Ir al contenido principal

El recinto modernista de Sant Pau: un hospital Patrimonio de la Humanidad

Vista panorámica del recinto modernista de Sant Pau
El recinto modernista de Sant Pau es Patrimonio de la Humanidad Unesco

Las obras de construcción del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau se iniciaron en 1902 y fueron toda una revolución para la arquitectura hospitalaria. El proyecto puso una atención especial a los espacios abiertos, la luz solar y el aire fresco, para ofrecer a los enfermos un confort y un cuidado hasta ese momento nunca vistos. Su función como hospital, iniciada en 1930, finalizó en 2009 y muchas guías en papel anteriores al 2010 ni siquiera lo mencionan. Desde entonces, el recinto modernista de Sant Pau se ha ido rehabilitando y distintos espacios se han abierto al público. Las exposiciones con información y fotografías ofrecen un recorrido por la historia del edificio con artículos publicados en su época, información de cómo era el antiguo Hospital de la Santa Creu i Sant Pau y cómo ha evolucionado la medicina gracias a la exposición de instrumental médico de principios del siglo XX.

Pabellón de Administración

Recinto modernista de Sant Pau
El Pabellón de Administración es la puerta de entrada al antiguo hospital

Lo primero que ve el visitante que llega al recinto modernista de Sant Pau es el pabellón de Administración, situado al final de la Avinguda Gaudí, en el Carrer de Sant Antoni Maria Claret esquina Carrer Cartagena. La construcción de ladrillo, en forma de media luna, está presidida por una torre del reloj de 62 metros de altura y una gran escalinata que da acceso a un luminoso vestíbulo. Su profusión decorativa, tanto externamente como internamente, está cargada de simbolismos. Los ángeles de piedra representan las virtudes (fe, esperanza y caridad), son obra del escultor aragonés Pablo Gargallo (1881-1934). El pabellón de Administración también está decorado con 16 paneles de mosaico creados por el genovés Mario Maragliano (1864-1944) donde se ha representado la historia del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau. No olvides subir la escalera del vestíbulo hasta la Sala Domènech i Montaner.

Recinto modernista de Sant Pau
La luz y el aire es una constante en el diseño de todos los edificios de Sant Pau

La entrada principal del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau está situada en un ángulo de 45˚, mirando a la Sagrada Familia, que permite que la brisa marina llegue hasta el recinto hospitalario. Y es que su arquitecto, Lluís Domènech i Montaner (1849-1923), quiso dotar al Hospital de la Santa Creu i Sant Pau (1910-2009) de un singular concepto de salud y belleza arquitectónica. Desde finales del siglo XIX ya se sabía que los espacios amplios y bien ventilados reducían los contagios. Y aunque las vacunas empezaban a hacer acto de presencia, la mayoría de los tratamientos se limitaban al aislamiento de los pacientes para minimizar el riesgo de contagio.


Recinto modernista de Sant Pau
Los 2 Km. de pasillos subterráneos de Sant Pau permitían discreción y rapidez

Tras pasar las puertas de cristal te espera el mayor recinto civil modernista de Catalunya donde se levantaban 27 pabellones destinados a diferentes especialidades médicas y que quedaban rodeados de jardines. Los árboles y plantas tenían una función sanitaria ya que purificaban el aire y eran beneficiosos para los pacientes. Todos los pabellones de Sant Pau son distintos, muestran abundante decoración escultórica, cerámica y de mosaico. Los pabellones están conectados por 2 Km. de pasillos subterráneos por donde los pacientes podían ser trasladados y circulaba el personal sanitario. Tienes 2 escaleras de acceso, delante y detrás del pabellón central o Casa de Operaciones que te llevarán hasta la Sala Hipóstila situada bajo el pabellón de Administración.

