Ir al contenido principal

¿Qué hacer en Praga?

Praga es una de las ciudades más bellas de Europa. Su visita no deja indiferente a los amantes de los grandes monumentos, buenos atardeceres y fans de la gastronomía y de la buena cerveza. En Praga hay mucho por ver y también mucho que hacer. He hecho una de esas listas odiadas por muchos, para que de un sólo vistazo sepas qué puedes hacer en Praga ¿te parece si empezamos?

Praga en 11 imágenes



- Subir en un tranvía y perderte en dirección desconocida. 
Si necesitas controlar tu recorrido te recomiendo el tranvía número 22. Busca asiento en las ventanillas situadas en el lado izquierdo, son las que tienen mejores vistas de su recorrido: Teatro Nacional, Malá Strana y el Castillo.


- Comprar fruta fresca en el mercado Ulhelný Trh (Mercado de los Carboneros). 
El mercado se encuentra situado cerca de la Calle Havelská.


- Buscar en Palác Lucerna la estatua que realizó David Černý de San Wenceslao.
Además de estar colgada, el caballero monta al revés en su caballo (muerto) ¡y no me refiero con la cabeza en la espalda! precisamente.


- Degustar las distintas variedades del Trdelnik; un dulce que se vende en la calle en forma de rollo.
No es auténtico 100% checo (proviene de la cocina eslovaca), pero está riquísimo, yo acabé probándolo en Budapest y me hubiera comido un carro.


- Tomarte un café en una auténtica Kavárna (cafetería) del siglo XX. 
En Praga hay cafeterías de infarto: Kavárna Imperial, Grand Café Orient, Fantova Kavárna, Café & Restaurant Slavia, Café Franz Kafka o el Kavárna del Gran Hotel Evropa. Visita cualquiera de ellas o incluso todas, valdrá la pena y algunas tienen precios bastante asequibles.


- Contemplar el desfile de figuras del Reloj astronómico de Praga
A cada hora en punto, entre las 9 de la mañana y las 21 h., tiene lugar el desfile de los 12 apóstoles ¡y hasta el de algún que otro carterista! (vigila tu mochila, bolso y cartera).


- Recorrer el Puente de Carlos.
Tanto de día como de noche, para disfrutar primero de las vistas del río Moldava y del ambiente de numerosos músicos callejeros, artistas, visitantes y curiosos, para redescubrirlo en la quietud y el silencio de la madrugada.


- Pasar la mano por los relieves de la primera estatua que se colocó en el Puente de Carlos; la de San Juan Nepomuceno, patrón de Bohemia. 
Se dice que aquél que la acaricie, gozará de buena suerte y regresará a Praga.


- Probar tu resistencia a los litros de cerveza checa en cualquier pivovar (cervecería) de la ciudad.


- Tomarte un respiro en los Jardines Reales.
Sólo en la ladera sur del Castillo de Praga, hay cinco jardines históricos, así que alguno de ellos te sorprenderá, estoy segura.


- Ver el Cambio de Guardia del Castillo de Praga.
Se realiza cada hora desde las 5 de la mañana y hasta medianoche (de abril a septiembre) y desde las 6 hasta las 23 h. (de octubre a marzo). El de las 12 del mediodía es el cambio de guardia con mayor solemnidad, cuando toca además la banda de trompetas.

Si estás preparando una escapada a Praga, quizás te interese mi post de: ¿Qué ver en Praga? Visitas clásicas e imprescindibles 

¡Buen viaje!

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Roca Foradada de Cantonigròs

Quizás para muchos la Comarca de Osona les suene bastante lejana y desconocida a pesar de que se encuentra en la provincia de Barcelona. Seguramente no es la región más visitada de Catalunya, pero esconde poblaciones encantadoras y lugares que parecen sacados de un cuento medieval. Nos encontramos en el interior, a 15 kilómetros de Vic (ciudad que recomiendo visitar) y a 80 kilómetros de la ciudad de Barcelona, pero os va a parecer otro mundo. 
Hoy toca calzarse las botas de montaña y colgarse la mochila bien aprovisionada de agua, tentempiés y espíritu de caminante. Atentos, ahora viene lo más difícil, situar en un mapa los nombres de Santa María de Corcó, L'Esquirol y Cantonigròs con la única intención de visitar La Roca Foradada. Seguramente hay que estar loco, para hacer una escapada sólo para ver un agujero en una pared de piedra, sí, aunque en defensa de mi cordura diré que no es un agujero cualquiera.
Junto al Campo de Fútbol de Cantonigròs encontraremos un sendero en baja…

Villa Quijano: El Capricho de Gaudí (Comillas, Cantabria)

Una de las primeras obras del arquitecto Antoni Gaudí, que se conservan en la actualidad, es la casa que diseñó para Máximo Díaz de Quijano. Un soltero acaudalado, concuñado de Antonio López López primer Marqués de Comillas, que necesitaba una villa de veraneo en Cantabria.
Corría el año 1883 (diez años antes de que se declarara el modernismo de Víctor Hortacomo estilo arquitectónico en Bruselas), en San Petersburgo se iniciaban las obras de la Iglesia de la Resurrección de Cristo, y dirigiendo la construcción que comenzaba en Comillas, se encontraba un compañero de promoción de Gaudí de la Escuela de Arquitectura de Barcelona: el arquitecto Cristóbal Cascante Colom. Con las órdenes que recibía de Gaudí desde Barcelona (el arquitecto se encontraba levantando la Casa Vicens y no podía desplazarse hasta Comillas) y con una minuciosa maqueta y multitud de planos detallados se creó El Capricho de Gaudí que se terminaría en 1885. La casa destaca por su llamativo color y esa reminiscenci…

La Alhambra de Granada: nuestra joya nazarí

MuhammadI fundó en el año 1238 una nueva dinastía; la DinastíaNazarí que construiría la ciudad más hermosa de la Península Ibérica. El últimoreinomusulmán de Occidente en Europa duraría hasta el año 1492, dejando para la posteridad uno de los monumentos más bellos del mundo: la AlhambradeGranada. Es el legado musulmán más apreciado de la arquitectura islámica en Europa y una de las joyas más exquisitas del arte nazarí.

La Alhambra de Granada está situada sobre una colina llamada Sabika que ya desde época romana había sido habitada y de la que destacaba la riquezadeagua y una particular tierra arcillosa de colorrojo. Dicen que la tonalidad de la tierra pudo dar nombre al conjunto: al-Qalaal-Hamra que significa “Fortaleza Roja”, pero hay quien dice que el nombre le viene de las antorchasyfogatasencendidas por la noche, para seguir trabajando en su construcción. La generosidad de la tierra y la abundancia de agua aseguró cosechas, frutales, huertas y jardines. Y después de tantos siglo…