanta hoy el Museo Memorial de la Paz de Hiroshima
En la siguiente sala se expone una gran maqueta que muestra la amplia zona bombardeada de la ciudad de Hiroshima, para a continuación, mostrarnos la dura realidad de lo ocurrido. Lo que se va a ver en las siguientes salas no es fruto de la imaginación o de una película de terror, es real y ocurrió de verdad, para vergüenza de los responsables. Se puede ver la sombra de una persona sentada en unos escalones de piedra; el material quedó más claro a causa de la radiación, excepto el lugar donde se encontraba la persona sentada. Aunque muchas víctimas murieron en el acto a dos kilómetros a la redonda del hipocentro, los daños causados por la radiación afectó a muchas personas a lo largo de los diez años siguientes. Aunque no está permitido hacer fotografías en el interior del Museo Memorial de la Paz de Hiroshima, las explicaciones sobre la destrucción originados por los rayos caloríficos de la bomba cuando la temperatura subió hasta 5000ºC o la onda explosiva que aplastó los edificios con una furia equivalente a 15 toneladas por metro cuadrado, ponen los pelos de punta.

Hiroshima
En el Memorial de la Paz de Hiroshima se siguen dejando flores junto a una llama encendida
Objetos como uniformes quemados, fiambreras metálicas carbonizadas, vigas de hierro dobladas o paredes blancas manchadas por la lluvia negra que cayó media hora después de la explosión, acompañan los mensajes de los supervivientes. Todo ello son muestras que atestiguan la exasperación humana y el sinsentido de las guerras. Los dibujos hechos por los supervivientes de la bomba atómica o las narraciones grabadas expuestas en la sala, forman parte de la convicción de los habitantes de Hiroshima, que el ser humano no debe utilizar nunca más un arma nuclear.


Más informaciónMapa de Hiroshima. El Museo Memorial de la Paz dispone de grabaciones de audio en diecisiete idiomas, entre ellos el español 300 ¥. Dirección: 1-2 Nakajima-cho, Naka-ku, Hiroshima 730-0811. Horario: diariamente del 1 de marzo hasta el 30 de noviembre de 8:30 a 18 h. Del 1 de diciembre al 28 de febrero de 8:30 a 17 h. Del 1 al 31 de agosto de 8:30 a 19 h. Cerrado del 29 de diciembre al 1 de enero. Entrada: 50 ¥. Web: Museo Memorial de la Paz de Hiroshima (Japón).

Comentarios

Albert ha dicho que…
Impressionant... mai havia hagut de marxar d'un museu, però no vaig poder amb les últimes sales... un dels llocs que et deixa marcat, potser per sempre.

Recomano després anar-se a recuperar al temple de Miyajima, dels paratges més macos que vaig veure a Japó.
Planeta Dunia ha dicho que…
Jo encara no entenc, com Japó ha perdonat als Estats Units. Les illes del sud són una meravella. Gràcies pel teu comentari Albert.

Entradas populares de este blog

Villa Quijano: El Capricho de Gaudí (Comillas, Cantabria)

Una de las primeras obras del arquitecto Antoni Gaudí, que se conservan en la actualidad, es la casa que diseñó para Máximo Díaz de Quijano. Un soltero acaudalado, concuñado de Antonio López López primer Marqués de Comillas, que necesitaba una villa de veraneo en Cantabria.
Corría el año 1883 (diez años antes de que se declarara el modernismo de Víctor Hortacomo estilo arquitectónico en Bruselas), en San Petersburgo se iniciaban las obras de la Iglesia de la Resurrección de Cristo, y dirigiendo la construcción que comenzaba en Comillas, se encontraba un compañero de promoción de Gaudí de la Escuela de Arquitectura de Barcelona: el arquitecto Cristóbal Cascante Colom. Con las órdenes que recibía de Gaudí desde Barcelona (el arquitecto se encontraba levantando la Casa Vicens y no podía desplazarse hasta Comillas) y con una minuciosa maqueta y multitud de planos detallados se creó El Capricho de Gaudí que se terminaría en 1885. La casa destaca por su llamativo color y esa reminiscenci…

La Roca Foradada de Cantonigròs

Quizás para muchos la Comarca de Osona les suene bastante lejana y desconocida a pesar de que se encuentra en la provincia de Barcelona. Seguramente no es la región más visitada de Catalunya, pero esconde poblaciones encantadoras y lugares que parecen sacados de un cuento medieval. Nos encontramos en el interior, a 15 kilómetros de Vic (ciudad que recomiendo visitar) y a 80 kilómetros de la ciudad de Barcelona, pero os va a parecer otro mundo. 
Hoy toca calzarse las botas de montaña y colgarse la mochila bien aprovisionada de agua, tentempiés y espíritu de caminante. Atentos, ahora viene lo más difícil, situar en un mapa los nombres de Santa María de Corcó, L'Esquirol y Cantonigròs con la única intención de visitar La Roca Foradada. Seguramente hay que estar loco, para hacer una escapada sólo para ver un agujero en una pared de piedra, sí, aunque en defensa de mi cordura diré que no es un agujero cualquiera.
Junto al Campo de Fútbol de Cantonigròs encontraremos un sendero en baja…

La Alhambra de Granada: nuestra joya nazarí

MuhammadI fundó en el año 1238 una nueva dinastía; la DinastíaNazarí que construiría la ciudad más hermosa de la Península Ibérica. El últimoreinomusulmán de Occidente en Europa duraría hasta el año 1492, dejando para la posteridad uno de los monumentos más bellos del mundo: la AlhambradeGranada. Es el legado musulmán más apreciado de la arquitectura islámica en Europa y una de las joyas más exquisitas del arte nazarí.

La Alhambra de Granada está situada sobre una colina llamada Sabika que ya desde época romana había sido habitada y de la que destacaba la riquezadeagua y una particular tierra arcillosa de colorrojo. Dicen que la tonalidad de la tierra pudo dar nombre al conjunto: al-Qalaal-Hamra que significa “Fortaleza Roja”, pero hay quien dice que el nombre le viene de las antorchasyfogatasencendidas por la noche, para seguir trabajando en su construcción. La generosidad de la tierra y la abundancia de agua aseguró cosechas, frutales, huertas y jardines. Y después de tantos siglo…