Pabellón de la Purísima

Recinto modernista de Sant Pau
Algunos pabellones del antiguo Hospital pueden hoy visitarse

El primer edificio a mano izquierda, de los 9 pabellones centrales, corresponde al pabellón de la Purísima dedicado a cirugía de especialidades femeninas. Un vestíbulo daba paso a mano izquierda a una sala de día de forma circular con cúpula decorada con cruces de Malta y a la sala de baños. A mano derecha se encontraba el despacho médico y la Torre del Agua decorada con las iniciales de Pau Gil; benefactor del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, que donó su herencia para su construcción. A continuación, se encontraba la sala de enfermería con 28 camas hospitalarias, donde ahora puede verse una fotografía de 1920 de cómo era una enfermería y al final se encontraba la sala de aislamiento. La puerta principal del pabellón de la Purísima está presidida por la imagen de la Inmaculada Concepción flanqueada por dos ángeles, obra de Eusebi Arnau (1863-1933); uno de los escultores más importante del modernismo y autor de la mayoría de esculturas del recinto.

Pabellón de la Mare de Déu del Carme

Recinto modernista de Sant Pau
En el recinto no encontrarás dos cúpulas, ni dos torres iguales

El pabellón de la Mare de Déu del Carme fue utilizado inicialmente como pabellón femenino de medicina general y después como pabellón de cirugía para mujeres. Su cúpula presenta decoración de 11 nervaduras radiales y su fachada está presidida por la imagen de la Madre de Dios del Carmen también obra de Eusebi Arnau.

Casa de Operaciones

Recinto modernista de Sant Pau
Llama la atención la modernidad de las instalaciones y la visión médica del siglo XX

El edificio que se encuentra en el centro de la explanada corresponde a la Casa de Operaciones y fue construido por Lluís Domènech i Montaner entre 1902 y 1912. En la fachada destaca un friso de azulejos con los nombres de los médicos catalanes más ilustres de la época. Las figuras de leones son obra de Pablo Gargallo y los ángeles de Eusebi Arnau. Su enorme sala acristalada era utilizada como quirófano, la planta subterránea como sala de espera y almacén, la planta baja como sala de anestesia y postoperatorio y en el segundo piso se encontraba el servicio de radiología y esterilización.

Pabellón de la Mare de Déu de la Mercè

Recinto modernista de Sant Pau
La decoración floral está presente dentro y fuera de los pabellones médicos

Todos los pabellones situados en el lado izquierdo alojaban pacientes femeninas, mientras que el lado derecho estaba reservado a los varones. El Pabellón de la Mare de Déu de la Mercè estaba dedicado a ginecología. Destaca su cúpula de mosaico ornamentada con medallones de piedra y la Torre del Agua. La entrada principal está presidida por la imagen de la Virgen de la Merced obra de Eusebi Arnau. En su interior destacan las arcadas recubiertas de mosaico.

Pabellón de la Mare de Déu de Montserrat

Recinto modernista de Sant Pau
Los pacientes podían tomar baños de sol y pasear al aire libre

Es el último pabellón femenino del recinto modernista de Sant Pau y estaba dedicado a cirugía general. Posee un piso más que los otros pabellones, aunque su arquitectura es similar con una gran cúpula en un extremo y una Torre del Agua al otro lado. La letra G de Pau Gil se encuentra representada decorando las barandillas, baldosas y medallones. En el balcón sobre la entrada principal puede verse la imagen de la Virgen de Montserrat obra de Eusebi Arnau.

Pabellón Central

Recinto modernista de Sant Pau
Frente al Pabellón Central se encuentran varios accesos al pasillo subterráneo

El Pabellón Central ocupa el extremo opuesto al pabellón de Administración. Corresponde a la segunda fase de construcción llevada a cabo entre 1922 y 1930 por Pere Domènech i Roura, hijo de Lluís Domènech i Montaner, para albergar el convento de las hermanas hospitalarias, cocinas y farmacia. La ausencia de mosaicos, forjados y esculturas se debe a la falta de presupuesto cuando se acabó el dinero de la herencia de Pau Gil.

Pabellón de Sant Manuel

Recinto modernista de Sant Pau
En el Pabellón de Sant Manuel se encuentra en la actualidad la Casa Asia

Iniciado en 1923 por Lluís Domènech i Montaner y acabado por su hijo Pere Domènech i Roura, el pabellón de Sant Manuel estuvo destinado a los pacientes masculinos de cirugía general. Su diseño distinto a los otros pabellones presenta decoración cerámica y la imagen de San Manuel bajo el balcón.

Pabellón de Sant Rafael

Recinto modernista de Sant Pau
En el Pabellón de Sant Rafael se ha reconstruido parte de la enfermería

El Pabellón de Sant Rafael es un claro ejemplo de cómo era y cómo funcionaba un pabellón de enfermería a principios del siglo XX. El edificio construido entre 1914 y 1918 gracias al legado de Rafael Rabell i Patxot tenía capacidad para 28 camas hospitalarias y estuvo destinado a enfermedades no infecciosas del aparato digestivo. Las esculturas de la fachada son obra de Eusebi Arnau y corresponden a la imagen de San Rafael con alas y Tobías con un pez que el escultor cinceló con el rostro del hijo de Lluís Domènech i Montaner, Ricard Domènech i Roura, que falleció en 1915 a causa de una bronconeumonía. La cúpula cubierta de cerámica presenta decoraciones en cruz y aspas, mientras que la letra R que decora los mosaicos hace referencia al mecenas Rafael Rabell que pagó la construcción.

Pabellón de Sant Leopold

Recinto modernista de Sant Pau
Los edificios de Sant Pau deben recorrerse tanto frontal como lateralmente

El Pabellón de Sant Leopold fue construido entre 1902 y 1912 para pacientes masculinos de medicina general. Presenta una cúpula redonda con tejas en cerámica en forma de escamas. Una estatua de San Leopoldo obra de Eusebi Arnau preside la fachada, en sus manos sujeta una iglesia que recuerda la torre del reloj del pabellón de Administración.

Pabellón de Sant Salvador

Recinto modernista de Sant Pau
Sant Salvador fue el primer pabellón en utilizarse como hospital en Sant Pau

El espacio expositivo mide 1400 m2 y fue el primer pabellón en acoger enfermos el 30 de junio de 1916. El espacio estaba dedicado a cirugía de especialidades masculinas. Como ya es habitual, la fachada está presidida por el santo titular, en este caso San Salvador, obra de Eusebi Arnau.

La visita al recinto modernista de Sant Pau es imprescindible para los amantes del modernismo ya que es uno de los mejores ejemplos de la arquitectura modernista y una magnífica joya del modernismo catalán. Sin duda, es el hospital más bonito del mundo.

Más información: Recinto modernista de Sant Pau. Dirección: Carrer de Sant Antoni Maria Claret 167, 08025 Barcelona. Horario: Domingos y festivos de 9:30 a 15 h. De noviembre a marzo de lunes a sábado de 9:30 a 17:30 h. De abril a octubre de lunes a sábado de 9:30 a 19 h. Entrada: 15 €. Consultar descuentos y días de entrada gratuita. Transporte público: Metro (L5), parada Sant Pau – Dos de Maig. Autobuses: H8, 19, 47, 117, 192. Web: Recinto modernista de Sant Pau.

Comentarios

Los viajes más populares

Abadía de Saint-Savin-sur-Gartempe: la Capilla Sixtina del Arte Románico

Bóveda de la nave central Seguimos con nuestros artículos de viaje sobre la región francesa de Nouvelle-Aquitaine. Tan sólo a 50 Km. de Poitiers se encuentra la excepcional Abadía de Saint-Savin . El monasterio fue construido alrededor del año 820 por orden del Rey de Aquitania Ludovico Pío , hijo de Carlomagno . Las guerras de religión del siglo XVI y el pillaje hicieron desaparecer algunos edificios abaciales de la Edad Media y el claustro. Pero afortunadamente se conservó uno de los ciclos de pinturas románicas más extenso y mejor conservado de Europa de los siglos XI y XII que vale la pena visitar. La Embriaguez de Noé En 1983 la Abadía de Saint-Savin-sur-Gartempe fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Sus magníficas pinturas murales de los siglos XI y XII están consideradas la " Capilla Sixtina del Arte Románico ". Las pinturas de Saint-Savin, a medio camino entre el fresco y el temple, presentan una gama de color reducida a 5 tonalidad

Moissac: tesoro del arte románico francés

San Pedro de Moissac Moissac forma parte de la Asociación de "Ville d'Art et d'Histoire" (Ciudad de Arte e Historia) y "Villes et Villages Fleuris" (Ciudades y Aldeas Floridas) con tres flores, pero por encima de todo es un lugar destacado del arte románico en Francia . Cruce de caminos terrestres y fluviales; Moissac es parada de peregrinos hacia Compostela y fue parada de comerciantes que surcaban las aguas entre el Tarn y el Garona. Hoy sobrevive milagrosamente después de que la compañía ferroviaria del sur recibiera en 1855 el permiso para destruir el comedor de la abadía para hacer pasar la vía del tren. Tímpano de la Iglesia de San Pedro de Moissac La Abbaye de Saint-Pierre (Abadía de San Pedro) de Moissac fue fundada en una fecha incierta, pero se menciona su existencia en documentos de la época carolingia y hay quien la sitúa en el año 650. En el siglo XI, la Abadía de San Pedro de Moissac forma parte de la orden benedictina clunia

La Alhambra de Granada: nuestra joya nazarí

La rendición de Granada Muhammad I fundó en el año 1238 una nueva dinastía; la Dinastía Nazarí que construiría la ciudad más hermosa de la Península Ibérica. El último reino musulmán de Occidente en Europa duraría hasta el año 1492, dejando para la posteridad uno de los monumentos más bellos del mundo: la Alhambra de Granada . Es el legado musulmán más apreciado de la arquitectura islámica en Europa y una de las joyas más exquisitas del arte nazarí. La Alhambra de Granada desde la Carrera del Darro La Alhambra de Granada está situada sobre una colina llamada Sabika que ya desde época romana había sido habitada y de la que destacaba la riqueza de agua y una particular tierra arcillosa de color rojo . Dicen que la tonalidad de la tierra pudo dar nombre al conjunto: al-Qala al-Hamra que significa “Fortaleza Roja”, pero hay quien dice que el nombre le viene de las antorchas y fogatas encendidas por la noche, para seguir trabajando en su construcción

Ruta por Écija: entre iglesias, conventos y palacios del Siglo de Oro Ecijano

Palacio de Peñaflor El gran Siglo de Oro ecijano tuvo lugar en el siglo XVIII y durante esa época las familias nobles embellecieron Écija con numerosos palacios barrocos cubiertos de pinturas murales. La iglesia hizo otro tanto construyendo 22 conventos, 6 templos y numerosas capillas. La altísima demanda de artesanos gracias a esa pujanza económica, social y artística llegó hasta tal punto de esplendor que se llegaron a contabilizar en Écija hasta 40 casas gremiales de las que se conservan algunos bellos edificios. Detalle de la portada de la Casa Palacio de Valdehermoso Aunque el famoso terremoto de Lisboa sufrido en 1755 afectó a los edificios construidos en el siglo XVIII, la ruta por el Siglo de Oro Ecijano es aún visible por el casco histórico de Écija. Al igual que la esencia y el recuerdo de cuando fue griega (fueron los griegos quienes le pusieron el nombre de Astigi ), romana, sede episcopal visigoda, la “Ciudad Rica” de Estigga en época musulmana y la capital de provincia

Villa Quijano: El Capricho de Gaudí (Comillas, Cantabria)

Una de las primeras obras del arquitecto Antoni Gaudí , que se conservan en la actualidad, es la casa que diseñó para Máximo Díaz de Quijano . Un soltero acaudalado, concuñado d e Antonio López López primer Marqués de Comillas , que necesitaba una villa de veraneo en Cantabria. Corría el año 1883 (diez años antes de que se declarara el modernismo de Víctor Horta como estilo arquitectónico en Bruselas), en San Petersburgo se iniciaban las obras de la Iglesia de la Resurrección de Cristo , y dirigiendo la construcción que comenzaba en Comillas, se encontraba un compañero de promoción de Gaudí de la Escuela de Arquitectura de Barcelona: el arquitecto Cristóbal Cascante Colom . Con las órdenes que recibía de Gaudí desde Barcelona (el arquitecto se encontraba levantando la Casa Vicens y no podía desplazarse hasta Comillas) y con una minuciosa maqueta y multitud de planos detallados se creó El Capricho de Gaudí que se terminaría en 1885. La casa destaca por su llamativo color